Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 20 (parte 2)

Bueno aquí les dejo un capitulo más y les deseo una buena semana

Capítulo 20

Las  guerreras  ( segunda parte)


Cuando tomaron las cosas y estaban apunto de marcharse. Las mujeres, se miraban las unas a las otras, sin saber que decirse y con mucho miedo. Se sonrieron nerviosas, intentando darse esperanza. Annia camino miró por ultima vez a sus amigas Rebeca iba a rescatar a Darius, Diana ayudaría a Arik, Yusbel se quedaría ayudar a Garnier.

Ella daría los lanzallamas a la princesa dragón. Estaba aterrada en toda la reunión formulando planes, no dijo una sola palabra. Solo sabía que tenia que ayudar a Nicolás, esperaba verlo vivo sin una herida, quería abrasarlo de nuevo y  besarle solo una vez más. No tenía idea que le iba decir cuando lo viera como se comportaría. De lo único que estaba segura era, lo mucho que lo había extrañado y saber que estaba en peligro la impulsaba seguir. No era una guerrera, no tenía mucha educación como su prima. Solo su valor y tenacidad la impulsaban, vio a la princesa dragón esperándola y decidió evadirla. Sabía que ella tomaría los lanzallamas y la mandaría de nuevo a la nave. Para ella era muy importante ver a Nicolás no podía esperar en la nave sin hacer nada, debía ayudarlo su corazón se lo ordenaba.

 ****** 

 Rebeca miró a su alrededor su prima y Diana la habían dejado sola, se había perdido,  casi todos los materiales de su botiquín los había tirado. Apenas podía cargar con tanto peso y la verdad no era una guerrera, temblaba llena de miedo. Se preguntaba que había pensando cuando convencieron a Garnier de irse ayudar. Y si moría tratando se salvar a Darius quien se haría cargo de sus gemelos, no podía pensar en eso ahora. Ya había tomado una decisión iba ayudar a liberar al hombre que amaba, no quería que sus hijos se críen sin su padre. Respiro hondo no podía claudicar ahora. 

 Gregory vio a Rebeca y pensó que debía matar a su cuñado, si salía vivo. Se preguntaba una y otras ¿en qué rayo estaba pensando cuando mando a esas mujeres allí? Rebeca ni siquiera ocultaba su posición, cualquier momento uno de los hombres de Negrui la vería y apresaría. 

Rafael ya había salido a retar Aviel Negrui, casi la mayoría de hombres estaban concentrados en la pelea Se apresuró a ir a donde, se encontraba ella y la empujo para ocultarla, si bien los ladrones que estaban distraídos. Sin embargo, había algunos vigías. Era preciso ser cauteloso algunos vigilaban de vez en cuando. La idea del rey Epifanio había sido muy buena, ni bien apareció Rafael todo hombre del campo fue haber la pelea. De tal forma que la princesa la striptease de la princesa Catalina fue ignorada, ella ofendida hizo un berrinche que hizo que hierran a su nuevo amante. 

Aviel para distraerla le mando a torturar a Darius, con la condición que no lo matara, ella y tres de sus hombres fueron a un edificio distante. Gregory estaba encantado seria más fácil rescatar a su amigo con tan pocos obstáculos, lo que más miedo le daba era que Rebeca no pudiera controlarse al verla la forma sádica en la que era torturado su esposo. Así que decidió tomar los lanzallamas y mandarla a la nave. 

Pero, en ese instante Darius grito del dolor al ser su brazo quemado. Rebeca piso a Gregory lo empujo y corrió como loca al edificio derrumbado, fue capturada irremediablemente por los hombres de Negrui. 

 Catalina rió al verla 

 ― Así, que la ballena, va a rescatar a su marido. Tanto miedo tienes de no encontrar otro hombre con tan mal gusto. 

 Rebeca no dijo, Gregory no sabía que hacer para salvarla, fue cuando Catalina le dio una cachetada. 

La curadora es ese instante clavo unas púas a lo hombres que le sujetaban dejándolos paralizados. Dairus intentaba liberarse desesperado temiendo que Catalina le hiciera daño a la mujer que amaba. 

Rebeca le sonrió y dejo que la ex princesa se le acercara de nuevo a golpearla, aun ella no se había dado cuenta que los hombres que la protegían estaban paralizados. Iba a lanzarle un golpe a Rebeca pero esta le sujeto el brazo y le clavo como 10 púas venosas en los brazos dejando a Catalina paralizada, con la piel roja y comenzado a en roncharse. 

 Darius tardo un minuto en reaccionar . 

 ―¿Rebeca que haces aquí? 

 ―No es obvio te vine a rescatar.

― Dijo Rebeca acercándose a Darius y rompiendo sus ataduras. 

 ―¿Y los niños? 

 ―Están con tu madre, antes que me reclames… 

Darius estaba libre y lo único que pudo hacer fue abrazarla y besarla. Quería gritarle hasta el cansancio, pero no tenía fuerzas, ni animo para nada más que amarla. En ese instante se apreció Gregory. 

 ―¿Pueden dejar de hacer eso? Darius miro a su rey sorprendido 

―Maldita sea, ¿Gregory que haces aquí? 

 ―Vine a salvarte. 

―Ayyyyyyyy ― Grito Rebeca al ver una planta negra acercarse a ellos y lanzo fuego en forma desesperada terminando con la planta. 

 Los tres corrieron hacia la nave. Pronto Ariel y su grupo tomarían las joyas de la cuidad para despertar a los gigantes de piedra. Diana lloraba y maldecía al mismo tiempo, su esposo Arik la envió a la nave con toda su carga diciendo que no podían trepar a los gigantescos edificios llenos de piedras preciosas con tanta carga. 

 Oyó unos gritos y fue haber en vez de ir a la nave, se quedó estupefacta al ver a Gregory lanzando llamas a una planta que parecía devorarlo todo. Corrió otra vez en busca de Arik y su grupo.

Su marido, estaba trepando a uno de los edificios, cuando vio volver a Diana. Se sentía muy mal por haberle gritado, a pesar de que se ganaría una reprimenda de Ariel empezó a bajar. Cuando oyó a Diana gritar . 

 ―Muévanse, que pronto serán atacados. 

 ―¿Qué diablos?― Grito Arik cuando vio que atrás de Diana avanzaba una nube negra. 

 La  dama blanca, se viró y empezó a utilizar los lanzallamas con fiereza. Ariel e Inara ni siquiera vieron la escena siguieron subiendo. 

Ariel cansada toco con distracción una de las piedras preciosas, luego sintió un estruendo y apenas pudo agarrase del edificio, que empezó a transformarse en un gigante de piedra. 
Diana mando un deslizador a su mejor amiga, Arik casi se mata, pero pudo bajar sin ayuda. Inara recibió el otro deslizador y bajo sin problemas la tierra temblaba, grandes rocas caían y las matas negras empezaban avanzar cubriéndolo todo. 

 Arik fue a lado de su esposa y le dijo en voz baja y con vergüenza. ―Perdón, tenías razón llanic. Diana sonrío con placer, sin importarle que estaba aterrada, con raspones y calor. 

 Gregory mandó a Rebeca y Darius a la nave, y fue en busca de su esposa para intentar ayudarla miro a la plaza los matones corrían aterrados.  Solo Rafael y Aviel Negrui luchaban sin importarles que todo alrededor colapsa. Ariel corrió a los brazos de Gregory y lo beso desesperadamente. 

 ―Monstruo, temí que te hubiera pasado algo. 

 ―No hay tiempo para eso ―Grito, molesto Arik que veía partir a la mujer que amaba. 

 ― Cierto.  Respondió Ariel sonrojada, mientras como todos iba en busca de Nicolás y de la princesa dragón. 

 ****** 

Adela estaba furiosa esas chicas tontas arruinarían su misión, odiaba fracasar en algo. Resignada se quitó el sudor del rostro eran mediodía y el calor era abrasador. Sintió un fuerte temblor y oyó unos gritos. Fue rápidamente en esa dirección Annia trataba de salvar a unos de su hombres de ser tragado por una hiedra negra. Enseguida empezó ayudarla, con trabajo pudieron salvar al hombre. 

 Debían actuar rápido y entrar al edificio mandaron al soldado a la nave. Juntas entraron antes que la hiedra negra las alcanzara. Todo temblaba y algunas piedras caían. A ambas les daba miedo quedar sepultadas. 

―Aquí es el lugar, donde se encuentra tu amigo ―Dijo Adela mirando como una gran piedra casi les cae encima. 

 ―Déjame bajar a mí. ―Suplico Annia. 

 ―No, solo conseguirás matarte y perder tiempo. 

 ―Por favor necesito ir, ver si está bien. Ese hombre es importante para mí. Tengo tanto miedo, por favor a… 

 ―Deja de hablar. Me va a dar dolor de cabeza. Ve si tanto quieres ir, pero si te matas no es mi culpa. 

 Annia sonrió y estuvo a punto de abrazar a la mujer, hasta que vio su rostro poco amistoso. Se ató una cuerda y rezo por no matarse antes de encontrar a Nicolás. 

 Adela se sentía rara, odiaba dejarse llevar por sus emociones en el fondo era una romántica, minutos después que Annia bajo. Llegaron el rey de Sivcar, su esposa y otro hombre. Nicolás estaba sentado en la tierra llena de dolor, no veía nada y apenas podía defenderse de que una planta lo eliminara, podía percibir como rozaba su piel y quería estrangularlo. 

Sintió una presencia extraña, alguien bajo. Tomo lo primero que encontró y le pego 

 ―Maldita sea.  

―¿Quién es? Pregunto Nicolás esperanzado parecía la voz de Annia, pero era imposible ella estaba segura en Sivcar. 

 ―¡Mierda! ¿Siempre me vas a preguntar eso? ―Annia dijo. ― Mirando a Nicolás tanteando en la oscuridad, cuando ella lo vio así quiso llorar. Se contuvo y se lanzó a sus brazos. 

Estuvieron un rato solo acariciándose, sintiendo el calor del otro. Hasta que Nicolás empezó a besarla el rostro, el cuello, los labios con desesperación.  

 ―No sabes, como te extrañado. Pensé que moriría, sin verte 

―Murmuro contra la piel de Annia. ― Ella tomó su rostro y lo beso en la boca, no quería hablar solo deseaba sentir su contacto. 

 ―Lo encontraste Annia. ― Gregory gritó. 

 Dejaron de tocarse se miraron con deseo, pero sabían que tenían que volver al mundo real. 

 ―Sí, está bien es hora que nos saque de aquí. 

 ―Aún no, ―dijo Nicolás encontré el libro solo debemos encontrarlo y copiar lo que necesitamos. Yo no veo pero tú puedes ser mis ojos, te necesito Annia. ¿Me ayudas? 

 Ella le sonrió y pregunto ―¿Qué debo hacer? 

 ―Busca un libro rojo con un dragón negro. Annia pasó varios minutos hasta que lo encontró. Nicolás y ella ataron la cuerda alrededor de sus cuerpos, momentos más tarde fueron jalados. Gregory los ayudo a salir casi todo estaba en penumbra les tomo mucho esfuerzo y terminaron con todos los lanzallamas pero llegaron a la nave. 

En el exterior, todos incluso el rey Epifanio puesto una gran venda ayudaban a no dejar que la hiedra avance y destruya la nave. 

 ―Marchémonos ¿qué esperamos? ―Gruño Adela 

 ―A Rafael, ― dijo Diana a punto de caerse al suelo Arik la sostuvo. 

 ―Enciendan los motores yo lo busco, antes que alguien pudiera detenerla ella fue corriendo tomando el último lanzallamas. 

 Los hombres de Aviel Negrui parecían haber muerto, solo su jefe peleaba con aún con Rafael Santini Vio aparecer a la princesa y dijo 

 ―¿Parece que te buscan? 

 ―No me iré hasta matarte. 

 Aviel rió y con un chasquido lanzo las matas negras sobre Rafael, mientras huía en busca de la princesa Catalina, la encontró tirada en el piso a punto de ahogarse. 

 Rafael maldijo iba morir fue cuando vio una cara enfada y llena de sudor, era la princesa Adela, más bella de lo que recordaba ella casi le quemo para liberarlo 

 ―Ay, ten cuidado. 

―Agradéceme que te ayudo, aunque es contra de mi sentido común. Vamos.  

Unos minutos más tarde salían de ese horrible e inhóspito lugar volar acechados  por  por grandes monstruos de piedra y  los tentáculos de varias plantas. 


viernes, 23 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 20

Bueno  aqui les mando un nuevo capitulo y les deseo un buen fin de semana

Capitulo 20 

Las guerreras (1 parte)



Kellen saboreaba su victoria, Nicolás Fritz moriría pronto al igual que el gran hechicero Darius. Se sentó en una roca a lo lejos escondido viendo como los hombres de Negrui acababan con sus enemigos. A pesar de eso, se sentía intranquilo, mando a Lara a investigar. Su fantasma volvió asustada. 

Habían llegado tropa del rey de Sivcar y del rey de Jaén . Kellen no iba a dejar que la victoria se le escape de las manos. Tomo un puñado de tierra y conjuro en voz baja y decidida.

 — Amiyyyy justir 

 Una planta negra empezó a crecer Lara quiso toparla, su amo no la dejo.

 — Ven sera que nos marchemos un lugar más seguro. 

 Estas plantas matan a todo lo que se mueve. 

Al otro  lado de la cuidad perdida  Rafael estaba preocupado por las palabras de Aviel, sería cierto que sus amigos murieron. La mascara de Moley estaba en el suelo terroso y destruido de la principal plaza de Anexu. Acercarse a Nicolás era casi imposible habían 7 hombres custodiando el lugar donde cayó. Lo que le hacía preguntarse porque tantas precauciones si estaba muerto.

 Había recibido un mensaje de Garnier que estaba por llegar era mejor esperarlo. Unos silbidos y vitoreós le hicieron mirar a la plaza, donde Catalina bailaba desnudándose para Aviel Negrui y sus hombres. Verla comportándose de esa manera solo le daba asco y lastima. Cuando tiempo perdió de su vida amando a semejante cualquiera, se preguntó desolado. 

 Minutos después, le llego la señal que esperaba, por fin venían refuerzos, solo le rezaba a la diosa para tener suficientes fuerzas y matar a Negrui. Mientras caminaba esperaba que Garnier no hubiera traído a Inara, siempre le disgustó que se presentaran a las misiones peligrosas, por más fuerte guerrero que fuera, una mujer  era vulnerable. Deseaba que estuviera segura en el castillo donde era su lugar con las otras mujeres. 

 Llego donde su socio y amigo lo esperaba, anduvieron hacia fuera de la arruinada cuidad, sabía que una gran nave construida por Nicolás Fritz lo esperaba. Fingió estar embelesado mirando a la nave. Una persona lo había seguido, se viró por sorpresa y le tiro una daga. Su perseguidor lo evadió y se lanzó encima. Era muy flaco y pequeño para ser un hombre, tal vez fuera un muchacho cuando lo vio mejor se sorprendió era una mujer, que poseía unos bellos y profundos ojos grises con la boca gruesa y sensual. Quiso besarla sin importarle, que ella estuviera a punto de herirlo, eso hacía la situación más deseable. 

 Adela estaba complacida el tonto se distrajo mirándola, el hombre en vez de atacarla le toco ligeramente el seno izquierdo, su cuerpo tuvo un ligero cosquilleo, no debía pensar en eso así que le golpeo en la entrepierna y con su cuchillo lo amenazo con cortarle el cuello 

 —¿Te rindes? 

 —No piojo

 —¿Piojo— ella se quedo mirándolo minutos confusa, El ladrón aprovechó y le arrastro por sus cabellos. Garnier harto gritó. 

 —Ya dejen de pelear no queremos atraer a nadie 

 —Entonces no grites.— Contesto Rafael aun jalando la trenza de Adela. 

 —Suéltala. 

 —No es necesario- —dijo Adela empujando a Rafael al piso y parándose adolorida, 

—Él me ataco.

 —Ella se me lanzó encima y me seguía.  

 — Bueno , estamos en el mismo equipo. Así que no peleen nuevamente — Grito Garnier poniendo los ojos en blanco. —Ahora es tiempo para las presentaciones. Este tonto, su alteza es Rafael Santinni. 

 Ella solo movió la cabeza con desdén, como si Rafael apestara o fuera un insecto muy desagradable.

 —Rafael, ella es la princesa dragón 

 —Te equivocaste Garnier, ella es la princesa pulga. 

 Adela se puso roja de las iras nunca un hombre se había burlado de ella, lo miro con deprecio y dijo. — A palabras necias oídos sordos.  — Luego de pronunciar esas palabras, se marchó a la nave. Garnier gruño e hizo pasar a Rafael adentro de la nave 

Ya en la nave luego de las presentaciones de  rigor se presento la estrategia del rey de Jaén,  El plan del rey era una locura pensaba Rafael, pero por lo menos tenía un punto bueno podría matar Aviel Negrui o morir en el intento. Cuando les contó como llego Negrui y los invadió con sus hombres no menciono que Nicolás y Moley,  estaban muertos. Por el momento dudaba de la palabra de esa serpiente. 

Rafael miró a las personas que iban a Anexu era muy probable que ninguno saliera vivo. La mayoría de mujeres se quedarían en la nave junto a Garnier que la piloteaba y el rey Epifanio. Cuando todos partieron Rebeca empezó a llorar, como deseaba haber ido ella también a salvar a su esposo Annia se apresuró a consolarla, antes que el rey Epifanio se acerque a ellas y se fue con su prima al fondo de la nave. 

 Annia rezongaba en voz baja porque dejaron ir a Inara, Adela y Ariel ; mientras a ellas no. Yusbel y Diana se lo tomaron mejor y estaban preparando las cosas por si acaso hubiera heridos, huyendo de las miradas lascivas del rey. Garnier salio de la cabina un rato para vigilar que ese hombre no hiciera nada indebido, se sentía intranquilo por sus amigos y por el pacto que se hizo con el rey Epifanio. 

 El rey le vio y se acercó a Yubel retador. La princesa que aún preparaba el equipo le sonrió y se alejó de él, para ir a los brazos de su esposo. Ahora Garnier sonreía triunfante Yusbel aun los fuertes brazos de su marido, miro a la ventana una mariposa se posaba en una flor buscando alimento. Por un momento vio a Lara Castillo, luego sintió un fuerte escalofrió. Pensó que le daría un ataque por los nervios. Sin embargo, no fue así, lo que tuvo una premonición. El rato que Darius era salvado una gran planta negra y dura como hielo los atacaba, vio como su hermano la vencía con fuego pero eran tantas y casi no podía utilizar magia, por lo que fue doblegado rápidamente. 

 La voz de Garnier y un olor fuerte a lavanda le volvieron a la realidad. 

 —Garnier, la misión esta en peligro 

 El rey Epifanio se acercó a comprobar el estado de Yusbel y dijo 

 —No, lo creo. Mi plan es infalible no podemos depender de una simple visión 

 Yusbel miro a su esposo en busca de apoyo 

 —Alertaré a los demás dijo soltándola. Ella se quedó en un sillón abrazada por Diana. Respiro hondo, se alejó de su amiga y fue tras su esposo. 

 —No servirá de nada debemos ir con lanzallamas, el fuego es la única forma de eliminar a la planta que surgirá cuando liberemos Darius y Nicolás. Amor solo el fuego lo lograra, confía en mí.  

—Querida, sé que crees que lo que viste es real, pero ya es tarde solo debemos esperar que funcione mi plan. 

 Garnier no se deje vencer por el cariño. 

 —Garnier, escúchame —dijo desesperada Yusbel. 

 —No lo haga mándeles un mensaje a lo sumo. 

 Annia cansada de la chachara del rey y sobretodo preocupada por Nicolás se acercó por detrás y le pego con una bandeja de plata. El rey cayó. Garnier lo miro y ni siquiera fue ayudarle. Luego miro a la ventana y volvió a observar a los ojos negros de su esposa que lo veían esperando una respuesta. 

— Espero que tengan un plan, las mujeres rieron victorias y Yusbel fue a besarlo.



miércoles, 21 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 19

Bueno aquí les dejo un nuevo capitulo y respondiendo a tu pregunta  si hare   tres libros más de esta saga y la terminare. Un libro sera de Moley, otro de Rafael y de Saint Germain. Ahora les  dejo con   mi relato espero que les guste,

Capitulo 19  


Los planes del rey Epifanio



Epifanio miro temblar a Annia y sonrió. Todo iba según sus planes. Había diseñado esta estrategia por las evasivas de Gregory. Quería saber la verdadera razón por la que se le pedía su preciada piedra Brinsi, su familia había dado la vida por poseerla,  no la iba dejarla sin un buen motivo. 

El momento que iba mandar algunos espías, la princesa Yusbel se ofreció al sacrificio con sus amigas para venir a robar su piedra. Estaba seguro de eso, cuando vio a las muchachas lo pensó fríamente antes de escoger a Annia, ahora aplaudía esa elección. La mujer no solo le tenía asco sobretodo le temía. Estaba en la puerta con sus grandes ojos negros bien abiertos, pensando con que golpearlo. Epifanio nuevamente la miro con lasciva y sonrientemente, como si tuviera las cartas ganadoras.   Annia solo quería salir corriendo y se fue acercando a la mesa el candelabro sería ideal si deseaba golpearlo , estaba con las manos atadas pero tal vez pudiera tomarlo así. 

─Ven a sentarte y ni se te ocurra creer que vas a poder vencerme. Annia no vas poder golpearme. No te haré daño, si haces lo que te pido. 

 ─No se atreva a tocarme. ─Grito Annia con desprecio. 

 El rey rió. Pasaron uno minutos en silencio Annia tensamente sentada a punto de gritar o llorar, no lo sabía, mientras el rey solo veía meditando que hacer. Cuando hablo, Annia se asustó. 

 ─ Annia, te deseo eres una mujer muy bella. Aunque lo dudes no pienso tocarte en contra de tu voluntad. No tengo necesidad de eso solo con chasquear mis dedos cientos de mujeres se tirarían a mis pies algunas más bellas que tú. Solo quiero que me digas la verdadera razón por la que quieren la piedra de Brinsi. 

No creo esos cuentos que Rostov me ha dado, sobre que el mundo se va acabar en 100 días, si no les doy la piedra No soy un hombre tonto sé que debe haber un motivo importante para que se hayan mezclado. Además, la reina Ariel y esa huida hacia dentro de nuestra frontera con Anexu, es muy intrigante. Te juro, muchacha que si me dices la verdad, ayudaré a tus amigos a los que están en Anexu y daré la piedra a Gregory.

Necesito que me digas la verdad, y no intentes mentir que lo haces muy mal. 

 Annia se quedó callada unos minutos la verdad, no había muchos caminos. Tenía que ayudar a Nicolás y el rey debía saber algo. No confiaba en él, pero decidió decirle cuanto sabía.No podía empeorar las cosas. En toda la conversación el rey apenas le miro. Ella hablaba sintiéndose impotente y llena de miedo. 

Minutos más tarde,  fueron interrumpidos porque tocaron la puerta. Annia callo un poco nerviosa y expectante. 

 ─Majestad el rey de Sivcar ha traspasado nuestras fronteras. 

 ─Llámenle y díganle que me vea en Aris. Su esposa lo está esperando allí y yo iré en poco tiempo. También busca a la princesa Adela necesitó charlar con ella. El hombre asintió. 

─¿Se le ofrece algo más majestad? Por el momento no. Puedes macharte.   El soldado,  volvió a asentir y se inclinó. 

 Cuando se fue el rey se acercó a Annia , ella volvió a temblar. 

 ─Tranquila, si te mueves te lastimaré.    La desato, para sorpresa de ella. 

Luego entró la  princesa dragón. 

 ─ Adela libera a la princesa Yusbel y sus amigas, he logrado lo que he deseado. También prepara las naves rápidas para ir a Aris. Quiero,  5 de tus mejores hombres nos acompañen. 

 ─ Tío, es muy peligroso. 

 ─Lo sé- Miro a Annia y le pregunto 

 ─¿Qué esperas para salir? ¿No quieres ir Anexu y liberar a tus amigos? 

 Annia seguía sorprendida asintió y se marchó, mientras el rey discutía con su sobrina. Luego de unos minutos, llegaron Yusbel e Inara se vistieron rápidamente con pantalones y pudieron llevar armas.  En los hangares estaba el rey esperándolas con su sobrina que las veía de mala manera. 

A Gregory le sorprendió el escueto comunicado del rey Epifanio, cuando aterrizo, Ariel lo esperaba un poco preocupada. Se abrazaron y besaron saboreando el momento de paz, fueron interrumpidos por el la llegada del rey Epifanio. 

 ─Majestad, pido una explicación ─ Dijo altivo y frió Gregory. 

 ─Yo no te debo ninguna explicación pequeñin. Tú necesitas mi ayuda, mi piedra de poder y no puedes perder más tiempo. Te propongo un trato. En vez de irse al castillo fueron a la nave del rey de Sivcar, luego de unos 15 minutos Gregory accedió el convenio, porque no tenía más remedio y eran solicitudes justas. 

 1. Al rey cuando la crisis acabara le devolvían la piedra Brinsi además se le sería concedida la piedra Reus . 

 2. Desde ahora el rey Epifanio sería informado de todos los movimientos y un represéntate de él ayudaría en la misión. (La princesa dragón) 

 3. Gregory y Sivcar apoyarían y protegerían a su sobrina cuando muriera, a pesar de poder desencadenar una guerra. Ya que el rey quería que ella tomara su puesto en vez de sus innumerables y tontos hijos. 

 Cuando se firmó el acuerdo, fueron a las afueras de Anexu, a salvar Darius y sus amigos. Gregory no tenía ningún plan , pero el rey Epifanio si lo tenía espera que no fuera demasiado tarde y que la estrategia funcionara.



lunes, 19 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 18

Les deseo una nueva semana y  espero que el este capitulo les guste, 




Capitulo 18

 De mal en peor






Aviel  Negrui

Nicolás se despertó con un fuerte dolor de cabeza y sin ver nada en su totalidad. Había podido evadir los disparos, pero al hacerlo perdió, rompió sus lentes y se golpeó. Lo peor es que momentos antes encontró el libro que buscaba Frustrado en medio del suelo, sabiendo que su hermano y Rafael no podrían ayudarlo. Se desató con y busco con cuidado donde escalar, así estuvo un buen tiempo, casi llegaba a la superficie se resbaló y cayó. 

― Mierda, ― dijo para si Nicolás. Las cosas no podían estar peor, estaba ciego y ahora acaba de torcerse el pie. Como saldría vivo de esta situación. Intento vendarse con algo mientras trataba de calmarse. Solo pensar en Annia le daba fuerzas para luchar. 

Al otro la de Anexu Dairus se había dejado apresar para que Rafael pudiera salir libre y lograra rescatar a su hermano, se quedó petrificado al ver a todos los hombres que trajo Aviel Negrui por lo menos 30 hombres. Está desesperado como escapar con tanta gente alrededor y sin usar magia. Pensó en su esposa e hijos no debía claudicar,quería verlos una vez más. 

Cristian Dairus permaneció algún tiempo atado hasta que Aviel Negrui lo saco a medio de una plaza derruida y lo ato. El hechicero se puso a examinar a ese hombre que era conocido por su crueldad. Era un hombre alto, con cabellos y ojos negros muy fríos llevaba varios tatuajes y era muy fornido, su mirada delata crueldad y rencor. Sabía que seria un enemigo muy difícil de vencer. Aviel iba en su dirección,  a torturarlo pero se quedo hablando con uno de sus hombres, estaban tan cerca que pudo oírlos . 

―Señor matamos a Nicolás Fritz como pidió, pero aún no encontramos a escoria de Rafael Santinni. 

 El hechicero no podía creer que su hermano estuviera muerto. Reprimió cualquier emoción de su rostro y siguió oyendo. 

―¿Llego Pablo con la ex reina Catalina? 

― Muy pronto, señor. 

Rafael estaba escondido cerca pudo ver a Darius en medio de la plaza si lo traían era para ponerle una trampa. No sabía nada de Nicolás y aunque había matado algunos hombres, eran muchos para él solo. 

Los hombres Negrui lo cazaban sin descanso, no contaban era muy escurridizo la vida de sus compañeros dependía de su poder y valentía. Esperaba que Garnier o Moley llegaran pronto en su auxilio. Estaba a punto de ir a ver si podía contactar con Nicolás, cuando vio llegar 15 hombres a caballo junto con la persona que menos esperaba ver en ese fin de mundo. La ex reina Catalina, estaba cansada, acalorada y con ropa ordinaria. 

Catalina odiaba el lugar al que la habían llevado. Salto del caballo, dejando que los hombres pudieran ver su voluptuoso cuerpo, tal vez se divertiría con alguno de ellos. Sonrió coqueta con dos o tres hombres hasta dejo ver algo de su pecho y luego se fue a reunir con Aviel Negrui. 

Ni bien lo vio corrió a sus brazos, y le beso a pesar de recién conocerlo. El desalmado ladrón se sorprendió de que ella sea tan fácil, bueno por lo menos se divertiría con esa puta. 

Luego de manosear y besar un rato a Catalina Aviel grito. 

― Eres tan cobarde Rafael Santinni que ni ver como la mujer que amas. Siendo manoseada por mí hace que salgas de tu escondite. ¿No te afecta o espiar te da morbo? 

A Rafael ver a Catalina solo le dio rabia y asco, aún no entendía como la amo alguna vez.

 ― Bueno no corres por la mujer que amas tal vez lo hagas por un amigo. 

― Se acercó a Darius y lo hirió. Rafael reprimió un grito y tuvo que utilizar su autocontrol para no ir a salvar a Darius. 

― Nada, de nada. ¡Qué fidelidad! y eso que Moley me dijo que lo vengarías, pequeña rata. Luego de reír un rato saco una mascara negra y la tiro en medio de la plaza. Moley pidió piedad antes morir en mi manos Nicolás Fritz también y pronto Darius me suplicara antes de morir ¿Qué esperas para venir y enfrentarme? Rafael se mordió los labios hasta sacarse sangre. Debía pensar con claridad para salvar a Darius y matar a Aviel Negrui. 

***** 

Annia estaba incrédula, mirado a la princesa dragón ese, seria su fin .Adela la miro desafiante, para luego decir. 

― Será mejor que vuelvas la normalidad a mi tío. ¿Dónde están las demás? pregunto. 

Yusbel se adelantó y dijo. ― Escaparon. 

La  princesa dragón  hizo un mueca y ordeno a uno de los guardias  que estaban con ella. 

 Avisa a Draco para que vaya a perseguirlas. 

― ¿Adónde fueron? Yusbel se negó hablar. 

― Princesa, no soy tan dulce y suave como mi tío. Vas a ver como te saco la información llévenla a la mazmorra especial 

― Ustedes dos irán con las reas comunes Unos minutos más tarde el medicamento que le dieron al rey Epifanio surtía efecto.

 ― ¿Así que tenía razón? 

― Sí, tío iba a llevarlas a interrogar. Annia junto a Inara estaba saliendo a la puerta, cuando el rey Epifanio la miro y le sonrió lascivamente. 

― Interrógalas pero deja a Annia Zor, de este bombón me encargo yo. Annia tembló, no solo estaba a punto de ser interrogada y tal vez violada. Si no porque Nicolás corría peligro era la única razón del escape de Ariel y su prima. Gimió de horror cuando vio acercarse al rey. 

****** 

Ariel y sus amigas cabalgan a toda velocidad, mientras ella maldecía no poder ir en deslizadores o medio más rápido. Casi estaban llegando a Anexu cuando empezaron a perseguirlas. Ellas después de algunas maniobras rápidas pudieron evadir a los soldados, aunque perdieron tiempo valioso. Volvieron a la entrada de la cuidad, pero fueron rodeadas por Blaty, uno de los hijos del rey Epifanio. Ariel tembló y pregunto ¿Cómo saldrían de esta? 

********** 

El día de Gregory era fatal extrañaba tanto Ariel que se sentía miserable hasta regaño a sus hijos por qué todo le daba iras. Iba a verlos para comprobar si estaban bien cuando le llego un mensaje que lo dejo helado Darius y la misión de Anexu estaba en peligro. Llamo a su esposa prohibiéndole moverse de Jaén y mando Arik con tropas. Sus soldados estaban a punto de marcharse cuando una nueva noticia le hizo volverse pálido. La ex reina Catalina escapó y Saint Germain fue atacado con todo el personal de su palacio. Pensó que las cosas no podían complicarse cuando minutos  después llego otro mensaje pero estaba vez del rey de Jaén pidiendo explicación por intentar robar su piedra. Lo peor era que a su esposa y hermana estaban en la cárcel como espías. Gregory ni siquiera sabía a donde ir, tenía tantas personas que salvar.




viernes, 16 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 17

 Les deseo un buen fin de semana y les mando un nuevo capitulo 

Capitulo 17

La Cita



Annia estaba muy nerviosa apenas podía respirar por la cita con el rey Epifanio.

─Maldito viejo degenerado ─ dijo una vez más mientras Yusbel  y Rebeca le ayudaban a arreglarse  para seducir o más bien distraer al rey.

Ariel y Diana se reían mientras Inara  tímidamente veía a una ventana. Annia termino de vestirse y maquillarse. Estaba muy sensual con escotado vestido rojo, que  mostraba su  sensual cuerpo. Se sentía muy incomoda apenas podía respirar,  menos golpear al hombre si intentaba propasarse. Rebeca le dio el arma  que paralizaría al rey. Ella lo dejaría inconsciente permitiéndolas entrar a la habitación a buscar la piedra y luego borrarían su memoria de lo ocurrido. 

Era un plan muy simple, pero peligroso no había otra opción. Después, que las negociaciones con Ariel y Yusbel fracasaran Annia era la única esperanza en conseguir   la piedra.

─¿Qué tal estoy? ─Pregunto  Annia sabiendo la respuesta se veía hermosa y muy sexy a pesar de lo incomoda que se sentía. 

Por un momento pensó si Nicolás la viera vestida así que pasaría la encontraría bonita , se conformaría con besarla o iría más allá. Solo meditar en eso la lleno de deseo. Él era diferente de cualquier hombre que hubiera conocido. Estaba pensando en la boca y los hermosos ojos azules del científico hasta que el silencio de la habitación hizo que se fijara en sus amigas. 

Inara estaba rígida,  Diana casi se desmaya y Ariel estaba seria como si se preparara para pelear, pero fue el grito que dio Yusbel lo que le preocupo.
  
─¡Ay!  ¿qué haremos?.

─¿Qué es lo que pasa? ─cuestiono Annia acercándose a la princesa.

─Nada, solo estamos preocupadas por ti. ─  Mintió Ariel , de forma tan mala que Annia se puso a un más nerviosa. Cuando iba a presionar a sus amigas, un soldado tocó la puerta.

Rebeca abrió.

La princesa Adela estaba esperándola escoltada por algunos soldados. Annia hizo una mueca pensando que sus amigas algo ocultaban. Ojalá Nicolás este bien, camino sin ganas  a ver al rey.

***********

 Ni bien se fue Annia la habitación, en donde estaban las chicas se llenó de incertidumbre. Ariel y Diana contaron  que Darius les mando un  mensaje que estaba siendo atacado. Lo que también fue  corroborado por Yusbel e Inara que habían recibido un llamado de auxilio de Rafael Los hombre se encontraban en peligro habían sido cercados y apresados por Aviel Negrui. 

Gregory llamó unos minutos después indicándole  a su esposa que había recibido una llamada de auxilio del hechicero, confirmando si ellas también la habían recibido y ordenándole esperara ya  que  ellos  mandarían a Arik y  otros  soldados.   

Ariel  decidió desobedecer  a su esposo e  ir   Diana y Rebeca a ayudar al hechicero y sus  amigos.  Mientras el resto de las chicas se quedaban con el rey Epifanio e intentaban robar la piedra Brinsi

Inara se puso furiosa pero acato la decisión ella debería cuidar  a las otras chicas. Ariel  sabía que Arik y sobre todo Gregory estallaría,  no le importo. Ella era la ejecutora 

*****
Annia llego a la puerta del Rey Epifanio  creía que  la cena sería en uno de los comedores del castillo y no en las habitaciones privadas de su majestad tembló llena de miedo. Si no hubiera sido porque la princesa dragón  y los guardias estaba detrás de ella, hubiera corrido a toda velocidad a su cuarto.

Entro  a la habitación lo primero que vio fue una gran cama. Casi grito con horror, pero   el rey la llamo su atención  y se dirigió al balcón no sin ver una mesa con un centro de rosas  un candelabro para dar un toque romántico a la habitación, que estaba tenuemente iluminada. Ella se acercó vio al rey,  que la espera solo en bata. Por la diosa estaba casi desnudo, seguro que pensaba que ella se acostaría con él,  miro a la puerta  con desesperación.


─Annia, ven a mirar las estrellas, que aunque no son tan bellas como tú, pueden hacerte soñar y darte ideas para cosas más agradables. 

Cuando la miro, la desnudo  con sus ojos lujuriosos y se relamió los labios, como si estuviera apunto de probarla. Lo que hizo que Annia se le pusieran los pelos de punta.  

─Mi adorable y sensual gatita, ven no me tengas miedo.

Annia camino sin ganas. Cuando llego a su lado el rey la beso en los labios y ella lo cerro tan fuerte como pudo. 

 Epifanio solo río, y la llevo a mirar las estrellas Annia desde lejos  miraba  la puerta con desesperación Estuvieron un rato en el balcón,  en silencio,   Annia siempre alejándose de las manos del rey, pero este empezó hablar.

─ Veo gatita estás temblando ¿Tal vez de deseo o por miedo?

─Solo tengo frió majestad.

─ Dime Epifanio, y es mejor que entremos en ese caso podemos hablar más a gusto en la cama. 

Annia dio un pequeño grito de horror

─ ¿Te sucede algo?

Annia trago salvia y miro nuevamente a la puerta con gran deseo.

 ─ No, su majestad. 

Él se acercó a ella  y le susurro al oído. ─También podemos utilizar la cama para cosas más agradables  luego le mordió la oreja.  Annia se separó de él rápidamente

Y dijo casi sin voz 

─ Preferiría hablar.

─ Ay, que pena bella Annia. Hay mejores cosas que hablar ven aquí,  quiero darte algo

Annia se acercó sin ganas, el hombre le sonrío lascivamente,   luego le dio una estola de piel que insistió en ponerla sobre ella, que sentía como   la manoseaba por atrás  y estuvo tentada  utilizar el gas paralizante. Respiro hondo conteniéndose,  era muy pronto para ello.

Se sentía incomoda con la piel Lemus le entristecía como el rey pensaba que regalarle la piel de un pobre  una animal en vías de extinción le gustaría.   Se acercó a la mesa y diciendo que tenía calor se quitó la piel del Lemus dejándola sobre una silla, lo malo es que el rey le dio una copa  para calmar ese calor.

─Ten Annia  auque yo sé otras formas,  más placenteras de calmar el calor o de propiciarlo.

Annia se sonrojó de indignación e intento sonreír formando una mueca extraña.

─¿Deseas ir a la cama   o comer?

Ella sacó los ojos tanto que se sorprendió que no salieran de su órbita, cuando pudo hablar dijo.

─Comer

─Vamos entonces  a cenar luego tal vez no divirtamos.

Annia miro su gas  pronto seria la hora de utilizarlo,

Le sirvieron ostras y más champaña Annia apenas bebió y comió. Casi no tenía apetito solo tenía que ver al rey para que se le quitara cualquier deseo. Todo estuvo relativamente tranquilo, hasta que pasaron  la codorniz fue cuando sitio la mano de rey deslizarse sobre sus muslos  e ir cada vez  a su centro con asco y gran temor utilizó el gas. Minutos después  aviso a sus amigas,  le sorprendió solo ver a Inara y Yusbel

─ ¿Qué paso con las demás?

─Fueron a…  Yusbel no pudo terminar  la frase  porque en ese instante, llego   la princesa dragón.

─Veo que no me hiciste caso Annia Zor ahora pagaras las consecuencias.





miércoles, 14 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 16

Antes de  dejarles  un nuevo capitulo. Daré algunas aclaraciones, estos días estado un poco preocupada y con mucho trabajo a veces me olvido de todo. 

 La primera aclaración es a Mari Cari, se me olvido decirte que significa guacala: Es una expresión latina que quiere decir que asco. 

 La segunda es para Wendy, voy a tratar de redactar mejor. Ahora va la explicación Annia y un grupo de mujeres encabezadas por reina Ariel van a Jaén el país de Rey Epifanio a robarle la piedra di Brinsi. 

 Annia recuerda lo que le hizo su abuelo tratándole de vender a Novoa al ver la cara de pervertido del rey y la forma en que le desnudo con los  ojos. Espero que con está explicación entiendas y juro que pondré más atención a la historia Ahora les dejo con un nuevo capitulo. 

 Capitulo 14 
Pendiente de un hilo 



 Nicolás soñaba con Annia deseando sentir su piel, su calor y olor. Le extrañaba tanto que le dolía el cuerpo. Le arrojaron un poco de agua en la cara y despertó totalmente, maldiciendo a su hermano. 

Darius estaba insoportable, gruñía todo el día, apenas se podía hablar con él. Ni siquiera respondía, solo daba ordenes. Rafael y Nicolás apenas lo aguantaban y huían de él cada vez que le era posible. 

 ─Muévanse, bellas dormilonas ─grito Darius mientras revisaba las provisiones que apenas les quedaban y no encontraban nada. Extrañaba tanto a su esposa e hijos que deseaba traicionar a Gregory y volver a verlos. Solo saber que estarían en peligro lo mantenía anclando en su misión. 

Rafael y Nicolás se le quedaron mirando a punto de dejarlo solo. 

 ─Antes que salgan huyendo Nicolás trabajaras en el sector norte aunque creas que es una perdida de tiempo. 

 ─Pero, ese sector ya está revisado déjame ir contigo al sur tiene libros más interesantes, estoy seguro de que la información esta ahí.

 ─Grrr no 

 ─Se volvió a transformar susurro Rafael. 

 ─Grrr, dejen de juegos caminen o lo patearé. 

 ─Es un oso.

 ─No ─ se burló Nicolás desperezándose, ─ es un león. 

 ─Grrr, maldita sea. Dejen de joder. Si fuera animal, sería un dragón ahora compórtense o verán como escupo fuego. 

 Nicolás se le puso enfrente estaba aburrido y odiaba que lo tratara como un bebe. Enfrentándole le dijo. 

 ─Eres solo un gatito que extraña a su dueña. 

 ─Deja a Rebeca en paz, y tú eres peor que yo. En las noches siempre llamas a Annia y le suplicas que te ame. 

 ─Yo no hago eso. 

─Mentiroso ─tercio Rafael . 

─ Todo el tiempo es Annia , dame un beso. Ay Annia que hermosa eres. Nicolás bajo la vista y levantó los hombros en señal que no le importaba. Empezó arma su equipo para colgarse a buscar los libros prohibidos. Tenían que colgarse de una soga  y ver  en las ruinas de  la biblioteca destruida, para poder encontrar algo que les sirviera en su misión. 

 ─Pobre bebe, herimos sus sentimientos. ─Se burlo Darius. 

 ─No soy un bebe. 

─Entonces admítelo ¿te gusta? 

 Nicolás se quedó en mirando al suelo, como si fuera un niño de 5 años. Tardo varios minutos en hablar y cuando lo hizo fue en un susurro. 

 ─Sí.

 ─¿Qué le vez? No tengo idea 

 Nicolás miro a Rafael a punto de pegarlo, pero en vez de eso respondió. ─Que seas menso y ciego no es mi culpa. Annia es un ser luminoso, es bella por dentro y fuera. Tiene un corazón, generoso, es fuerte y a veces es tan dulce como una niña. Es la mujer más extraordinaria que he conocido, solo conocerla ya es premio. 

─Es muy bajita. Yo nunca me enamorara de una pulga. 

 ─¿Qué? 

 ─Es baja, no oyes ─chillo Darius. ─ Tiene razón es pequeña.

 ─ Tiene el tamaño justo, ustedes son los que ven mal. 

 ─Es demasiado hermosa. 

 ─Eso que tiene de malo. Rafael termino de vestirse y pensó un rato antes de contestar. ─Una mujer hermosa tiene más posibilidades de ser infiel y puede llegar a ser tonta y frívola. 

 ─ Annia no es ni tonta ni frívola es inteligente y muy madura. 

 ─ Peor una mujer inteligente es un error luego te da órdenes y es mandona. Yo nunca soportara eso. Tarde o temprano va querer intimidarte, doblegarte con su dinero y posición. 

 ─Que hayas tenido malas experiencias Rafael con una princesa no quiere decir que Annia sea igual que la princesa Catalina. ¡Cómo puedes comprar a una verdadera mujer llena de luz, con una muñeca artificial y sin cerebro! 

 ─ Yo comparo con lo que me da la gana y tu diosa tarde o temprano te fallara ya lo veras Nicolás se acercó para acallar las palabras de Rafael a golpes. Darius tuvo que separarlos. 

 ─Ya chicas a trabajar Parece colegialas muévanse nenas. 

 Nicolás  hizo una mueca y se separó mirando a Rafael con ganas de golpearlo, antes que su hermano lo parara. Grito. 

 ─Vas a ver eres tan idiota, que aunque la mujer de tus sueños te caiga encima, seguramente protestarías y le tuvieras desconfianza.

 ─Yo no soy idiota, Pero prefiero serlo a ser un bebe quejoso, como eres tú. 

 Nicolás le salto encima Rafael lo esquivo iba a golpearlo y Darius se interpuso. 

 ─Paren, oigo otra palabra y los zurro. 

Ambos  hombre fruncieron el ceño

 Estamos aquí en una misión, no para que chismeen o para que se pongan a pelear. Nicolás y para complacerte iras al sector que tanto deseas. 

El científico, a pesar de que gano y logró irse al lugar que deseaba explorar se fue mascullando con furia insultos al ladrón.  Rafael le hizo una mueca , una mala seña con los dedos y se fue a otro lado. 

 El día estuvo lento por más que buscaban sin descanso, no encontraban nada. Cuando iba a ir comer algo y a descansar Nicolás descubrió el libro que buscaba, pero un dolor de le atravesó la cabeza cuando estaba pendiente de una soga. 

Darius estaba a punto de irse  Nicolás le grito. 

 ─¡Peligro!  ─ Su hermano se detuvo, oyó unos pasos, se escondió y vio aparecer a los hombres de Aviel Negrui. Nicolás estaba pendiente de la batalla oía varios hombres peleando, intento escalar por las paredes destruidas para llegar a la superficie. Escucho unos pasos y una fría voz. 

 ─Hasta nunca Nicolás. Luego le pegaron un tiro y lo dejaron inconsciente.





lunes, 12 de septiembre de 2011

Corazones en la niebla. Capitulo 15

Bueno aquí esta una nueva semana y un nuevo capitulo tiene un poco de escenas fuertes les aviso y le mando un beso espero que les guste. 



Capitulo 15

 El rey Epifanio 




El rey Epifanio


 El rey Epifanio sentía como la boca de una de sus concubinas lamía su miembro, mientras otra posaba sus grandes senos para ser mordidos por él . Una tercera mujer le mordía el cuello y acariciaba su pecho jalando su vello para producirle placer. 

 Se oyó un golpe en la puerta el aún con los ojos cerrados, grito. 

 ― Entre. El soldado había encontrado a su señor miles de veces o peor. No se inmutó, por el espectáculo. 

 ― Majestad, la delegación de Sivcar ha avisado que pronto vendrá. 

 Epifanio que había empezado a chupar los senos de la mujer soltó su pezón, mientras que ella gimió de protesta. 

 ― Gracias, puedes marcharte. Él miró a su dormitorio, ninguna de las mujeres que estaba ahí realmente le interesaba o deseaba. Aún sentía las caricias vacías que le prodigaban y cerró los ojos en busca de la imagen de la única mujer que amo Elisa. 

 Por un momento ella seguía viva y le acariciaba y por un momento el fue feliz. Luego de llegar al clímax, despacho a las mujeres que compartían su lecho y fue a bañarse. En la ducha, se puso a meditar sobre las intenciones de esa delegación sabía que era una trampa. Pero lo importante era saber la razón y cuanto sacaría de ello. 

 **** 

 Yusbel entro a la nave que las llevaría a donde el rey Epifanio a diferencia de Ariel y Diana, su esposo no fue a despedirla. Ella y Garnier habían discutido toda la noche por culpa de la misión. Fue a una cabina privada muy estrecha, lo más alejada de las chicas por si volvía a llorar. Le dio mucho dolor ver a su hermano despedirse de Ariel, no quiso ni mirar a la ventana, ni pensar en nada en especial en su esposo. Cuando ya estaban en camino trato de mantener su mente ocupada pero la nave paró, se imaginó que se sería un control de Jaén, sin embargo, todas las chicas gritaban emocionadas fue a mirar el alboroto y vio a Garnier con un ramo de lirios rojos y una extraña caja 

 ― Ganier ¿pensé que no te vería? dijo Yusbel emocionada acercándose para besarlo y abrazarlo.  

― No podía dejarte ir sin despedirme, te amo tanto mi princesa. Soy un bruto, pero tengo miedo, que te ocurra algo. Debería ir allí para protegerlas por más que Inara y Ariel sean guerreras expertas y no creo que el rey Epifanio haga algo en contra de ustedes por miedo a una guerra. Deseo tanto protegerte, tú eres más importante que mi vida Yusbel, eres mi alma. Ella acalló sus palabras con un beso. Annia y resto de las chicas que habían ido a ver que pasaba lanzaron un suspiro. Ariel fue quien las saco de la cabina privada para dar privacidad a la pareja. 

 Se besaron largo tiempo, luego Garnier le dio una caja con los inventos de Nicolás como protección, hasta tenía una forma de llamar a su nave o contactar con él de forma privada, fuera de las comunicaciones de Jaén o las lentas comunicaciones mágicas que insistió Gregory. 

 Yusbel lloro consolada por Ariel y Diana luego que su marido se fue, dejándole sus obsequios. Annia se sentía terriblemente sola miraba por la ventana rezando a la diosa porque Nicolás estuviera bien, mientras abrazaba su muñeca como si fuera una niña. 

 Llegaron unas horas después no se habían transportado de forma mágica ya que Onir la capital de Jaén tenia mecanismos para impedir el transporte mágico fuera de sus naves. Cuando arribaron, después de 3 horas- La primera en bajar fue Ariel. Annia miro expectante a la ventana para por fin ver al rey Epifanio. Le sorprendió ver que era un hombre atractivo para su edad, alto de un metro noventa con una gran barriga y casi sin pelo, con barba en forma de candado y unos grandes, sinceros e inteligentes ojos verdes. Muy diferentes de los lascivos ojos  negros de Albus Novoa, ella tembló al recordarlo. 

Cuando lo conoció, tenía 15 años era una más de las sirvientas en casa de su abuelo. Estaba completamente sola Rebeca había tenido que huir de los maltratos de Inés Victoria y su hijo Petro. Sus padres decidieron dejarla con una tía lejana fuera de las garras de su abuelo para conseguir librarse de su manipulación, pero el patriarca al verse traicionado por su hijo lo mando a matar, junto a su esposa. Luego reclamo a Annia para que vaya a trabajar su casa le enseñaría a ser obediente cueste lo que cueste y luego tendría un heredero con ella. 

 Annia pasaba grandes privaciones en casa de su abuelo,  lo peor a pesar de que él odiaba a los Blem (extranjeros) Tenía números negocios con ellos en especial Albus Novoa que acostumbraba a escoger jovencitas ai, para calmar sus instintos sexuales. Annia que ya fue prevenida de eso por una de las sirvientas siempre se escondía. Hasta que una tarde cuando colgaba la ropa fue vista por Albus .

Esa noche su abuelo la sorprendió en su cama la ato y la llevo con su nuevo dueño. Él la golpeo y la dejo atada con un perro dentro de una cabaña alejada de sus propiedades. La única condición de su abuelo, era que la entrene bien, la convierta en una mujer sumisa y no que la deje embarazada. Albus Novoa encantado accedió. Paso tres días atada sin agua y comida en ese lugar oscuro y sucio, donde Albus se entretenía torturando a su victimas. 

Espero que Annia estuviera lo suficiente débil para soltarle las ataduras, ella cayó en el suelo, el hombre empezó a desnudarla con un cuchillo lastimándola, mientras se reía. Annia estaba consiente de todo, pero fingió haberse desmayado acallando su dolor mordiéndose los labios y rezando a la diosa tener fuerza suficiente para huir. Cuando sintió que el hombre se confió busco algo con que golpearlo encontró una lámpara de gas que utilizaba  para quemar sus victimas, se dejó manosear y espero a que Albus se desnudara luego le pego con todas su fuerzas y se arrastró fuera de la cabaña. 

 Obligándose a irse lo más rápido posible,  cuando estaba a punto de morir Arik Pasha la encontró y la llevo a su casa. Tiempo después su abuelo fue a para llevarla a su casa ella lo chantajeo que contaría al consejo tribal sus tratos Novoa. Sobrevivió gracias a la familia de Arik, hasta pensó que el cariño y agradecimiento que tenia por él era amor. Pero llego la peste, la esclavitud y fue otra vez presa de Novoa. Gracias a Ariel y a su amistad ahora ella estaba protegida de sus garras.

 Inara le dio un golpe suave para indicarle, que bajara de la nave. Annia interrumpió sus recuerdos, se paró y bajo . Ya afuera del gran palacio real estaba esperándolas el rey Epifanio junto dos de sus innumerables hijos Ariel fue recibida con flores y muchos halagos Annia se puso e al fondo de la fila, cuanto más tardara en conocer al rey Epifanio mejor. Oyó como alababa a Ariel y se escondió más en la fila 

 ― Majestad, nunca pensé que fuera tan bella, ahora entiendo a Gregory yo también pondría en peligro mi reino por usted Ariel se sonrojó e hizo una reverencia al rey mientras le decía lo más educadamente posible. 

 ―Gracias su majestad.

  Luego el rey se aproximó a Yusbel y le hablo con cariño y algo de deseo.

 ―Mi niña, estás más hermosa que nunca. Mi princesa de ensueño, como me dolió que te casaras, lastima que no me amaras ni un poquito te hubiera hecho muy feliz. 

 ―Muchas gracias su majestad, por todo en especial su flores, todos los días las recibo.

 ―Y las recibirás hasta el día de mi muerte bella Yusbel, porque aunque no seas mía, siempre te amaré Yubel no dijo nada e intento alejarse del rey, mas este no se lo permitió. 

 ― Princesa de mis sueños, acompáñame a conocer a las otras damas. Yusbel asintió de mala gana Luego al rey le fue presentada Diana, cubierta con un manto para proteger su identidad. Más tarde llego el turno de Rebeca e Inara que a la que se le llamo María Belén y estaba disfrazada como una mujer rubia de mediana edad. La ultima en ser presentada fue Annia el rey como a todas la elogio por su belleza, lo cual le molesto y apenas pudo disimular un signo de asco por la manera en que el hombre se le acercaba. En su mente le recordaba Albus Novoa, aunque era un poco más inteligente. 

 El rey, solo le sonrió al ver su fastidio, pero no dijo nada. 

 Momentos más tarde ella partió a su habitación, estaba a punto de cambiarse cuando tocaron, abrió la puerta con desgana. 

 Frente a ella estaba una muchacha bajita de cabellos castaño oscuro de varias tonalidades y muy largo. Tenia un rostro hermoso pero lleno de furia, como si siempre estuviera siempre molesta, sus ojos azules era muy expresivos, llenos de sinceridad y por la forma en la veían Annia pudo darse cuenta que le desagradaba. 

 ―Annia Zor, me presento soy la princesa Adela, Abigail, Serena Ximena y cientos ocho nombres más. Mis amigos me dicen Adela, mis enemigos Peste y quienes me temen la dragona o la princesa dragón, que así deberá llamarme. 

 ― Mucho gusto su alteza. 

 ― El gusto es suyo, estoy aquí para hacerle un favor a mi tío. Desea verla para cenar a las 9 de la noche. Annia grito llena de horror para luego trata de disimular 

 ― Gracias su majestad 

 ― Sé que no le interesa mi tío como hombre y desea aprovecharse de él. Sin embargo, le informo de que no dejaré que eso pase y cualquier plan que tenga el rey Gregory o su hermana será frustrado por mí. Hasta luego y piense bien en lo que va hacer. 

 Annia solo se inclinó sin poder decir nada más Cuando se quedó solo un pavor le recorrió todo el cuerpo. Momentos después fue a ver a Rebeca y a sus otras amigas para ver como iría a la cena. Esperaba que Nicolás no tuviera tantos problemas, como ella.


Related Posts with Thumbnails