Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Corazones en la Niebla :Capitulo 2

Bueno espero, que les guste este capitulo y que tengan un lindo miércoles


Capitulo 2

La llamada



Arik no lo podía creer su pequeña Melania dormía placidamente, a pesar de que aún no anochecía. Decidió por fin irse a dormir, desde que nació su pequeña lloraba prácticamente todas las noches haciéndoles imposible conciliar el sueño. Contento se deslizó a su habitación Diana ya estaba descansando se quitó la camisa mostrado un pecho musculoso, lleno de vello negro. Luego se sentó, se quitó sus botas cuando iba a quitarse el pantalón. Sintió un golpe de electricidad por todo su cuerpo, una pequeña piedra negra le alerto que su presencia era necesaria.

Maldijo. Pensado que ojalá no se trate de una falsa alarma con tristeza miro la cama, tomo la camisa negra que había tirado al piso y empezó nuevamente a vestirse.

En el castillo real, Gregory estaba moviendo su pluma con si fuese una espada, lo que más odiaba de ser rey era tratar con todo tipo de gente. Albus Novoa era su peor pesadilla había regresado de su destierro de Dumar con una fortuna y sus antiguas pretensiones de ser el elegido para salvar a su pueblo e incrementar su riqueza. Sólo esperaba que la reunión con la cámara de industriales termine y sobre todo que el tonto de su presidente dejara de hablar. Deseaba ir a cenar temprano ver sus pequeños, besar largamente a Ariel y tal vez otras cosas más.

La voz chillona de Novoa lo volvió a la realidad.

―¡Es atroz tener de herederos al trono a ese par de zara...!

Un rayo de energía noqueó a Novoa.

Gregory se acercó con su báculo, y a punto al corazón del hombre que sudaba y respiraba por la boca.

―Si dice algo más de mis hijos o mi esposa lo mato. ¿Entendió? Me importa un bledo la libertad de expresión y lo que piensen el pueblo.

Novoa cayó al piso y temblaba como gelatina, asintió cono la cabeza. Gregory estaba hecho una furia, preguntándose el motivo de la tardanza de Darius, él era quien lo frenaba cuando se exaltaba por esos asuntos.

Tomo varios minutos, al empresario ponerse de pie ayudado por algunos de los presentes. Gregory volvió a sentarse e intentaba contar hasta 100 para no lanzarse encima de Novoa. Sentando observo meticulosamente los documentos. Una tos hizo que alzara el rostro.

― Su majestad, disculpe no fue mi intención molestarlo,    Novoa se limpió el sudor con las manos ― pero, es necesario que los herederos de la coro...

― Albus, no están aquí para hablar de política. Mi intención sobre esta reunión era hablar de ¿cómo reactivar nuestra industria textil? Si no tienen más ideas.

Albus Novoa no podía controlar sus nervios, pensó en el momento que el rey se le acercó que iba orinarse en sus pantalones. Era el elegido , así le había dicho Kellen. Nada le iba pasar o eso esperaba al ver el iracundo rostro de su rey.

―Ssssu

― ¿Qué?


Gregory estaba a punto de perder la paciencia, cuando sintió un golpe de electricidad avisándole de que había problemas.

-Maldita sea, gruño.

Novoa palideció.

-Señores, tengo asuntos pendientes, puede retirarse.

Novoa salio molesto, dando nuevamente excusas. Gregory apurado fue en busca de Garnier.


Darius se quitó el lodo de la cara con la mano. Asombrado juraría que Lulu reía, la perra de su esposa estaba recién bañada, se había lanzando en una gran cocha llenándose de tierra y lodo.El hechicero, grito a su hermano que lo ayudara a sacar al animal, pero Nicolás estaba muy ocupado comiendo el último pedazo de pastel de chocolate.

―¿Nicolás ayúdame?

-Perdona, Cristian pero estoy comiendo además parece que lo haces bien.- Dijo riéndose.

-Maldito, ya me la pagaras. -Darius no pudo decir más, porque una gran mole de pelo y lodo se le fue encima.

Rebeca riendo dejo a sus gemelos en la sala y fue ayudarlo.

Annia estaba realmente cansada Ariel su mejor amiga prácticamente había dejado la organización de la fiesta celebración por los casi 4 años de reinado a ella. Odiaba últimamente esta rutina de su trabajo. Aunque eso no era lo que le molestara, si era sincera consigo misma fue el regreso de Albus Novoa. Lo peor fue encontrarlo en los pasillos del castillo, mirarlo solo le hizo recordar cosas que deseaba olvidar y pensó que había desterrado al fondo de su memoria. Ya no era una niña y eses viejo baboso, no podía abusar de ella.


Respiro hondo quitando esos recuerdos de su mente. Pronto llegaría a casa se quitaría los zapatos, comería un pedazo de pastel de chocolate y leería algo, tal vez una novela romántica. Estaría en su pedazo de cielo particular. Entro en la casa de su prima, saludo pero nadie le contesto. Cansada se quitó los zapatos, se dirigió a la cocina

Buscaba leche y un pedazo de pastel, miro por todos lados. No lo encontró escudriño por toda la cocina hasta que una voz conocida y molesta hizo que dejara de hacerlo.

―Hola Annia.

Ella volteó y lo vio con la boca embarrada de su pastel.

―Maldito. Ese era mi pedazo de chocolate.

Nicolás oculto el plato en su espalda, trago nervioso y se limpió la boca con un pañuelo. Quería lucir inocente, le dirigió una amplia sonrisa mientras decía.

―Yo no sabía que era tuyo, me imagine que no querías comerlo.

―¿Por qué razón no lo desearía?

―Tal vez, por estás muy gorda o eso me dijo Nicolás hace un rato. ―Maliciosamente respondió Darius mientras secaba la cara con una toalla.

Nicolás se puso verde y rojo al mismo tiempo.

―Yo, yo, yo nunca.

―¿Qué? ―Gruño Annia acercándose a Nicolás

Su rostro estaba sonrojado y sus ojos negros parecían dagas apunto de matarlo Nicolás no podía hablar, solo mirarla y pensar cuan bella se veía molesta. Trago saliva, cuando iba a decir algo a su favor un choque eléctrico hizo que se callara.

―Bueno, ¿qué ibas decir?

―Yo, yo...

Annia gruño.

Darius dijo fríamente.

―Nicolás, nos llaman apúrate.

―Pero.

―Nada, es una emergencia. Rebeca debemos irnos.

El hechicero, beso a su esposa y llevo a Nicolás a rastras que aún miraba como embobado a Annia muerta de iras.


7 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendas las cosas que nos has dejado. Como siempre un placer haberme pasado de nuevo.

Saludos y un abrazo.

Anna princesa dijo...

wooooooo!! menudo capi.
Muy interesante la verdad, ya nos dejas con la intriga de que pasará.

Un beso y nos leemos.

Lilyka dijo...

Que bueno, todos se van a reunir otra vez!!!

Carol.... dijo...

Hola Citu... como estas???...

No sabia ke tenias una nueva historia, esta muy buena ya me lei lo que has subido y me encanta ^-^

Gracias por el capi...y ke tengas un lindo viernes

Besos y Cuidate =D

Maria Urra dijo...

Queeeeeee intriga!! todos se reunen:|
tienes que publicar pronto!!!
Genial el capitulo en serio:D
Besos

Iris Martinaya dijo...

Hola mi Citu!

Siento la tardanza, en Málaga estamos en feria y...

Que graciosa lulu, jeje. Y Darius, menudo golpe le marco a Nicolas.

Me voy a por otro capi, buen finde!

Besos

noe dijo...

Regreso de vacaciones y veo que has actualizado muchos capítulos, tendré que ponerme al día.

Bss

Related Posts with Thumbnails