Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Capitulo 5




En la lluvia

Sebastián se acerco a ella y la ayudo a levantarse. Ameli temblaba y no era por el frió de la noche, se sentía ansiosa, nerviosa, no sabia como comportarse con él.
Con voz tímida e insegura le hablo.

-Parece, que siempre me encuentras así.

-No me importa, la forma en la que te encuentre, siempre que lo haga. Dijo Sebastián sonriendo.

Ameli apenas podía moverse, sus piernas no funcionaban, ni siquiera podía respirar. Solo sabía que quería quedarse en ese lugar por siempre. Compartiendo ese momento con él, mirando a sus ojos azules que le volvían loca y oyendo su voz sensual que hacia que cada parte de su cuerpo se tiemble de excitación.

Él tomo su mano el contacto con su piel hizo que Ameli se mordiera duro la lengua para suprimir un gemido.

Los dos se quedaron callados ella todavía estaba en el suelo. Se paro y sintió como si una fuerza extraña la empujara a sus a sus brazos que la sostuvieron para que no se cayera.

-Debes pensar que soy la persona más torpe de todo el mundo.

-Yo no pienso eso dijo Sebastián sosteniéndola en sus brazos oliendo su aroma a chocolate.

-Entonces por que te quedas callado. ¿Dime en que piensas?

-Quieres saberlo en verdad dijo Sebastián sin soltarla abrazándola más.

He pensando en ti cada día, cada hora en los últimos dos meses. Memorice tu rostro, aunque solo lo había visto un solo instante. Y ahora que te miro veo que mis recuerdos estaban errados, eres más bella de lo que acordaba.

Amelí se puso más roja que el vestido corto de cóctel que llevaba. Mientras Sebastián deseaba pegarse que baboso era decirle de forma tan efusiva cuanto le había afectado el primer encuentro que tuvieron. Ahora ella pensara que era un livinidoso o un asechador, pero ella no dejo abrasarlo, le sonrió y bajando los ojos dijo.

-Yo también he pensado en ti. Cada vez que iba a la estación te buscaba.

-Igual que yo. Te he buscado por todos lados mi hermana y mejor amigo me dijeron que me rinda, aun así te buscaba y mira donde te encuentro en el lugar más inesperado.

-Si, es verdad ¿vas para la fiesta?

-Si, He querido preguntarte esto desde el primer instante que te conocí. ¿Cómo te llamas?

Ameli quiso separarse un poco pero no podía los brazos de Sebastián la sujetaban fuertemente. Lo miro a los ojos y dijo.-Amelia Bonelli. ¿Y tú?

-Sebastián Cordero. Bastian tomo su barbilla mientras la miraba a los ojos. Ameli temblaba estaba tan próximo a ella, que podía percibir su aliento a menta.

Con voz sensual le dijo encantado de conocerte Ameli Bonelli. Acercándose aun más a ella, sus alientos se mezclaban.

Una voz chillona deshizo el hechizo y los separo.

-Por fin te encuentro Ameli.

Ameli con ganas de matar miro a su primo Blasco. Que jadeaba y se secaba el sudor de su prominente calva aunque tenía 27 años.

-¿Te esta molestando este tipo?

-No para nada.

-Ay que bueno por que yo sé karate, después de decir esas palabras pego un grito a lo Bruce Lee.

Ameli quería que se le trague la tierra.

Blas saco uno lentes de botella que los tenia unidos con cinta de embalaje y miro a Sebastián con curiosidad.

Ameli dijo señalando a Blasco -Mi primo. Blasco Bonelli.

-Estas equivocada prima me llamo Blas suena más chic como mi personalidad.

Ameli internado no golpearle y señalando a Sebastián dijo.

–Primo, Sebastián Cordero.

Sebastián trato de no reírse. –Encantado. ¿Vamos para la fiesta?

-¿Si ambos iban para la fiesta. Por que mi mamá me obligo a ir? Ahora podría esta viendo La niña de mis ojos que estaba bien interesante, en vez de ir contigo a una tediosa fiesta.

Sebastián lo miro de reojo. Y le dijo. -Si quieres la dejas conmigo y no te pierdes tu novela.

-Gracias, pero ya gaste la gasolina para ir acá. No me voy quedar sin comer y beber gratis. Es mejor que nos apuremos o nos dejaran sin nada.

Caminaron unos minutos ye entraron a la fiesta. Blas corrió a la mesa de bocadillos dejando a una avergonzada Ameli y aun sonriente Sebastián.

-¿Quieres salir a bailar? dijo Sebastián después de algunos minutos oyendo la música que venia del salón.

-Claro.

Cuando la tomo de la mano e iban a la pista. Apareció Vanesa con un sexy vestido negro y cara de pocos amigos. Diciendo.

-Sebastián amor. ¿Veo que conociste a una de mis compañeras? Viste que tenía razón son tan patéticas.

Sebastián se quedo blanco luego rojo de las iras y le contesto.

-Esta bebida, Vanesa nunca he sido tu pareja.

Cuando se viro Ameli se había ido de la fiesta otra vez afuera. Tratando de no llorar. Por que lo iba hacer solo era un conocido, un chico guapo con ojos azules, pero le rompió un poco su corazón saber que tenía novia.

Camino hacia el auto de su primo lo esperaría allí.

Estaba cruzando la calle cuando 3 tipos enmascarados con horrible olor, la rodearon. Ameli pensó que iba morir o ser violada.

Cuando un hombre de cabello rubio y ojos dorados golpeo a uno de los hombres que la rodeaban Sebastián apareció y golpeo al otro. Tomo de la mano Ameli y grito.

-Corre

-Los persiguieron una rato y ellos se adentraron por las callejuelas huyendo

-¿Estás bien?

-Si. ¿Por que me seguiste?

-No es obvio. Tú me interesas no Vanesa ella es una asechadora. Alguien que solo me ve por mi dinero o por que diablos pero no a mi.

-Quédate aquí voy haber si no le paso nada al tipo que nos ayudo.

-No te vayas. Ya los perdimos.

-No tengo miedo por mí.

Sebastián toco su mejilla y se fue.

Ameli se quedo con el corazón en la boca.

Minutos después volvió Sebastián y ella lo abrazo.

-Cuando volví no había nadie. ¿Regresamos?

-No. La verdad no quiero. ¿Prefiero ir al auto mi primo. Me acompañas?

-Siempre.

Caminaron callados casi tocando sus manos cuando empezó a llover. A pesar que estaban en Agosto y era verano.

Yury aun medio golpeado dijo a Selene -aparece.

Ella lo hizo estaba vestida de blanco con aire triste.

-No debes intervenir. Su relación no tiene futuro son de mundos diferentes.

-Para el amor siempre hay futuro, que tú no decidas a pelear no quiere decir que ellos no lo hagan. Luego de decir eso Selene desapareció oyendo refunfuñar a Yury.

Sebastián se saco la chaqueta y se la dio a Ameli para que se cubriera, sin embargo ella lo rechazo e hizo que los dos muy junto se cubrieran con ella.Él sentía como palpitaba el corazón de ella. A pesar que llovía ellos caminaron lento Hablando poco al principio. Luego riendo, conociéndose sintiéndose.

Cuando llegaron al coche café de segunda mano de Blas. Ameli no quería que él se vaya.

Se a apoyaron en el carro. Sebastián se acerco a ella y le pregunto

-¿Estás bien?

No respondió solo se acerco al rostro de Sebastián tanto que podía ver la gotas de lluvia por su cara, lamerlas no estaba suficientemente cerca se aproximo más. A punto de poner su labios contra lo de él.

1 comentario:

Ade dijo...

Me gustó lo que Yury le dijo a Selene, ¡cómo se la tiró! Bien por él.

Sebastian no pudo ser más sincero con Amelí, hay que ver con que naturalidad le confesó lo que sentía por ella y menos mal que Vanesa no logró fastidiar la cosa.

Related Posts with Thumbnails