Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Ilumina mi corazón. ( Capítulo 16 segunda parte)

Hola,  ¿cómo les  va?  hoy les traigo un capítulo   corto. Van  a  conocer  un poco  más  de  Sebastián y  su  familia ,  espero  que les  guste  y les  deseo  un   lindo  fin de semana.

Capítulo 16


Victoria   solo tuvo ojos  para  Sebastián , su hijo. Al que abandonó por cobardía.  Ni siquiera prestó atención   al   hombre que estaba  a su lado.  Se  sentía  ridícula de seguir  a  Sebastián  como  si fuera una delincuente. Incómoda  se movió  de su asiento para poder  ver  a su hijo.  
Sebastián  salió  de  una  casa  sencilla y  tomó  su moto  para  irse  al sur. Por un momento  casi  creyó  ver  a su madre,  pero al  observar  bien   se  dio cuenta  que  era  un error.
Victoria   que  se  había  escondido   debajo del asiento.  Respiró aliviada cuando  una  voz  impersonal  le  dijo —. Ya puede    sentarse  bien   se  ha  ido, ¿desea  que   siga  al sujeto?
— No.
—¿Necesita  que investigue  más  al señor  Contreras?
— No,  creo que  lo que ya investigado  es  suficiente.  Será mejor, irnos.
 

Victoria  volvió  a su  casa    en las afueras  de  Quito.  Fue  al jardín  y  miró sus rosas,  ellas eran tan hermosas  y le  recordaban  la  gracia de  dios. Sin  embargo, hoy  no le   daban consuelo.  Lloró  muy poco,  sabiendo  que    pronto  vendría  su esposo y él odiaba   verla afligida.
Caminó por  su jardín,  deseando olvidar  el pasado  y  sus miedos. A  lo  lejos estaba un sauce,  se  acordó  que a Sebastián  le  gustaba   sentarse  en su  sombra y pintar. Aún conservaba sus   dibujos,  como una reliquia sagrada.
Cuando  Sebastián  era  un  niño ,  Cesar  odiaba  que  dibujara  creía  que  esa afición  era de maricas  y  pervertidos.  Pensó  que  con golpes  quitaría  el deseo   de pintar.  Lo único  que  logró  fue que  Sebastián  se  convirtiera en muchacho rebelde y se  fuera  de su lado.  
No había  tenido paz  desde que    su  hijo   escapó de  casa  cuando era adolescente. Aunque. le suplico a su esposo  que lo buscara al instante.  Cesar  no quiso hacerlo, porque  el demonio   tentó a  su hijo  que dejó  el  camino correcto que le mostraban sus padres.


Ella  pasó    años  rezando a  dios  por  volver  a  ver  Sebastián  y  en lugar  de abrazar al muchacho  cuando lo observó  de mesero .  Solo bajo  la mirada  como esperaba su  esposo,  y no dijo nada.  Se  avergonzó  de  su conducta  y cobardía. Estaba  segura que  dios  iba a castigarla por no  ser  una  buena madre,  ni una buena  esposa. No había podido  ayudar  a   su esposo  a encontrar  paz.  Volvió  a rememorar  como si fuera  una  pesadilla  el  almuerzo en la que  miró  de nuevo    a su hijo; cuando llegaron   a  casa  y  ella  nombró a Sebastián.  Cesar   la  golpeó  en la cara para devolverle el  sentido común. Victoria  como siempre se  doblegó a los deseos  de su esposo. Odiaba  confrontarlo ,  una  buena  mujer acata las órdenes  de su marido. Pasó  días llorando  hasta   que  no tuvo más lágrimas. Una  cosa  era saber  que  su hijo  estaba perdido  y otra   saber  dónde  está  y no  ir en su búsqueda.  
Cada  vez  que  podía   iba a l  restaurante sin atreverse  a  entrar. Pasaron  meses  hasta  que  se  atrevió  a buscar a  su hijo.   Por primera  vez,   se dispuso  a  no acatar sus designios de  Cesar y  contrató un detective para averiguar todo lo que podía  sobre  Sebastián .   Le produjo sentimientos  encontrados, saber que hijo   era  pintor   y  como un no tenía  éxcito trabaja  como mesero. Estaba orgullosa de  todos  sus logros,  pero temerosa de  que nunca  deje  ser  un   pobre mesero.  Deseaba  que   Sebastián sea  feliz  y  que su esposo  encuentre   la paz.

Aunque  él no  le  dijo  nada.  Victoria    creía  que Cesar,  su marido  extrañaba  a su hijo  y no  se perdonaba  por   no  haberlo salvado de la  oscuridad.  Esperando encontrar    una  respuesta    entró en la casa  y  se  fue  a  su  cuarto  a  orar.
Cesar  llegó  como  a   las  8  de  la  noche,  siempre  lo recibía  su esposa   con  un beso ,  luego le quitaba  la  chaqueta  y le  daba  un vaso  de  su whisky  predilecto.  Se molestó  al  no encontrarla esperándolo como siempre.  Furioso  fue  a su habitación  el  enojo  se  convirtió  en desesperación  al ver  que ella  estaba   desmayada  en el piso.
Tuvo que pasar   una  semana  y   que  la  golpee muy  duro  en su espalda  para  que  Victora   acceda ir  al médico.  Cesar  odiaba  perder  su tiempo  en   cosas  que  no  le  dieran dinero o poder. Miró a su esposa , ella a pesar  de  los  años  le robaba el aliento  .  Era  una mujer gordita  con  el  pelo   negro  y  unos  increíbles ojos  azules,  que últimamente  reflejaban tristeza. El doctor  mandó unos análisis  y que ella  no tuviera  mucho  estrés .   Cesar  temía perder  a  su esposa  ni  la oración  u obtener  dinero  le  quitaban   el mal presentimiento, de que ella  estaba muy  enferma.    No le importó  que  Sebastián se  fuera  de su vida , pero  la  posibilidad  de  perder  a  Victoria rompió corazón.



Días  después.
Sebastián   miró  su vieja  casa,  no había  estado  por   esas  calles    desde  que  se  fugó  de la  casa.  Amelia   apretaba  su  pecho  para sostenerse   en  la moto y su  aroma    parecía protegerlo como un escudo.   Al  ver  su  antiguo  hogar,  no  le embargo ninguna  emoción,  tal vez  sorpresa  por  vislumbrar lo  extraño, lujoso y frío.  Se dio cuenta de que  nunca  fue su hogar.  Cuando era  niño  y llegaba  del colegio  siempre  temblaba y  no  deseaba   entrar  a su  casa  se  quedaba  en el jardín .
Dejó  de   mirar   la  casa  de sus padres  y siguió   cruzando  en su moto  las  calles aledañas  hasta  llegar  a la  dirección que  le dio  Amelia. Ella  tenía  que  dejar  unos  trabajos   a la  casa  de  un  profesor.  Sebastián    esperó   a su novia  sin  saber  que  su madre  espiaba   y  casi habla  con  él.   Pero,    Victoria se   demoró  mucho  tiempo en armarse  de  valor  y  su  hijo   se  marchó sin ni siquiera  mirar  en  su  dirección  con  el corazón  arrepentido  volvió  a su casa.
Cesar  la  esperaba  enfadado
—¿Dónde estabas?  No  te  di permiso para  salir.
Victoria     bajo   la  mirada  ,  pero en lugar  de pedir  perdón   susurró  — Quiero,   de   vuelta  a mi hijo.
César  le dio  una cachetada ,  tembló  al  mirar  los  ojos  azules  de su esposa no  observó miedo solo resignación   a  su suerte.
Pasaron días y ningún  castigo o súplica  hizo  que  Victoria   ceda  ante  sus  deseos.  César  no podía  pegar   estaba muy enferma, por primera  vez  no supo que hacer y consideró  buscar  a Sebastián  ,  solo porque  eso quería  su amada  esposa. 

Espero que  les haya  gustado aunque  era  muy  pequeño



15 comentarios:

Nena Kosta dijo...

César es un puerco, me ha puesto enferma. Creo que el único "amor" que entiende se basa en la dominación del otro. Victoria es una mujer sumisa y por ello infeliz, no es su pareja, es su criada, y eso le ha costado a su hijo. A ver si ahora que ha tomado una determinación puede recuperarle y librarse del yugo de ese esposo, que no es ni buen marido, ni buen padre, ni siquiera buena persona.
Besos y buen finde!

Omar enletrasarte dijo...

muy bien, es admirable compaginar tantos personajes
saludos

Mela dijo...

Hola, JP... Entiendo muy bien que Sebastián se fuera de su casa en cuanto tuvo la ocasión
Con semejante padre, incapaz de respetar tanto a su hijo como a su esposa
Me ha dado pena la situación de Victoria... tal vez debiera atreverse a hablar con su hijo
Y no, no me creo el amor de Cesar hacia Victoria
Te pego, pero te amo... no
Si está preocupado porque está enferma... pues que esté preocupado... pero ese trasto de hombre no sabe lo que es amor
Feliz finde
Besos

PieL dijo...

Me encanta como lo narras
aunque la verdad es que el amor en tu relato , en esta ocasión es ese tan mal entendido y maltratado

muchos besitos y buen finde ¡¡

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenas tardes,
EXCELENTE CAPÍTULO.... "corto" =)
eso si, a ese Cesar hay que enseñarle un par de cosas...
gracias por el mensajito en el face, ésta noche andaré por ahi =)

Te deseo un lindo fin de semana
un beso grande

Laura dijo...

Ese Cesar es bien malo por todo lo que ha hecho, por algo Sebastian se fue, muy duro todo esto para él porque es su familia, Victoria tiene que estar en contacto con su hijo, gracias por el capitulo muy bueno!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Prefiero no hablar del padre de Sebastian es un... Pobre mujer! Tener que aguantar a un energumeno así. Sebastían no me extraña que se fuera de su casa, aunque creo que debería haberse llevado a su madre. Bueno esperaré el siguiente capítulo pronto. Un besote!

Mi tarde junto a un libro dijo...

Uffff que duro ha sido. Espero que alguien consiga poner en su sitio a Cesar, porque es algo que no puedo soportar. Muy buen capítulo, pese a ser fuerte, me ha encantado :)
Feliz fin de semana!!

Ana Meyling dijo...

Holaaa!
Me ha gustado mucho, aunque sea corto. Espero el siguiente jejeje
Un besito y feliz fin de semana. Nos leemos^^

Ana Meyling dijo...

Holaaaa!
No sé si se ha publicado el comentario u.u'
Lo que te decía era que me ha gustado el capítulo, aunque ha sido cortito eeh jajajaa. Espero el siguiente.
Un besito, feliz fin de semana. Nos leemos^^

Mirian Cartagena dijo...

Muchas veces los padres no entienden a sus hijos, y no les importan. No entiendo como pueden vivir sin su hijo, César vive feliz con su prepotencia y machismo y Victoria no tiene el poder suficiente para vencerlo, parece no querer a su hijo.
Saludos.
Un buen fin de semana.

JUAN FUENTES dijo...

Amiga escritora,si estás enamorada de las letras,poesia, y de la fotografia,
solo falta que tus pensemientos sigan avanzando en la creacción de tus personajes
Un fuerte abrazo

Ghaaby Captor dijo...

Hola!!

lol bueno la verdad no conocia a la mama de sebas, si mi hijo se va de la casa obvio que iria a buscarlo y si el problema es mi esposo, me largo o lo boto!

genesis dijo...

HAHAHA MADREEEEE MIA QUE CAPITULO!! O-O

sabores compartidos dijo...

Uhmmmm este Cesar no es buena persona, y creo que Victoria debería mandarle a tomar vientos.
Beotesssssssssssss

Related Posts with Thumbnails