Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Corazones en la Niebla :Capitulo 10

Aquí les dejo un nuevo capitulo, espero que les guste y les mando un beso.

Capitulo 10

Despedidas



Nicolás sintió un fuerte dolor de la cabeza, pensó por un momento que explotaría. Sabía que era una advertencia, de que corría peligro. Acelero el ritmo de su deslizador, segundos después oyó como caían miles de rocas.

Apenas pudo evadirlas, la muñeca se había manchado de polvo y en su desesperación boto las flores. Se había salvado de milagro, debía informar de lo que pasaba a Darius, mas no lo deseaba. Decidió no perder tiempo e ir a casa de su hermano luego de dormir algo decidiría, que contarle.


Llego a la casa de Darius a las 6 hirvió café, tomo unas rosas del jardín de Rebeca , limpio la muñeca de trapo   y entro en la habitación de Annia. Se quedó parado mirándola dormir aun con la bandeja en sus manos. Estaba tan bella y tranquila. Su cuerpo se estremeció de deseo, deposito la fuente en una mesita prometiéndose que este sería su último beso. Toco sus labios con suavidad, su corazón latía fuertemente y quería más que un simple beso.

Con un gemido de protesta se separó de ella y se fue.

Annia dormía profundamente hasta que sintió unos labios supo enseguida de quien eran. Abrió lo ojos pensando que era un sueño, se pellizcó y oyó como la puerta se cerraba. Miro una bandeja colocada en su mesita de noche, contenía una taza de café, un plato con un pedazo de pastel medio extraño, unas rosas blancas con bordes rojos adornando la bandeja y una gran muñeca de trapo estaba junto a su cama con una  nota que  decía

Nunca es tarde  para soñar 

La miro encantada y se preguntó por milésima vez ¿qué debía hacer con Nicolás? ¿Por qué no podía alejarse de él?


Abrazo a la muñeca sintiéndose como una niña llena de dudas.


********************

Rafael Santinni se levantó cansado y con mucha preocupación. Apenas pudo dormir la noche anterior después de la reunión con Garnier y el rey de Sivcar. Había peleado con Moley por su obsesión de ir a buscar solo Aviel Negrui.

Tiro las sabanas a un lado un rayo de luna iluminó su cuerpo desnudo dejando al descubierto su pecho musculoso, su brazos largos bronceados. Se levantó para ir al baño.

Aún no amanecía pero iba cumplir su misión Fue al lavabo mojo su rostro para despertarse, luego se vio al espejo. La imagen que vio reflejada era la de un hombre de 25 años de cabellos negros que le llegaban al hombro, lo más llamativo de su rostro eran unos grandes ojos negros que lo miraban angustiado. Por más que lo intentara olvidar aquella pelea y sobretodo ese mal presentimiento que tenía, no podía.

Algo le pasaba a Moley de Brinsi, que deseara actuar solo y que no confiara en ellos era común pero la forma en que los aparto no era normal. Aunque nada era corriente con su mentor, amigo y salvador.

Aun recordaba cuando lo conoció, era un niño enfermo y asustado. Sostenía a Inara que solo era un bebe moribundo. Cuando Moley ataco el vehículo en él era llevados para los campos de trabajo de Ney Yépez. Su amigo les dio libertad, los sano y educo se convirtió en su familia,  por más que los años pasaron nunca le dijo nada de él y la razón de su rescate.

Empezó a vestirse aun pensando en las últimas palabras que pronuncio Moley antes de irse

― Rafael, no te pido imposibles, solo que confíes en mí y ayudes a Garnier en su misión.

―¿Por qué te tienes que ir solo? Pregunto― Rafael, mientras los ojos rojos de Inara lo taladraban

―Por qué nací para esta misión, mi vida fue marcada por Aviel Negrui. Si ustedes me quieren o desean ayudarme de verdad me dejaran ir y cumplirán su deber.

Luego de eso Moley se marchó, sin mirarlos atrás. Sin ver que Rafael temblaba de rabia e Inara lloraba.Se vistió rápidamente. Tenía que preparase para su misión aunque le desagradaba.

Luego que Moley se marchó Darius le aviso de que se marcharían temprano para ir Anexu a la gran biblioteca destruida de Yasumir. Tal ve en ella pudieran encontrar material sobre la piedra Reus No podrían depender medios mágicos para transportarse y deberían hacerlo a caballo. Yasumir poseía el desierto Arremeyu que succionaba todo tipo de energía mágica y eléctrica el único modo de transportarse por ese desierto era a caballo o por camello.

Darius le había dicho que acortarían camino por minas Umix lo cual era muy peligroso, pero llegarían en dos días en lugar de unas dos semanas que seria por otro camino.


Llego a casa de Darius cuando este se despedía de su esposa. Nicolás salía de la habitación de Annia e iba a dormir, cuando oyó voces. La curiosidad lo impulso a ir, a pesar de estar terriblemente cansado y solo deseaba  descansar.

Cuando vio a su hermano, estaba a punto de partir con una mochila esperado por Rabel Santinni. Se puso furioso y se preguntó. ¿Cuándo Darius lo miraría como un igual?

―¿Te vas y ni si quiera deseas despedirte?

―Nicolás estás enfermo para ir Anexu.

―Y tú estás loco si piensas que no iré contigo. Yo estado allí y si mal lo recuerdas conozco mejor que tú el lugar. Sé donde están los libros prohibidos y como acceder a ellos. Creo que te demoraras el doble sin mí ¿Estás dispuesto a correr ese riesgo?

―No has dormido. Tuviste un ataque y no tenemos tiempo para jugar.

Rebeca tocó el hombro de su esposo

―Cristian piensa. Nicolás es necesario podrían partir mañana bien preparados.

―No es necesario. No soy un niño chiquito, no necesito dormir. Partiremos ahora, solo tomaré algo de ropa e iré con ustedes. ¿Lo desees o no?

Darius gruño furioso. ― Muévete tenemos un largo camino

Nicolás sonrió 

― Iremos en mi maquina acortaremos distancia.

― Ni lo sueñes. Si vienes lo hacemos a mi manera. ¿Qué decides?

― Mierda. Iré pero no te quejes si todo sale mal.

Darius sonrió por lo menos le había ganado en algo a su hermano. Miro a Rebeca y dejo de celebrar, desde que estaban casados era la primera larga separación. Podía morir y no verla más, antes no le importaba su vida hasta que la conoció. Ahora ella y sus eran su mundo, su felicidad. Debía cumplir su misión para que ellos vivan y sean felices aun a costa de su propia existencia.

Rebeca adivino los pensamientos de su marido lo beso y abrazo fuertemente tratando de no llorar. Rafael viendo la escena se sintió incomodo y  se dirigió a la ventana en espera de Nicolás. Minutos más tarde partían a su misión.

Annia estaba distraída mirando su muñeca, cuando oyó el llanto de Rebeca. Salió preocupada de su habitación, que estaba el fondo de la casa. Aun vestida su ropa para dormir y con su cabello alborotado. Miro a su prima y mejor amiga inquieta.

― ¿Qué paso Rebeca?

― Cristian se fue a una a misión, es peligrosa. No sé si regresara vivo.

Annia tembló, llena de miedo.

―Tan pronto.

―Mientras más rápido mejor o eso dijo Cristian, ¿Annia y si no regresan?

― No les  va a pasar nada, Ya veras, Rebeca, además no se fue solo ¿cierto? ― Dijo Annia temiendo preguntar .

― Se fue con Nicolás y Rafael a Anexu, pero es un destino tan peligroso. ― Gimió Rebeca secándose las lágrimas con las manos

Annia no la escucho, corrió a la puerta. Lo más rápido que pudo, quería ver una vez más Nicolás. Casi se cae en plena calle, por alcanzarlo desesperada grito su nombre.

―Nicolásssssssss

Solo quería verlo una última vez, recordar su rostro. Era una locura pero algo le decía que sé no se verían en un largo tiempo Con una tonta desafiando todos su propósitos grito nuevamente.

―Nicolásssssssssssss


Nicolás estaba a punto de desaparecer cuando oyó su nombre. Se volteó para ver quien lo llamaba y se encontró con Annia llorando en medio de la calle.

―Se quedaron mirando como si estuvieran memorizándose

Luego aunque ambos se prometieron no volverse a besarse lo hicieron con pasión diciéndose con sus bocas lo que no se atrevían a pronunciar y reconocer

Annia se quedo llorando en la calle mientras Nicolás partía.


6 comentarios:

Sakura Hikari dijo...

Me encanto la despedida :D aunque aún siguen sin aceptar sus sentimientos ¬¬
las cosas empiezan a complicarse y los peligros estan cada vez más cerca
Nos vemos!

María Spampinato dijo...

Que lindo... me encanto!!!
Quiero mas Citu!!

Lilyka dijo...

AWWW!!! Me encanto aunque que triste despedirse asi!! Tonta Annia, le hubiera dicho q le gustaba desde antes.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendps los posts que nos has dejado, un placer volver por tu casa.

Saludos y buena tarde de jueves.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

ey! niña, este capítulo se me había pasado, vaya!!! Menos mal que me has puesto en el de hoy que Annia estaba en pijama en la calle y me dije, no, si así no la había dejado yo, ja ,ja... y claro... pero este es muy bueno porque por fin se han besado... ah! cuando regrese se lo come!! je, je... Bss.. amiga...

Iris Martinaya dijo...

Oh, que escena más bonita!! A veces no hay palabras para expresar y sin duda esta manera que escogieron es mejor, jeje.

Besos

Related Posts with Thumbnails