Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Ilumina mi corazón . Capítulo 16 ( Primera Parte)

hola,  ¿cómo les  va?  Yo ando algo resfriada, espero que les guste este  capítulo que trata  sobre la relación  de  Amelia y  Sebastián como también las otras personas  de su entorno.

Capítulo  16

Ana  llegó  cansada   a  su hogar.  Aliviada  de por  estar en su refugio después  de su desastroso día.  Abrió  la puerta  de la  casa   ver sus muebles  viejos  y  el olor  a  rosas que  emanaba de la sala  hizo que se sintiera mejor. Aún  estaba   desanimada  por  la nota  que  obtuvo  en álgebra; a ese paso  iba a perder  el año.  Odiaba  el  factoreo,   podía pasar   horas intentando  entender sobre  él.  Pero era  como si le  hablaran  en chino.  No solo temía  repetir  el  año,  y quedar como una  bruta.  Su hermana  le  prometió  que  podía  ir  al viaje  del fin de  curso. Sería  una chica normal, paseando divirtiéndose y conociendo un lugar nuevo.  Odiaba    ser  la pobre enferma,   a la que  todos  le  tenían  lástima.  Últimamente   había  recuperado la salud y  por primera  vez,  pensaba  en su  futuro.
Dejó  su mochila  en un  sillón  de la casa,  descalzo los  zapatos  negros  de colegio.  Hoy  era  viernes,   pero   lo  más  importante  era  que   tenían  una  tarde  y noche  de  chicas.  Fue  a  su  cuarto   a   cambiarse  de  ropa  y     calentar  lo que  su  hermana  preparó para   el almuerzo.  Ya  en  la  cocina  , conectó  su  radio   vieja. Ricky Martin cantó  en inglés    “Come With me”
Odiaba  el silencio  y  comer  sola.  En lugar  de  calentar carne   asada y   comer   algo   de la  ensalada  lechuga y tomate . Fue  al refrigerador,  tomó  algo  de  jugo  de naranja.   Luego  se puso  a  cocinar  el  un  chessecake  de frutilla,  el  postre  favorito de  su  hermana.
Había planeado   esa  tarde durante   una  semana  ,  tal  vez  más.   No había  estado en  compañía  de  Heli y su hermana  en mucho  tiempo.  Creía que la última vez  que  tuvieron un viernes  de chicas  fue cuando regresó  del hospital. Hablo  con  Heli , para  salir    de tiendas  y luego  ver películas románticas  como hacían  antes.
Ana estaba  muy ilusionada  , una  tarde   de chicas   mejoraría mucho  su humor.  Extrañaba   a su hermana , desde que estaba  con Sebastián  ya  no  tenía  tiempo para ella. Aunque  no  le  caía mal  Sebastián siempre era atento  con ella y por  lo menos  no llamaba  hobbit   como  la anterior pareja  de su hermana.  
Emocionada  oyó como  su  hermana    abrió la puerta,  mientras le llamaba    — Ana te traigo una  sorpresa.

Ana corriendo fue  a la sala,  para  ver  a  Sebastián  con  Amelia.  Los  dos  traían   bolsas  de pollo  frito. Ana hizo una mueca  y se  acercó  a  saludar   de  mala  gana  a la pareja.
— Hola,  ¿cómo les  va?
Amelia   se  encontró  confundida  Ana  estaba  molesta.  Pudo   ver  como  respiraba  con dificultad  y su  rostro  se  deformó  con  una  especie  de mueca.
—Bien — Amelia  apretó  la mano  de  Sebastián.
—  A Sebastián   le  tocó  cambiar  de  turno  en el restaurante,  me   sorprendió  en la  universidad;  de  él  fue la idea  de  comprar  tu comida  favorita.
— Gracias,  pero ya comí.  Hice  un chessecake   de  frutilla, se   está  enfriando en  el mesón.  Voy  a  estudiar  en mi habitación.
Luego  de   decir  eso  se  fue  a su cuarto.  Una  parte  de ella    tenía  ganas  de gritar    a  su hermana  y otra  parte  deseaba  llorar como  una  niña.  Fue     a su   cama, se  acostó   y  cerró los  ojos.  Su  estómago rugió del hambre,  pero  Ana  no movió  ni  un músculo.  Ni siquiera  cuando  su hermana  entró  furiosa  a su habitación.
Amelia  dejó  la  comida  en el horno, hizo  que  Sebastián pase a  la sala mientras ella  buscaba  a Ana.

—¿Qué  te pasa?
—Nada , no deberías  estar  con tu noviecito.
Amelia    se  acercó  a  la  cama  tratando  de  no  tropezar  con  el uniforme  tirado en  el piso  o  la mochila    que   estaba  a  un lado.
—Pensé  , que  te  caía    bien Sebastián.  Te  portaste  muy  grosera.
Ana  no dijo nada. Sonó  el  timbre   de  la casa.
—Debe ser  Heli.
—¿Heli?
Fue  cuando  Amelia  se  acordó, que iban  a  tener  una   velada  solo  de  chicas.
—Uy ,  se  me olvido.
Volvió a  sonar  el timbre.
—Ve  abrir a  Heli, no importa.  Igual tengo  que hacer  tarea   de  álgebra.
Amelia   se  fue   a  abrir   a su  amiga,  sin  saber qué hacer respecto  a su hermana.
Sebastián  estaba  sentado en  la  sala  de  Amelia estaba incómodo mirando   a  las   flores  de  la  sala .  A  diferencia  de  otras  chicas, le importaba  lo que le  afectaba a Amelia  y quería  ser  aceptado por  sus  familiares  y amigos .
Amelia salió  de la habitación  de su hermana,  su  rostro denotaba  tristeza.  El corazón  del pintor  se   encogió ,  deseaba  saber  que  estaba  mal  y  cambiar  las  cosas.  Se  quedó  clavado en la  sala  sin  saber  qué hacer o qué  decir.  

Heli  la amiga  de  Amelia  entró parecía  exhausta.  Tenía  el  rostro rojo y   gotas  de sudor recorrían  su  cara y  cuello.  Llevaba   varios  CDs  de películas.
— Hola ,  Amelia  podemos pasar  de las tiendas. Solo quiero  sentarme  y  ver    al  Sr.  Grey    tomando una  coca-cola  zero muy  fría.
— Hola,  Heli.
Heli  miró a  Sebastián algo confundida  —pensé que era  viernes  de chicas.
Ninguno  dijo  nada  por  un rato . Sebastián   sintió  que  debería  irse  y  dejar  a  Amelia  y  sus  amigas   en su  tarde especial.  Se acercó  a Amelia  y le hizo señas  para   hablar con ella.
Heli  decidió  ir  a  saludar  a Ana  y  dejarlos solos luego de  poner  de  las películas  en la mesita  de la  sala.
Sebastián    se acercó   a  Amelia le acarició con ternura   la mejilla.
—Debería irme,  es  su noche  de  chicas.
Amelia  se aferró  a  él  y  casi lo besó — no te  vayas.
Sebastián  la  besó con pasión  como  si  se fuera  a ir por  mucho tiempo.
—No  deseo  irme, pero es tu tiempo con tu hermana. No quiero  ser   de  esas  parejas  que te asfixian,   que  creen que  uno  persona  solo  debe  pasar  con  su novio.   Yo quiero   que  seas libre y sobre todo feliz...
Amelia  lo besó  con fuerza, aún más  enamorada  de  Sebastián que antes.
—Quédate,  por lo menos  almuerza conmigo.  Luego tendré  mi  noche  de chicas.
Besó  de nuevo a  Sebastián  con tanto  deseo  que   la  sangre  del pintor  se elevó  Por  un momento  imagino tomarla  en  la sala.  Se separó  con  dificultad  algo  jadeante.   
—¿Por qué  fue eso?
—Por  tantas  cosas, por entender  a mi  hermana  , por  siempre pensar  en mí...
Sebastián   la  besó  de nuevo. Heli tuvo  que  toser  exageradamente  para  interrumpir  a la pareja.
—Ana,  está insoportable .  Creo que voy  a casa.
—Quédate  a almorzar.  compramos pollo  frito y  Ana  hizo chesscake.
—Genial,  eso  huir   de  Pablo  me  agota. He perdido  dos  kilos,  es la mejor  dieta  que podía  tomar.
A Sebastián se le erizó  el pelo  de la nuca.  No había peor  cosa que oír  a las  chicas  hablando  de  sus  exparejas.
— Voy  a  buscar  a  Ana, mientras  ustedes ponen  la mesa.
Amelia    iba a  decir algo, pero  confió  en  él.  Su hermana  y  Sebastián  necesitaban conocerse  mejor. Ya que ella  tendría una  larga  relación con el pintor .
Sebastián   fue  al cuarto de  Ana  y  tocó  la puerta.  Se puso nervioso, no  sabía qué hacer  o  decir  era peor   que  hablar  con  un  extraño.
Espero hasta que ella   dijo —  Amelia,   quiero  estar  sola.  Ve   a  sala  a  hablar  con tu  Da Vinci.  
— Ya quisiera yo  pintar  así — dijo  Sebastián ni bien   abrió la puerta.
—¿Qué haces  en mi cuarto?
— A  Amelia,  a  Heli  y  a mí   nos gustaría  almorzar  junto  a ti.
—Gracias,  pero ya   comí.
Ana  seguía  en su  cama   fastidiada  que ese  hombre entró en su refugio  Sebastián  se  acercó  a la cama.  de  Ana  y la  miró por  un minuto sin decir  una palabra.
— Mentirosa.
Ana   se sentó  en su cama,  muy molesta. Hubiera querido  tener  poderes mágicos  para lanzar  un rayo al intruso.   
—Eres  el colmo,  entras  en  mi habitación  sin  permiso  y  luego me acusas  de mentir.
Sebastián   caminó por la habitación  de  Ana mirando los peluches,   un  gran afiche  del doctor  misterio,    ropa  tirada  en el piso  y  algunos libros    abiertos   del  álgebra  en un pequeño  escritorio.
— Tienes razón, pero  antes  que me marche. Ana deberías  saber  algo,  quiero a tu hermana y no  voy  a robártela.  Aunque quisiera  eso, ella nunca  te  abandonaría.  No, entiendes que  eres lo más importante  en su vida.
Cuando  amas  a  alguien   tu mundo crece,  aprendes   nuevas cosas y  nuevas personas se integran a tu vida.  Solo deseo  conocerte,  tú decides  si  lo haces  ahora  y comes  algo  o  te quedas    sintiendo lástima  por  ti.
Luego  de  decir  eso,  Sebastián  se  marchó  de  su habitación .  Ana  de mala  gana     y  más movida por  el hambre  fue   al comedor. Su hermana  estaba  radiante  ,  eso siempre  ocurría   cuando  el  pintor  se encontraba  junto a ella.   
Su hermana  le  dio un plato que contenía  pollo, papas  fritas  y algo de ensalada de col.    
Ana  se sorprendió  al oír  que  Sebastián  se iba  para que ellas pudieran cumplir  sus planes.  Una parte  de ella   se sintió  culpable .  pero otra  estaba   feliz por tener  a su hermana y  a Heli  solo para  ella  esa  tarde.
Heli acaparó  toda  la conversación  contado  su  gran pelea  con  Pablo.    Ana  atendió  a medias, la  charla.  No pudo dejar  de pensar en  lo que  dijo Sebastián. “Tienes razón, pero  antes  que me marche Ana.  Deberías  saber  algo,  quiero a tu hermana y no  voy  a robártela.  Aunque quisiera  eso, ella nunca  te  abandonaría.  No entiendes que  eres lo más importante  en su vida. Cuando  amas  a  alguien   tu mundo crece,  aprendes   nuevas cosas y  nuevas personas se integran a tu vida”.  
Ana  estaba tomando  un poco  de   cola  cuando  miró  como Sebastián   ayudaba  a  traer  el pastel mientras su hermana  que llevaba los platos. No pudo negar   que  se complementaban  y que  ambos les  brillaban  los ojos  cuando estaban juntos ,  era  como si compartieran  un secreto.
Se obligó en poner  atención a  Heli  que en ese  momento  estaba  hablando  de  su deseo  de  comprar  vaqueros  nuevos .
— Yo  también  quiero comprarme   una chaqueta nueva  en especial  si    iré  a  Riobamba  cuando  se  acabe  el hemisemetre.

Amelia  observó  a  su hermana   con recelo mientras  cortaba el pastel.
—Solo,  iras   si apruebas   el año y  sacas  buenas  notas  en  álgebra.   
Ana  suspiró  desanimada  por  el tres  sobre veinte   en su  última  prueba. Amelia  le pasó  un plato   con  el chessecake,  que  Ana  no le pareció  tan    atractivo  , como  cuando  lo puso el postre  en la  mesa Amelia.
—Por  cierto,  ¿ya  te dieron   la  calificación   de  tu  prueba?
—No,  me  imagino  que me la  entregarán  el lunes —Ana mintió.
Solo  Sebastián  se dio cuenta  que lo hacía y  sin querer  recordó  su   niñez  y juventud, cuando  su  padre le pegaba   por  sacar   malas notas. Ana  tenía la misma  mirada   cuando  él escondía una mala   calificación. Se prometió  que  ayudaría  a Ana, no solo por  Amelia. ´El entendía muy  bien  la  tristeza  y pesar      cuando  se era  un mal alumno  y no  comprendía   un tema de estudio.
Luego   de   pasar  como  15  minutos  despidiéndose   de  Amelia.  Sebastián    se  fue,  al principio pensó  ir  a su estudio  y pintar.  Luego lo pensó mejor  había descuidado mucho  a doña  Caridad  y  don  Pedro.  sería  genial sorprenderlos con una visita. Estaba  muy  distraído en sus  recuerdos   que no  sé  dio cuenta  que alguien lo seguía.

Espero que les guste el capítulo y les deseo una buena semana



16 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Pobre Ana, es comprensible su sentimiento. Acostumbrada como estaba a tener a Amelia sólo para ella, compartir tiempo y afectos nuevos, sentir que su pequeño mundo cambia, puede ser algo turbador en principio. Sebastián se lo ha explicado muy bien; terminará por entender que tiene razón y no hay motivo para los celos, que simplemente va a tener un amigo más y que su mundo se amplía y enriquece.
La pareja se ve muy unida y apasionada, que sigan así de bien.
¿Quién andará siguiendo a Sebastián?
Me gustó el capítulo.
Un beso, cuídate el resfriado y pasa un agradable finde.

Omar enletrasarte dijo...

buen comienzo, un relato que atrapa
saludos

Mela dijo...

Hola, JP... Cuando se tiene una ilusión como pasar un viernes de chicas, pues es comprensible que surja el enojo si aparece el novio de tu hermana
Pero creo que aquí también hay un problema de celos... y los celos solo pueden dañar
Las palabras que le ha dedicado Sebastián a Ana me han parecido muy adecuadas... ya veremos si Ana recapacita, no lo sé
Me ha encantado el beso de Sebastián y Ana... sí, un beso de amor siempre debe darse como si el siguiente fuese a tardar mucho en llegar ;-)
He disfrutado con tu capítulo y tus estupendos personajes... y lo has dejado interesante... no sé quién persigue a Sebastián, pero me temo que nadie con buenas intenciones
Espero que tu resfriado vaya a mejor... seguro que sí
También te deseo un feliz finde, y te mando besos

sabores compartidos dijo...

Hombre en una fiesta o reunión de chicas lo que sobran son los chicos ejejej.
Queda el capitulo interesante sobre quien seguirá a Sebastian.
Besotesssssssssssssssss

CRISTINA dijo...

Hola Citu, es un capitulo muy interesante eres una gran escritora. Cuídate ese resfriado, que te mejores.
Besitos.

Dolo..✿*゚ dijo...

Me ha gustado muchísimo, guapa!
Un beso.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que interesante sigue esto, quiero más!! jajaja. Me ha gustado mucho :)
Besos!

Tamara dijo...

Seguimos jejejeje, eso mola síntoma de que tienes un poquito más de tiempo para estar por aquí. Cuida ese resfriado. muasssss

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Yo ando como tú, con refriado de mil amores, tengo la cabeza que me va a estallar, cuídate mi niña. Besotes

carolina g. ticala dijo...

Muy buena entrada!!!saludos!!

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como siempre es un placer leer estos capítulos que ya echaba de menos, y que tanto enganchan al lector.
Abrazos y Besines.

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Me encanta Sebastían es todo un amor con la hermana de Amelia, pobre chica. Esperemos que mejores su carácter. La verdad buen capítulo. El viernes espero leerte sin falta. Feliz semana!

Mirian Cartagena dijo...

Vaya situación, una hermana con malas calificaciones, una viernes de chicas, comida deliciosa. Lo bueno es que todos terminan haciendo lo que les toca.
Saludos.

Mientras Leo dijo...

Bien! retomamos y tengo que decirte que me encanta el dúo Ana Sebastian
Besos

Ariel El vikingo dark dijo...

wow.... extenso pero muy interesante!!!!
mmmm coca zero? =)


Espero que tengas un lindo comienzo de semana
un beso para ti Citu

Laura dijo...

Mmmm ojala Ana pusiera mas de su parte al respecto sobre la relación de Amelia y Sebastian, si esta celosa pero debería de darle una oportunidad el no es malo, esperemos que asi sea, y quien lo estará siguiendo ojala que no le pase nada malo, muchas gracias por el capitulo, me gusto bastante!

Related Posts with Thumbnails