Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 27 de marzo de 2015

Ilumina mi corazón. Capítulo 8 ( primera parte)

Hola, ¿cómo  les  va?  Por  fin  es  viernes,  les  dejó  un  nuevo  capítulo que espero que  les guste.


Capítulo 8


Sebastián  iba    a ver   a  su amigo  David  en la universidad.  Tenía la  esperanza que  le recomendará para un trabajo.  Caminó  apurado no  deseaba mojarse  , ni  llegar   atrasado a su cita. Tampoco  esperaba encontrar  a la  chica  de   cabellos  negros  o más  bien chocar  con ella.  Desde que  la conoció no pudo dejar  de pensar  en esa  mujer.  Todavía  recordaba  la tristeza  de su  rostro la primera  vez   que  la miró  asomada  en  su  ventana. Ella  parecía  tan frágil y  bella. Su musa había estado   llorando   mientras iba a  toda prisa  hacia  algún lugar. Sebastián inhaló su  perfume   a  limón y chocolate. Tuvo  el deseo de  secar  sus lágrimas  y abrazarla  hasta  que  vuelva  sonreír de nuevo.
Amelia   se  quedó paralizada  no  sabía qué hacer o  que  decir,  su  mente  estaba  en blanco. Parecía hipnotizada  por  unos  hermosos ojos  azules, que la miraban preocupados.  Se sentía algo nerviosa, no  recordaba  que  él  fuera  tan atractivo.   Por  un  momento  solo  estaban  los dos; no  le importo que estaba  en plena  calle, ni  la  horrible  calavera  que  le  perseguía o  que temiera  que  se estaba volviendo loca.  Él le sonrió y  a ella   casi   no le sostienen  las piernas. El  hombre  que  salvó a su hermana,   la  sujeto para que no cayera.
— ¿Estás  bien?
Amelia   asintió  y  se  alejó  de  él.  En  voz  baja  le dijo— gracias.
Ella  caminó  sin  rumbo  fijo.  Tenía  mucho que pensar.  Sebastián se maldijo   debía   ver   a  su amigo,  pero en lugar  de  eso  siguió  a  la  chica.
Amelia  ni siquiera  se fijó  en el tráfico  para  cruzar .  Sebastián  le  impidió  caminar  antes  de  que  fuera atropellada.
—¿Qué  haces?
— Impedir  que  te  atropellen.
Amelia  oyó  las  bocinas  y  a un  hombre  le  insultó.  La  pareja  retrocedió rápidamente  caminando a  la  acera.   Aún en los  brazos  de  su  salvador  y  algo  incomoda Amelia  gritó
—Suéltame.
Sebastián  dejó  de sujetar  a Amelia , pero la miraba  fijamente.
—¿ A dónde  vas?
—No,  te importa.
—Me importa.
—¿Por qué?


Sebastián  se  frotó las  manos .  Empezó a llover  y hacía mucho  frío.  Por  un  momento no supo qué  responder a la  muchacha  de   los ojos tristes  que  lo miraba  enojada.
—Sé lo que  estar  sin esperanza.  Desear  huir  y no saber a  donde  ir,  ni  qué  hacer.
—Ni  siquiera   sabes, mi nombre  y  solo  con mirarme  ya  sabes  que siento. Estás  equivocado
Sebastián  se  acercó  a  Amelia     tocó  su barbilla  y la miró fijamente.  Amelia  tembló al sentir  el  roce de los dedos del  muchacho quiso alejarse, pero él no se le permitió.
—No,  me mientas.  No  conozco  tu nombre,  no sé nada  de ti,  pero  sé  lo que es  sentir  dolor y miedo.  Lo puedo  ver  en tu rostro.
Sebastián   soltó  a la mujer  de   ojos  tristes.
—Puedes    caminar  sola  o ir  junto  a mí   a  ningún  lugar.   Me  gusta  andar   bajo la lluvia  porque  siento  que limpia  mis penas  . Si necesitas hablar  puedes  confiar  en mí. Soy  un extraño  al  que  tal  vez  nunca  vuelvas a  ver.  A veces  es más  fácil   confiar  en los extraños.
Sebastián   se puso a  caminar   sin esperar  a que ella  le  respondiese.  Minutos  después,  Amelia  siguió al  joven que  salvo a su hermana, ni siquiera   entendió el  motivo  de porque estaba  yendo  junto  a  él.
Por  un buen rato   ambos  caminaron en silencio.  La  lluvia los   empapó  a los dos,  pero ninguno  quiso guarecerse del  clima.
Amelia  miró a  su acompañante. Él   era un hombre alto,   un poco fornido  con  los ojos azules   más hermosos y tormentos  que  ella  había  visto.   Tenía  la  barba al estilo candado  y llevaba  una  chaqueta de cuero vieja  y  un  pantalón  vaquero  negro.
Amelia odiaba  el silencio   y más  cuando había tantas  cosas  rodando   en su cabeza  como  aves   de mal  agüero.
—Ten...— Amelia   tartamudeó
Sebastián  se  volteó  y miró muy serio
—¿Qué decías ?
Amelia  se  mordió  el labio y miró     a la  calle  desierta.  Todavía  llovía  y  el frío se  filtró por  su delgado suerte azul .
—Tengo miedo.
—¿De  qué?
Amelia  se  limpió    la  cara  de  la lluvia.
— Creo  que  me  estoy  volviendo loca.
Sebastián no dijo  nada, así que ella continuó .
—Veo  una  asquerosa  calavera  de  ojos  rojos  que  me  persigue.  ...
—Ayer  cuando tu hermana estuvo  a punto de  saltar  y  yo  la salve  también lo vi y no estoy loco. Tampoco  creo que lo estas  tú. Una  mujer  sencilla   y  muy  sabía   me  dio  una  medalla   de  San Benito y me  dijo que solo debía  creer. Hay  un  motón  de cosas   que solo pueden  explicarlas  el corazón  , la  fe y la imaginación.


Sebastián  buscó en su  chaqueta   y le mostró  una  vieja  medalla  que  estaba  negra. Jugó con ella  unos  minutos.
Luego se  la dio a  Amelia.
—Solo debes  creer   aunque el miedo   y  razón te  digan lo contrario.
—¿Creer en qué?
—En ti.
Sebastián     acarició levemente   la mano  de  Amelia.  Deseaba  hacer algo más  que  tocar  su mano.  Anhelaba  más que nada  en el mundo llegar  a conocer  aquella  mujer  de mirada  triste. Hizo  muchos    bocetos   de  ella y en ninguno   lograba  plasmar  su mirada  y la fuerza  que  se escondía  en su interior.
Soltó su mano.
—¿Por qué me  la das?
— No lo sé.  Tal  vez  porque  quiero conocerte,   no  quiero  que sigas  huyendo. Porque  deseo  ser  tu amigo  y más. — Sebastián  lanzó  un suspiró,  ella  iba   pensar  que  era  un idiota.  No  quiso  ver   su  rostro,  pero   lo  hizo. Si ella  pensaba que estaba  loco  que  así fuera, Él que  ocultaba  sus  sentimientos para  todos  hablo desde el fondo de su corazón  
— Aunque  me  creas  un  conquistador   o  pervertido  deseo  besarte y mucho más.No  conozco  tu nombre   y no sé  mucho  de  ti. Sin embargo,  quiero  creer   en ti. En que volveré   a  verte  y  que sonreirás de nuevo.  Quiero  creer  que  vencerás  al ser que  te  acecha por  lo  que  veo  en  tu interior.

Amelia   tembló por  sus palabras, en lugar  del  frío  de  la  calle.  En  su  momento  más  oscuro estaba junto  aquel desconocido  que  podía  ver  en su interior.  Debía  tener miedo  y  alejarse  de  él,  pero no lo hizo.   Amelia  se  acercó  mirando  su  boca y  con el corazón  a  punto de explotar. Estaban  tan cerca  el uno del  otro que compartían el mismo aire. Los  ojos   de  él ,  se  volvieron negros  por  el deseo ,  solo estaba  a un centímetro de  su rostro.  Iba  a posar  sus  labios  sobre  los  de  ella,    cuando  oyeron  pito  fuerte  de  un  carro y  se separaron  cohibidos.
Amelia  recordó   la  medalla que  tenía  en su mano e  intentó dársela a su acompañante.   
—Te la  doy porque me  protegió, me  permitió  salvar  a tu hermana y volver a  verte.
— No  debo  tenerla.
—Me lo devolverás  , la próxima vez  que no  veamos.
—¿La próxima  vez que no veamos?
—  Cuando  decidas no huir  y  te decidas  confiar  en ti y  tal vez  en  mí.
Así  dejaremos  de  ser  extraños  y  tal  vez  seremos  amigos o  algo más.  Si quieres  verme  de nuevo   yo  trabajo,  todas  las  mañanas   en  la  antigua  casa   de  la  cultura  dando  curso de pintura.  Te estaré esperando.
—Y si no voy.
—Igual  te  estaré  esperando. Estoy seguro de que  te volveré a ver.
—¿Por  qué?
—Por qué  creo en ti.
Luego de  decir e o  Sebastián   se  fue  dejando sola  Amelia  bajo la lluvia.

Espero que les  haya  gustado el capítulo  y  les deseo  un buen fin de semana





20 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Ha sido un capítulo muy romántico. Te destaco tres frases que me han encantado:
"Puedes caminar sola o ir junto a mi a ningún lugar".

"Amelia tembló por sus palabras, en lugar del frío de la calle".

"Estaban tan cerca el uno del otro que compartían el mismo aire".

Creo que describen muy bien la intensidad de los sentimientos que comienzan a surgir; me han llegado.
Muy bonita primera parte.

Un beso grande, pasa un estupendo finde, preciosa.

Aglaia Callia dijo...

Bonita promesa para cerrar el capítulo, te hace imaginar muchos interesantes escenarios ;) Gracias por el capítulo, guapa, espero que disfrutes de un lindo fin de semana.

Besos.

Mela dijo...

Hola JP... El capítulo de hoy me ha encantado
La pobre Amelia piensa que se está volviendo loca, pero Sebastián le ha dicho muy claro que él también vio a la calavera de ojos rojos
Me ha encantado el perfume de Amelia... limón y chocolate
Y esa sensación de que solo ellos dos están en la calle, que no hay nadie más... la entiendo muy bien
Me ha parecido un detalle precioso que Sebastián dé su medalla a Amelia... estoy segura de que quiere que San Benito la proteja
Una escena muy romántica bajo la lluvia, sin importarles mojarse ;-)
Y creo que han estado muy a punto de besarse la muchacha de mirada triste y el chico de ojos azules espectaculares
Muy buena esta primera parte del capítulo 8
Y sí, por fin es viernes ;-)
Espero que disfrutes mucho del finde
Besos

Sara Patri sovi dijo...

holaa bonitaa!! no tenemos tiempo de leer la entrada, pero lo haremos en cuanto podamos!! seguro que nos encanta!!
te nos cuidaas
__cuchus__

Sunako Chan dijo...

Que lindo es Bastian, por dios! Es super lindo! Aunque la pobre Amelia este sufriendo tanto espero que decida volver a verlo. Que lindo el capítulo. ¡Muchas Gracias!

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Citu,de nuevo debo coger el hilo de la historia por eso no me he leido este capitulo porque me voy a leer los antiguos.
Muchos besos y cuídate mucho niña! descansa y duerme tqm:)

Violeta dijo...

Hola guapa!
Muy lindo el capitulo, que tengas un lindo fin de semana. Besotes

Mirian Cartagena dijo...

Tienes razón por fin viernes.
Lindo capítulo, espero que se vuelvan a ver, me agradó el toque de romanticismo y la lluvia.
Saludos

Laura dijo...

Aahh q bella pareja son estos 2 me encanto q ya se hablaran mas y esperemos q Amelia vaya donde el le dijo q la esperaba, esa medalla es muy importante para ellos 2, muchas gracias x el capitulo estubo excelente!!!

sabores compartidos dijo...

Está bien eso de volverse a ver por creer en la gente.
Que tengas un buen finde
besotesssssssssssssssssssss

Belle dijo...

Buen capitulo!!! ;) muy tierno *-*!
Espero que estés muy bien!! :D

Flor dijo...

Hola Citu , veo que pronto se volveran a ver Sebastián y Amalia , ya que hay mucha atracción entre ambos , te deseo una feliz tarde de Domingo , Besos de Flor.

POPOTAN dijo...

A imprimir se ha dicho... bueno como siempre se agradece la historia... y ya debes saber que no me gustan las cosas a medias, así que no la leeré sino hasta que publiques la otra mitad. Por cierto, he terminado de leer un libro de Haruki Murakami (los años de peregrinación del chico sin color) y la verdad quee s muy buena la novela, es sólo que el final es abierto... demasiado abierto... como dejando a nuestra imaginación el final... a veces es bueno, pero no me gustó para la historia de Murakami... espero que no termine algo así esta historia que nos dejas... saludos y cuidate.

Jessica dijo...

Cuanto amor! jeje. Me ha gustado como lo dejas al final, quiero leer más!

Un abrazo!

genesis dijo...

MUY BUEN CAPIII! Y POR FIN SEMANA SANTAAA.. SEMANA LIBRE.. ALLA ES CELEBRAN ESO DE SEMANA SANTA O ALGO ASI?

Lourdes dijo...

¡Hola Citu! Maravilloso capítulo nos has regalado. Muy romántico. La lluvia, que hermosooo. Amo tus personajes nena. Amelia es encantadora. Cuidate mucho y esperare ansiosa la próxima entrega. Besote miles.

ARCOIRIS dijo...

Hola Citu, gracias por tu visita. Muy chulo el capitulo. Feliz Inicio De Semana.
Besitos ♥

Tramos Romero dijo...

Madre mía, perdí la cuenta de lo que tuve que leer pero merece la pena ponerse al día contigo.

Nuestra Amelia lo logrará ¿verdad?

besos muy fuertes,

tRamos

Yessy kan dijo...

Hola, J.P Alexander.
Que si me gusto este capitulo? No! I love it!
Es muy tierno, encantador y romantico. Adoro tus personajes, tienen mucho para dar en tu historia. Me emociono el detalle de Sebastian para con Amelia. El sketch vajo la lluvia te quedo fantastico! Una satisfaccion saber que Amelia ya no estara sola frente a ese demonio.
(Disculpa mi falta de acentos y tildes, pero mi teclado no las tiene)
Un abrazo

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué romántico que es Sebastian! Ganas de empujar a Amelia y que diga Sí con confianza no me faltaron <3 Me encantó <3

¡Un abrazo!

Related Posts with Thumbnails