Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 3 de junio de 2016

Ilumina mi corazón. Capitulo 26 (Tercera parte)

Hola,  ¿ cómo  les  va?  Hoy  les  traigo un nuevo  capítulo  de mi novela espero que les  guste. Van  a  ver  ocurre  con Nessa  y  Heli. La próxima  semana  sabrán lo que  pasa  con  Amelia,  Sebastián  y  Zahra

Capítulo  26

Nessa  sintió    que  el agua mojaba  sus   pies  había  soltado  la manguera  con la que  regaba   las plantas    cuando recibió las malas  noticias que le dio Agatha.   El corazón  de  Nessa latía  desaforadamente y solo tenía que  cerrar los ojos  para  ver  a  su hija,   su esposo,    Ana  y  Amelia   morir  de mil  formas  horribles.  Cerró el agua  de la manguera   y  salió corriendo  a la calle. Parecía  una tarde  normal  la  gente transitaba  indiferente al peligro que le acechaba en cualquier momento.  El cielo  se tornaba  en un  atardecer    anaranjado  y  el  calor   del  verano    lograba  que la tarde  fuera agradable.
Nessa   pudo     sentir  el momento  en que las  cosas   empezaron a  cambiar   un  viento   frío  trajo  un  olor  azufre  y pólvora .  El  cielo se  volvió negro   de repente  y   parecía como  si el  Guagua Pichincha  estuviera   estallando.  Una  nube  roja traía  sangre  y desesperación   .  La  muchedumbre   se quedó parada  viendo el espectáculo   de  la nada     las  casas  y las  personas    cambiaron de  color   hasta  transformarse   en  una  masa negra  que  infectó  todo lo que  tocaba  a su alrededor.
Angustiada     salió corriendo       creando un campo de hielo para  protegerse  de las  sombras.  Sin embargo, llegó  muy  tarde,  el edificio   en  el  que   trabajaba  su  esposo como oftalmólogo se  convirtió  junto  las personas  que  se  hallaban en su interior   en killing  o sombras  demoníacas.  Las  lágrimas  corrían por  el rostro  de  Nessa  por  un momento   pensó  en tirarse   hacia  las  sombras,  pero su  hija  y sus amigos la necesitaban.
No  se dio cuenta de que  estaba a punto  de   ser  alcanzada por   sombras   cuando  sintió  que  alguien jaló   y   casi    hizo que   cayera   la  calle. Nessa  oyó  ruido  de  bocinas  y gritos.  Para   luego escuchar   un  silencio  aterrador  que  dominó  todo.  Los  edificios,  las  calles,  plantas  y personas    que  hace  un instante eran normales  la  rodeaban   ahora infectadas  en sombras  intentando  traspasar  el  campo  de  hielo que   Nessa de  forma instintiva    hizo  a su alrededor .    No le importó  que  a  su  alrededor   las personas   fueran infectadas.  Estaba confundida   y  agradecida. Conocía  el tacto y el olor  de  quien le  salvó.
 No necesita  verlo para  saber  que era  su  esposo  Kalevi  Mäkinen.  Era  un  hombre alto,  robusto  de   50  años  ojos       y  el pelo  negro.  A Nessa  siempre  le pareció  como un  gran  roble  que  nunca dejaba  de protegerla a  pesar   de  lo fuerte que  fuera el temporal.
Nessa  se  dejó llevar  por  su alegría  y  abrazó  a su  esposo.
—Pensé que estabas  muerto.
— Rentoutua, rakkaus ( Tranquila  amor) — Nessa    todavía  en  los  brazos  de  su esposo olfateó  en torno a  él;  furiosa  lo golpeó   en el hombro— ¡Comiste  chocolate!  ¡Por  dios! Kalevi,  estas  a  dieta. El médico  dijo  nada  de  sal, choco...
Kalevi la interrumpió  preocupado—. Esos  bichos, negros nos  rodean.
Nessa   susurró  unas  palabras  en  lenguaje  élfico  e hizo que nevará congelando por  el momento las sombras.
—  No  cambies  de  tema.  Debes  cuidar  tu  salud. El médico dijo que  tienes el colesterol alto.
— ¿Qué  pasó? —  Dijo  Kalevi intentado que  su esposa    deje a un lado  el tema  de la dieta.
—  Úvatar  atacó a  todos los mundos     unos  seres  al que  vulgarmente  se les llama  sombras infernales. Agatha me devolvió mis poderes  para poder  llevar    a Heli,  Amelia  y  a  los  demás a  un sitio  seguro.
Kalevi   sintió un nudo en  el estómago  solo necesito   ver   el rostro   angustiado  de  su   esposa  para  saber  que no  tenía noticias  de  su hija.
Las  sombras  atacaban el hielo.  La pareja  supo  que no  tenían  mucho  tiempo,  se  tomaron  la  mano  y  se  miraron  a  los  ojos  esperando  luchar  por  ellos y  sus  seres  queridos.

Al otro lado de la ciudad Heli   había  puesto su celular  en  vibración  ya  que estaba  en una librería  gastando  sus ahorros.   Sin embargo, no  se  sentía  culpable por  ello.   Miró  de  nuevo  todos los libros que  compró .  Colocó  en su  bolso la trilogía    del  siglo  de  Ken Follet,   el   cuarto  arcano  de  Florencia  Bonelli  y  sus secuelas   que  sería  el regalo  de   cumpleaños   de    Amelia.
Salió  de la librería  más  pobre  ,  pero  feliz .  Su alegría  duró poco,  ella   había  ido a la   universidad para  tomar  su última  clase  del día .   Estaba  en   el patio de  su facultad,  cuando  observó  a  Pablo     acercarse  a  ella.    Hizo  una mueca ,   de desagrado ;  lo  que  antes   sintió por    Pablo murió   en estos  meses.  Le  había  perdido  el respeto  y todo  el cariño  que    tuvo  por  él se  convirtió  en desilusión y  luego en indiferencia.  Al  principio  detestaba   a su  ex amor platónico  hasta   que le  dio lástima  y  rabia como la buscaba  porque  necesitaba  algo  de  ella.  Su último encuentro  fue   terrible,  discutieron  en plena   calle.  Heli   recordó  con  vergüenza  todos lo insultos que le  dijo a  Pablo.
Debía admirar  que  él  seguía  buscándola en lugar  de molestarle  tanto.
—Hola,  Heli ¿cómo  estas?
— Hola,  Pablo —  Heli entró   en  la  facultad  y  se   dirigió al subsuelo donde  estaba la biblioteca.  Faltaba  todavía  media  hora para  su próxima  clase.
—Quiero  hablar  contigo  Heli.
—Pensé que todo   quedó  aclarado   desde  nuestra última  charla.
—  Nada   quedó aclarado. Solo  sé   que  ahora me  odias  y ni siquiera  sé el motivo    —.  La  voz  de  Pablo  resultaba  dolida  al  igual que  su rostro.
Heli no podía  negar   que era un hombre  atractivo alto  de    tez  trigueña  y hermosos  ojos negros.  Siempre   cuidando  su   cuerpo  era muy músculo sin llegar  a ser   ofensivo.  A  Heli  antes  al   observar a  su    amigo    hacía que lata  su  corazón a mil por  hora.  Esta  vez     no le produjo ninguna emoción.
— No  deseo, pelear  Pablo.
—Escúchame    solo  5 minutos.   No puedes  desechar  una amistad  de  años.  Por habladurías.
Heli tuvo que morderse  la lengua  para   no gritarle  que ella  lo  escuchó de sus labios.
—Bien  voy  a la  biblioteca,  quiero  revisar   mi  deber  para  el profesor  Valle.
—Vamos  a  una mesa alejada.
Pablo  le sonrió    con intención la mayoría  de mujeres se perdían  con  ese  gesto. Heli ni  siquiera  le prestó atención   El último mes  fue   fatal  Heli  siempre   estuvo enamorada  de  él  y ahora  cambió   de  repente.  Lo peor  es que la extrañaba, no  pudo dejar  de pensar  en ella  desde  que  se alejó   de su vida  . Ninguna mujer  lo había  abandonado  y Heli no sería la primera.  La  conquistaría aunque   tuviera   que  usar  todo su  arsenal.  Observó  su  rostro por   el reflejo  de la  ventana ¿Qué mujer    rechazaría   a   un hombre  tan  atractivo?

Heli  le condujo  a una mesa al fondo del  salón  unos estantes  de libros   lo  rodeaban. Se sentaron y estuvieron  unos minutos en silencio embarazoso.  Heli  sintió  que  su  celular  vibraba de  forma intensa.
—Me puedes  esperar,  tengo una llamada importante.  
Pablo   asintió  y le  dio otra  de sus sonrisas arrebatadoras.  Heli  vio  a lo lejos   a dos  chicas  mirar  a  su  amigo  y   coquetear con descaro.  Ella   alzó  los  hombros indiferente a su encanto.  Fue  al pasillo  y llamó    a su madre.
—Hola,  mamá.
—Por  fin, contestas.
—  ¿Qué  pasó?
Oyó  un suspiro  de   cansancio.  La  voz  de su madre parecía  fatigada  y  con  miedo.   Heli  se estremeció  e intuyo que algo  malo estaba  pasando.   Un  fuerte  olor   a azufre inunda  el pasillo.
—¿ Qué  ocurre mamá?
—  Úvatar   atacó nuevamente,  pero  ahora   a todo el mundo.  Estás  en peligro,  las  sombras infernales   se  han despertado.    
—¿Mamá está bien?  ¿ Papa?  ¿Amelia?
— Nosotros  estamos  bien.  Escucha  con  atención ,  las sombras  pueden   infectarte    si las  tocas. Debes  congelarlas.  si  sientes  un  olor  azufre,  es tan  cerca  de materializarse y  atacar  el lugar  en el que estas.

Heli  respiró  con  dificultad.  El aire estaba  viciado,  pero  parecía no pasar  nada.  Aunque  el corredor  estaba  vacío.  Con miedo  preguntó  —¿Cómo ?  Si no tengo poderes. ¡ Mamá  contesta!
En lugar  de  oír  la  voz   de su madre   escucho  un  grito  Luisa la  madre de  Ramoncito  —.  Eres  una  bruja  lo  sabía.  Hay quemarte para  que  todo  vuelva  a la  normalidad.
El cuerpo de Heli   se  estremeció de miedo  —¡Mamá!
Luego de  varios minutos  en  los  que corazón de Heli  latió como un  caballo  desbocado  su madre  le respondió.
—Estoy  bien,   la  madre  de  Ramoncito nos encontró  cuando  íbamos  a  casa  de  Amelia  para  hacer  un portal  para  ir  a buscarte y  llevarte   a   un lugar  seguro. Pero  la  esa  vieja   idiota   se alteró  al ver  mis poderes.  La noquee...
—Mamá.— Heli miró  asustada  como la   escalera   se  volvió  una  masa   negra
—Ya  voy  al grano. Piensa  en  hielo   siente    el   hielo y  grita    Eldanár. ¿Entiendes?
Heli no respondió a su madre, pero hizo lo que le  indicaba para  frenar  a  las sombras .  Luego de  tres  intentos lo logró.
—  Lo hice .
—  Bien,  elige  un lugar  seguro  Y  congela  las  entradas.  Cuando  lo hayas  hecho me llamas.
Heli  estaba  feliz   fue  corriendo  para    tomar sus libros  y alertar    a las personas que  se encontraban  en  la  biblioteca.  Cuando llegó encontró a  Pablo rebuscando su  bolso  en busca  de  su  trabajo para  el profesor    Valle.
Lo único que  deseaba  era   golpearlo con todas  sus  fuerzas.  De  la  nada   miles de libros  cayeron  a  su   amigo.
Heli miró  alrededor y  se dio cuenta de que las  sombras  la  rodeaban.  Con   molestia  fue   hacia Pablo que era el único en la sala  además  de ella que no  se infectó.    Con miedo congeló   la  mesa y el sitio donde  estaba  su amigo.  Esperaba  con ansias que su madre  llegue  pronto.

Les  deseo un  genial  fin de semana  y  se me cuidan mucho.





14 comentarios:

LOBEZNA dijo...

Ja ja ja, me ha hecho mucha gracia el detalle del chocolate y el colesterol. Yo no quiero hacerme un análisis porque abuso mucho de él.
Buen finde y un abrazoooo.

Gladys dijo...

Hola mi querida amiga por favor que imaginación para escribir tu novela y someter al lector que no se aparte de la lectura, me sorprende la obsesión por la dieta de la protagonista que importa la dieta en ese instante jejejeje, me divierte leerte.

Besitos de luz qe tengas un feliz fin de semana.

Mela dijo...

Hola, JP... La emoción sigue en marcha
Me ha gustado bastante como has descrito el avance de las sombras en una ciudad cuyos habitantes viven ajenos al peligro
Espero que esas sombras no puedan traspasar el campo de hielo
Me ha encantado Kalevi... ese esposo que parece un roble y que nunca dejará de proteger a Nessa... a pesar de lo fuerte que sea el temporal
¡Qué nervios con Heli! Menos mal, que al tercer intento, logró el poder de congelar
Pues ya veremos qué sucede con Pablo y Heli... me dejas intrigada
Besos, y feliz finde

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Citu,hoy vengo a desearte un feliz y tranquilo fin de semana!!.
Muchos besos y cuidate mucho niña tqm:):)

Laura dijo...

Heli como que no tenia muchas ganas de salvar a Pablo jajaja, y la mamá de Ramoncito como siempre de metiche y habladora, pero parece que la noquearon jeje, me gusto el capitulo muchas gracias!!

JUAN FUENTES dijo...

El viejo fotógrafo coleccionando los besos que tu le envias
Un fuerte abrazo

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenas tardes,
wow, que buen capítulo... veo que te has entusiasmado escribiendo =)
muy muy bueno!!!


Te deseo un excelente fin de semana
un cálido abrazo

cuidate mucho

Ghaaby Captor dijo...

holaaa!!

oommgg me dejas con el trama!!! D:
que buenisimo capi :)

Mientras Leo dijo...

Menudo final, vaya con Heli!! Estoy deseando saber cómo avanza
Besos

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que hayas tenido un finde tranquilo. Ahora mismo tengo ganas que Heli deje al tal Pablo como cubo de hielo. Ha sido un buen capítulo. Espero que tengas una buena semana. Un besote!

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como siempre es una maravilla leer tus Novelas y sentirse atrapado por un argumento pleno de imaginación, ironía e intriga. Tus personajes calan en lo más profundo: Kalevi, Nessa, Pablo y Heli. Pendiente estoy del próximo capítulo.
Abrazos y Besines.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Ya me he puesto al día con los capítulos que llevaba de retraso, jejeje. Está todo muy, muy interesante y estoy deseando que publiques más capítulos y seguir leyendo :)
Feliz semana!!
Besos!

Lourdes dijo...

¡Hola mi sol! ¡Qué lindo capi! Me has reír con lo de la dieta. Eres brillante y tienes una imaginación de genia. Te felicito. Sigo recorriendo el blog deseando seguir porque ya veo que me atraso en los capis. Un besotee

Yessy kan dijo...

Que angustia la de Nessa, menos mal que salió bien de esas sombras protegiéndose con el campo de hielo. Me gusta la acción que le has designado a Kalevi, su fuerza y dedicación por la esposa. Me parece que a Nessa ya no le interesa Pablo. Me gusto este capítulo, y nos dejas en suspenso.
Beso

Related Posts with Thumbnails