Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 9 de enero de 2015

Ilumina mi corazón. Capítulo 3 ( Primera parte)

Hola,  ¿cómo  les  va?  Este e s  el primer  viernes  del  año  y  espero  que   el  capítulo de  hoy les  agrade  ya que  conocerán  un poco a mi  protagonista  Sebastián  Contreras

Sin  más  que  decir  les  dejo este  fragmento  espero que les  guste  y les mando  un beso.

Capítulo 3 (  Primera  parte)


Úvatar estaba  furioso,   sus  planes  habían  fracasado.  Pensó,  que   su  venganza  sería   fácil.  Había planeado por  siglos  la estrategia  para lograr  su victoria,  si no  hubiera  aparecido  aquel sujeto con   la urna de  Baal.  Amelia  se  hubiera  rendido en unos minutos.  En este momento  ya  la  había  torturado  y estaría   a punto   de lograr la  primera parte  de su revancha.  Además, deseaba   con todo  su corazón  ser corpóreo    y   volver     a retomar   su  poder perdido. No  sabía  por  cuánto tiempo   podía  resistir   de esa  forma y sobre todo  de la  caza  despiadada  de los  recolectores  de  almas.  Muy  pronto se  daría cuenta   de  cómo  derrotarlo  y  el poder  de las  urnas. No importaba  que era  libre  y  se hacía más  fuerte por  la  traición  que  le dio su libertad. Cuando  llegó  la perra   de  Edfu,  tuvo  que esconderse  como un cobarde. Ahora  mismo ,  tenía  miedo,  nunca antes  había  sentido eso  y le  molestaba  mucho.
Amelia  salió  a la  ventana,  le  encantó  sentir  sus miedos  y dudas. Ella  estaba a punto  de llorar.  En lugar de eso  se  puso  a  mirar   a  la  calle  y   a  un  chico que  estaba  parado  esperando  a  alguien.   No le prestó  atención  hasta  que ella   le sonrió  y  volvió a  tener  esperanzas.
Uvatar  se prometió  que  no dejaría que nadie  se  acerque  a Amelia   y  la salve  del infierno que le esperaba.  Aunque estaba débil,  se  acercó   al   hombre  que miraba    a su presa y  se  dispuso a tomar  su alma.

Sebastián   frotó  sus  manos  para darse  calor.   Volvió  a  mirar  el  reloj;  pensó  que   la  señora  Gutiérrez  se retrasó de nuevo.  Estaba  esperando  que ella, por  fin  le compre  el cuadro.  Casi  sintió  que  estaba   pidiendo limosna; más  que    vender  su  cuadro.  La lluvia  remataba   el  mal día que  tuvo,   aunque  su suerte  cambió  algo. Volvió  a mirar  a   la   hermosa  joven que le sonrió  en la  ventana,  pero en  lugar  de ella  observó  una  calavera con ojos  cargados  de  sangre.  La tierra  tembló  y  se  abrió   el piso  donde estaba parado.  Asustado trato   de  no caerse,   pero algo  jalo  su pierna   derecha  y  le  arrastró  hacia la oscuridad.  Tembló  e intentó  zafarse  de  lo que le apresaba,  sin  poder lograrlo.
Úvatar   sonrió   complacido    el alma  de ese muchacho  era más  jugosa que la  del  pobre  pescador. Sebastián   sintió algo baboso  tocando su frente. Luego tuvo  un fuerte  dolor  en su ojo  derecho,  como si alguien o  algo  succionara su  cerebro .   Todo se  volvió oscuro,  no pudo  moverse;  solo sentía  un  fuerte hedor  y  su cuerpo  estaba  paralizado  del frío.

Pensó  que  iba   a  morir,   hace  unas  horas  no le  hubiera importado.   Más  en ese  momento,  se revelaba contra aquello. Quería  volver   a  ver  a  la muchacha  que le sonrió,  además  deseaba  pintar de nuevo,  comer  las  empanadas  de  morocho de  doña  Caridad,   conversar  con  don  Pedro  y  ver...
Los pensamientos  se  le agolparon  para  luego   quedar  todo  en nada. La oscuridad lo cubría   y por  más que luchaba    no pudo hacer  nada. Oyó  una  voz  gruesa  de  un hombre pronunciar  un  nombre  que  no entendió  y  hablar  en una  lengua  extraña. 
Luego  miró    una  luz  fuerte.  Se  quedó sorprendido  a  verse   parado  en la calle,  como  si no hubiera pasado nada. Estaba  algo atontado  cuando  llegó  la persona  a la que iba a vender su cuadro. Solo  recordaba   a  la  muchacha  que le  sonrío. Luego de  pasar   discutiendo   de  negocios Sebastián   estaba  cansado  y  con  ganas   de renunciar  a   vender  sus  obras.  Había  tenido  un día  fatal,  otra  vez  estaba  retrasado  con  la  renta   de  humilde  departamento  en  el que  residía,     su  moto  le  daba  algo  de problemas y   apenas   había  pintado  algo decente.
Sin  embargo,  eso  no  afectó .  Fue     ver  a  su  padre  después  de  tantos  años  lo que  hizo  su  día miserable. Había  como siempre  llegado  a  su  trabajo  como  mesero  en  el  restaurante  el  Rincón de  Francia   .  Estaba  ya  sirviendo   el  almuerzo a algunos  comensales.  Lo  mandaron   al  pabellón  privado  que  celebraba  una  reunión del  hombre  del año.  Casi  vomita  al  darse  cuenta  que  el homenajeado  era  su padre. No lo  había  visto  desde   que  tenía  15  años, pero cuando  paso  cerca   de  él.  Volvió  a  sentirse  como   un niño  temeroso   al  que  le  asustaban  sus  reglas.

Escapo   a la cocina;  aunque no  le  sirvió  de nada  ya  que  se puso  a recordar  los  días  cuando  era niño.  Con  su  padre  nunca  podía  fallar  ,  llegar  tarde   o  sacar  malas  notas.  Aún tenía  las  huellas  de sus latigazos  y a veces  podía oír  sus  gritos  e  insultos.    El olor  de comida   y un golpe  del  chef  Henri, lo hizo volver  a la realidad.  Dio  su pedido  y  aunque  no lo deseo volvió  al salón.
Se  quedó  para  oír   las  mentiras  sobre  la  bondad generosidad   y  paciencia de su  padre.  Por  un momento  quiso interrumpir   y  decirles   de  todas  las  noches  que  fue  sin  cenar,  por  no cumplir  los  normas.  O también  podía hablar  sobre  las palizas  que le  daba  a su madre.  Desde  que se dio cuenta de que  su  padre   estaba en  el  salón  evito  mirar  a su madre.  Era  terrible   recordarla  con  su mirada  perdida,  dejando que  su padre  lo castigue   por   sacar  un  nueve  y no  un diez  matemáticas.  Soportando los  continuos  maltratos  y las  infidelidades. No  se  sorprendió  que  ninguno  de  los  dos lo reconociera y  que  la  mayoría  de los asistentes  lo  creyera  muerto.
Sus padres en lo único que estaban de acuerdo era   su continuo miedo  sobre  lo  que  dirían   lo  demás . Tal  vez lo que  más  le dolió  era  ser  olvidado.  Siguió   con su  turno  hasta  la tarde    a veces  pensando  con  desazón  que  su  vida    fue  un desperdicio.  Nunca  pudo  cumplir  con los  deseos de  su  padre.  Escapó  harto   de  las  falsedades   y golpes  cuando  tenía  15  años.


Dejó  de  pensar    en su vida  pasada. Montó  en su moto,  ni  se dio cuenta de que   llegó  al sur  de  la  ciudad.  Fue  al  café   de doña  Caridad.  La  soledad    que  sintió  al ver  a su padre  terminó  al ingresar  al pequeño local.de comida  típica   Una   mujer  pequeña  de  cabello  blanco  y algo  flaca  se  le  acercó  y  le  dio  un  beso  en la mejilla.  Estaba  en  un pequeño  café lleno  de  gente. La  anciana  lo saludó mientras  servía  café  con humitas.
— Hola, Sebas  ¿cómo  estas?
— Bien,
—Te  vez  algo  pálido. No  te estás,  comiendo  bien — Sebastián  no  contestó  nada ya  que no era  una  pregunta. Cada  vez  que  veía  a doña  Caridad   está  lo  alimentaba siempre  que podía hacerlo.
—Ve    a  la cocina,  Meche   está  friendo   empanadas.
Sebastián   no  tenía  hambre ,  pero    de nada  le  valía  discutir   con  ella.   Resignado  caminó  el local a una pequeña  cocina  en  la  que  una mujer  negra   revolvía  una  sartén.
—Meche  ¿cómo  te  va?
La negra  se  volteó  y  lo miró profundamente. Algo  en su semblante  cambió, volvió  su atención  a las  empanadas .  Minutos  más  tarde    se  pudo   a  ver  en uno  de los estantes  y  tomó  una  olla  de  barro    que  puso   a  hervir  con  unas   hojas  de abedul
— Bien, Sebas. Siéntate, ya  te  atiendo.
Sebastián  se  sentó  en  una  silla  vieja  ,  tenía dolor de  cabeza   y  el  olor  a  comida  le produjo algo de náuseas. Se  preguntó  ¿qué hacía   ahí?,   pero  siempre  que  pasaba  cerca    del   local  tenía  que entrar  por  unos momentos.


Meche  se   acercó  a  él  con  una  taza    de color  blanco que  contenía  una  bebida     verde.
—Tomá  esto.
Sebastián   miró  con asco  la   bebida.
—Tómala  de   una  vez.  Haz   tenido  un encuentro con un maligno,  esto    limpiara  tus  energías  o  ¿prefieres  que  te haga  una limpia?
Sebastián  tomó  el líquido amargo,  mientras  lo hacía  el dolor  de  cabeza  amainó.
—Así,  está  mejor.
Sebastián  como respuesta  tomó   el desagradable  té.   Pensando en el encuentro que  tuvo con su padre. Como  si  Meche  leyera  sus  pensamientos,  con una  voz  extraña  la negra  le  dijo.
— No  tuviste  un encuentro   con   ser  humano fue   con  un oscuro,  un  demonio.
Sebastián    la  miró  con  sorpresa  el rostro   arrugado  de la negra  estaba  blanco  y  la  expresión  de su rostro  delataba  un  gran temor. Eso  asustó al pintor,  siempre  había visto a la negra como una mujer  fuerte. Lidiaba  con las pandillas  y hasta  con  los  temblores  sin ni siquiera inmutarse.
—Tuve  un día  de  a perros,  pero  no  he tenido  ninguna lucha  con  un demonio
— Ve  tu pierna  derecha.
No me  ha pasado nada.
— Quítate  las  botas   y mira  tu  tobillo derecho .  No pierdes nada.
Sebastián se  quitó  la bota  y  el calcetín;  alzó el pantalón   y  miró   una  cicatriz  como si hubiera sido arrastrado.  Sin embargo, por  más  que quería  recordar   como  se  lo hizo no pudo.
Caridad  entró  a la cocina,  ambos  se  callaron. Sebastián  se puso la bota.  Quería  salir   lo más  rápido posible  de  esa cocina,  se sentía  extraño.
— Voy  a ver  a  don Pedro, me imagino  que está  en el taller .  Luego vuelvo.
Doña  Caridad  lo abrazó
—  Bueno,  pero  vuelves  más  tarde. Te extrañado,.mi niño.
Sebastián    aun  en los  brazos  de la anciana   asintió  sintiendo  un  extraño calor  en el corazón. Estaba  a punto de  salir  de la cocina  cuando  Meche  lo siguió
—Pronto  vas  a volver  a  tener   otro  encuentro  con  el oscuro  y  vas a tener que decidir    entre  la luz  y la oscuridad.   Recuerda  que  hasta  el  lugar  más  negro  y asqueroso  hay una pequeña  luz  que  brota  de nuestro corazón.
Sebastián no dijo  nada,  se quedó mirando  a la oscuridad   de   la  noche  mientras  Meche  se  marchó  a la cocina.

Espero que  les  haya  gustado  el capítulo  y  les deseo un genial fin de  semana




22 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Hola JP!!
Vaya, el pobre Sebastián que tan feliz estaba admirando a Amelia no se podía imaginar la que le esperaba. Y no recuerda nada de su encuentro con Uvatar, espero que el té de Meche le haya limpiado sin dejarle secuelas de la terrible experiencia. Su padre es un ser despreciable, vaya infancia le dio a él y vaya mala vida a su madre. Terrible que unos padres no recuerden a su propio hijo. Aunque, en realidad, en este caso para qué, digo yo.
Espero que esté preparado para su próximo enuentro con el oscuro y sepa elegir lo correcto.

Te quedó buy chula la nueva imagen del blog.
Un beso.

Mela dijo...

Hola JP... Úvatar es un demonio indeseable
Me encanta que Sebastián piense en la sonrisa de Amelia y la recuerde
No tengo palabras para un hombre de las características del padre de Sebastián... un repugnante maltratador
Se nota que Doña Caridad siente gran cariño por Sebastián
Y Meche lo ha avisado de que ha estado en contacto con un demonio... entiendo que a Sebastián le parezca increíble
Me ha encantado conocer más a Sebastián... y he detestado a su padre y a Úvatar
Yo también te deseo un finde genial
Besos

Fibo Fibo dijo...

Extraordinario capítulo, me va encantado como hilvanas la trama.

Tú facilidad para nombrar los personajes con esos nombres me admira.

Felicidades y a seguir con la historia que promete.

Un besote preciosa.

Aglaia Callia dijo...

Un capítulo muy oscuro e incluso perturbador, me ha dejado con mal cuerpo algún personaje, o que no es de extrañar, veo que muchos coincidimos.

Un besazo, cielo, feliz finde.

Mientras Leo dijo...

Qué bueno tu capítulo. Tenía muchas ganas de continuar la historia, y eso que queda a medias el 3
Besos

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Citu,para poder comentar en éste capitulo me he leer el segundo que me perdí por motivos de salud así que me leo los dos y comento mañana.

Muchos besos y tqm,y ese tqm al igual que el tuyo,es verdadero!!

JUAN FUENTES dijo...

Amiga escritora,tu facilidad para escribir tus hitorias,demuestra tu agilidad para poder mezclar a todos tus personages

ARCOIRIS dijo...

Hola Citu, gracias por tu visita. Te ha quedado muy bien el capitulo, sigue así.
Besitos ♥

Ghaaby Captor dijo...

wwooouu capi 3 :D sugoi!!! me lo estare leyendo pedazo por pedazo! hasta que lo termine :)

Anna Soler Segura dijo...

Wooooo pedazo de capitulo nena.
Sigue así.
Un abrazo

Tramos Romero dijo...

Citu, esto se calienta y me tendré que aguantar si logra poseer a Sebastian...
pero me fastidia enormemente y todo esto ¿por què?, fácil me meto en la historia y la vivo. ¡bravo¡


Besos enormes

tRamos

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenas tardes,
se nota que ya tienes unas cuantas letras encima, cada día escribes mejor, muy ilustrativa.
Una taza con bebida verde?
mmmm Vodka con menta =)

Un beso grande
ten un gran fin de semana

(por cierto, te quedó muy lindo el nuevo look)

Dk Towers dijo...

Me encantó!! Leí este capitulo sin haber leído los dos primeros, voy a ponerme al día. Me quedó por tu blog.
Saludos!!^^

Dk Towers dijo...

Me encantó!! Leí el capitulo sin haber leído los dos primeros, voy a ponerme al día. Me quedó por tu blog.
Saludos!!^^

Dk Towers dijo...

Me encantó!! Leí el capitulo sin haber leído los dos primeros, voy a ponerme al día. Me quedó por tu blog.
Saludos!!^^

Lourdes dijo...

¡Hola Ju! Con tu permiso me llevo el capi al trabajo para leer tranquila. Seguramente será maravilloso como todo lo que escribes. Un beso enorme cariño y ya te dejaré el comentario en la semana.

sabores compartidos dijo...

Uhmmm bueno la verdad es que el capitulo esta muy chulo muy bien hilvanado y mejor contado. Sebastian va a tener pesadillas tras tratar con ese demonio.
Volvimos de vacaciones que ya iba siendo hora ejjeje
Besotessssssssssssssss

Charo dijo...

Me ha parecido muy interesante este Capítulo , espero que continúes. Ya nos vamos incorporando al Blog las perdidas y perdidos , todo retorna de nuevo .
Un abrazo grande y cuídate mucho

POPOTAN dijo...

wow!!! bueno... cómo decirlo... tendré que esperar a la segunda parte para imprmirlo... y es que si hay algo que no me gusta es quedarme a medias... con las ganas de más sin poder hacerlo... es por eso que espero a que las peliculas, series y libros, saquen todos, hast la última parte, y le pongan FIN a su historia para recien verla o comprarla... en este caso era soportable un capitulo y esperar al gisuiente, pero buen... iguyal esperaré la otra parte para leerla completa... gracias por compartirla.. saludos.

Laura dijo...

Ojala q el te de Meche le ayude a Sebastian, xq ese Uvatar no se va a quedar muy tranquilo q digamos, muy bueno el capitulo gracias!!!

Jennieh dijo...

El capítulo ha quedado muy bueno, sorprendente historia la de Sebastián. Ahora a leer lo que sucede en el siguiente capítulo. Un beso.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Me ha dado mucha ternura Sebastian ¡qué vida dura qu ha tenido! Al menos, tiene buenas personas cuidando de él. Me ha encantado. ¡Qué poder de Meche! Mira que con sólo mirarlo nomás.

¡Un abrazo!

Related Posts with Thumbnails