Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 3 de febrero de 2017

Ilumina mi corazón. Capítulo 39 (Primera parte)

Hola  ¿cómo les  va?  Espero que   estén  bien.  Hoy  les traigo un  nuevo  episodio que espero que les guste.

Capítulo  39

Sebastián  besó  a  Amelia    aliviado de  que  por fin Úvatar  no los podría  lastimar   más,  o eso  es lo que esperaba.  Amelia  tembló  y su  rostro  se  puso  pálido   .  Sebastián  temió    que  lo  que hizo     dominado por  Úvatar  agravó  más  el estado  de  su amada.   Con  ayuda de  Adremnelech  y  Khalid      bajo a  Amelia   y  a Zahra   de la montaña  de   hielo  y  roca  que  mantenía preso  al demonio  elfo.
Cuando por  fin estuvo en  el piso  Amelia  volvió a  convulsionarse,  cuando por  fin terminó  el ataque  Sebastián  con miedo descubrió que ella      escupió  sangre.
La mayoría  de  los presentes    solo miraban  el espectáculo.  Sebastián no sorprendió  un dragón  blanco el que deseaba  matarlo cuando estaba poseído se  acercará.
—Debemos  congelarla    hasta ver   que  es lo que tiene. Me  permites  humano.
Sebastián asintió ,  sin  saber que  otra  cosa  hacer.
El  dragón    iba   a  congelar  a  Amelia  cuando  un  grito se lo impidió.
—  No lo hagas  Amras.  Deja  que la examine  primero.
Firond   aun  vestido   casi  como un  Jedi   con  el rostro   cansado  y   sudoroso  se  acercó   a  Amelia.
Aunque   a  Sebastián le  caía algo  mal la actitud  arrogante   del elfo.  No podía negar que le  salvó de  quedar  y ciego  y que  cuando se proponía era  un genio.
Firond       examinó  a  Amelia    con cuidado.   Con  voz  apagada    y  tristeza  en su  mirada   dijo  —   No puedo  hacer  nada.   Se está  muriendo,  cuando  Úvatar     quiso  transformarla  en sombra    puso    sus poderes  en el cuerpo  de  Amelia    y este no resiste  tanta magia  negra .
—¿Podemos  congelarla  hasta que  aparezca  una solución?
Firond  asintió  — no por  mucho.  Aunque  a los  humanos    les  gusta   prolongar  la  vida  por  elementos  externos  el alma  del   enfermo  sufre  y   su alma  se  va  mutilando al igual que  su  cuerpo.
Luego de  decir  eso  congeló  a  Amelia  y  la llevaron al  castillo.
Ana   miró de  nuevo    a la ventana del  castillo.  Cuando terminó     con los  otros  de  sanear  el inframundo le  mandaron de  nuevo  ahí  por su seguridad. A ella no le hizo mucha  gracia  prácticamente  Nessa  y Ramoncito    le  jalaron de la  orejas  para   fuera   al castillo.
Ni  bien  llegó   oyó  un tumulto parecía que su  hermana  fue con éxito  rescatada,  pero  ella  no llegó  solo  una  elfa  malherida   con  un  hombre  de ojos    verdes  muy  atractivo.   Minutos  más  tarde  un  dragón de  color  verde   fue  a  buscar   a  Firond  que en  ese  momento  atendía a  Heli.
Ana quiso  ir  con  el curador  , pero no la dejaron.  Frustrada    se dedicó  a    acariciar  a  Niebla  el   hermoso perro  de  Khalid y a mirar  la  ventana de  vez  en cuando.
Fue  la primera  en darse  cuenta  que  Sebastián llegaba  con su  hermana   y  a pesar    de las  indicaciones  de  Nessa   corrió   a  recibir   a  Amelia  y  Sebastián.

Esperaba  que su hermana  esté  herida   al  oír   que   pidieron la ayuda  de  Firond  ,  pero  no  creyó   verla  en  tan mal  estado. Amelia  se encontraba   congelada      dormida   y con  el  rostro  pálido y  demacrado.  Ana  temió  que ella     sufriera.  Ella  siempre  pensó   que  Amelia nunca  se enfermará  y ahora  estaba  en ese  estado.
Quiso  tocar  a su hermana , pero  Firond  no le dejó.
—  No la  toques, tu energía puede  hacerle  daño.
—  ¿Qué le pasó  a mi hermana?
Antes que   Sebastián  pudiera decir algo .  Firond  respondió     mientras     miraba  con    un dejo  arrogante  a  Ana.
—  Además  de  ser  raptada y torturada por Úvatar.  El demonio elfo  le transfirió parte  de su  alma y sus poderes.   Amelia  eliminó    a la sombra  de  Úvatar  y  la  curación  de los jinetes  contras  las  sombras   acabaron  con   cualquier  resquicio  del alma   del demonio elfo,  pero sus poderes  están latentes.
Ana  se quedó  mirándolo confundida.  Firond   puso los  ojos  en blanco  y pensó  que la humana  era una idiota.
—  Lo que ocurre es  que el cuerpo  de     Amelia   no  posee  la  capacidad   para  contener  el poder     que  Úvatar    le  transfirió.
—  ¿Puedes hacer  algo?
Firond  odiaba   ver  a los  rostros  de los  familiares de sus  pacientes  cuando    tenía  una mala  noticia que  darles.
— No lo creo.
Sebastián  tomó  la mano  de  Ana   sin  saber  qué más  hacer.  Ella  lo estrechó  fuertemente  y luego se lanzó   a sus brazos y  se puso a llorar     inconsolablemente.
Firond  dejó  la escena que le  crispaba los nervios y  el corazón  y  se dispuso  a  llevar  a  Amelia  a la  enfermería. Heli   que estaba  junto  a su madre  interrumpió  el traslado.
— Espera  Firond.
El  elfo  miró a  Heli con cariño.  La quería como si fuera  su hija aunque  apenas  la había  tratado .  El siempre estuvo  pendiente   de  ella y la observó  la distancia.
— ¿Qué deseas  Heli?
— ¿Sabes que  va a ocurrir  con  Amelia?
—  No  lo  sé.  Voy a hacer  cuanto esté   en mi mano  para  salvarla,  pero no  tengo  muchas  esperanzas.  Ni siquiera  tengo una  idea  para poder  tratarla.
Nessa  se  acercó hacia   él.  Con su  cabello   rubio con algunas  canas  y  rostro    no   tan joven.  A  Firond  le pareció más  bella que  en su juventud.  Los  años  pasaron para  ella  , pero  esos  años     en lugar  de    hacerla  fea como   creían los humanos   le  habían dado  belleza  al ser  vividos  con  amor   , pasión y alegría.
—Sé  que puedes, lograrlo si hay un curador  que    puede   hacerlo eres  tú.
Firond la miró por  un momento  anhelante.  Como deseaba  que  ella  lo  amara  con hombre y no como  amigo, pero  eso era imposible.
—  Solo soy un simple elfo.  Aunque mi mente y mi magia  casi  son  como la de los dioses.  A veces,  la vida  me hace el favor  de  recordarme  que solo soy un elfo.
Luego de esto fue  a la enfermería con  Amelia,  En la  habitación   había  tres doctores  más.  Firond  solo reconoció  la  tonta  loba   que lo había ayudado  en ocasiones   anteriores. Era  una mujer     exuberante,  Muy  hermosa    de   cabellos rubios, rostro redondo  con los  ojos  azules  y con  la inteligencia  de  un gusano.
A  Firond  la mujer   lo sacaba  de  quicio.
—  Peny     prepará el cuarto    aislado para esta paciente  no quiero  que nadie  la  visite  ni que  haya influencia  de   magia   o   bacterias  humanas
La  loba  rubia  le gruñó.
—  Mi nombre  Kelly y no soy enfermera soy  una  curadora.
—  No llegas  a enfermera  humana  ni  siquiera  llegas     a   camarera  ,  pero  sé  útil por una vez  en la vida    y haz lo que  te digo.
La loba le gruñó de nuevo  , pero   fue  a  seguir  sus órdenes.
Sebastián  aun    abrazando a  Ana   preguntó.
—  Podemos despedirnos  de  Amelia  estar  un ratito con ella  antes  de que la lleves   a aislamiento.
Firond  hizo una mueca  , pero  observo a Nesa  y contra su deseo  dijo.
—  Cinco minutos.
Sebastián  tenía  ganas  de llorar  como cuando era  un niño,   pero  en lugar  de  eso   .  Solo miró   a  Amelia le hubiera  gustado tocarla, pero el curador  lo prohibió específicamente. Dejó   Ana   sola  con  Amelia para que tenga  privacidad.  Heli  y su madre estaban a un  lado de  la  habitación hablando entre ellas.  Firond  ya no se encontraba   en  despacho solo   la    doctora  rubia  que   le  sonrió  para  darle ánimos.

Sebastián   fue  al pasillo porque deseaba  estar solo . Sin  embargo,   no lo estuvo por  mucho tiempo  Lin  se  le  acercó.  Su  rostro  mostraba  un semblante   triste  y  se le notaba  cansada.
—¿Cómo estás?
Sebastián    quiso  decir    que  se sentía  fatal,  culpable   y  muy pesimista,  pero las palabras  no  salieron  de su  boca.  No tenía la suficiente  confianza  para  contar     a  esa  extraña  sus miedos.  Así que solo   respondió  —. Bien
Lin   estaba segura de que mentía, mas  no era  el momento  para    confrontar  a  Sebastián.
Lo  que tenía  que hacer  era  muy  duro.  No importaba  si  habían  ganado una  batalla.  Existían  otros enemigos  además  de  Úvatar.  Por  un lado  Azidahaka    escapó  y por  otro lado    el demonio    había  hecho    un pacto  con  Adolfo  Mercader. Para Lin  todos  los políticos  eran iguales,  tontos  ególatras  y sobre todo  ladrones.  Ella  detestaba   a  Mercader  sobre  todas  las  cosas  por la persecución   que  sufrían los  cambia  formas   y  su plataforma    demagoga, polista   y   racista.
No era  el momento de divagar  tenía  poco  tiempo.  Mercader   quería llevarse  a  Amelia,  Sebastián  y  Ana  para  ver  si  sacaba provecho    de sus poderes. El pintor era   más  vulnerable por  su condición  de  vampiro    y la  forma  como  se le dio  vida  eterna , cuando  su  cuerpo  ya    se encontraba  muerto.  Desde  las  leyes   de  1590   era prohibida  esa práctica,  pero    en el caso   de  Sebastián  no  quedó  otra.
— Va a  ver  una  celebración  ,  esta noche por     salvar  a los mundos de las  sombras.  Vencer a  Úvatar  y  recatar a  Amelia.
—  Gracias,  pero   dado el estado de  Amelia .  No  estoy para  celebraciones.
Lin  miró  hacia  Ana que acababa  de llegar.
—  Lo  sé y  lo siento,  pero  ahí  va a estar  Adolfo  Mercader  y necesitamos un frente  común.
Ana  y  Sebastián  miraron  extrañados   y  algo confundidos  a  Lin
—   Úvatar  no es su único  enemigo.  Adolfo  Mercader  como buen  político  solo  desea  poder  y   la condición de  Amelia    y la magia   que  dejó  Úva...
—¿Por  qué desea  que estemos  allí?
—  Para mostrarnos  unidos  y que  se  vea  que   estás  de nuestro lado.
—  Agradezco  su  ayuda,  por  el alojamiento y  todo lo que ha hecho por  nosotros.  Sin embargo,  ni  Amelia  ni yo seremos marionetas  de  ninguna  guerra.
Lin  le agradó más    Sebastián    por  su respuesta sincera.
—  No deseamos una marioneta  ,   sino  un  aliado.  ¿Vendrán?
Sebastián   resignado asintió.
—  Lo que menos  deseaba  era  ir  a la  celebración  solo  quería estar  con  Amelia, en especial  si a ella  le quedaba  poco  tiempo de vida .

Espero que les  haya  gustado el capítulo  y  les deseo un buen fin de semana





12 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Muy bueno el capítulo de esta semana, me ha encantado :)
Besos!

Dezazu dijo...

Buenisimo !!me encantan tus capitulos!!besos

Violeta dijo...

Hola guapa!
Gracias por este nuevo capítulo. Feliz fin de semana. Besotes

Laura dijo...

Pobre Amelia ojala que puedan hacer algo para salvarla, que ella muera no puede pasar, gracias por el capitulo!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Que tengas un buen finde y mejor semana! Espero que estés bien. Pobre Amelia espero que no le pase nada que ya ha sufrido bastante. Y cuanto lo siento por Ana que esperaba la vuelta de su hermana; pero sobre todo Sebastian, que poca gracia le hara la recepción de esa noche y menos con el tal Mercader que no me cae muy bien. Espero saber más de ellos la próxima semana. Un besote, guapísima!

JUAN FUENTES dijo...

Tus personajes,parecen reales,tu como buena escritora,sabes ponerlos en escena

Mela dijo...

Hola JP... He podido imaginar el sufrimiento de Sebastián y de Ana cuando Firond les ha comunicado que no puede hacer nada por Amelia, que se está muriendo
Los poderes del malvado Úvatar están haciendo mucho daño a Amelia... pero confío en que vivirá
Quedan enemigos... Azidahaka, Adolfo Mercader
Se están ganando batallas, pero todavía no se ha ganado la guerra
Gracias por el capítulo, un placer
También te deseo un feliz finde
Besos

Nena Kosta dijo...

Oh, pobre Amelia, mal pintan las cosas para ella, no me imagino qué se pueda hacer para recuperarla. Y Sebastián y Ana sufren al saberla a punto de morir. Recuerdo que Mercader no me gustaba nada, una celebración que nadie quiere, en su compañía, puede resultar agónica. Y aún quedan enemigos, no todo está resuelto, ni mucho menos.
Gracias por el capítulo, un poco desconsolador, pero interesante.
Pasa un buen finde.

José Ramón dijo...

Gracias por su visita buen capitulo este Feliz fin de Semana Saludos

Mariola dijo...

Pobre Amelia no sale de una para caer en otra, espero que pueda recuperarse, también me da mucha pena el sufrimiento de Sebastian, y no puedo evitar adorar el humor malvado de Firond, me encanta.

Me gustó mucho el capítulo de esta semana aunque haya sido un tanto triste, también ha tenido algo de chispa y no se puede perder la esperanza aunque parece que se avecinen nuevas tormentas.

Un besazo muy grande y te me cuidas muchísimo mi linda.

María Pilar dijo...

¡Qué imaginación la tuya, Citu! Siempre me sorprendes. Feliz semana.
Besos

Yessy kan dijo...

Que capitulo mas intenso. Pobre Amelia, aún no puede arrancarse lo negativo que le dejo Uvatar.
Menos mal tiene amigos fieles con los que puede contar más con el apoyo incondicional de su amado Sebastian. Espero que puedan salvar su vida.
Bso

Related Posts with Thumbnails