Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 13 de enero de 2012

El desierto de mi corazón. Capitulo 1

Bueno aquí les pongo el primer capitulo de mi historia espero que les guste. También les deseo un buen fin de semana y que se diviertan mucho.

 Capitulo 1



Pumamarca- Argentina

Ana Dueñas


Ana dejo de silbar y buscar la nota que le hacía falta a su nueva canción. Sin mirar o prestar atención a nadie más, como siempre lo hacia mientras esperaba el colectivo que le dejaba a tres cuadras de su casa. Apenas, noto, cuando llego la gente se agolpaba para ir rápido antes que llueva. Dejo que se vaya y miro el reloj con arrepentimiento. Su abuela estaría histérica, ya pronto le tocaba hacer el té para ellas y sus amigas. 

Si no comía, a las 6 en punto habría la tercera guerra mundial. Decidió caminar todavía le quedaba   tiempo. Minutos  después, llego un colectivo aun más lleno que el otro. Suspiro y entro haciéndose lugar. Al bajarse se dio cuenta que perdió otra vez el paraguas. Levanto los hombros y camino deprisa. Estaba chispeando y solo faltaba unas dos cuadras no se empaparía. Ese momento el clima; como burlándose de ella hizo caer truenos y relámpagos comenzando a diluviar. Ana corrió sin perder tiempo. Cuando estaba a punto de llegar tropezó rompiendo la única falda que le gustaba. 

Secándose la lluvia de la cara con las manos y sintiéndose torpe , se paró. Iba cruzar y un carro la empapo. Viendo al cielo se preguntó que más podía pasar. En eso vio el reloj solo le faltaban 10 minutos para hacer el té. Entro por la puerta trasera para que su abuela no la viera. Se quitó los zapatos rápidamente. Fue al baño se lavó las manos y la cara y se secó algo. Inmediatamente aun mojada se puso a hervir agua y calentar el pan y las pastas para el té. 

 A las 6 en punto, estaba la mesa servida. Aviso a su abuela, quien ni si quiera se dio cuenta que estaba mojada. Era casi invisible para todas las personas, a veces ni ella sabía porque existía. Desechando esos deprimentes pensamientos, se fue a la cocina, temblando. Iba a cambiarse, cuando entro Noelia la única amiga de su abuela que en realidad le caía bien. 

 ― ¿Estás bien? 

 ― Solo me moje un poco. Iba a cambiarme.   Noelia puso, lo ojos en blanco. Cuando oyó gritar a su abuela. ― Anaaaaaaa.   Fui, suspirando he intentado calentarse con las manos fue  a su llamado. Su abuela, con un gesto de desagrado como si apestara miro a Harry, que se despertó e iba pedir algo de comida 

 ― Saca, a ese bicho de aquí. Odio a ese gato. 

 Ana tomo al felino y él se posó como si fuera un loro y no un gato. Noelia miró a su abuela de forma reprobadora y se sentó a tomar el té. Mientras la muchacha se cambiaba. 

 A los 8. 30 se fueron las amigas de la abuela de Ana. Ella interrumpió la canción que componía y fue a despedirlas tarareando una melodía. La dos señoritas Rojas, ni siquiera le miraron; La una contaba el dinero que le gano a su abuela en la partida de cartas y la otra hablaba sin parar. Solo Noelia la miro y se puso hablar con ella. 

 ― Por lo menos te cambiaste. Oí que tocabas el piano, una nueva canción. Ana sin ganas contesto. 

 ― Sí. 

 Salieron a la calle y Noelia se quedo mirando la luna y las estrellas. 

― ¡Que bello esta el cielo! No parece que llovió. 

 Ana miro las estrellas recordando cuando pedía un deseo a ellas. Fue hace tanto tiempo, ahora ya no creía en nada. Tenía 10 años y vivía en Buenos Aires, no conocía su abuela y sus padres estaban juntos. Todavía, rememoraba la voz de su madre cantándole o a su padre contándole cuentos de hadas. Las veces que él le daba a escondidas helados caminando por calles de "Palermo ". 

 La voz de Noelia le trajo de nuevo a la tierra. 

 ― Antes , te pasabas mirando siempre a las estrellas. 

 ― ¿En serio? No, me acuerdo. Aunque mentía. 

Sabía exactamente el día y la hora que dejo de creer en los cuentos y las estrellas. Fue cuando llego a la casa de su abuela. En ese día, las promesas solo se convirtieron en palabras vacías y la soledad entró en su vida llenando su corazón y convirtiéndolo en un desierto. 


Manhattan - EEUU 

Urian Dekker



 Urian cortaba las fresas sin ganas en la cocina del gran restaurante Chanterelle. En su rincón oía a Guano Apes , mientras su sous chef , lo miraba de forma reprobatoria. Desde hace un año que trabaja ahí y Maggi, aun cuestionaba cada cosa que hacía. 

 ― No deberías    Urian voltio a verla con el cuchillo en mano. Siempre que veía a su ayudante solo deseaba degollarla y luego hacer un soufflé con ella. Ella lo miro con su rostro moreno lleno de pecas y su sonrisa hipócrita. 

 ― ¿Terminaste de hacer la salsa de chocolate? 

 ― Es que pienso que has puesto mucha crema en el soufflé. ― Se tocó la cabeza con dolor. ― Y esa música me da jaqueca. Urian subió el volumen.  ― Veremos dentro de una hora. ¿Quién tiene razón? 

 Maggi se fue mascullando mientras, Urian apago su radio y prendió un mp3 sabía que su pesadilla iría a quejarse con David Waltuck, el dueño del local. Miro las fresas que casi estaban destrozadas. 

― Mierda, mascullo.

 Su mente estaba aun en lo que conversación que tuvo con su medio hermano Henrik, ¿Por qué tendrían que haber accedido? Mañana iría a cenar con su madre. No la había visto desde que tenía 15 años. Miro la cicatriz en su muñeca, pensando que  verla le ponía mal. No tenía tiempo para llorar como un crío. Saco un cigarrillo y lo encendió. Dio una fuerte calada, para tranquilizarse, aumento el sonido de la música. Necesitaba trabajar solo le faltaba que la arrastrada de sous chef le quitara el trabajo. 

 Tres horas, más tarde. Urian miro a la cocina el ambiente estaba apagado ya casi se acababa la noche. Pronto el restaurante cerraría. Maggi se ponía la chaqueta mirándolo con reprobación. Los suofflés esa noche fueron muy elogiados. Por lo menos, algo había salido bien en ese día. 

Urian volvió a prender otro cigarrillo y se dispuso a despedirse de sus compañeros con un leve gesto. Cuando salio a la calle lo que menos quería era ir a su apartamento. Camino unas cuadras buscando un bar todavía abierto. Entro sin decir o mirar a nadie y pidió un whisky, lo miro con deseo. Hace un año que no bebía. Había ingresado alcohólicos anónimos. Y ahora solo pensar en su madre hacía que su mundo se derrumbara de nuevo. Paso como quince minutos mirando el vaso. 

Cuando una mujer se le acerco.Era una típica rubia tonta, que estaba junto con sus amigas y lo más probable que habían hecho una apuesta que lo podía ligar. La observo un momento, sin en realidad verla. Para él, ella solo era una noche en la que la soledad no lo arrinconara y lo destrozara.




8 comentarios:

Anna Soler dijo...

Me encanta este comienzo!! creo que ana es una mujer de la que sin duda me enamoraré.
Me dejas impaciente.

Un besote

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa amiga... Siempre un placer.

Saludos y buen fin de semana.

mientrasleo dijo...

Estaba deseando que empezara la historia, y lo hace bien..
Besos

LuZ dijo...

Hola!
Cómo va el finde? espero que bien.
Esta historia tuya empieza muy bien. Si puedo te leeré, ando fatal con la conexión y a saber qué me depara el futuro.

Besos!!

Oda dijo...

Pobre ana...sentir que la v ida te decepciona a veces...entiendo lo que que es eso :/
En fin me gusta este comienzoo!!...te sigo de ahora en mas espero te des un tiempito par apasar por mi blog

NOs vemos suerte :D

http://ruka-historiasdenadie.blogspot.com
http://ruka-historiasdenadie.blogspot.com
http://ruka-historiasdenadie.blogspot.com

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Qué bien has comenzado la historia, llevaba yo retraso de tu lectura... pero ya me pongo al día porque es bien sabrosa la historia, como de cocina, para chuparse los dedos... Bss y cuídate!!

Iris Martinaya dijo...

Pensé que Urian sería el típico vividor, pero se ve que los dos han tenido vidas duras, a ver como es el choque cuando se conozcan.

Un beso mi citu
Buen finde!

Poppy Wes dijo...

Citu! encontré El desierto de mi
corazón ! 1° capítulo y estoy :))
me ha entusiasmado seguiré con el!
a seguir trabajando ! que me van
a colgar de la soga mayor jajajaj

Besitos corazón !

Related Posts with Thumbnails