Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 8 de noviembre de 2010




Malos recuerdos


Rebeca abrazaba a Darius sentía el calor de su cuerpo. Estaba intranquila porque se dio de lo perdidamente enamorada él, que estaba.

La angustiada y triste voz de Darius le saco de sus pensamientos. Miraba hacia el vació concentrado en sus historia.

Ella, se estremeció escuchando la forma tan vivida que el hechicero narraba la muerte de sus padres. Era como si estuviera ahí y quisiera coger al niño indefenso que luchaba por rescatar a su madre de las sombras.

Rebeca sintió un dolor en el cuerpo, quería abrazarlo y consolarlo. Hacer algo para calmar su dolor, pero lo único que podía era escucharlo, mientras se le partía el corazón. La voz desolada de Darius le quemaba el alma.

Ahora entendía su carácter reservado y huraño.

Él, la miro y tomo un poco más de helado. El hechicero, no le había contado a nadie como murieron sus padres. Ni siquiera, a su mejor amigo Gregory o al pequeño Nicolás al que quería como un hermano

Darius miro a Rebeca, que pegaba su cuerpo al de él. Lo miraba serena sin sentir compasión. Entendiéndole y compartiendo su dolor. Al sentir su mano y su sonrisa lo tranquilizaba, sabía que había encontrado su alma gemela nunca más estaría solo.

Tomo un poco más de helado y se le fue un poco por un lado de la boca. Cuando lo vio Rebeca se moría por presionar sus labios, pero no se acercó temía que la creyera una lanzada.

Darius al ver esa mirada ansiosa pensó que ella, quería más helado. Un poco frustrado porque deseaba besarla, pero no quería que pensara que la veía como objeto. Le acaricio la mejilla y se le ofreció. Luego Darius se limpió la boca con una servilleta, aun con la otra mano acariciando la mejilla de Rebeca bajando su mano por su cuello.

La curadora, para no ponerse a babear o a gemir. Pregunto.

-¿Y que paso después del ataque?

Él dejo de acariciarla y hablo.

-Huí,hasta quedar rendido vague por el campo hasta que ya no pude seguir. Pensé que iba morir tenia hambre, sed y me dolían las piernas, pero lo peor es que me sentía asustado y culpable.

Yo presentí y no pude evitarlo.

-Pero eras un niño. No podías hacer nada.

-Lo sé ahora. Lo entiendo, pero.

-No puedes culparte, por el pasado. Cristian eso no les gustaría tus padres.

-Lo sé. No debo atormentarme con el pasado. No más desde que tengo un futuro un nuevo comienzo contigo.

Rebeca lo abrazo y cuestiono con curiocidad.- ¿Qué paso después?

-Una campesina me encontró y me dejo en un templo de la diosa.

Pensé, al principio que mi tío. El hermano de mi madre, me llevaría con él.Cuando le notificaron la muerte de mis padres. Me vio y me envió al sagrado corazón.

Rebeca, tembló había oído de ese lugar y de su director Ney Yepes.

-A mi tío, nunca le gustaron los niños además estaba muy endeudado. Así que engaño a los amigos de mi padre. Incluida la madre de Ariel.- Les dijo que me enviaría aun internado.

Pero me envió a un campo de trabajo, el dueño era ese horrible hombre. Yepes utilizaba a los niños en diferentes formas. En la minería yendo a lugares que un hombre adulto no puede. En granjas recolectando cosas. Y solo les daba alimento pero escaso y un lugar donde dormir éramos como esclavos.

Trabaje en las minas hasta los diez años. Sobreviví, gracias mi poder y resistencia. Era un niño solitario que apenas hablaba. Me utilizaban para trabajos fuertes y me creían tonto. No, tenía amigos ya que los otros niños me temían. Me avergüenza decir que era un bravucón, que a veces por comida golpeaba a los otros niños.

Tal vez, me hubiera quedado ahí toda mi niñez, si no hubiera sido por un muchacho debilucho que su padre vendió para pagar sus deudas de juego.

Era un joven inteligente y educado que tocaba el violín. Se lo había enseñado su madre. Nunca, se dejó doblegar por nadie, ni siquiera por mí.Empezamos una guerra entre lo dos casi siempre éramos castigados. Odiaba ese lugar y a la primera oportunidad decidió huir.

El propio Yepes lo busco y lo cazo como un animal. Meses más tarde lo trajo para que veamos su castigo Me acuerdo que estaba lleno de golpes y tenia una cicatriz en su rostro.Pero, lo miraba altivamente aunque fue colgado como un animal en un poste.

Aún, me acuerdo las palabras que le dijo.

-No, lograras matarme. Hasta que me vengue de la muerte de mi madre.

Había sido de nuevo el rey del lugar los chicos me temían. Era estúpido arriesgar la vida y el poco poder que tenía por un enemigo. Pero lo entendía muy bien y con dolor decidí ayudarlo, mas nos sorprendieron y ambos tuvimos que huir.

A Ney Yepes no le gustaba, que se fuguen los niños los perseguía con saña. Para luego matarlos frente a los otros chicos de la mina. Ambos vagamos por semanas en desierto helado de Loth. Cuando pensamos que íbamos a morir congelados. Llego Yepes y nos capturo de nuevo.

Estábamos en una de sus naves. Y volvíamos a la mina. Cuando mi compañero, que era muy hábil con las esposas se soltó ambos saltamos de la nave que aún no se elevaba. Nos separamos en la confusión, años más tarde lo volví a ver convertido en un un gran ladrón y buen hombre.

-¿Garnier?

Darius, asintió. Ambos se quedaron un rato en silencio A Rebeca se le revolvía el estómago todo lo que tuvo que sufrir Darius Lo fuerte que era y lo mucho que lo admiraba. Él siempre era un hombre justo.

Sintiéndose impotente aunque esperanzaba no podía hacer nada por él antes ahora podía darle esperanza y amor.

Tomo su mano y lo abrazo. Darius se sentía tan feliz, a pesar de sus recuerdos tristes Rebeca lo aceptaba no lo juzgaba.La miro y siguió con su relato

-Mientras tanto yo vagaba en las calles con miedo de que me encuentre Yepes. No sé cuántos días vague por las calles consumiendo basura o mendigando por algo de comida.

Un día en la calle oí hablar de un gran curador. Y pensé que tendría dinero. Desesperado fui a robar a su casa.

Tome varias cosas de valor, cuando estaba a punto de marcharme. El maldito de Nicolás se despertó.Me vio y alerto a Otto que intento atraparme. Yo le di mucha guerra desvié sus ataques mágicos. No tenia mucha experiencia y me distraje Magda por atrás me lanzo un hechizo aturdidor.

Pensé que me llevarían a la cárcel pero Otto me dio a elegir ¿Si quería ir con mi tío o quedarme con ellos y convertirme en curador como él?

Decidí, quedarme con ellos.

Nunca me trataron como su empleado o un recogido. Más bien fui otro hijo más. Era tan querido y mimado como Nicolás.

Viví, con ellos hasta que me convertí en el guardián de Gregory. Y ni así, me dejaron ir. Siempre tenia que ir en verano. Hasta el día de hoy suelo viajar a verlos. Pero ahora que están aquí quiero convencerlos que se queden en Sivcar.

Un ronquido de una de las perras interrumpió la conversación.

-Que tarde es. ¿Debes desear ir a dormir?

-La verdad que no. Solo deseo estar a tu lado. - Respondió Rebeca y lo beso.










.

11 comentarios:

irene dijo...

besos que me llenan el alma mi reina, jajajajaja
que bonita, triste, esperanzadora, y millones de cosas mas es esta historia que pasa por tu mente, bueno me voy con mcuha prisa al trabajo que ya llego tarde , pero no podia dejar de decirte lo encantada que stoy con tus letras,
TKM
Irene

MariCari♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ dijo...

No me extraña, no me extraña que no quiera ir a dormir y que quiera estar a su lado... igualito, igualito me pasaría a mí... y además, después de una historia tan triste, ese muchachito necesita que le consuelen, pobrecito! pobre... pobrecito!
Me encantó como siempre!!!
¿Sabes que ha llovido hoy en el jardín?
Y ha florecido esta tarde una nueva entrada... te espera para reirte un ratito.
Bss.

Angy dijo...

¡Hola amiga! Pasé para saludarte y leerte un poquito.¡Q triste pero en el mismo tiempo esta muy bueno.Me encanta-como siempre hermoso..
Espero q pasas un super Martes.
Te quiero mucho nena y nunca lo olvides.
Tienes premios en mi blog,espero q te gusta...Besos;Angy
((^Out of the Blue^))

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/11/premios-para-lunes-con-lobos.html

Lilyka dijo...

AY quien fuera Rebeca para robarle un beso al muñeco precioso ese? Me encanta tu historia y como la escribes!!!

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Que triste vida la que tuvo Darius, aunque por lo menos conoció a Garnier y a la familia que le aceptó como uno más.

Que bien hizo Rebeca al besarle, esto pinta muy bien.

Besos guapetona.

~Ade~

Wendy dijo...

Estoy disfrutando mucho con el incipiente romance de Rebeca y Darius, espero que su infancia triste sea el preambulo de una inmensa felicidad.
Un beso Citu.

Iris dijo...

Que dura fue la infancia de Darius, y que orgullosa me siento de él, del hombre que es.

Rebecca es afortunada.

Un beso

Nenina dijo...

mi pobre Darius!! que tío mas malo... como se le ocurre mandarlo a la mina!!! maldito!!
pero que bellos están los dos juntitos!:D
ahora me queda otro cap por leer:d jeje

Angy dijo...

Hola amiga,Pasé para saluadrte y decirte feliz Jueves y q te quiero mucho.Tienes un meme en mi blog.

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/11/gracias-por-el-meme-chicas.html
besos,Angy

INFECTADO CERO dijo...

UY, que triste pasado. Y esa imágen con los niños trabajando en una mina me ha conmovido al igual que el capítulo, Citu. Eres genial.

Ariusk dijo...

Nena pero que triste y romantico es estoooooo!!! me dolio por lo que paso Darius y Ganier pero ame el capi sobre todo la parte final!! ;)

A ver que pasa más adelante!! Beso nena!!

Related Posts with Thumbnails