Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 23 de agosto de 2010

Capitulo 5


Princesa Yasmin tía de Gregory

El encuentro


Gregory sintió que Ariel tenía miedo y la beso profundamente. Feliz de tenerla en sus brazos, de por fin perderse en su boca de fresa. De saborear cada parte de ella, y saber que ella entendió que no podía correr más.

Ariel lo abrazaba fuertemente y dejo de temblar tocando su pelo luego bajando a su espalda.Se soltaron y se miraron con un poco de vergüenza se conocían hace tanto. Pero todo parecía todo tan nuevo, tan diferente.

Los hermosos ojos café de Ariel lo calentaban, ya había dejado de llorar estaba sonrojada lo miraba con amor y deseo.

Aún seguían de pie enfrente de la puerta de su habitación. Sin atreverse a entrar o salir de la habitación completamente.

De lejos Gregory vio acercándose a su tía Yasmín siempre maquillada con un payaso con sus cabellos negros pintados de color rubio y sus ojos grises fríos e intrigantes.
Ariel la vio y sintió que el alma se le iba a los pies. Quiso irse pero Gregory la tenía bien sujeta.

Yasmín era una de las personas que más odiaba. Era una bruja tonta y maliciosa su hermana era una santa comparada con esa vieja insensible y ruin. Quien siempre la había humillado desde pequeña y sabía, que lo intentaría de nuevo.

-Gregory recién llego de Jaén, y me encuentro con esto. Tu padre muerto y mi querida Yusbel tan enferma. ¿Por qué no me avisaste? ¿Estás bien?

Gregory asintió. Mientras Ariel intentaba ocultarse en sus brazos.

-No hubo tiempo estaba salvando el reino. Me alegro de que te encuentre bien y otra vez estés en casa tía.

-Querido, sé que eres adulto y acabas de enfrentarte a la muerte y que no me debería meter, pero a falta de tus padres estoy aquí para guiarte.

Ahora que eres rey. Escoge mejor a tu amante y no lo hagas tan público. Si necesitas una chica mejor con algo de belleza y clase. Tal vez, te pondría recomendar una. Tú sabes que siempre me rodeo de belleza.

Gregory ardía por dentro. Sin embargo, no quería mostrar debilidad a su tía. Bostezo, se cubrió la boca y con frió desdén dijo.

-Ella no es solo mi amante tía. Es mi amiga, mi compañera, mi futura reina y lo más importante es mi amor. Buenas noches.


Y llevo a una sorprendida Ariel al interior de la habitación y con eso cerro la puerta dejando a la vieja urraca sorprendida y llena de rabia.

Ella aun lo miraba sin decir nada.

-Eres todo eso y más. Dijo Arrugando la nota en la que se despedía.-No voy a de…

Fue interrumpido por un beso apasionado de Ariel. Que se dio cuenta que le importaba un pepino lo que pensara la vieja urraca.

Se besaron por un tiempo apasionadamente, saboreándose sintiéndose. Gregory la empujo a la puerta besándola cada vez más exigentemente y profundamente una de sus manos recorría su pequeño busto mientras la otra tocaba su piernas explorándolas por encima del pantalón de cuero.

Ariel se aferraba a él. Pesando que si la soltaba caería. Vio deslízanos su mano dentro de su blusa.

Gregory dejo de besarla pero sus manos aun exploraban su piel.

-No dejaré que te vayas Ariel. -Dijo, mirándola a los ojos hipnotizándola.

Ella con la voz ronca de deseo, y un poco avergonzada. Contesto.

-Lo intente pero no puedo dejarte. Estaré contigo siempre en cualquier forma que desees.

Unos ojos como plata fundida la fulminaron y voz ronca le dijo al oído.

-Te quiero en mi cama. Junto a mí como mi compañera. Te quiero de todas las formas posibles que imagines y las que no puedas imaginar.

Ariel no hay momento en mi vida que no estés tú. He soñado con tocarte así desde que tenía 13 años. Sé que debería esperar hacerlo más romántico mas no puedo. -Contesto abriendo otro botón.

-A los trece me odiabas. Y esto es lo más romántico que puedo imaginar porque estoy contigo viva en tus brazos. Nada más importa.

Estaba aun apoyada en la puerta. El cuerpo de Gregory la aplastaba pero no le importaba. El toque de sus manos, la quemaban en cada lugar que se atrevía a tocar. Su corazón estaba a punto de estallar y su boca estaba seca cuando no sentía a la de él.

-Es verdad. Sabes que soñaba con hacer esto todas las noches. Dijo besando la tira de su sostén negro. Luego retiro un poco y probo su piel blanca y pecosa.

-Como imagine es mejor que la nata. Deseo saborearte, monstruo quiero comerte toda hasta que no haya parte de ti que no fuera probada por mí y luego de comerte volveré hacerlo de nuevo cien mil veces más. No creo que pueda saciarme de ti eres tan hermosa y solo mía.

Nadie me alejara de ti, ni siquiera tú. Eres mía Ariel dilo te necesito tanto dijo en un gemido. -Dilo amor.

-Soy tuya. Siempre lo seré. -Respondió frotándose en contra de él necesitándolo más cerca.

Gregory no era el hombre frió, que tomaba decisiones sin ni siquiera temblar. Era un hombre apasionado enamorado, con miedo de perder a la mujer que amaba. Pero decidido a luchar por ella con todas las armas que poseía, contra todos para tenerla a su lado.

Ariel sintió como lamía el su otro seno encima de su sostén. Gimió fue a su cuello. Luego volvió a su boca.

Se retiró besarle su cuello aspiro su cabello.

-Amo tu olor amor, hueles frutillas. Te amo tanto Ariel que temo despertar.

-No estás soñando -dijo besándole la oreja y mordiéndola suavemente. -Lo vez.
No me dejes Gregory no ahora que he saboreado tus besos.

Se apretó fuertemente contra ella rozándola en su centro. Ariel pensó que se iba fundir con él.

Ninguno de los supo como llego a la cama de Gregory ni les importo.

Ariel temblaba era virgen nuca había estado con un hombre miles de veces se había tocado soñando con Gregory, pero nunca imagino sentir tal placer y sentir tanto miedo a la vez era peor que enfrentarse al kut.

Se tendió a su lado como adivinado sus pensamientos. Ella estaba con la blusa abierta y sostén negro. Sus pezones erguidos mostraban su gran deseo y el pantalón le molestaba. Gregory estaba completamente vestido aunque con igual deseo.

La miro recorriéndole toda. Provocando escalofríos de placer con la mirada resignada y llena de amor le pregunto.

-¿Tienes miedo podemos esperar, si es eso lo que deseas?

Ella acarició su mejilla como si quisiera memorizar su cara en ese momento. En voz baja, casi en un susurro hablo.

-Soy virgen, no sé si podré complacerte. Pueda que sea algo torpe para esto, pero aprendo con rapidez si no te olvidas.

Él se rió.

-Tú, me complaces aunque me desobedezcas. Y te digo un secreto, también lo soy. Dijo quitándole completamente la camisa la dejándola solo en sostén y pantalones.

-¿Pero cómo? Yo pensé.

-Te amado, desde siempre. No podía estar con otra era mentirme Ariel, tu siempre será la única que este en mi cama, en mi vida y mi corazón.

Ella se estremeció de placer y alegría.

-Te deseo, tanto ay demasiada ropa aquí. ¿Puedo? Dijo quitándole su blusa.

-Eres tan bello como un ángel. Podrías tener a una mujer mejor que yo.

Él tomó su barbilla para que lo mire a los ojos.


-Ariel no hay mujer mejor que tú. Solo tú, me complementas. Solo tú, haces que arda. Te amo, tanto.

Gregory, le quito el sostén. Dejando su seno a su lujuriosa mirada.

Ambos temblaban y reían como niños a punto de hacer una travesura.

-¿Sabes que hay que hacer?

-Soy virgen no tonto. Vamos a ver que hay aquí dijo quitándole las botas, su armas. Luego llego el turno del pantalón de cuero hasta que Ariel solo tenía una minúscula tanga negra. Él se abalanzó sobre sus piernas y chupo entre ellas como si degustara un manjar. -Esto mejor que en mis sueños. -Susurro quitándole la tanga y volviendo a chupar su centro.

Ariel no podía decir palabra había abandonado el mundo solo existía la lengua de Gregory tomándola haciéndola suya.

Cuando grito al llegar al orgasmo. Él se quitó el pantalón mostrando sus hermosas y torneadas piernas. Luego se quitó el bóxer. Exhibiendo su hermoso y viril cuerpo ante ella.

Ariel agradeció a la diosa tener un hombre tan bello en su vida, que le amara tanto como ella a él.

Toco su cuerpo con timidez. Luego se acercó a su pene y lo acaricio.

-Puedo besarlo, tal como hiciste tú.

Él, solo asintió.

Ella, tomo solo como en sus sueños más lascivos. No se imaginó el placer que se había perdido.

Él gemía si seguía así pronto se correría en su boca. Ella leyó su pensamiento y se montó encima de él y lo monto como si estuviera domando un animal salvaje poseyéndolo amándole dándole su alma entera.

Gregory, nunca se había sentido así de feliz. Tan completo. Llegaron al mismo tiempo. al orgasmo. Luego se abrasaron perdiéndose en lo brazos del otro. Sin saber que peligros asecharían mañana pero seguros que podrían enfrentarlos

7 comentarios:

Iris dijo...

A sido un capítulo muy intenso. Primero, a tomar viento a la urraca de la tía, que arrr, aunque la conozco poco, que mala es. Y luego ese momento tan bonito de su primera vez, para los dos. Ha sido muy bonito, me ha gustado mucho.

Un beso y feliz semana

krlitalabeba dijo...

OMG Cituu este capitulooo fue intensoo la verdad q Iris tiene razon jajaja me gusto q Gregory puso en su puesto a la urraca de su tia xD si me rei kien la manda a meterse donde no la llaman hay q bellooooo es diosss tanto que quiere Ariel y los dos con su primera vez tan bello q te qdo esta parte del cpaituloo ojala q no sufran tanto


Cituu saluditosss gracias por avisarme =) espero el proximo capitulo q esta super la historia

AKASHA BOWMAN. dijo...

Ante todo perdona la tardanza mi querida niña, pero no dudes en que me pasaré siempre, más tarde o más temprano pero por aquí andaré.

Me ha encantado cómo has descrito esa sensación de timidez al principio del relato, en que te encuentras a gusto entre los brazos de ese alguien al que conoces desde siempre y que, sin embargo, sigue haciéndote doblar las rodillas cada vez que lo ves.

Genial Gregory poniendo firme a la odiosa tía, un punto a su favor, y así debió verlo Ariel al arrugar la carta que sostenía en sus manos.
Me alegra que en vez de una despedida surgiera un erótico y apasionado momento de subyugante entrega.
El rey y su reina, amándose por vez primera tal como lo habían hecho miles de veces en sus sueños.

Besos linda

INFECTADA X dijo...

Ay ay Citu. Que capítulos. Este porque no veas que subidón (calentón es la palabra) me ha dado. Y en el capítulo anterior el Ignacius, que se cree? Las mujeres sólo servimos para engendrar y dar problemas. Pues mira que bien se lo monta Ariel con Gregory. Y no precisamente para engendra ¿o no? Igual nos das una sorpresillas. Estas escenas hots mezcladitas con el argumento me encantan. Sigue así guapa (me encantó lo de soy virgen no bobo)

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Que cabrona la tita, pero Gregory la dejó planchada con la contestación que le dio.

Niña, menos mal que tenía el ventilador encendido porque de lo contrario me hubiese derretido.
Que intensa y romántica fue esa primera para ambos.

Genial.

~Ade~

KaRoL ScAnDiu dijo...

Oh mi Citu... perdon por la tardanza, pero aqui estoy y ademas tendré dosis doble, porque ahora me leeré el siguiente;D

De este capi, sin dudas, me ha encantado como la Urraca a ido a tomar viento. El es un rey, y ella, sin dudas, es su reina.

Cuanta pasión y ternura. Coincido con mis amigas, que si no llego a tener el aire acondicionado puesto... salgo ardiendo;D

Ariusk dijo...

Mi nenaaaaaaaa que hermoso capi jeje esa primera vez fue intensa!! y fue hermosa me encantoo!!!! En cuanto a la brujilla de solo maginarme su carade pocos amigos frente a la puerta me sonrio!!! Mas fria imposible!!! Besos linda!!

Related Posts with Thumbnails