Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 17 de febrero de 2017

Ilumina mi corazón. Capítulo 40 ( Primera parte)

Hola  ¿cómo les  va?  Espero que les guste el  capítulo  de  hoy. Se disiparan algunas  dudas.
Capítulo  40


Amelia  sintió que  todos  en la habitación  estaban pendientes  de  ella.
—Correré  con el riesgo.
Todos sonrieron y  trataron de  no verse  preocupados.  Amelia  no  dijo a nadie que  temía quedarse paralizada  y convertirse en un estorbo.  Sin embargo, no era  su único miedo.  Temía   por la seguridad  de  Ana  Sabía que   Sebastián  y  Zahra cuidarían a su  hermana  , pero no era lo mismo.  Pensar  en dejar  a  Sebastián  hizo  que  su  corazón se quebrara  en mil pedazos.  
Firond   le  tocó la  barbilla para  luego examinar  sus ojos.
—  Parece que estas  bien.  Voy  a dejarte  con tu  familia    unos minutos    luego tienes  que  descansar. Mandaré   a  Kelly      mi  ayudante    con  tus medicinas.
Miró  a  Sebastián ,  Zahra  y   Ana  — Tienen  15  minutos, no más. Ella necesita  dormir y  descansar  al igual que algunos  de ustedes. Se quedó observando a Zahra, pero no dijo nada para alivio de la  recolectora.
Cuando  salió  Firond  la habitación se quedó en un tenso  silencio . Ninguno   sabía qué decir  . Ana  solo abrazaba a su hermana  como  si  el momento que  dejara  de hacerlo   ella  desapareciera   de la  faz  de la  tierra.
Amelia  no estaba acostumbrada  a tanto mimo .  Se  sintió incómoda  y   al ver  a  Sebastián    con expresión  burlona  identificando su malestar .  Se dio cuenta de que   todo seguía  igual  .  Las personas que estaban en esa    habitación eran  su  familia  y  harían todo por ella al  igual que  Amelia lo haría por ellos.
—Será mejor  que me dejes  respirar.
Ana   se movió   rápido  y algo molesta.
—  Pueden  dejarme un momento con mi hermana.
Sebastián  y  Zahra  salieron de la  habitación.

Ana  se  sentó en una pequeña  silla  que estaba  a un lado con expresión hosca en su rostro.
— Te  vez  hermosa  con ese  vestido.
—Gracias — Ana  caminó  mirando la pequeña habitación  en lugar  de su hermana.
—Tengo miedo, no  sabía lo fuerte  que eras  hasta ponerme en tus  zapatos.
Ana   se volteó  y  fue  a  abrazar  a su hermana —yo también tengo miedo.  Pensé que  cuando  te rapto esa horrible  calavera   nunca más  te   iba  a ver.   Ponte  bien hermanita no puedo seguir sin ti.
Amelia solo abrazo a  Ana  sin saber qué  responder. Sufrió  tanto en manos  de la sombra de  Úvatar  y ahora por  el  se encontraba al borde de la muerte. Mientras   sentía  las lagrimas  de su hermana   en su hombro y  trataba  de  tranquilizarla . Miró  el anillo de  compromiso que  Sebastián le dio.  Se  dio cuenta  de lo mucho que deseaba  vivir.  Tenía   que  lograr  pasar  la  operación  quería  una  vida  con  Sebastián  ver  crecer  a  su hermana y  conocer  a  Zahra.  También  temía  que  aunque   mejore  y  su vida continúe   tarde  o temprano  iba a enfrentar  a Úvatar. Ahora mismo mientras  ella   estaba   con sus seres queridos  el demonio elfo  trataba  de  escapar de su fría  prisión.
—¿En qué estás pensando?
Amelia mintió  y dijo —.  Antes de  ser raptada  por la  calavera de ojos.  Sebastián me pidió que me case  con él.
—Eso es  genial
—Pensé que te  caía mal.
—Le  tenía  un poco de  celos,  pero  lo he llegado a querer.  Se  nota que  te  ama  y eso  lo único  importante.  Quiero  que seas feliz.
Amelia apretó    a su hermana  más  fuerte  —. También quiero  eso. Vamos a estar  bien,  juntas   y  parece  que  tenemos una  familia más  grande.
—  Si lo dices por  Zahra  , ella  quiere  adoptarme.  Yo quiero seguir  contigo.
— Vamos, hacer lo posible  por  estar juntas  Ana  nunca  te dejaré mientras   tenga  vida.
Ana  se mordió los labios  con  temor  de perder a  su hermana,  pero no  dijo  nada  de sus miedos por  no arruinar     su reunión.
—Debes conocer a  Zahra no  es mala  conoce historia  de  toda nuestra  familia. 
— Si,  pero    igual  tú  te  vas  a poner  bien.  Firond  es  el médico más pesado y engreído que conozco,  mas es  brillante   con una simple pastilla  diaria  me  quito la alergia   y   dijo que  mis problemas  cardiacos    están resueltos.  Cuando todo esto pase,  quiero una mascota.
—Ya  lo veremos.
Ana  hizo un puchero y  Amelia  se rio —  podrás  dejar que  Zahra   venga un ratito.

Ana  salió  y entró  Zahra la  recolectora    se  encontraba    algo demacrada y todavía   en su rostro  quedaban  huellas  de la tortura de  Úvatar.
—¿Cómo  estás?
— Mejor  y ¿cómo te encuentras?
—Bien  Firond  cree  que  debo  reposar  un poco  y tomar  una de sus pociones  raras.
Por  lo menos  puedes  caminar  , él ni siquiera me deja  salir  de  aquí. Necesitas  el reposo  sufriste en manos  de  esa  sombra  repugnante.
— Al igual  que tú lo hiciste.  ¿Cómo está  Luthien?
— Se encuentra mejor  , muy pronto volverá  a su  mundo.
—Genial, me alegro por  ella.
Amelia  miró a los  ojos   a  Zahra  y muy  seria  dijo —. Gracias  Zahra  por cuidarme.
Zahra  de  forma tímida  y  con  recelo se acercó a  Amelia y le  apretó la mano.
— Haría   lo mismo  mil veces  más  .  Ana  y  tu  son lo más  importante  en mi vida.
Amelia  no supo qué decir, por  lo que  Zahra  continuo
—Sé que debemos   conocernos  mejor, pero  vamos a tener  tiempo.  Lo único importante  es que  te pongas  mejor.
— Ana me dijo qué quieres  adoptarla
—  Solo por  fines legales, tenemos  miedo  que   te quiten la custodia  Adolfo  Mercader  y su perro rabioso desea tus poderes.  Sin embargo,  no  es  el momento   para hablar  de  ello.
Amelia  se  revolvió  en la  cama   algo molesta. Y  se soltó del agarre  de  su pariente.
—Estoy  enferma  no  estoy ni muerta y loca.  Todo lo que concierne  a mi  familia  deseo  saberlo.   Úvatar   logró  raptarme  por  no estar preparada.
Zahra puso  los ojos  en blanco  y  expresión de  cansancio  surgió en su rostro.
—Tienes  razón,  aunque no hay mucho que decir.  Adolfo es   el presidente  del consejo de  magia y hechicería.  Es un ladrón y  un imbécil. Cuando empezó el ataque  salió huyendo  y luego fue  capturado.  Adremelech  cree  que  tiene un pacto con Azidahaka por  lo  que   tememos  el doble por tu seguridad.
Amelia  tembló al oír  el nombre, mas  se quedó en silencio oyendo  todo lo que tenía que decir la recolectora.
—Además,  está   la presencia  de  Billy  un ser   asqueroso  que    quiere  lograr  tener  poder  y la vida  eterna.  Se   alía  como  el  parásito que es  con el gobierno de turno para   hacer  sus experimentos y torturas  en la impunidad.
Zahra  tomó la mano  de  Amelia  y  expresó  al borde  de  las  lágrimas.
—Amelia mírame, no  voy a  dejar que   le pase  nada  Ana  o  a ti.  
—  Lo sé  Zahra,  pero quiero que tu también  te cuides. Ahora  eres  parte  de mi familia me das un abrazo.
Zahra llorando   abrazó  a Amelia por un  buen tiempo  antes  de  irse  y dejar que ella  hable  con Sebastián.
Sebastián entró junto  a  Firond. El curador   enojado  gruñó —.  Amelia  es  hora que  vayas  a   descansar.  Excediste  tus   15 minutos.
—Por  favor, solo  5 minutos más
Firond gruñó en lengua que ninguno de los dos conocían, pero    los  dejo solos.
Sebastián  se recostó  junto  Amelia para  sentir   su aroma  y   su  calor  que tanta  falta  le hizo.  Parecía ser  un siglo  cuando  se declaró y solo habían pasado  4  días. Él no preguntó cómo se sentía ni siquiera   lloró con ella  solo  le  abrazo  y  reconforto  dejando  que el  silencio  y el  amor  que  ambos  se  tenían   los  sanen.
Sebastián  besó   a  Amelia  en la boca  de  forma  dulce hasta algo tímida.  Sabía que  tanto  como ella  necesitaba    saberse querida    sin  juramentos  o palabras.  Solo dos  corazones    juntos  en la  oscuridad  tratando  de iluminar  sus  días  y    seguir  latiendo juntos.
Pasaron unos minutos , tanto  Sebastián como Amelia  oyeron gritos y  las  maldiciones  de  Firond.
Kelly  la ayudante del  curador  entró al cuarto de  Amelia.  Su  rostro  se encontraba  pálido   y    parecía a punto de  gritar.
—  Voy a  cerrar  con llave  la puerta.  Si alguien intenta   entrar   Toca   ese   cuadro  los llevara  a un pasaje  fuera del  castillo.  Helmunt  los espera  ahí  para  trasladar a  Amelia a otro lugar.  
Kelly  le dio  varios  frascos  
— Dale  el  frasco verde si tiene  convulsiones  y  no dejes  que   se agite. Mi jefe  no  va a dejar  que le pase   nada  Amelia.  Esta medida es  solo por  si acaso.
Sebastián   asintió.  Cuando  se  quedaron solos    intentó  tranquilizar  a  Amelia y le abrazo mientras  le susurraba —. Nada  va a pasar.  
Sin embargo, sus manos le quemaban y  tenía miedo    a que en cualquier momento  alguien entre en la habitación y  se lleve a  Amelia.




Sebastián  se aproximó a la puerta  para oír  algo, pero lo único que escuchó era  golpes y los  gritos  de Firond. Deseo  más  que nada  ver  la  escena que  estaba  ocurriendo  en la  habitación contigua .  De repente   sintió un  gran dolor  en sus  ojos .  Era  como si se  los hubieran  sacado los ojos  .  Ni  siquiera  se dio cuenta de que  perdió el equilibrio y  cayó  al suelo.
Asustada  aunque  algo mareada  Amelia     se  levantó de  la  cama  y  fue   a ver  qué pasaba  con   Sebastián.
—¿Estás  bien?
Sebastián  sintió    que  además   del  terrible  dolor   de  cabeza  le  quemaban  las  manos.  Lo peor  fue    percibir  la  preocupación de  Amelia  y temer  su recaída de salud .
—No  deberías  salir  de la  cama.
Amelia  gruñó  y tuvo  ganas  de   jalar  las orejas  de  Sebastián.
—Te  desmayaste.
—No lo hice,  estoy bien .  Solo  debo  respirar y es mejor... —Antes  que pudiera  terminar  la  frase     sus  manos   se  volvieron  rojas    y   de ellas  salió humo.
—  Tus manos,  les  está  saliendo humo.
Sebastián adolorido.  — No me di cuenta , perdí la  vista  de nuevo.  ¡Maldita sea!
—Me  acuerdo que  te pasó  cuando nos atacó la sombra de  Úvatar.
Sebastián  resignado   dijo — Ayúdame  a sentarme—  .  A lo lejos  todavía  se oían  los  gritos  de  Firond  y  de  otra persona.
Amelia  guio a  Sebastián preguntándose  que  si se  abría la puerta  como huirán los  si se  encontraban  tan débiles.
Por  fin se sentaron en  la cama  las  manos   de   Sebastián  ardieron   y   él  las  separó   para luego     proyectar  lo que ocurrían  en la otra habitación.
—¡Dios mío! ¿Cómo puedes hacer  eso?
Sebastián se quedó  extrañado que podía   ver lo que pasa  en  la otra habitación ,  pero  no a  Amelia    y  el lugar  donde  estaba  sentado.
—Cuándo Úvatar   te  rapto  a mí me  mato. Luke,  Vanora  y  Firond  para  salvarme  me convirtieron en un  vampiro. Sin embargo,  Meche  te  acuerdas de ella nunca supe que tenía poderes mágicos  de  dragón. Ella  al morir   me  regalo  sus ojos  y  su magia. Por  eso  cuando  te protejo o   uso mi magia. Mis manos    arden.
—  Como si  fueras  un X men, mutado  con un vampiro.  Genial.
— Ni tanto porque pierdo la vista  cuando lo utilizo muy seguido.
— Entonces deja  de  utilizar  ese  poder.
—  Lo hice sin querer. Estaba  preocupado    de lo que pueda  hacer   ese  tipo  Billy.  Ese gusano  quiere  tu poder  y no le importa  hacerte  daño  para conseguirlo todo.

Amelia  se  quedó mirando  a un hombre  flaco  con el  rostro  amargado y  sus ojos   azules  llenos  de odio. Él estuvo  golpeando el  campo de  fuerza   y por fin  pudo  entrar   en la enfermería.
Lin y los     demás  protestaban  esa intrusión
—¿Puedes  ver  lo que pasa   ahí?  Sí  al igual que tú, pero no puedo   ver  lo que ocurre  acá.
— Debe dolerte mucho.
—Un poco,  pero    no importa  si  tu  estás segura  .  Yo estoy  tranquilo.
Amelia  besó a  Sebastián   en la  boca .  Fue un beso ligero y dulce, pero al  vampiro   le  dio fuerzas. Al igual que las palabras de ella.
— Siempre estoy segura  a tu lado.  Sebastián  besó a  Amelia  en la mejilla y  agradecido  por  su confianza.  Miraron  algo  asustados    a  Billy  y su intento  de entrar a  la  enfermería a la  fuerza.   Estaba  furioso   por lo que le contó  Azidahaka sobre   Amelia.  La humana  estaba  rodeada  de sus parientes  y  que   aunque  estaba   mal  no  se   observaba al  borde  de la muerte.  Él deseaba  ver   a la muchacha  y llevársela  a su laboratorio para realizar  sus  experimentos .  Amelia podía  darle  la vida eterna y un poder inimaginable. Sin embargo, antes  debía  destruir   a  los  idiotas  que  la  protegían en especial al médico,  cara  de  ganso.
Firond   con dolor  de  cabeza  y harto  de  los  golpes  y  gritos   de  Billy  abrió  el  campo de  fuerza  y dejó  que entre ese  monstruo al cuarto.
Billy   entró  creyendo  que él desactivó  el campo de  fuerza  y que tenía la  sartén por el mango.
—Quiero   ver  a  Amelia.
—  Esta muy  grave.
—Soy médico al igual que  usted y  deseo  examinar a la  señorita  Bolaños. El ministerio de  Hechicería y magia   me    dio  ese  deber.
Firond lo  miró  con una  expresión de  asombro y asco .  Antes de  gritar.
— Usted  no es médico  es un  simple  carnicero con aires de  grandeza  y  sin moral  alguna.  No dejaré  que  toque  a mi paciente.
Billy  se  acercó  con furia  e  intentó atacar  a  Firond -
Luke , Sinclair y los otros quisieron protegerlo, pero  Firond   le  hizo una seña  para  que  se   alejen.
— ¿Qué  vas a hacer papanatas?
Firond  no dijo   nada solo cerró los ojos  y electrificó  a    Billy .
El médico del   ministerio  cayó al piso por  el impacto.  Todo su cuerpo convulsionaba, pero nadie  lo atendió.   Minutos  más  tarde  dejó  de  temblar  y  se  levantó Su rostro estaba   rojo  por  las  iras, contenidas y  sus  ojos    eran   dos  diamantes  azules que amenazaban   con  destruir  a  Firond  que ni se dio por aludido.
—Cree  que  ese ataque  va a hacer  que no cumpla con mi deber.
—No,  y  no lo ataque  en serio .  Si tuviera  su moral  y su respeto a la  vida  usted  estaría muerto.  Márchese  ahora Amelia  Bolaños  está muy  grave tanto que   hice que sus parientes  se despidan.
—Quiero examinarla,  es mi derecho. El mismo señor Mercader me dio permiso.
—¿Cómo  sé  que no miente?


El  rostro de  Billy  se  puso  aun   más  rojo.  
— Solo puedo hacerlo pasar  con una  orden escrita por  el ministro o de  los parientes  de  la  paciente.  Billy se aproximó a Ana y quiso tocarla, pero  Zahra  se  lo impidió.
—Deseo  ver  a  tu hermana.  Yo  puedo curarla.
Ana  con miedo del hombre con cara  avinagrada  dijo  — confió en Firond
—Muchacha  estúpida  ni siquiera  es  humano.
— Al igual que  usted.
Billy  odiaba  que  lo  contradigan  en especial las mujeres. Estaba  furioso y no le importo  donde se encontraba y con quien.   Esa niña iba a pagar su osadía. Además,  el curador  elfo  con  sus  orejas  puntiagudas  y  su   cara   arrogante  lo tenían  cansado.  Sin pensarlo  dos  veces hizo un movimiento  con las   manos  y  sacó  un puñal  .  Se  acercó   a  Ana  con  la intención  de intimidarla,  pero  Zahra   se dio  cuenta  y se  atravesó   siendo herida por  Billy.
Luke  y  Sinclair     jalaron   a  Ana   hacia  el lugar  donde  ellos estaban mientras  Lin  y  Firond   se ocuparon  de  la  herida.  Billy  se  aprovechó que  todos estaban distraídos  para  ir   a la  habitación  de  Amelia.  Sin embargo,  Blake    no lo dejo  pasar.
—No puede   pasar.  Traiga  la orden  escrita.
Billy  al principio  no reconoció  a  Blake  cuando él lo raptó para   doblegar a los  MacGregor  era  solo un  niño.  Pensó que  lo mató, luego supo  que   el pequeño  regresó con su  familia    siempre  ese   error  le carcomía el alma.
—Parece que  el tiempo  te ha hecho  valiente.  Me  acuerdo  cuando   temías  que me  acerque  .  Suplicabas porque  no te mate. Déjame  pasar,  saco de mierda.
Blake no se movió  si lo hacía  iba a  liquidar  a  Billy y no quería pasar el  resto de  sus  días    en la cárcel.  
—  No puede pasar,   vaya  por la orden.
—  ¿ O qué?
De  la  nada  Firond  hizo  aparecer  unas estacas    que imposibilitaban  el paso al cuarto de  Amelia.
—  ¿Quiere averiguarlo?
Billy  furioso se marchó  de la enfermería, para no perder más  el tiempo.
Cuando  él se  fue  Sinclair con pesar   fue  a  ver  cómo  estaba  su hermano, mientras  expresaba  el sentir  de  todos.
—  Solo  ganamos  unos minutos  , ahora   más que nunca va   a querer  ver  a  Amelia.
—  ¿Y  si lo engañamos?
—  No  creo que sea  tan fácil  Luke.

Sinclair    puso los ojos en blanco  cuando  Blake se alejó. Yo creo que  podemos  engañarlo como hizo el conde  Montecristo  para  huir  poniendo  un  cadáver  falso .  
— Igual  va a desear  examinar  a  Amelia  aun  tenga  su  cadáver. ¿Cómo se  te ocurre   un plan  basado  en  un libro? —  gruñó  Lin
—  No protestaste  cuando  Vanora  se le ocurrió  un plan  basado en un capítulo de  Star Trek .
 —Es  diferente  es  un clásico y   si no hubiera  estado  casada  con tu tío me  hubiera  casado  con Spock.
Sinclair ,  Blake  y  Luke    solo gruñeron mientras  Lin se  sonrojó.
—  El plan de  Sinclair  se puede  hacer. Para que no examine el cadáver  debemos  decir   que lo que tiene es contagioso —  .Exclamó  Firond  emocionado.
— Bromm  puede  ayudarnos, ya   engañó  una  vez Billy.  No tenemos  mucho tiempo manos  a  la  obra.



Les deseo un genial  fin de semana y  se me cuidan mucho 





11 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Uffff como está todo que ganas de seguir con la segunda parte de este capítulo. Por cierto, hola!! ya ni saludo, jajaja.
Que tengas muy buen fin de semana :)
Besos!

María Pilar dijo...

Vaya panorama, cómo se enreda... Feliz fin de semana, Citu. Te me cuidas.

Laura dijo...

Super bueno el capitulo todo se esta poniendo demasiado interesante, quiero más, gracias por el capitulo que pases un buen fin de semana!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que te encuentres bien. OMG! El tal Billy es un bicho de mucho cuidado. Espero que Firond lo pulverice, menudo bicho, el tipo del ministerio de magia.Me gusta que Anna y Zahra tenga la oportunidad de conocerse. Ahora sí, pobre Sebastían siempre está sufriendo, cada vez que usa sus poderes puede quedar ciego. Y espero de corazón que Amelia se salva. Son una pareja muy bonita. Te leo en siete días. Un besote!

Nena Kosta dijo...

Parece que les va a costar sangre, sudor y lágrimas operar a Amelia. Afortunadamente muchos la protegen, en este caso de Billy, que parece que está rabioso. La pobre Zahra vuelve a estar herida, esta vez por ayudar a Ana, su fidelidad es admirable, pero tanto va el cántaro a la fuente que puede acabar quebrado. Espero que no y que tenga esa oportunidad de conocer y tratar con Amelia y Ana, así como que Amelia sea por fin curada y pueda volver a vivir su amor con Sebastián. El pobre va de ceguera en ceguera, no le sienta nada bien el poder que recibió.
Un beso.

Lourdes dijo...

¡Hola Ju! Me ha encantado el capi. Aquí desayunando en casa y poniéndome al día. Me trae mala espina este Billy veremos que intenta. Amelia se ha salvado pero aún debe recuperarse del todo y siento que no ha terminado su lucha. Me gustó el reencuentro de ellas. En cuanto a Sebastian es un dulce, me encanta.
Estaré a la expectativa de esta historia como siempre amiga. Un besazo y te felicito.

Ghaaby Captor dijo...

hola wuapa!! lol si que me e perdido muchos capis
debo ver e donde me quede XD

José Ramón dijo...

Mi agradecimiento por sus visitas Feliz Semana Saludos

Yessy kan dijo...


!Menudo capitulo! muy tierno ese diálogo entre hermanas.
Pobre Amelia, aún no puede recuperarse del todo. Y Sebastián, como podrá resolver su problema. El gusano de Billy, creo que no se va a dar por vencido. Espero que Firond lo pulverize. Me gusto ese final con pinza de humor.
Beso

Mariola dijo...

Hola mi linda. Vaya pedazo de capítulo, me ha encantado el encuentro de las hermanas y también como ama Sebastian a Amelia, aunque el pobre tenga esas recaídas por cuidarla.
Y el tal Billy que peligro, que miedo da, espero que no lo dejen acercarse a la chiquita o la tragedia volverá a llenar el ambiente. Se quedó muy interesante. Deseando saber como continuará.

Te envío un beso muy grande y muchos abrazos. Cuídate mucho. TQM.

Mela dijo...

Entre Ana y Zahra han agotado los 15 minutos que tenían para hablar con Amelia antes de la operación
Me alegra que Sebastián también haya podido estar con ella
Creo que es muy importante que Amelia tenga ganas de vivir, ilusión por vivir
También creo que Firond sabe lo que hace, y la operación será un éxito
A Billy lo tienen que mantener muy lejos de Amelia, porque este sí que no la cura
Excelente capítulo, me ha gustado mucho
Besos

Related Posts with Thumbnails