Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Lagrimas de luna. Capítulo 2. ( segunda parte)

Hola  ¿cómo están les  traigo un nuevo capítulo con mucha  acción.  Espero que les  guste.
Capítulo 2 



Khalid  estaba  preocupado  por   la llamada de  Zahra. Intentó  aparecerse  en  el apartamento  de su amiga no lo consiguió. Preocupado se trasladó a un edificio antiguo,  subió  por  las  escaleras de  piedra. Un   olor a carne podrida dominaba el ambiente. Miró con impotencia que el vestíbulo del   edificio  estaba   cubierto telarañas de  color  rojo,  de las  que  salía  sangre. Iba  a  irse  del lugar, pero ya era demasiado tarde. Estaba  rodeado de  arañas rojas.
— Mierda — maldijo. No lo podía  creer ser, pero ese olor y aquella trampa solo significaban que  Úvatar había  despertado de su encierro. Caminó unos  pasos con cuidado de no tocar nada, aunque  cada  vez  era más  difícil. Cientos  de  arañas   rojas colmaban  el piso y  las paredes.  Se  preguntó ¿cómo  se escapó Úvatar? ¿Cómo iba a  destruirlo?  y  sobre  todo  ¿cómo iba a escapar de las arañas?
Se  acercó para  examinar  la  trampa  y  recordó  que  una  vez   Baal  le   alertó  de ellas. Se llamaban  las  telarañas  del  infierno. Si   cualquier  persona las  tocaba  se le podría   el cuerpo y  de sus retos  surgirían  arañas del  infierno  malditas  y hambrientas.  Para  destruirlas  se  necesitaba  sangre  de  un  demonio ,   agua  bendita  y  flor de   laurel   de  Erembor.
Volvió  a sentir  el llamado de  Zahra. Debía atravesar las  telarañas,  pero  si lo  hacía   se transformaría  en un asqueroso insecto. Varias  arañas  rojas y  negras  se  acercaron  rodeándolo a punto de  atacar.  Oyó  el  grito  de  Zahra,  no  tenía  tiempo que perder. Debía  subir  las escaleras,  quiso  desaparecer  sin lograr nada. 
Fue cuando oyó  que alguien abrió  la puerta.
—Aléjese.
—No, lo haré.
Khalid  se  volteó,  agradecido de  ver  a Seirim.   Un  ser  que era mitad  demonio y  elfo. Se encontraba en su  forma  humana, por lo que mostraba  el aspecto  de  un hombre   alto  de  cabellos   largos  y rubios platinados. Tenía  rostro cincelado  y  unos penetrantes  ojos  azul  eléctrico. 
—Debemos marcharnos  de aquí, Sei. Zahra  está en peligro.
—Igual, que nosotros.  Úvatar  ha  despertado.
—Lo sé,  pero  no entiendo  ¿cómo logró hacerlo?
—Mi padre,  fue herido con  la daga  que  apresó a Úvatar. Él  me mandó   a  detenerlo  antes  que  sea muy  tarde.
Un  grito   de  un hombre interrumpió.
—Las arañas  van a contaminar  el edificio. Debemos  detenerlas.
Seirim  asintió.
Faltaba  poco  tiempo  para que las arañas se les fueran encima.
—Toma  esto — le dio una  urna muéstrala a  Uvatar.  Solo, eso puede  detenerlo. Fue  apresado por ella  y  la sangre de  mi padre  puede  volver  a  dañarlo . Aparécete en el apartamento  de  Zahra  momento que  empiece a llover.
—Gracias.
—Dame  las  gracias, si aún  sigues  con  vida.
Khalid no supo qué  responder, fue, pero  cuando  observó  a  Sei  hacerse  un  dos  cortes   en sus  brazos  mientras   sacaba  de sus  bolsillos   unas  flores  de  color   morado y  un  frasco  de  agua  bendita .   Luego  Seirim   se elevó por los  aires  mientras    decía  un sortilegio en  una  lengua  que  Khalid  desconocía;  se imaginó que  era  un sortilegio elfo.  Lo que  antes   eran unas simples gotas  de  sangre y agua  bendita  se convirtieron  en una ligera  lluvia. Como  arte de magia las  arañas desaparecieron  del   vestíbulo. Sin perder  tiempo Khalid  se apareció  en  el  apartamento  de  Zahra.  

Su amiga  estaba  atada como si fuera  un rollo  primavera.  Úvatar  se extrañó  de que pudiera aparecerse   en el apartamento, como  castigo las  rosas  casi estrangularon a  Amelia y  la alfombra  se incendió   quemando  a Zahra .
— No  te  atrevas a  hacerles  daño.
— ¿Quién eres  tú? ¿ Cómo  te  atreves   a interrumpir mis planes?
—Soy  Khalid y hago lo  que me da  la  gana.  Vuelve   a  la nada — luego  de  decir esas palabras el recolector, le  mostró   una pequeña  urna.
Úvatar   desapareció,   pero  algo le  dijo  a Khalid  que no lo habían vencido.  Oyó  un  gran  estruendo,  era  Zahra  que  cayó al piso.

Estaba  con el rostro   sonrojado,  el pelo alborotado   y  su ropa  casi deshecha. Khalid   le  dio  su  chaqueta de cuero negro. Ella   se  paró frotándose  el  coxis y  tomó la  chaqueta — gracias.
Antes  que cualquiera  de los dos pudiera reaccionar.  Oyeron un alboroto         a lo lejos  del edificio  y  sintieron la presencia   de  otros  demonios. Zahra   apenas  se sostenía  en pie, pero  debía  ver como se encontraban  sus niñas.
— Gracias,  Khalid,  tengo irme. Debo  ver  cómo están   las niñas.
— No lo hubiera podido hacer solo.  Seirim  me ayudó. Ve,   hablamos luego,  en mi casa. Tenemos  muchas  cosas que aclarar.
Zahra   asintió, para luego    desaparecer y trasladarse  a Quito. 

Esperó que les haya  gustado  el  fragmento. Les mando un beso y les deseo  un  buen  fin de semana  



8 comentarios:

María Pilar dijo...

¡Mama mía qué imaginación la tuya, Citu! Cada vez me sorprendes más. Lo de las repugnantes arañas..., mi mente lectora tiraba de Khalid para que retrocediera... Nunca eres previsible y ahí está la magia de lo que escribes.
Cuídate mucho. Besos

Lujan Fraix dijo...

Hola Citu
Perdona amiga la tardanza pero he tenido que hacer tantas cosas entre ellas ir a médicos y aparezco poco por los blogs. En facebook he colgado algunas cosas, tú las viste pero nada más porque estoy un poco agotada. Te mando besos, sigue así querida amiga con toda esa fuerza, esa inspiración, ese privilegio, que muy pocos tienen.
Besos grandes.

JUAN FUENTES dijo...

Otro capitulo de de esa interesante novela

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Citu,no se si voy a tener el tiempo necesario para ponerme al dia con esta nueva novela,, pero lo intentaré:).

Muchos besos y cuidate mucho preciosa niña:)
Y miles de gracias por estar siempre ahí:))

Nena Kosta dijo...

Uffff qué escenario tan repugnante con esas telas de araña sangrantes y el inmundo olor!!! Menuda papeleta para Khalid y suerte la suya que llegó Seirim con la solución o hubiera acabado corrompido por los efectos de las arañas del infierno. Al menos Zahra quedó libre para ayudar a las chicas, bien valió la pena cruzar el horrible camino.
Me sorprende cómo con cada nuevo capítulo se te ocurren escenarios tan alucinantes y horrendos.
Besoss y buen domingo

Dezazu dijo...

Otro capitulo de lo mas interesante!!besos

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. Me alegro que Seirim apareciera justo a tiempo al igual que Khalid. La pobre Zarha necesita un poco de paz. Buen capítulo! Espero saber más de Sei en el próximo capítulo. Te leo en siete días. Un besote!!

Yessy kan dijo...

Oh wow, que redondo capitulo, la ambientación es horrorosa con esas telarañas. Me gusto mucho ese sortilegio de Seirim para desaparecer los aracnidos. Me dio gusto que la urna surtiera efecto al mostrarsela, sino que hubiese sido de Zahra.

Disculpa por la tardanza , pero el tiempo me lleva de prisa. Y me sentira mal si entro solo para decirte !Buen capitulo! Para salir del compromiso. =0)
Un abrazo

Related Posts with Thumbnails