Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Ilumina mi corazón. Capítulo 35 ( segunda parte)

Hola  ¿cómo les  va?  Hoy les traigo una  entrada emocionante y algo larga espero que les  guste.
Capítulo  35 


Sebastián pensó  que    volvió a morir  de nuevo,  pero  solo fue  quemado sintió  un dolor intenso en cada parte  de su cuerpo.   También padeció su corazón  al confiar en Adremlech.  Intentó moverse  se  encontraba  en  un   piso de lava  ardiente.  Por raro que  fuera    aún  no   era  ceniza  o   se había  hundido  en  él, ni siquiera  sus  ropas  se   quemaron. Fue  cuando  miró   a  un insecto    con alas de  fuego.  Le sorprendió  cuando el  mosquito le  habló.
—Muévete, asqueroso  vampiro.
— ¿Me  hablas   a mí?
Is  gruñó  y puso los   ojos   en blanco  para luego mandar  una bola  de  fuego que quemó  a  Sebastián  en  el rostro,  quien  gritó del dolor.
— Para hablar  conmigo  solo utiliza  tus pensamientos. ¿Quién más está en esta habitación?  No entiendo ¿por qué  Adremelech  siempre  me manda  a los  más  tontos y  apestosos?
Sebastián se paró  con dificultad,  casi  se  vio  tentado   a  percibir  su olor,  pero se detuvo en  el último momento.   Por  lo menos el demonio  no  lo traicionó. Aunque le  mando  un moscardón  molesto de ayuda.
— No  soy apestoso,  zancudo  de  cuarta.
Is  volvió a  quemar a  Sebastián.
—  No soy un mosquito ,  soy  la  reina del inframundo.
— Por  eso el mundo, está así  de mal. 

Is  hizo un sonido raro entre  gemido y  gruñido como respuesta.   El piso  de lava ardiente  empezó   a  burbujear  y  quemó a  Sebastián que aulló  de dolor.
Luego  de  varios   minutos se acercó al pintor    y tronó  los  dedos    una  especie    pasta  verde   con  olor  a popó de  gato  que le  cayó  encima  a  Sebastián,  pero el dolor    que   sintió por la lava  término.
— No  vuelvas a  faltarme al respeto . Porque no  respondo.
Sebastián  asintió, por  desesperación.  No tenía  tiempo  que  perder aún debía  salvar  a  Amelia. Nunca pensó que   existía una mujer más desesperante que la   princesa  de plástico, pero  aún no había conocido  a  ese  demonio  presumida.
Caminaron  en  silencio  atravesando el  camino  de lava.  La  demonia  se hizo un poco más  grande  y  Sebastián  pudo ver su  rostro .  Era  casi una niña  de  cabellos  rojos,  rostro pálido, angular y   sus  ojos eran   negros.  Si  se la observa  bien tenía    un alma  vieja  y tristeza  en la mirada.
—Deja de mirarme,  por  cierto mi nombre  es  Is.
Sebastián  solo asintió  ya que  por  más que lo deseara, no podía ser  amable con  la insufrible  demonia.
—Él mío es  Sebastián.
— Ya lo  sé.  Sígueme  y no te pierdas.  Tenemos  un largo  camino que  recorrer  antes de llegar  donde  la humana.
—  Al principio pensé, que  Adremelech  me  traiciono .
Is  se puso  roja y Sebastián pensó  que  ella lo iba a  quemar.
—Los  demonios  no traicionan  como  los  humanos. Adremelech es un ser pedante, pero tiene palabra. Será mejor que  avancemos,  ya mismo  terminamos la parte  fácil  de nuestro  trayecto.
Sebastián  resopló  entre indignado  e incrédulo.  Le  dolían los pies apenas podían respirar  en  ese ambiente  tóxico.   Anduvieron  un buen tiempo  por    un  camino  de  lava  y   rocas.  El pintor   pensaba  que  se encontraba  en un volcán.
Is   le  lanzó    nuevamente   fuego  para  apresurarlo . A  Sebastián le ardía  la piel  y   tenía  cada vez mayor gana de aplastar   a la pequeña  demonia.
Is  se paró  enfrente      con sus  ojos  negros  en llamas.
— Ni  se  te  ocurra  hacerme  daño  que el único  aplastado  vas a  ser tú.
—Yo...
Is  se  acercó  a  Sebastián el  suelo   de lava  que estaba  sólido  volvió  a  hervir  Sebastián  pensó   que  iba  a ser cocido  como   pollo en  barbacoa.  Is   le  dio  un golpe en la nariz     que le  hizo  doler  todo  su  cuerpo  y lo mando   bajo la lava ardiente.
—No  me  mientas, odio las mentiras  y las  excusas.
Sebastián     cayó  a  un hoyo negro  por  milagro  no se quemó  .  Tal  vez  era la sustancia  verde.  Se desplomó   en un   suelo   durísimo    compuesto de hielo.  Se maravilló   que   no se agrietó con su peso .  Tembló  al sentir  mucho frío el ambiente  era  muy  diferente      al sitio  que estuvo  antes.  Llamó  a  Is  con  sus pensamientos  hasta le pidió perdón , pero ella  no le hizo.  
No  tenía  idea  a donde  ir     el paisaje  era        un  desierto  de hielo  blanco sin  nada  alrededor  ni caminos   o animales.  Para colmos  empezó a  nevar. Sebastián  pensó  en caminar para no  congelarse,  pero  una  llamarada     en el piso lo detuvo.  Is  volvió  a su lado.
— No  te muevas .
—Debemos  ir  a  salvar  a  Amelia. Cada  momento que  pasa   su alma está en peligro.
Is  revoloteó sobre  Sebastián para posteriormente   mirar   al mundo helado  como si estuviera  buscando algo.
—Lo sé,   estoy esperando a alguien.  Mi esposo  previó  que  Adremelech  no   podría  llevarte  por   pasaje  seguro   hacia las  celdas  así  que  desactivo  las  trampas     con mayor  peligro. Tú has  estado yendo por  un  camino  seguro.
Sebastián  ¿no sabía que le asombraba más? que la demonia estuviera   casada  o que  había  transitado  por  un  camino protegido.  Solo fue  quemado, golpeado  y otras  cosas  más.
El pintor  se  quedó parado  congelándose  sin decir una palabra  por  miedo de enojar  a la  demonia.  No supo cuánto  tiempo  paso  , pero  volvió a  caer  en una sustancia  de color morado  con   flores  silvestres.
— Aguanta la  respiración —  le  gritó.
Sebastián  no dijo nada    estaba  más ocupado intentando librarse      de  una criatura que le jalaba  los pies. Creyó  salvarse  cuando   miró a  Is  descender  junto a  él. Ella   lo  tocó,  Sebastián esperó librarse  no sentir  una descarga eléctrica  que lo dejó atontado.
—Sigue  aguantando la respiración.  Deja que te lleve  hasta  el fondo y no  pongas  esa  cara de dolor.  Los  humanos  son unos  debiluchos.
Sebastián pensó que se  iba a morir   en cualquier momento  la  criatura que  lo aprisionaba      iba  cada  vez  más al fondo  .   La  visión del pintor  se  nublaba   y   pronto  se le fue  cualquier  pensamiento coherente.  Volvió sentir una descarga eléctrica, pero esta  vez  fue  más  fuerte.  El animal  que lo tenía atrapado aulló y  lo soltó .  Sebastián  casi sin fuerzas, escapó. Miró     a  Is   que le indicaba    que  se  fueran  por  una  cueva.  De  milagro  llegó  al lugar   pequeño y pedregoso.  Is    dejó   de ser pequeña  como un insecto y estaba  de  tamaño normal.  Sebastián  la miró a un  atontando  antes  de    recibir   una patada   de ella.
— No es  hora ,  de dormir,  apestoso.
Sebastián se paró   con dificultad  y  maldiciendo  ,  pero sin muchas  fuerzas.  Is le indicó que fueran  por una gruta   a la derecha.
—Muévete antes  que  venga  el guardián.  Sebastián   recordó al enorme  bestia   de tres  cabezas  que    casi lo engulle  y  se apresuró  a  seguir  a  Is.
La  cueva  era     estrecha y llena  de bichos,  pero  su  trayecto    fue menos  doloroso.   Sebastián esperaba un camino largo, pero la  cueva  daba  a un lago cristalino.
Is  se  metió  en las  aguas y  Sebastián la siguió  esperando   encontrar     monstruos  quemarse  o algo igual   de  horrible,  pero nada   malo pasó. Is  fue  al  centro y  tomo  algo de agua  e indicó  con la mano al vampiro que hiciera lo mismo.  Ni bien tomó  del  agua empezó  a  surgir al lado izquierdo de  Sebastián  una  cascada.  A  él no le sorprendió    cuando  Is le dijo que se lanzará  resignado, hizo lo que le pidió.

Cayó  en  un risco  duro y antes  que  pudiera moverse    llovieron  estalactitas  del cielo   .  Sebastián fue    alcanzado por una en su mano  pero   el resto  rocas fueron disueltas antes que lo alcance por  un hombre  rubio  de ojos  azules  y  expresión arrogante.   
— Ya   era hora  que llegues—. Le  dijo el  hombre  rubio  a  Is  sin ni siquiera mirar a  Sebastián  o preocuparse por sus  heridas.
—   El vampiro apestoso,  es muy lento.  Pensé que lo querías  de una sola pieza.
Sebastián  tomó  su mano  herida  preocupado por los  ojos  de  dragón.  Se  sorprendió   lo rápido  que sanaba .  Fastidiado  que digan que  tenía  mal olor   respondió — Me  baño  todos los  días  y  se puede  saber ¿en dónde estamos y quién es  este  tipo?
—  Los humanos  se  bañan  porque    su alma es impura   y  por eso  hiede.
Sebastián alzó la  ceja  y miró    a su alrededor  estaba     en un  cuarto de mármol con el cielo estrellado    una  puerta    de  oro.  Oyó  un estruendo   y  de la puerta  salió un hombre alto de  cabellos negros   y  ojos  azules.  Se  le notaba  cansado, pero sonreía a pesar de todo.
—  Agni   exagera.  Todo ser    tiene  tendencia  a descomponerse es una ley de la    universal.  Solo que los demonios   suelen  creerse     superiores  a los  otros seres  por  su larga  vida,  pero hasta ellos mueren.
Sebastián esperó  que  Is     por lo menos quemará   al  hombre, pero la  demonia  no hizo nada.  Solo tenía ojos   para el hombre  rubio  y lo miraba  con adoración y preocupación.
El  demonio  rubio simplemente  se  rio y  se acercó  al recién llegado.
—  Los  recolectores  de almas  solo piensan  en la muerte.  ¿Terminaste  tu tarea  Yuri?  

—  Lo Hice pero  aun  hay muchas  puertas   por abrir y no tenemos  mucho  tiempo.  Por   cierto ,  me alegra conocerte  Sebastián  —  Yuri  se  acercó  y  de su pantalón  sacó  un pañuelo para   Sebastián se limpie  la  sangre.
Sebastián le sonrió  y le dio  un tímido — gracias.
Agni  y  su esposa     se  fueron  hacia la puerta  y  desaparecieron dejando  solo a  Sebastián  con el recolector  de almas.
Luego de un embarazoso  silencio el  vampiro preguntó  — ¿ Dónde estamos?
—Es la última  cámara    antes de entrar en las  celdas de  seguridad.  Se llama  sala de las mil  puertas.  Tienen mil puertas  y si te equivocas en abrirlas     te manda    donde  la  bestia  de  tres cabezas   y cambian las  combinaciones.    
— Mierda.
Yuri  asintió —  Hemos  abierto     muchas    espero  que pronto  podamos ir a  salvar  a  nuestras  amigas. Sebastián asintió  al recordar  que  Zahra  y  una elfa  también estaban  prisioneras  junto  con  Amelia.
Cuando  se puso a  pensar  en  su amada  .  Sintió  un mareo   y sus manos  le ardieron .  Se  puso las manos  en los   ojos    y  pudo  ver  con  el  regalo  de Meche.
Amelia  estaba  desnuda, sus  ojos eran rojos  y   su expresión  le dio  miedo a  Sebastián .  Su  novia      caminó  hacia  Zahra  con la intención de matarla.


Sebastián alterado y mareado  por  lo acabo  de ver .  Busco  desesperado   a  Is  aunque la demonia  era  terrible  tal vez  pudiera ayudarlo.  Yuri  preocupado se acercó preguntó  — ¿qué  ocurre?
Antes que  Sebastián  dijera una palabra  Agni  contestó  — Tuvo una visión.
—  Amelia está en peligro  parece poseída por la  sombra.
Is   palideció  y creó una llamarada.  Sebastián pensó  que  lo iba a  herir  —Llegamos demasiado tarde.
—  Agni  miró a su esposa  y  extinguió la llama  con   el tronar  de sus dedos.
—  Nunca  es  demasiado tarde,  el amor  puede   salvar    a  todos  hasta   a  los  tontos   arrogantes   podemos  volvernos humildes cuando  nos  damos  cuenta  de nuestros sentimientos.
Agni  miró a  Is  devorándola    y   sin importarle  que  Yuri  y  Sebastián  se hallaban en la habitación  se aproximó  a  ella  y  le  besó.  Is    temblaba  y    lloraba   en silencio.
Sebastián  hubiera preferido que  ella patalee   o incendie  algo.  Ver a la demonia  sufrir lo afectó.  Sin  embargo, no tenía  tiempo que perder  el ama de  Amelia  estaba   en peligro.
 —Debemos,  irnos   pronto  —  Sebastián  se dirigió  a  la  puerta.
Agni se  separó de  Is  que  aun lloraba   y  fue  en busca de  Sebastián  y no le dejó  abrir  la puerta.  lo detuvo.
—  Si vamos por aquí  tardaremos, mucho.   Hay una  forma  pero    no puedes  cometer   ningún error  o demorarte  solo te  daré  tres  minutos.
Is       fue   al lado de su esposo.   —  No lo hagas  Agni.
—  Estoy  muriendo   y  no quiero acabar  con tu poder.  Las  sombras pronto  me   convertirán en su esclavo;  no  deseo  eso.  La  única forma  que  recuperes  tus poderes y sanes.  Es que  Amelia,   la pobre e  indefensa  humana  venzan  a  las  sombras.
Siempre   menosprecie  a los sucios  humanos  y ahora  dependo de ellos ¡Qué  horrible  ironía!
—Vas a morir.
—  Voy a morir  de todos modos y  siempre  quise hacerlo  de pie  luchando .   Lo único  que me  arrepiento  es..
Is   no lo dejó terminar  la frase   y  besó   a su esposo.  Él  tocó  su mejilla  con dulzura.  
—  Adiós,  mi  bella  y amada  Is.  
Agni  con  los  ojos    vidriosos y la  voz apagada   se dirigió  a  Sebastián
—Cuenta   hasta  doce  y corre  con todas  tus  fuerzas  por  el sendero principal  todas las puertas  se  abrirán pero solo tienes  3  minutos  antes que se cierren     la  última  puerta    será  una  de color  rojo  y  te conducirá  a  la    celda de  Amelia.  Ten cuidado  Úvatar    sabrá   que entraste.  En   el momento que viole  todas  las  seguridades.
Miró  a Yuri  que estaba  atrás  de  Is   — Hazlo  Yuri , no dejes que Is  me siga.  Suerte  Sebastián.
Agni desactivó de  golpe las alarmas   Úvatar   que  peleaba  con   el recolector  molesto   iba    a  ir  a la  celda  de  Amelia, pero  Agni  el líder  de los demonios de  fuego se lo impidió.
Sin tiempo que perder  Sebastián corrió   con el único  propósito de  Salvar  Amelia  esperando  que no   fuera  demasiado  tarde..

Espero que les  haya  gustado  el capítulo  y les deseo un genial  fin de semana .





15 comentarios:

Laura dijo...

Ah que nervios con este capítulo, las cosas se ponen buenas y el pobre de Sebastián corre por salvar a Amelia, me encanta el look del blog!!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estes bien porque yo no... Lo dejas así. Estoy atacada. ¡Pobre Sebastian! Espero que llegue a tiempo. Yury siempre es un placer leer sobre él. Is es encantadora a su manera al igual que su marido. Te digo que te leo en siete días y que espero más. Un besote, guapa!

JUAN FUENTES dijo...

La imaginación y la cultura,forma parte de tu personalidad
Un fuerte abrazo

JUAN FUENTES dijo...

Viajar en la mejor manera de adquirir más cultura,pero si es en un velero,puede adquirir mas esperiencias

LOBEZNA dijo...

Menuda criatura más fea, solo ver la foto ya acojona.
Buen finde y un abrazoooo.

Mientras Leo dijo...

Y llega? eh? eh?
Vaya manera de dejarnos!
Besos

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Quiero más!!! Todos los findes me pasa igual, jejeje.
Feliz fin de semana!!
Besos!

Mela dijo...

Hola, JP... Bueno, pues Sebastián lo ha pasado muy mal en este capítulo
Primero se quema... y luego, casi se congela
Is me hace sonreír, y eso es bueno
Estoy bastante segura de que conseguirán rescatar a Amelia... y es lo que deseo
Gracias por el capítulo
Besos

Nena Kosta dijo...

Creo haberte dicho alguna vez que me es muy simpática Is, esta demonieja me hace mucha gracia.También me ha gustado su marido Agni.
El capítulo ha estado muy entretenido; ahora solo queda esperar que Sebastián consiga llegar a tiempo de salvar a Amelia.
Un beso

Anónimo dijo...

Hola Citu,
buenos días,
con poderes puedes conseguir todo,
aunque aquí parece que el del amor sigue haciendo la diferencia...
Por cierto, hay uno que está mas loco que el clima allí.

A ver si sale el comentario =(

Excelente fin de semana
un beso y un cálido abrazo

Anónimo dijo...

El Vikingo Anónimo =)

pinches comentarios
el problema es con mis perfiles =(

Violeta dijo...

Hola guapa!
Un capítulo genial! Feliz inicio de semana. Besotes

Lourdes dijo...

¡Hola amiga! Me ha encantado pero debo decirte que sufrí con Sebastian cada penuria, mi madre. Cuando quema el rostro pobrecito. Cuánto amor por Amelia!
Me ha gustado mucho tu imaginación es digna de admirar. Felicitaciones y buena semana. Besotee

Mirian Cartagena dijo...

Un capítulo con mucha acción y como siempre Sebastian trata de salvar a su amada.
Saludos.

Yessy kan dijo...

Is y Sebastián, vaya aventura. Me encanto eso de "los humanos se bañan porque tienen el alma impura" genial. Ese toque me pareció justo, que después que Agni menosprecie a los humanos, ahora depende de ello. Espero no sea demasiado tarde rescatar a Amelia. Trabajando en equipo, se puede también vencer las fuerzas del mal. Buen capitulo.
Saludo

Related Posts with Thumbnails