Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 12

Aquí les dejo un nuevo capitulo y les deseo una buena semana


Capitulo 12


Hermanos



Nicolás, estaba a punto de dormirse mientras cabalgaba, sentía que la cabeza le iba explotar y si seguía con ese ritmo iba a vomitar. A pesar de estar tan enfermo, ni por un minuto pidió descanso o bajo el ritmo. Sabía que su hermano lo miraba de reojo y a cualquier signo de debilidad, lo llevaría de nuevo a casa. Por un momento pensó que su vida hubiera sido mejor si no hubiera conocido a Cristian Darius. Miro el camino cada vez se hacía más inhóspito, intentado no pensar.

Una hora después llegaron a un claro, el hechicero hizo que bajen de los caballos y empezó a gritar.

─ Debemos comer algo y que los caballos descansen. Solos a unos pasos están las minas Umix.

Rafael mientras desmontaba pregunto.

─ ¿Por qué no entramos ya en la mina?

Nicolás antes que su hermano contestara dijo.

─ Necesitamos descansar si entramos a la mina agotados con hambre o sueño, absorberá toda nuestra energía y podríamos morir. ¿ He olvidado algo hermanito?

Darius acaricio a su cabello, antes de hablar.

─ No, ― Luego le lanzo un emparedado de jamón y unas pastillas ― Come, duerme y espero que les pastillas alivien en algo tu dolor . Luego se dirigió a Rafael atiende a los caballos y descansa también.

Nicolás miro a su hermano con recelo y le grito.

― Gracias ¿Qué vas hacer tú?

El hechicero puso los ojos en blanco, antes de responder.

― Si no te has dado cuenta nos siguen. Voy ver que lejos están y cuantos son.

― Te acompaño

Darius hizo una mueca.

― Puedo, solo. No me demoraré.

El científico,   gruñó.

― Cristian estoy harto, que me veas como un bebe que no puede hacer nada y al que debes proteger todo el tiempo.

― Entonces no te comportes como uno y ve a descansar. No quiero que en medio camino te desmayes y tenga que arrastrar tu cuerpo hasta Anexu.

― No te preocupes no seré una carga para el gran hechicero Darius. ― Diciendo eso Nicolás se fue.

El hechicero iba alcanzarlo, pero oyó un ruido y fue a investigar.

Rafael, comía sentado en una roca cuando miro a Nicolás echando pestes.

― Va estar bien.

― Odio que me vea como a un niño.

― Es el problema de ser el hermano menor. Sé como te sientes, yo no quería estar en esta misión Moley no me permitió ayudarle. Estuve a punto no ir con ustedes.

Nicolás mordió un bocado de su emparedado, antes de preguntar.

― ¿ Por qué viniste? No es que me queje.

Rafael miró por unos minutos, el paisaje sombrío antes de hablar ― Moley me pidió que confiara en él. Siempre ha estado para mí en mis peores momentos y si necesita que vaya aquí es lo que haré. Para recibir la confianza de alguien tienes que darla primero.

El científico iba a decir algo, pero escucho unos pasos. Se paró dispuesto a atacar, cuando vio que era su hermano.

― Pensé que te ibas a demorar más.

― No hubo mucho que mirar, lo que nos siguen están lejos aun y por lo que vi son 10 jinetes. Darius guardo un extraño aparato en su abrigo.

Nicolás miro con asombro que era un invento suyo.

― ¿Por qué diablos tienes un aparato mió?

― Me lo regalaste si no te acuerdas y es útil.

― Por lo menos algo mió te parece bien.

Rafael se marchó a mirar los caballos para no interrumpir. Darius quiso hacer lo mismo, pero solo miro a cielo en busca de respuesta.

― Eres un idiota.

― Gracias, ya sé que me consideras un estorbo. Nicolás se paró y se alejó de su hermano

Darius se tocó al cabello con las manos y grito

― Nicolás espera.

― ¿Qué quieres?

― No te considero un estorbo.

― No parece, por la forma que actúas. Hiciste todo lo posible para no dejarme ir.

― Lo hice , porque me preocupo por ti. Eres un gran científico, un guerrero genial, pero sobre todo eres mi hermano y lo que te ocurra me importa. Aunque te pese.― Luego de eso dejo a Nicolás con la palabra en la boca y se echo a dormir.

Una hora más tarde iban camino a las minas umix por el camino que había elegido Nicolás, que se sentía culpable por haber peleado con Darius. Llegaron al anochecer a las afueras de Anexu. Darius apenas le había hablado a Nicolás luego de su pelea. Rafael fue a buscar leña los demás organizaban el campamento.

― Cristian, gracias por seguir mi consejo.

― Era el mejor camino. Yo confió en ti como guerrero y científico has lo mismo y dime ¿qué pasa?

― Yo ... ― En ese momento llego Rafael y charla se quedó interrumpida.

Luego de comer organizaron turnos para vigilar, aunque había perdido a quienes los seguían era mejor estar preparados.

Darius tomo el primer turno. Se quedo mirando dormir a Nicolás que roncaba a gusto. Pronto terminaría su turno. Estaba cansado y muy preocupado llegar a Anexu le despertaba malos recuerdos.

Fue en busca de agua, Rafael descansaba al otro lado algo inquieto. Se sentó de nuevo junto a su hermano, mimándolo un poco y al mismo tiempo reflexionando. Desde hace tres años pensaba que la felicidad que poseía ahora se la debía a tres personas que lo habían guiado por el buen camino:

Primeramente Garnier que cuando era niño lo hizo madurar y fijarse en el sufrimiento de otras personas. Si no fuera por él, tal vez habría muerto en los campos de trabajo de Ney Yepes. Fue él, que le hizo ver que era más que un bravucón.

A Ariel Kron le debía que hizo aceptar su misión y olvidar sus odios. Pero siempre cuando pensaba en su felicidad, tenía presente la imagen de Nicolás.

Su hermano le enseño a usar su cerebro, a que le guste lo misterios y la lectura todo lo que había aprendido se lo debía a él, que le mostró un nuevo mundo de posibilidades.

Siempre se acordaría la primera vez que en realidad lo miro. Había sido adoptado por Otto e iba a fugarse no soportaba aquel lugar. en el que se sentía como un intruso.

Estaba a apunto de irse cuando vio a Nicolás ser perseguido por 6 chicos más grandes que él. El hijo de los Fritz era un niño delgado, pequeño, con grandes lentes, de negros cabellos que siempre estaban enmarañados. Por esa pinta inusual y sobre todo porque siempre hablaba hasta marear, era el blanco preferido de los matones.

Iba ayudarlo cuando el muchacho le grito

―No lo hagas, yo puedo solo.

Uno de sus perseguidores se rió

Darius creyó que le darían una paliza, al tonto muchacho lo siguió un poco curioso y dispuesto a intervenir.

Nicolás corrió a una arboleda muy oscura que tenía un extraño olor internándose cada vez el ruido de palomas posadas en los árboles y el extraño olor impregnaban el ambiente

Darius veía preocupado como Nicolás apenas podía seguir pronto sería atrapado. Un momento más tarde Nicolás se paró y muy serio les hablo a sus agresores.


―Me dejan en paz o lo lamentaran

Ellos se abalanzaron a él, que resoplaba con fuerza, apenas sostenido por sus flacuchas piernas. Fue casi sin aliento al bosque, tropezó y cayó en un charco sus perseguidores se adentraron también cuando lo iban a atrapar se escondió en un tronco hueco. Los 6 bravucones se lanzaron encima, sin embargo, fueron picoteados por cientos de aves

Nicolás salio arrastrándose y con cuidado. Darius se le acerco

―¿Estás bien?

―Sí. Te haces tarde, si te vas a fugar. Me imagino que iras a Sivcar o Yasumir, papá se pondrá triste.

―¿Cómo sabes que me voy a fugar?

―Es obvio dijo señalando una pequeña maleta, sabes eres un tonto.

―No, me digas así, cerebrito. Mejor dime ¿Cómo hiciste eso?

―Que les ataran las aves. Me metí a unos de sus nidos sabía que lo harían

―¿Y si te atacaban a ti?

―Tenía que arriesgarme, no tengo tu fuerza para pelear

―Es fácil pelear y no necesitas fuerza solo maña y de eso tienes suficiente. ¿Te enseño unos movimientos, si tú me enseñas algunos de tus trucos?

Nicolás solo le sonrió. ―Ven vamos almorzar.

Desde ese día el pequeño Nicolás se convirtió en su hermano.

Rafael le toco el hombro

― Es mi turno, ve y descansa .

Darius miro a su hermano y luego saco un relicario con la foto de Rebeca, esperaba que ella estuviera bien, la echaba mucho de menos. Se metió en su bolsa de dormir y trato de descansar.

Nicolás se despertó un poco mejor ya le había dejado de doler la cabeza y estaba más descansado miro a Darius dormir a su lado placidamente . Le sorprendió saber que lo consideraba un buen guerrero, no creía que le mintiese.

Tal vez, ya era hora que le revelara su secreto, Rafael le tendió un taza de café y bostezando le dijo.

― Voy a dormir mañana será un día pesado.

Nicolás miro la taza de café en señal de respuestas. Le preocupaba su misión, la relación con su hermano y sobre todo Annia Zor, no podía olvidarse de ella buscándolo, besándolo con pasión y temor. Quiso cerrar su mente a todo, pero por más que quiso la imagen de ella rondaba en su cerebro y su corazón.

Resignado miro el amanecer. Pensó en lo que había sido su vida y lo que pudiera ser si estuviera con ella. Se imagino un futuro, juntos peleando, sin embargo también riéndose, amándose sin descanso.

Por primera vez acepto que estaba enamorado. Luego de aclarar sus sentimientos sintió una gran calma, incluso felicidad. Ahora lo único que debía hacer era lograr que Annia lo amara, con ese pensamiento fue en busca de algo que comer.

Pronto les tocaría partir.





6 comentarios:

Danisa dijo...

HOla Citu!! Buen inicio de semana. Pasaba para dejarte un saludo. Besos

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Si es que el amor... viene así de esta manera... una no se da ni cuenta... je ,je... bonita canción que aquí me viene como anillo al dedo... en este capítulo divino... cuídate amiga, mucho... me hicistes disfrutar. Bss

Cam dijo...

Ou! Me encantó querida!! Te juro, lo amo... lamento no haber comentado mucho ultimamente, pero mi animo no es el mejor... pero ya estoy de vuelta!!
Solo publica pronto, plisss!!

Lilyka dijo...

Muy muy bueno, me encantó. Ojala no tardes en subir la continuación. Que estés bien amiga. Besos!!!

Wendy dijo...

Este Nicolás con tanto talento y sin embargo un poco torpe en cuanto a cariños, no se da cuenta de lo mucho que su hermano se preocupa por el aunque por fin se da cuenta de su amor por Annia.
Este chico lo pasará mal, así es el amor jajjajaj.
Un beso.

Iris Martinaya dijo...

Hola mi Citu

Siento la tardanza, casi no llego a desearte un feliz finde, ya bueno, una feliz noche de domingo. Me encantó este capítulo, me gustó saber de los hermanos de pequeños, que listo Nicolas, jeje, y sobre todo me gustó mucho que al fin reconociera que está enamorado.

Me voy a por el siguiente.

Muchos besos!

Related Posts with Thumbnails