Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Capitulo 7


Un beso


Pía estaba convertida de mariposa vio a Darius en el suelo. Esperaba que después de liberar a su hijo. Inés Victoria la ayudara en su misión. Empezó a esparcir polvo hurus para dormir a la gente.

Rebeca hipnotizada. Camino por el jardín dirigiéndose a las mazmorras.
el hechicero, sintió el polvo de horus entrar en su sistema. Sabía que tenía poco tiempo antes que le afectara a pesar del campo de fuerza que creo. Tenía que detener Rebeca. Se paró con esfuerzo y camino lo más rápido que podía.

Las perras estaban dormidas, Garnier también estaba en el suelo.

Quiso paralizar a la curadora, haciendo que las ramas las detenga, pero lo único que consiguió fue rasgar su vestido y rasguñar sus piernas.

Rebeca avanzo lastimada y sangrando. Darius la tenía en la mira pero no pudo dispararle por la diosa como lo afectaba esa mujer.

Ella quitó el campo de fuerza que protegía la prisión y cuando estaba a punto de abrir la celda de Petro.

Recibió un golpe de Darius.

-Despierta Rebeca.

Sin embargo, ella seguía con los ojos en blanco.


Tenía que despertarla de alguna forma. Conmocionarla de alguna manera la empujo contra la pared.

Petro y Zuñi gritaban.

-Apúrate puta.

Darius era golpeado por Rebeca. Estaba a punto de perder el conocimiento a pesar del campo de fuerza que hizo entorno a él, que impedía entrar al polvo de horus. Sin otra idea de cómo despertara, con sus últimas fuerzas la beso.

Rebeca sintió los labios suaves de Darius. Abrió los ojos. Pensó que aun se encontraba en el jardín. Los gritos de Petro le mostraron otra realidad. Estaba en las mazmorras a punto de liberar a ese monstruo.

El cerdo, aun le gritaba que lo haga, mas lo único que podía hacer era responder al beso de Darius.

No podía creer. Él la estaba besando. Por un momento se olvidó de todo y se dejó llevar. Entremezclando su lengua con la de él y abrazándolo más fuerte.

El hechicero, se sentía muy débil. sin embargo, nunca se en su vida había sentido tanto de deseo y paz. Si moría en ese instante, no le importaría la habría besado.

Rebeca se dio cuenta de la debilidad de Darius sintió ligeramente el olor del polvo de horus. Y se apresuró hacer lo que le enseño Inés Victoria. Produjo un rayo de calor realmente grande para que todo aquel que hubiera sido contaminado despertara.

El hechicero, pudo respirar mejor sin deseo de dormirse. Aun estrechándola en sus brazos. Le agradeció de la mejor forma que pudo.

La beso apasionadamente, dando su alma en aquel beso tratando de fundirse en sus brazos. Rebeca respondía con igual pasión. Nunca le habían besado así, con tanta entrega. Pero unos asquerosos alaridos producidos por Petro le de volvieron a la realidad.

-Maldita y descerebrada puta. Ni de zombi sirves.

Rebeca trató de soltarse de los brazos de Darius, aunque este no se lo permitió.

-Voy a salir de aquí. Mi madre me sacara lo sabes y cuando lo haga. Voy a matar tu perra sarnosa y al estúpido con el que me engañas.

Ahora que sé que estas viva nada en este mundo impedirá que te rompa el cuello, pero no si antes haberme divertido y compartido con mis amigos. ¿Te acuerdas de la ultima vez?

-¡No lo harás! ¡ Hijo de puta!- Grito Dairus. -Soltó a Rebeca y mando un rayo que paralizo al principio a Petro y luego lo hizo sangrar por la nariz y las orejas. Él gritaba de dolor.

A Darius no pareció importarle. Garnier se despertó, con ardor en todo su cuerpo. Fue corriendo a la prisión. Entro en la parte de alta seguridad, también los guardias recién se despertaban.

Fue al ala donde estaban Castro y los ai traidores.

Darius torturaba a Petro Paz Miño. Rebeca intentaba detenerlo pero no oía razones.

-Cristian no lo hagas. Tiene que ser juzgado. Si sigues vas a matarlo. -Dijo Garnier. Entrando al cuarto.

Pero Darius no hizo caso. Estaba como loco quería que sufra solo por alterar a Rebeca y más si quería hacerle daño.

Petro, se revolcaba en el suelo. Pálido y con la cara llena de sangre. Darius lo vio con desprecio. Y dijo.

- Debería matarlo, nos ahorrara muchos problemas.

-Sabes, lo que Gregory piensa al respecto

-Sí, lo sé. Pero no lamentara mucho su muerte.

Rebeca, vio salir espuma por la boca a Petro. Lo odiaba por todas las atrocidades que le hizo desde niña.Sin embargo, no podía ver sufrir a nadie. Y peor ver como Darius asesinaba alguien por ella.

Toco el hombro del hechicero y le dijo con voz desesperada.

-Cristian, para, por favor.

Darius, dejo de lanzarle rayos y se viró a ver a Rebeca.

-¿Estás segura?


-Sí, deseo irme de aquí podemos.

-Claro. Darius, se acercó a su oído y le dijo.

–Ese hombre, está vivo solo por ti.

Garnier miro a su reloj. Si seguimos aquí vamos a llegar tarde a la boda.

Informaras a Gregory de lo sucedido.

-Tanto a Gregory como a Arik, pero no por el momento- dijo Darius que alcanzo a Rebeca y le tomo de la mano. Ella intentaba huir de su contacto mas no pudo hacerlo.

Y aunque lo quiso negar se sentía tranquila sabiendo que estaba junto a él. Ahora que la familia Paz Miño sabía que estaba viva.

Oyó a Garnier decir.

-La verdad, tienes razón Gregory debe casarse sin contratiempos. Es muy feliz con Ariel y Arik está demasiado nervioso sabiendo que llevara Ariel altar.

Rebeca, se rió.

-Sí, ni que fuera la novia.

Darius serio dijo.- Pon más protección y un campo de fuerza más fuerte.

Garnier se fue y los dejo solos.

Rebeca suspiró.

-Estoy hecha una desgracia no creo que ni con un milagro pueda ser una dama presentable. Ariel me va matar. Voy, a ver si a mis niñas no les ocurrió nada y a recibir los regaños de Annia y Ariel.

- No vas a recibir ningún regaño.


-¿Y como vas hacer eso? No hay magia tan poderosa. Para remediar ese desastre.

Darius, le sonrió. Con tal pasión y devoción. Rebeca le calentó el corazón.

-Confía en mí. Le dijo tocando su mejilla.

Rebeca tembló con su contacto. Sus manos le daban tanto calor y esperanza.

Pasaron a ver a las perras las llevaron al ala este. Y luego Darius la llevo a su laboratorio. Busco un aparato.

-Piensa utilizar eso. No puedes utilizar un tide .

Es peligroso. Podrías perder toda tu magia.¿Y como lo conseguiste son muy raros?

-Ventajas de haberme criado con su creador. Pero, no tengas miedo tendré cuidado.

-¿Pero?

-Pero, nada dijo acercándose a ella. Y tocando su barbilla.

-Quiero que no te regañen, que estés a gusto en la boda y sobre todo quiero verte sonreír.

No soporto ver que este sufriendo o preocupada.

-Seremos cuidadosos y solo lo utilizaremos en la ceremonia. En la fiesta y la coronación. Utilizaras otra ropa.

Sin estar muy convencida Rebeca acepto.


-Me juras que tendrás cuidado.

-Sí, con una condición -Dijo Darius estaba tan cerca que Rebeca pensaba que la iba besar de nuevo. O pedirle que lo hiciera

Y la verdad es que ella también lo deseaba.

-Dime.

-Acepta, primero dijo Darius.

Rebeca, sentía su calor y se podía quemar con sus ojos violeta. Una de sus manos acarició sus rizos y ella solo pude asentir esperando que los labios de Darius se encuentren con los suyos.

Entonces él le dijo.

-¿Cuéntame que relación tienes con la familia Paz Miño?

Vio desilusión en los ojos de Rebeca, quiso alejarse de su contacto pero, él no se lo permitió.

- No te traicionaré. Ni juzgaré. Te entiendo más de lo que crees. Si tengo que protegerte debo saberlo y no hay nada más el mundo que desea que cuidarte.

Sí, no quieres decírmelo, no te presionaré. Espero que algún día confíes en mi Rebeca. No te defraudaré. -Diciendo eso la beso en la mejilla.

Dejando a una Rebeca con ganas de un beso.

Pía, vio la escena ya supo cual podría ser el punto débil de Darius.

Rebeca Zor, sería quien la ayude a vencer a Darius. Sitiándose victoriosa volvió junto a Inés Victoria a planear la mejor manera de lograr obtener el alma de Darius
.










7 comentarios:

Wendy dijo...

Citu, intenso capitulo.
La fuerza de un beso ha dado un giro en la historia sin mebargo también sirve para hacer de Rebeca un punto de debilidad hacía Darius.
es compleja la trama, espero que avance y la luz se haga camino.
Besos linda.

Lilyka dijo...

Yo me muero por Cristian Darius, Que tipazo, medio zonzo por hacerle caso a la tal Catalina que a leguas se ve que anda con ganas de el, pero tipazo a fin de cuentas. Rebeca tiene buenos frenos, yo seguro ya me le hubiera ido encima jajaja. Me gusta mucho tu historia, sigue con ella y ya sabes, si tu sueño es escribir, nadie tiene derecho a hacerte sentir lo contrario. Hay capituos nuevos en mi blog por si quieres pasarte. Que estes bien!!!

irene dijo...

Pero que caliente que es mi Darius, es que me tiene loquita, jajaja y la Catalina se lo quere veneficiar, vamos que ya te lo digo yo, ajajajajajaj
que risa con lo de ni de zombie vales, ajajjaajaj muy buen capitulo mi reina, te dejo aqui entre tus letras un beso para que este calentito cuando vuelvas a recogerlo, que ya sabes que te adoro mi vida
Irene

Iris Martinaya dijo...

Ay, como me gustó ese beso. Y que fue lo que le hizo Petro a la pobre Rebecca?

Espero que Darius la cuide bien y que no caiga de nuevo en manos del bicho ese.

Un beso y feliz finde

KaRoL ScAnDiu dijo...

DARIUSSSS;D
Si es que, es el mejor. Le están saliendo pretendientes hasta de debajo de las piedras, jaja;D

Adoré el capi mi Citu;D

Espero más...

INFECTADA X dijo...

Este Darius las tiene loquita a toas y a nosotras también, por supuesto. Y la Pía cojonera jodiendo como siempre. Cárgatela ya jajajaaj. Besos, Citu

Ariusk dijo...

El capi fue espectacularrr!!!! M enecanto lo del beso para hacer que Rebe regresara!!

Odio a Pietrooooo!!!!

Toda esa confianza que se va dando entre ambos me ecanta!!

A ver ahora como Pía se aprovecha del pobre!!

Related Posts with Thumbnails