Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 27 de abril de 2018

Lágrimas de Luna Capítulo 11 ( Primera parte)

Hola ¿cómo están?  Hoy  van a conocer  a uno de mis personajes    preferidos en está historia.  Aunque en este  capítulo   actúa  un  poco. Su nombre es  Chatel  Por otra parte  Seirim está   deprimido y  Adremelech  esta planeando algo  .  Esperó que les guste este parte. 

Capítulo 11 


Seirim  se sentía  defraudado consigo mismo.  No  sabía qué pensar  de él,  si  era  un cobarde  o un tonto.  Sin  embargo, lo primordial  era   que  Heli esté  bien y que sea  feliz.  Frustrado paso por los  volcanes  de  Seragon y  bajo en picada.  Siempre  que se sentía mal   le  gustaba     presionarse   hasta   extenuarse.  
Voló  entre los  volcanes  activos  hasta  entrar    dentro  de  ellos  y  casi  caer     en  el río ardiente  de lava.  Luego   fue   a  la  zona   más   mortal de  Seragon    en donde  hielo  apenas  lo dejaba   pensar  y los continuos remolinos   eran un  gran peligro.
Luego fue  al inframundo  y peleó  con  Siwon   en los    pozos   del  destino  una  quebrada en donde  las  almas  en pena  y los  demonios  sin   dueño  y  clan    se escondían listos para atacar.  Su  amigo     terminó   la pelea    solo minutos  porque  Adremecleh  lo llamó  por asuntos  del inframundo.
Seirim  no estaba  de  humor para enfrentar  a Adremelech  por lo que   fue    a  su   hogar.  Su  casa  estaba    en la cima  del monte   de    las   almas   tristes    que   era     una  montaña     en la  que siempre  llovía  y  en el que era   imposible    acceder   escalando porque  había  derrumbes continuos  .  Tampoco  era posible   llegar  volando por   los  fuertes   rayos  que  caían en él. Solo había un lugar para  acceder  a la montaña  y   siempre  tenía  una  alarma  silenciosa que le indicaba a  Seirim  si llegaba alguien  de  improviso.
El demonio mestizo  llegó a  su  casa  al interior  de la montaña.  Su  hogar  tenía  una enorme  habitación    con  grandes  ventanas.  el piso era   azul oscuro     al igual  que las paredes .  Tenía una  gran  cama  con  sábanas   blancas  de seda.  Al  lado izquierdo   de su habitación  se encontraba una  cascada  de  aguas azules en  donde  acostumbraba a asearse. 
Seirim empezó  a desnudarse   algo  cansado  y   con   ganas  de  olvidar   todos  los sucesos  del día.  Sintió   dispararse la alarma de mala  gana   volvió a tomar  su  camisa   negra y  fue al  encuentro  de su visitante.
Lilith  caminaba    por  ese  horrible paraje  sintió miedo  y náuseas.  Nunca  pudo entender   el  lado primitivo de  Seirim  fuera del dormitorio. 
Odiaba  el  olor   de las  flores  y  de la tierra   mojada  que  perfumaba  los alrededores.   Detestaba que  Seirim no  tuviera  ningún esclavo  humano  y  no   fuera  miembro   de ningún  clan demoniaco.  No solo tenía  que    pasar  de alto   su mestizaje, sino que  también  debía   soportar  su  falta de ambición.
Lilith  pasó sus  dedos  sobre  su  cabello  negro  y  sedoso que  se encontraba  totalmente   mojado . Movió su cabeza  con desagrado haciendo que  su cabello se secará   y   que  su peinado volviera    a  su puesto.  
Estaba harta  de  buscar  a  su examante ,  acaso  él no  sabía lo   valioso  que era  su tiempo.
Ella sonrió de forma  seductora  al  ver que  Seirim   llegaba  a su encuentro.   El  cabello largo y  plateado  de  Seirim  volaba  libre al viento y  rostro esculpido   la  miraba  serio.  Solo  en sus  ojos  podía  ver  cierta  tristeza  y anhelo  como  cuando eran  niños  y  se enamoraron. 
Por  más  que  Seirim  ocultará  sus sentimientos  a los demás  ella  podía  descubrirlos. Aunque las  cosas  últimamente  estaban mal entre ellos. Lilith  esperaba que entrara  en  razón  y se convirtiera  en su amante  el lugar  al que pertenecía alguien de  su linaje  y ambiciones.
Seirim  estaba  entre  fastidiado por la  presencia  de  Lilith   como encantado  tal vez  solo necesitará   estar  con ella para  dejar  de  desear   a  Heli.  Por lo  general los humanos  decían que un  clavo saca  a otro  clavo.  
Se   acercó  a  Lilith  percibió  un exquisito perfume  a   orquídea negra  emanaba  de  su cuerpo  .  Ella  estaba  con su sedoso  cabello   suelto y lucía una túnica  de  seda roja  que mostraba  levemente  su  hermoso y  voluptuoso  cuerpo. 
Seirim  recordó   lo  suave  y  tersa que era su piel y el sabor    de  su boca.  Pero por más que deseo no se excitó y solo añoro el  pasado cuando   pensaba  que   Lilith  era  su mundo .  
― ¿Qué  haces  aquí?
Lilith  frunció  el ceño  e hizo un  mohín  con  sus labios   de  forma  seductora.  Seirim   deseo  bostezar.  Siempre  le  fastidió lo manipuladora  que  podría ser la  bella   demonia. 
―  Me preguntas  eso.  Has  estado preso y luchando  contra  Úvatar. He estado preocupada  por  ti  ―.  Se  acercó a  Seirim  y puso   su mano   en su pecho ―.  Puede  que  tú  creas  que hemos terminado,  pero  lo nuestro nunca morirá. 
Luego de eso  junto  sus  labios  con los  de  Seirim  .  El  demonio  cerró los ojos,   deseando que  fuera   Heli  y no  Lilith  la  que   estuviera en sus  brazos.
Se  alejó  de  su  examante ―. Estás  equivocada lo nuestro solo  fue  un sueño que  se perdió   en medio  de la lluvia y  el  olvido.
Lilith   se  tensó   había algo diferente   en   Seirim.  Trato de   esconder  su enojo nadie la  dejaba   ni siquiera  el único demonio que amaba. 
― Eso es mentira llévame  arriba y  te lo probaré. 
Seirim    cerró los ojos  un minuto y una puerta  se  abrió  en la montaña.
― Es  una pérdida  de  tiempo  que entres  a mi hogar.  Siempre  lo odiaste. 
― Es  cierto odio   este rincón en el que  te escondes para no luchar  para no probar    todo lo que puedes  ser   a pesar  de  ser  un híbrido. 
Seirim   suspiró   odiaba esa conversación monótona  que  se había   producido a  lo largo  de los  siglos.  
A él  le  gustaba  su  vida  aunque  era solitaria,   era libre.  Siempre  quiso eso  y una persona   con quien  desee  compartir   las  pequeñas  cosas que importaban.
Entró  a un pequeño   jardín  con un estanque.  Chasqueó los  dedos  y dos    bancos de piedra aparecieron.
Lilith   se  sentó    de   tal forma que   mostraba   sus  bellas piernas .  Seirim  apenas  le miró.
―   Aún no me  has   respondido ¿por qué  deseas   hablar  conmigo?  ¿Que  te trae  a  verme?
Lilith   cerró  los  ojos  y  luego posó su cabeza  hacia   la lluvia ― Ya  te respondí  te extrañado ,  estaba  preocupada. 
―   Estoy  bien.
―   Lo sé ,  estás  vivo  gracias  a mí. 
Seirim quedó  extrañado  por   esa aseveración. 
―   ¿Por  qué lo dices?
Lilith  sonrió  suficiencia  y movió   las manos  en una serie  de movimientos   que hizo  que la lluvia parara.  
―   Odio la lluvia. 
―  ¿Lilith   como me  salvaste?
Ella  se paró  y  se  acercó a    Seirim  ―  Hablemos  de ello más tarde.  
Tocó   el rostro de  Seirim  con la intención de  besarlo  
Seirim  agarró  a  Lilith  del  cabello  ―   ¿ Qué  hiciste?   ¿Acaso le contaste  la verdad a  alguien?
Lilith   horrorizada por la idea   que  el inframundo sepa que estaba  con un híbrido trato de alejarse  del  agarre  de  su amante.  Había  hecho para   todo  para  borrar cualquier   cosa  que  dañe   su imagen  ― ¡ Como  crees!   Conozco un secreto  sobre  Adremelech.  Además, estoy segura de que   Azidahaka  fue el asesino. 
 ―  ¿Cuál secreto?
―  Si  te portas  bien,  te lo diré.  Tal  vez,  consigas     alejar  a  Adremelech  de tu tartamuda  hermana .
―   ¿Qué pasa  con  Anazareth?
―  No estoy  de  ánimos  de hablar  sobre  ella.  Si eres  bueno  te lo diré.
Seirim   no  estaba  de ánimos  de jugar   con   Lilith  .  Así que piso  el piso de  forma  fuerte  y ante la consternación  de la  demonio  volvieron    al pie de la montaña. 
―   Tampoco  estoy  de ánimos para  tus juegos  Lilith. 
Lilith  se quedó  al pie  de la montaña    mojándose ,  sintiéndose  humillada por  el trato de su amante   y llena   de furia.   Prometió   vengarse  de  Seirim  que se marchó  sin  dar  explicaciones   en busca  de  Adremelech.




Anazareth   estaba  furiosa.  Por más  que   expresaba a  viva  voz  su deseo de no acceder  al trono de su padre  cada  vez  tenía más  partidarios  y era  la  rival más peligrosa  para  Agni  y  Azidahaka.
Esa misma  tarde  había  sido  víctima de las circunstancias que le hacían  cada  vez  más apta  para suceder  a su  padre.
Era   una locura   ella que siempre  se escondió en los libros  y  en  la culpa;  ahora   era  vista como una gran guerrera.    
Todo ocurrió en el salón  de  la oscuridad  y la  sangre  que era  el lugar  donde  los herederos  al trono  aseguraban seguidores  y luchaban entre sí  para  acceder  a  ser   rey.
Anazareth  solo asistía  por ser  una  de las hijas  de  Baal y por  petición   de  su  clan.  Sin embargo,  un demonio del  clan  de los  demonios  antropomorfos la  reto  y   ahí empezó su desgracia.
No pudo excusarse  y lo derrotó   en menos  de  5 minutos.  Desde  ahí  se convirtió en favorita  a pesar  de  su tartamudez, de  su  deseo  por  la no violencia  y del hecho  de ser  hembra. 
Esa misma   tarde  fue retada  por  uno de los amigos  y partidarios  de  Agni.  Dauroji  un  demonio  de piedra    la retó a  duelo y la insultó   burlándose   desde  su forma  humana   hasta de  su forma  de hablar.  Esperando    que  ella se precipitará   y lo atacará  sin pensar  en las  consecuencias  o en la pelea. 
Lo único que consiguió  Dauroji   fue    que en media  de la pelea  llegará   su hermano   

Chatel   el  demonio  de  la  noche  y de los  suicidas.  Él estaba    transformado en un humano inofensivo.  Llevaba  puesto un traje  formal  negro y una pajarita  de color  rojo  que  cambiaba  de color    por las  emociones  del  demonio.  
Para ser  humano  era alto  flaco  con el rostro anguloso   sus  ojos  azules  dependían indiferencia.  Solo tenía un bastón como defensa  ya que    Chatel  fue   maldecido  por  Baal.  No podía pelear  ya que sufría   de su  dolor y  el de  su oponente.   A pesar  de eso  derivó a  Dauroji  de  un solo golpe y estuvo a punto de martarlo si no hubiera sido  por  Anazareth.
Chatel dejó  el campo de  batalla  solo por pedido  de  Anazareth , pero en el momento que lo hizo  el tonto  de  Dauroji  la atacó  y  la  demonia    tuvo  que defenderse haciendo un hechizo  que al principio inmovilizó a   su  oponente  .  Luego  lo    enjauló   y lo transformó  en  un pequeño mono  de   piedra  y  barro.  
Sin decir más nada  se  fue  del  salón mientras  oí los vítores  y las quejas  de  Agni.
Se  fue  a la habitación  que le dieron en el palacio de  fuego. Lista  para  mudarse de nuevo a  su piso en su  biblioteca.   No se  iba  a dejar  persuadir  por   el  clan  del viento  o por  su   abuelo.   
Cuando  abrió la puerta  de su habitación  se encontró    con  alguien esperando.  
Fastidiada  avanzó hasta  Adremelech.  Anazareth  era una mujer de   baja estatura .  Flaca    vestida  de negro   con ropa  de algodón.  Su  cabello negro  estaba  cogido en una intrincada   cola de  caballo  y   aunque no lo necesitaba   llevaba unos lentes    que le hacían  ver  más  indefensa.      
―¿Quue  haces  aquí?
― Te esperaba.  Tenemos que hablar. 
Anazareth    caminó sin ver  a  su invitado .  Fue  a la  ventana  y la abrió  con la espera  de  ver  el paisaje   y   tranquilizarse.  Pasó más  de un minuto y  Anazareth parecía  como si  hubiera  olvidado   a  Adremelech.
―Anazareth.
―  ¿Qué? 
 ― ¿ No  tienes  curiosidad  de lo que  te  voy a proponer?
Anazareth  cerró los ojos  con el deseo de  golpear  a Adremelech  que fastidió  su  vida.  ―  No.  
―  ¿ En serio?
Anazareth levantó los hombros ― Iggual   me lo  vas  a a decir.
Adremelech  se paró contrariado por el ritmo de la conversación.  Necesitaba  el conocimiento  y  la  inteligencia  de  esa  demonia.  Había desperdiciado mucho  tiempo y  las  sombras pronto  se alzarán y requería  de toda la  ayuda posible.
― Anazareth tengo una propuesta  que hacerte. 
―  Dila y y  márchate.
Anazareth trataba  de no tartamudear  ni  demostrar  su mal  carácter.  Siempre  temía   su lado oscuro que heredó  de   su  madre.  Adremelech  sabía que el  desinterés era fingido.
― Puedo  hacer que  dejes   de  estar involucrada  en la  elección  del trono.
El rostro de  Anazareth se volvió  rojo de   furia  de  sus  ojos negros   salió una llamarada .
 ―  Tú tú  me  obligassste a ir.  Y  ahora...
―  Sé  que  convencí a tu  abuelo el líder  del  clan  de  los demonios de aire  que eras  la mejor  opción. Y lo eres  tu padre  deseaba que    un  verdadero líder  lo sucediera  y a  Agni le   falta mucho  por madurar. 
― Deja  de  alaaabarme y¿ di que   que qqquieres?
―Te necesito  para  que  destruyas   a   unos  Kiling  que Úvatar  está  haciendo.
Anazareth  se sentó   en la   cama   sintió que le  faltaba  el aire. El cuarto donde estaba era    frío  sin vida   y en ese momento   le pareció   que era  tenebroso   como si estuviera  listo  a  atacarle  
― Las sommbras  inteligentes  no son  ppposibles   de hacer.
― Lo son, tú tienes   los libros   prohibidos en donde se muestra  la  forma de  realizarlas aunque  el consejo demoníaco ,  ordenó  quemarlos.  Hice que  te fueras  de tu  biblioteca porque  temía que  Úvatar   fuera allí  y   Seirim  deseaba  que estés  segura.
A  Anazareth la  cabeza   le  daba  vueltas  y  varias preguntas  rondaban  su mente.    
― ¿ Seirim  que tiene  que  ver  con esto? ¿Por  qué nos  has atrapado a  Úvatar?
―  Queremos  destruir  a Úvatar definitivamente.  Para  ello hay seis elegidos  uno de ellos es  tu hermano.
Para que surja  el otro elegido   deben  alzarse las  sombras . Sin embargo,  tu hermano  no  quiere  cargar  con eso peso.   Para mí lo más importante es  destruir a  Úvatar,  pero no deseo  que los  5 mundos   mueran y sean controlados  por las sombras.  Intente   ...
Adremelch  sintió que se ahogaba   Anazareth podía   matarlo en ese  preciso instante sin ni siquiera  mover  un dedo.
El  cabello de ella  se  volvió  blanco  y    sus  ojos  rojos    su  estatura    pequeña  se convirtió en enorme   y  su piel   bronceada  en    azul.  Su  voz  era  gutural  y  dura  sin   contemplaciones.   
― Maldito, no  quiero mentiras  o manipulaciones  de  tu parte   o   morirás  ahogado   con tus propias palabras.
Si acepto ayudarte  tendrás que cumplir estas condiciones.  
Primero   voy  a dejar la competencia al trono  este momento .  No me importa   de qué  forma convenzas a mi  abuelo y a mis seguidores.
Segundo    si voy  a destruir   a las sombras.  Necesito la ayuda de  Chatel
Adremelech quiso decir protestar, pero  no  pudo
Tercero  si le pasa  algo  a mis hermanos, tú mueres.

Esperó que  les  haya  gustado el capítulo y  les  mando un beso 




8 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Pronto lo leeré este capítulo que tengo ganas de saber como sigue la historia :)
Besos!

JUAN FUENTES dijo...

Tu habilidad para solucionar esos casos es muy constante

Mela dijo...

Hola, JP... Sí, Seirim se siente mal... y creo que intenta agotarse para no pensar demasiado
No creo que Lilith consiga que Seirim olvide a Heli
Bueno, la verdad es que Chatel ha salido poco... y poco puedo opinar sobre él
Anazareth ha puesto unas condiciones a Adremelech que supongo él aceptará
Una lectura interesante... buen capítulo
Besos, y feliz finde

Ramón Berenguer dijo...

Chatel es tu personaje preferido,por algo sera.Me fijare en el.El capitulo muy bien,me ha gustado mucho.Besos.

JUAN FUENTES dijo...

Tu amor por las letras te ayudara a manejar a los personajes de tu novela

Yessy kan dijo...

Yay, apareció Lilith, por más seductora que se vuelva, no creo que Seirim la vuelva a tomar en cuenta. Creo que Heli ya está de lleno en su corazón. Me encanta la descripción de Chatel, y veo que Seirim convenció a Anazareth que ayude.
Bonito capitulo, me encanto la escena de Lilith y Seirim.
Abrazo

Lit dijo...

Hola!
Buen capítulo! Feliz semana :)

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. ¡Vaya apareció la que faltaba!Con lo mal que me cae Lilith, las apariencias no engañaban con ella. ¡Pobre Seirim! Y lo mal que lo va a pasar. Buen capítulo! Y espero poder leerte pronto! Un besote!

Related Posts with Thumbnails