Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 20 de enero de 2017

Ilumina mi corazón. Capítulo 38 ( segunda parte)

Hola ¿cómo están?  Hoy les  traigo un nuevo  fragmento  de mi novela.  Espero  que  les  guste.
Capítulo 38

Amelia  estaba  confundida  debía   sentirse  feliz   por  terminar  con la sombra  que  tanto daño le hizo,  pero   no era  así.
Las lágrimas  caían en su  rostro y   se sentía  contaminada.  La  sombra  ganó     a pesar,  de  todo era  una asesina. Sebastián  le acarició  el rostro y con   preocupación  preguntó.
—¿Qué  te pasa?
Amelia  quiso  zafarse  de  su agarre,  no era  buena  para  él.  Era  una  basura  igual  que  Úvatar  tenía  el alma  impura.  Sebastián  no  le  dejó  y volvió  a preguntar.
—  ¿Qué  te pasa?  ¿ Estás  herida?
Amelia  no  dijo nada  ,  no  tenía palabras  para  expresar  su  dolor. Adremelech  que     se acercó,   adivinaba  cómo se sentía  Amelia.  Nunca era  fácil matar  no importaba que fueras  humano  o  demonio.  Terminar  con la vida  de  alguien  era  anti natural.
Miró  a  Amelia  fijándose  que a pesar  de  ser torturada  y  haber   sufrido una  batalla.  Era  hermosa   con  sus  ojos negros   llenos  de dolor  y  su  alma   luminosa.   Demasiado  para    no  ser una tentación  para  un demonio como él.
—Ella, está  bien   a pesar  de los  golpes.  Solo lamenta  haber  terminado con la vida del  killing  de  Úvatar.
Amelia    lloró  más  fuerte.  Mientras  Sebastián  gruñó  porque  Adremelech  entendió los sentimientos  de su pareja y  él no. Además,  por más que el  demonio rubio , pareciera  frío.  Sebastián percibió una mirada de  deseo hacia  Amelia.  Lo único que  pudo  hacer  fue  abrazarla  más  fuerte y cubrirla con su  cuerpo lo mejor posible.
Sin embargo,  Amelia  seguía  llorando    confundida   por sus sentimientos.

Adremelech   fue  hacia la puerta.
—  Será mejor  que nos marchemos.  Este sitio  no  es seguro.  Si bien  las sombras  están siendo  eliminadas.  Hay miles de demonios  pequeños  y otros entes  con deseo de sangre y   almas  puras.  Amelia  es  un  arma  grandiosa,   todos  la desearan para obtener  su poder.
Amelia  miró  a  Adremelech  con atención por primera  vez.
El  demonio  era  un tipo normal  algo atractivo, pero sus   fríos ojos  azules  le atemorizaban.
—Solo soy eso un  arma.
Adremelech   no  contesto solo puso los ojos  en  blanco.   Aunque  entendía  el dolor  de  Amelia  no  tenía    tiempo para una crisis  de  identidad.
—Eres más que eso, pero  este no es  el lugar para discutir.
Amelia  bufo  , pisó  a  Sebastián  y  de libro de su agarre. Fue  directo  donde  se encontraba  el  demonio  rubio.
— Me he ganado el derecho  de  sentir  dolor y  si quiero  discutir  lo haré. Te  crees  gran cosa,  porque no sabes lo que es  ser  un arma .  Existir  sólo para  destruir.  Ya no sé  quién  soy,  Amelia  dejó  de este mundo y ahora yo ocupo  su lugar.
Adremelech   se acercó  Amelia    rápidamente. Prácticamente  podía  besarla de lo cerca  que estaba de ella.   Tocó  su barbilla  y ella  tembló por  su contacto.
— Sé exactamente    lo que sientes.  Fue  concebido  con una  de las armas que destruirá a  Úvatar.  No eres  única,  pero   eres  fuerte  y  con un poder  que no comprendes.  En   lugar  de quejarte  y llorar   deberías  agradecer que sigues viva y amada.
Adremelech  soltó a  Amelia   se  fue     a la puerta  y  siguió  con su trabajo.  Ya  que  habían  puesto  un   campo de  fuerza  para  evitar   que   salieran.
Amelia  seguía llorando  ,   estaba  tan concentrada  en su  dolor que no se dio cuenta de que Sebastián  llegó  a su lado y   le abrazó  con  ternura.


—  Eres mi  Amelia, aunque  tu no lo  creas  y  tengas miedo sigues  siendo  ella.
—  No lo soy,  déjame  Sebastián  puedo hacerte  daño.
—  El único  daño que  podrías hacerme es  si te  alejas  de mí.
— Yo...
Sebastián    a tientas  tocó su boca   para  hacerla callar.
—Escúchame, solo un momento. Si   podrías  viajar  en el tiempo  y  evitar matar   a  esa  sombra  repugnante  lo harías.  Dejaría  que  te mate, elimine  a tu hermana ,   no  sé cuántos  y    me  mate a mí.
Amelia   negó  con la cabeza.
—Contesta.
—Tenía que destruirla.  Debo  que  salvar     a mis  seres  queridos.
—  Sé  cuánto duele , pero  a veces  debemos  hacer  cosas  que    aunque    no queramos   son  lo mejor para quienes  amamos y para nosotros  mismos.  No  te reproches  que sigas  a mi lado y  no  te  encierres  en la culpa. Ven  junto a mi  Amelia  te  necesito.
Amelia no tenía  fuerzas, estaba  harta  de llorar  y aunque  se sentía impura  y temía hacerle  daño a  Sebastián Pero   era muy débil para  no estar  junto a  él.
Adremelech    miró con fastidio a la pareja  
— Si ya  dejaron de   hacerse mimos,  es mejor  salir  de  aquí.  Necesito  tu ayuda  Sebastián.
De  mala  gana  el vampiro se  separó  de  Amelia  y  caminó a  tientas   a  donde se  encontraba   el demonio rubio.  Amelia lo ayudó y por primera  vez  desde  que  peleo   con la  sombra  se preocupó   por  alguien  más que su  dolor   o sus miedos.
—Deja que  te ayude.
— No  soy un inválido.
— No  lo eres , pero  necesito que  te apoyes  en mí.  Tanto  como tu apoyo.
Adremelech  hizo  un  gesto de  asco — Si ya dejaron las cursilerías  vengan requiero su ayuda.
Amelia  se paralizó    y  casi  hace  caer  a  Sebastián.
—No podemos  salir  estoy  casi desnuda.
La  chompa de  Sebastián  apenas  le  cubría. Adremelech   lanzó  una maldición  y tronó los dedos.  De la nada  un traje de  cuero  tapó el  cuerpo de  Amelia.
Ella  aliviada  le dio las  gracias , mientras  Sebastián  gruñía.
Iban a ayudar   a  Adremlech  con el campo  de  fuerza, pero la pared  explotó.  Sebastián  tuvo  solo segundos  para  cubrir   a  Amelia para  que  no recibiera el impacto.  Ya que a pesar  de  estar ciego sus otros  sentidos   se agudizaron. Apretó a  Amelia con  su  cuerpo al sentir  un olor  nauseabundo  en el ambiente.
Azidahaka  liberó  a  Adolfo  Mercader  y   Billy, pero   deseaba   tener  un as  bajo la manga.  Pensó  que  Amelia  estaría    débil  y sola para     poderla tomar  y  utilizarla  luego.
Una   bola  de fuego    le indicó lo contrario.  Su mala suerte se encontraba  presente.  Adremelech  lo atacó sin piedad,  para   colmo  de males    oyó  que  alguien llegaba   por  atrás. Era  Idris  y   Yury.  Furioso   corrió  y  fue  perseguido  por  Idris  a quien   hirió en un encuentro anterior.
—  Me diste, por muerto estúpido traidor.  Hoy  verás  tu merecido.
Azidahaka   ni siquiera  respondió se  desvaneció   a  un destino desconocido.
Amelia  y  Sebastián  se    pararon  y  fueron  a saludar al  recolector.   Aliviados que pronto  saldrían de ese  horrible  lugar.
Zahra   y  Luthien  gritaron desde  el otro lado  .   Cuando  ella  huyeron con  Amelia  se quedaron encerradas en otra  celda  por  más  que   gritaron e  intentaron escapar   no lo consiguieron  .
Fue  Adremelech  quien  las  ayudó a  salir   las  dos mujeres  apenas les dieron las  gracias  salieron corriendo  al  lugar  donde se encontraba  Amelia.
—  ¿Estás  bien?
Amelia     asintió  sin mirar a  Zahra  ya que todavía    se sentía  culpable por intentar matarla.


Zahra    abrazó  con  mucho  cariño. Adivinando  sus pensamientos
— no lo hiciste  luchaste   contra  él.
Amelia  quiso  zafarse  de su abrazo  sin   conseguirlo. Sebastián  al ver  a su pareja  tan indefensa   atrajo la atención del  grupo.
—  Será  mejor   que    salgamos de  aquí.
Zahra   dejó  de  abrazar  a  Amelia  quien respiró aliviada.   Salieron de   la  celda    destruida    y  el aire puro  hizo  que   Amelia  se sintiera    extraña.
De  repente       sus  fuerzas  fallaron y empezó a  convulsionar.
Adremlech   y  Sebastián  se acercaron   a   la joven.
—  ¿Qué le pasa?  —  preguntó el vampiro  angustiado.
Adremelech con la tez  cetrina     respondió  — Se está muriendo,  cuando   Úvatar  la puso  en  la bañera de las  sombras  esperaba  que  su espíritu  muera y en parte  fue  así.  Ahora  que  Heli y los  jinetes   de  las  aves  fénix  sanean el lugar .  Su  acción esta matando   a  Amelia que  casi sobrevive   gracias    las  sombras.
Sebastián acarició a  Amelia     sin saber  que hacer  o como ayudarla.  Luthien  se aproximó a  ellos.
— Deja que la  vea  soy curadora.
Luthien  congeló  a  Amelia.
—  Por el momento estará estable.  Debemos traer  a  Firond  tal vez  él  pueda ayudarle no lo garantizo.
Sebastián sintió que las piernas  le  flaqueaban  Amelia no podía morir.  No  después  de todo lo que había vivido.
Todos  caminaron en silencio sin muchas  esperanzas    sobre la recuperación  de  Amelia.

Les deseo un genial fin de semana  y   se  me  cuidan mucho 




11 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Ayys genial como siempre. Esta semana que lo he leído antes que otras, se me va a hacer larguísima la espera, jejeje.
Feliz finde!
Besos!

Mela dijo...

Hola, JP... Yo sí tengo esperanzas de que Amelia se recupere, me alegra que Luthien la haya congelado para impedir que muera
Amelia se siente mal porque cree que es como Úvatar... cree que es un arma que solo sirve para destruir
Hasta teme hacerle daño a Sebastián
Espero que Amelia pueda entender que en nada se parece a Úvatar... que ella solo ha luchado para combatir y destruir al Mal
El capítulo ha estado genial, me ha gustado mucho
Besos

Laura dijo...

Ojala que Amelia se recupere ella no se parece en nada a Uvatar, que todos la ayuden porque ella se siente mal, gracias por el capitulo que tengas un buen fin de semana!

JUAN FUENTES dijo...

Tu publico sigue con batante atención los problemas de los actores de tu novela

María Pilar dijo...

Con tantas emociones y sentimientos una se queda enganchada en el momento que... hay que esperar.
Un beso Citu y cuídate mucho.

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. Vaya capítulo lleno de intriga. Pobre Amelia sintiéndose mal por todo y al final sufriendo de esa manera gracias que Luthien pudo hacer algo por el momento. Me da mucha pena Sebastian por no poder acercarse a ella. Nada en siete día vuelvo a leerte. Espero que las cosas mejoren para los protagonista y que aparezca Heli, que es uno de mis personajes favoritos. Que tengas buen finde! Un beso guapa!

LOBEZNA dijo...

Desde luego que tienes una imaginación que el Señor te la guarde. A mi lo del campo de fuerza nunca se me hubiera ocurrido.
Buen finde y un abrazooo.

Nena Kosta dijo...

Pobre Amelia, tiene un gran sentimiento de culpa, está confundida y es lógico después de todo lo vivido. Creo que le hace falta tiempo para asimilarlo, lo hará con la ayuda de los que la quieren, sobre todo con la ayuda y el amor de Sebastián.
Espero que esta nueva crisis en la que ha entrado sea breve y Firon consiga arrebatársela a la muerte.
Un beso, seguimos en siete días.

Yessy kan dijo...

Pobre de Amelia, comprensible se sienta asi despues de todo lo que ha pasado. Me gusta ese amor tan incondicional que le ofrece Sebastián, y la de sus amigos que la apoyan. Que buena idea la de Luthien, frizarla para que no muera. Espero que puedan salir bien de ese lugar.
Te envío un beso y cuidate

Mariola dijo...

Hola mi linda.

Un gusto volver a leerte aunque nos hagas pasar unos ratos angustiosos, adoro a Sebastian y espero que Amelia salga de esta con la ayuda de Luthien y se de cuenta que no es como el malisimo de Uvatar.

A partir de ahora espero poder venir cada semana a leerte, a ver si puede ser.
Un beso muy grande y te me cuidas mucho. Te extrañé millones. TQM

Dezazu dijo...

Como siempre un capitulo estupendisimo!!besos

Related Posts with Thumbnails