Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

sábado, 13 de marzo de 2010

Prologo


Casa de Andrei



En los Alpes suizos en el pico mas alto en monte Dufourspitze, ubicado en el macizo del Monte Rosa. Hay una pequeña cabaña invisible para los miles de turistas que año a año visitan el lugar.

La cabaña sencilla y casi sin muebles aloja a uno de los seres más poderosos del mundo. Que dormía desnudo cubierto solo por una sabana blanca que ocultaba su bien formando cuerpo. Era un hombre alto, de tez bronceada bajo el sol, sus cabellos eran negros, tenía un pecho músculo, largos brazos bien formados como si estuviera a acostumbrando ha levantar pesas a diario, la luna iluminaba una pierna larga y torneada.

Respiraba agitadamente, tenía una pesadilla. Hizo aun lado la sabana revelando su estomago plano lleno de bello negro que se iluminaba por los rayos de la luna que pasaban a través de su ventana abierta.

Andrei soñaba nuevamente con la muerte de Ambrocius, su más grande enemigo. Cuando sintió un toque de electricidad por todo su cuerpo que lo despertó.

Yanus lo llamaba de emergencia podía ser una nueva crisis existencial, como también podía ser algo muy serio con Yanus nunca se sabia, esa era parte de su encanto pensó Andrei.

Se levanto y fue a la ventana. Observo a la soledad de montañas tratando de calmarse, pero en lugar de eso sintió un hueco tan grande en su corazón como las montañas a las que estaba mirando.

Una ráfaga de aire frió lo despertó por completo fue al baño a lavarse. Se miro al espejo, vio el reflejo de un hombre joven con todas las posibilidades de la vida. Aunque sabia que no era verdad que estaba atado a una vida sin pasado, ni futuro deambulando sobreviviendo cada día sin esperanzas. Se vistió rápidamente salio por la puerta aspiro el aire de la montañas, minutos después estaba en el Bronx.

Respiro el aire lleno smog y basura por algún lado alguien oía salsa, a todo volumen Camino por las calles desiertas y sucias. Un drogadicto se inyectaba veneno en un callejón, lo miro bien y supo que al otro día uno de sus muchachos recogería su alma.

Una mujer lo vio un segundo. Se le ofreció cuando paso a su lado, sin verla si quiera, para ella solo era un cliente más, realmente no lo veía realmente como hombre, nadie lo conocía en verdad era simplemente un ser maldito y solitario.

Llego aun edificio antiguo entro un olor a fruta podrida dominaba el ambiente, pero lo que le heló la sangre fueron unas sombras negras que se aproximaban hacia él.

-Mierda - se dijo. No podía ser, pero lo era ese olor solo significaba problemas.

Camino con cuidado.

Vio 7 Ruks (mensajeros de la muerte que se pasaron al lado oscuro. Toman almas para conseguir la inmortalidad) acercándose para atacarlo.

Le dispararon. Se movió rápidamente esquivando las balas de plata que se dirigían a él. Huyo por las escaleras pero lo estaba esperando un enorme hombre de 2.10 metros, con grandes músculos, llenos de tatuajes y mugre. Su cabello rojo grasiento le llegaba a la cintura pegado a la nuca por la suciedad. Su rostro era cuadrado, mezquino y sus ojos rojos, llenos de odio parecían devorar Andrei. Mientras con su voz burlona y gutural. Le hablo con gran dificultad como si cada palabra le costara en salir.

-Sorprendido de verme. Creíste que me mataste hace más de 2000 años, pero he vuelto para vengarme. Hoy morirás hermano.

-Eso crees tú. -Le dijo Andrei dándole un golpe al estomago.

Que no hizo mella a Ambrocuis, más parecía que le hizo cosquillas con desdén golpeo a Andrei derribándolo en el suelo. Rió dijo mientras con la manos rompía una bala de plata, que contenía sangre de la señora de la muerte lo único que podía matar a uruk.

-Ahora soy indestructible, ni la sangre de la puta de tu señora podrá matarme.

Luego tomo el cuerpo de Andrei que estaba noqueado, apretó su cuello. Mientras este reaccionando le daba patadas. Unos ruk atrás se reían celebrando la victoria de su señor.

Fue cuando unos rayos y un hermoso hombre de ojos color azul plata y cabello rubio plateado apareció asustando a los ruk que antes se reían.

-Sabía que aparecerías pronto Ivanek siempre siguiendo como perro a mi hermano.

La única respuesta del hombre fue una rayo tan fuerte que hizo sangrar y tambalear a Ambrosuis, lo suficiente para que Andrei se separara de él, medio mareado sin fuerzas salio listo para volver a pelear.Estaba a punto de derivar a Ambrocius, una mujer muy hermosa vestida de negro surgio en medio de la nada, su cabello negro llegaba al piso. Vestía un escotado vestido negro de seda y no llevaba zapatos.

Ambrosuis la vio y se fue diciendo.

-Te libraste de tu muerte por ahora, pero todos tus hombres fallecerán hoy y no hay nada que puedas hacer para impedirlo. Esto solo ha comenzado ahora dominare sobre la vida y la muerte ya lo veras.

Ambrocuis se fue.

La mujer preocupada, se acerco Andrei que la rechazo y camino sin verla, sin importale el desasociego y el miedo que reflejaban sus ojos. Fue directo hacia Ivanek a agradecerle al medio demonio su ayuda.

Ivanek le golpeo el hombro amistosamente.

-Por ti hermano, lo que quieras. No te preocupes no me pasara nada, no he desobedecido ninguna orden, hasta pronto.

Andrei y la mujer subieron lo escalones y encontraron a Yanus matando a un ruk. Había 3 hombres muertos en el piso.

-Por fin llegas Andrei. Te llame hace tiempo.

-Me tope con Ambrocuis no entiendo como resucito de nuevo a la vida. Lo mate hace tanto.


La mujer expreso en forma triste aunque decidida.

-Tiene parte del libro de la vida no sé como lo obtuvo. Pero debemos recuperarlo.

-¿Y cómo hacemos eso?

Yanus se sentó en posición de yoga para ponerse en trance con voz lóbrega contesto.

-Tres grandes síquicos uruk(mensajeros de la muerte. Son quienes se llevan las almas para que puedan recarnar o ir a cielo) pueden conectarse y encontrarlo.

-Solo hay un uruk con tus poderes y ese eres tú. -Dijo Andrei desolado.

-Hay dos mujeres humanas que tienen posibilidades de convertirse en uruk. Poseen grandes poderes síquicos. La primera se llama Hope Smith y la otra Amelí Bonelli. Debemos encontrarlas y transformarlas antes de que lo haga Ambrocuis.

2 comentarios:

Ade dijo...

De buena se libró Andrei.
Ese Ambrocuis es bien ¡¡#$!!!!, así que imagino dará mucho porsaco ¿verdad?

Serán 2 uruks, mmmm, interesante,

Noelia dijo...

Pobre chica menos mal que la cuidan, y que guardian mas guapo tiene, me gusta la hostoria.

Besos
Noe

Related Posts with Thumbnails