Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 3 de octubre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 22

Aquí les dejo un nuevo capitulo espero que les guste y me alegro mucho que anterior les haya agradado. Le deseo una buena semana

 Capitulo 22 
La excursión 



 Garnier se hallaba muy triste y angustiado. La noche anterior fue una de las peores en su vida. Rafael les contó a Inara y a él, que Moley podría estar muerto. Intentaron comunicarse con su mentor, pero no pudieron. Inara prácticamente les echo la culpa a ellos por dejar que Moley se fuera solo y se fe a buscarlo, sin importar todo lo que le suplicaron. Al final no pudieron detenerla, porque les hecho un hechizo de irius. Desde pequeña lo había utilizado cuando le prohibían hacer las cosas que deseaba. Cuando alguien que no fuera Moley intentaba hacerlo, se hería. Rafael y Garnier solo salieron lastimados. Sin otro remedio contaron a los demás lo que pasaba, ambos sabían que él modo obsesivo y directo de Inara no era la forma de tratar con Aviel Negrui. Por el momento no había nada que hacer,  pronto llegaría la hora de la venganza todo llegaba a su tiempo. 

 La voz chillona de Darius saco a Garnier de sus reflexiones. 

―Maldita sea ¿Dónde has estado? Nicolás acababa de entrar. Estaba  casi dormido, recién bañado y con el estómago sonándole del hambre. 

 ―Yo, yo, yo estaba durmiendo. ― Dijo Nicolás poniéndose rojo y con una sonrisa de felicidad tan grande, que más coraje provocaba a su hermano. 

 ―No me digas. Te dije, que te vería a primera hora, son casi las diez de la mañana. Debías estar a las 7 cuando empezó la reunión de trabajo. ¿Te busque en tu cuarto donde estabas? Ni si quieras estuviste en el desayuno.

 ―Es que no tuve hambre. ―Respondió Nicolás, intentando sonreír con tan mala suerte que su estomago sonó pidiendo alimento. 

 ―En serio no tienes hambre y yo que iba mandarte a pedir comida.  Nicolás quiso matar a Darius pero solo pudo hacer una mueca rara. 

 ―Bueno dime ¿dónde estabas? 

 ―Yo, yo, yo.  Garnier decidió apiadarse de Nicolás o evitar a que Darius le saliera espuma. No estaba seguro. 

 ―Deja de hablarle o vas llegar tarde de la excursión que el rey Epifanio organizó para nosotros. ¿O no deseas pasar estas últimas horas con Rebeca? 

 ―Sí, ― exclamo Darius suspirando como un colegial. 

 ―Nicolás examina los documentos te veré en la gran cena que dará el rey.

 ―¿Por qué no puedo ir?   Darius se puso rojo y cambio a un color morado, como si no tuviera suficiente aire y estuviera a punto de ahogarse. ―¿Por qué? Acaso no te das cuenta que tenemos menos de 80 días para encontrar las piedras de poder, manejar un arma que solo tú puedes ver. Si te hubieras quedado anoche sabrías que murió uno de nuestros aliados más importantes, y otro esta peligró. 

 Para ti esto es un juego, haces lo que se te da la gana y todavía tienes la osadía de preguntar, cuando se te manda a cumplir tus responsabilidades. 

 Decidiste ayudar, te uniste a esta expedición contra mis deseos. Ahora debes cumplir tus obligaciones o te vas. Darius termino de decir eso y salio golpeando la puerta, a Nicolás nada de lo que dijo le importo. 

Solo podía pensar en que se iba separar de Annia, que este iba ser su último día juntos en mucho tiempo. Y él tenía que estar encerrado en la biblioteca como un niño malcriado. Golpeó la mesa no lo iba a permitir, este día sería especial se lo debía a ella. 

 Annia, bostezo por quinta vez apenas podía mantenerse en pie. Diana le dio una taza de café que tomo con gran deseo. Cerró los ojos y por un momento se perdió en las imágenes de lo que había ocurrido anoche. Alguien le toco el hombre y la despertó de su ensueño. 

 ―Vamos Annia a la excursión por la cuidad, el rey Epifanio nos espera.  Annia miro a su prima que estaba junto a Darius. 

Todos sus amigos hacían cola para entrar a la nave. Busco a Nicolás, pero no lo encontró. ―¿Dónde esta Nicolás? ― Pregunto acercándose a Darius un poco nerviosa. 

 ―Él se quedara trabajando. 

 A Annia esa noticia le cayó, como un balde de agua fría. Estaba pensando en la mejor manera de excusarse y quedarse en la base cuando Ariel le dijo. 

 ―Espero que te quedes aquí. El rey Epifanio preguntó mucho por ti anoche y es mejor no enemistarnos con él. 

 Annia suspiro con tristeza, miro a su amiga charlaba con su esposo, su prima era abrazada por el suyo, hasta Arik besaba a su pareja. No era justo, sabía que Ariel se iba enojar pero quería estar con Nicolás ¿Quién sabe cuando lo volvería a ver? 

 Iba a escabullirse, pero   fue jalada hacia las sombras. Estaba a punto de gritar hasta que oyó la voz de Nicolás. 

 ―Sígueme. 

 Sin dudarlo fue con él, no importaba cuantos problemas tendrían mañana.

El rey Epifanio deseaba irse lo más pronto posible, odiaba esta en los dominios de su  ex esposa para llevar a sus invitados a lo lugares más bellos de la región o esa era la excusa que habían planeado con Rostov. Mando a su sobrina a buscar Annia. 

La princesa dragón  hallo  Annia  en los hangares a punto de coger un deslizador para escaparse junto a Nicolás.    

Les sonrió, el científico  se puso nervioso no quería que nadie interfiriera en su fuga. Ella se volteó y dijo a uno de sus soldados. 

 ―Dígale a su majestad, que Annia Zor se marchó a una excursión privada.  Nicolás le devolvió la sonrisa y se marchó con Annia sin saber a donde. 

Volaron un buen rato sin rumbo fijo, ninguno de los hablo mucho estaban demasiado nerviosos para hacerlo. Nicolás descendió en un poblado, se moría de hambre y decidió que estaban lo suficiente lejos para que su hermano u otra persona interfiriera. Annia estaba encantada sintiendo la cercanía de su amante nunca habían estado a solas para conocerse. 

Caminaron en busca de un restaurante, llegaron a un mesón muy sencillo. Nicolás pidió algo que comer, mientras Annia recorría el lugar, un poco curiosa. Como no llegaba, fue a buscarla la encontró jugado con un pequeño cachorro de color canela y grandes orejas. Ella estaba encantada con el animal, más feliz de lo que nunca la había visto.  

 Cuando lo vio dejo al cachorro con su madre. Entraron el lugar Annia no le hizo reparos a la comida sencilla y Nicolás se sintió bien con eso. Comieron con mucha compañerismo, en un momento él preguntó.

 ―¿Te gustan los animales? 

 ―Mucho  Dijo Annia saboreando un poco de mermelada de fresa que se le escapaba de la boca. Nicolás trago con deseo de probar nuevamente esa boca que tanto placer le había dado anoche. 

Annia enrojeció la cara de Nicolás era de lujuria tan pura y fuerte le hizo recordar lo que hicieron juntos. Se sentían un poco nerviosa él tomo su mano, ella tembló de deseo. Una mesera se les acerco y enfrió el ambiente.

―¿Desean algo más? Nicolás negó  con la cabeza. La camarera  se fue. 

 Annia miraba hacia la puerta, para luego decir. 

 ―Sabes Lulu, la perra de Rebeca era mía. Yo se la di. para que la protegiera. A veces siento que me falta una mascota pero la tendré cuando posea un hogar, ahora estoy en el de mi prima. 

 ―¿Y no has pensado en encontrar un hogar propio? 

 ―Hasta ahora no. Odio la soledad, estuve mucho tiempo separada de ella y quiero recuperar el tiempo perdido.

A veces siento como algo muy lejano el tener alguien que me ame o quiera algo. Como te dije una vez yo no creo en el amor. Nicolás tomo su mano y le susurro al oído sin importar  que alguien los viera  ―Pero yo lo encontrado, si me sigues te voy a enseñar a descubrirlo. 

Será mejor irnos.

Annia toma la  mano sintiendo que su corazón estallaba en mil pedazos.  Caminaron junto tomados de la mano sin decirse palabra Nicolás la llevo a una arboleda caminaron a una montaña escalaron un buen tiempo Annia a veces se quedaba sin aliento, y él le dolía la pierna. Ambos se apoyaron para subir  ala cima del monte.   

Cuando llegaron Nicolás le dijo. ―Cierra los ojos Annia tan solo unos minutos.  Ella lo hizo se dejó llevar un rato estuvo a punto de caerse pero él no la dejo. A veces quiso abrir los ojos sin embargo, porque se lo prometió los dejos cerrados. Lo único que hacía era tomar su mano más fuerte cuando sentía desfallecer sabía que Nicolás estaría a su lado. Él tenia miedo a veces quiso soltar o mostrarle lo que deseaba a Annia pero espero llegaron en medio de la montaña a un lago escondido donde miles de cerezos botaban flores rojas y rosas. 

 ―Abre los ojos.

 Ella vio un gran paisaje que la dejo sin habla , pero lo que más le emociono fue lo que dijo Nicolás susurrando a mientras la abrazaba. ―Solo confía en mí. Descubriremos juntos el amor.

 Estuvieron juntos viendo el paisaje y luego se amaron nuevamente en aquel desolado paraje esperando nunca más separarse. 

 A las 6 de la tarde volvieron al castillo.



7 comentarios:

Wendy dijo...

Lo cierto es que Dárius podría aflojar un poquito con Nicolás, lo lleva asfisiadito al pobre, claro no sabe que acaba de pasar una noche muy movida, tanto Nicolás como Annia merecen tomarse el día líbre.
Feliz semana, guapa.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Pero cuánta razón tiene Wendy, pobre Nicolás, bueno, yo amaba a Darius mucho, bien lo sabes, pero ahora Nicolás necesita un poquito de libertad para estar con su amada y ese lugar entre cerezos que elegistes se ve perfecto!!
Muy buen relato, se me abrió el apetito, ja ,ja...
Bss, amiga, cuídate...

Páginas en Blanco dijo...

Que romántico es Nicolas, y que bonito esto último que le dijo. Espero que a su regreso al castillo no se encuentren con otro problema.

Un beso mi Citu!

Iris Martinaya dijo...

Hola otra vez, creo que te comenté con el perfil de Páginas, pero soy yo, jeje.

Un beso

Ricardo Miñana dijo...

Un capítulo bien labrado.
feliz semana.

Danisa dijo...

Hola! buena semana, te dejo un beso y gracias por pasar por el blog ^^

Cäяιthσ カロル dijo...

Hola Citu.. como estas¿?¿?¿?

Bueno ya hoy estoy al par con todo los capitulos, si que me habia perdido, pero por fin ya los lei... me encantooo lo que estaba leyendo y me encanta Nicolas es super romanticooo.. y estoy de acuerdo con todas, el necesita mas libertad.

GRACIAS POR TODOS LOS CAPITULOS.

Besos, Cuidate y que tengas una linda semana

Related Posts with Thumbnails