Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

miércoles, 22 de mayo de 2019

Hablemos de libros. Serie los jugadores 1 Cuando tu llegaste de Lisa Kleypas

Hola  ¿cómo  están?  Hoy  les  traigo a  una  de mis autoras  favoritas.  Y  aunque  me  gusta  más   el segundo libro   de esta   saga.  El primero    también  es muy  romántico.
Cuando  tu llegaste
Lily está decidida a impedir la boda de su indefensa hermana con lord Alex Raiford, un aristócrata frío y arrogante. Lily, indomable y resuelta, sabe cómo lidiar con los hombres en su propio terreno, y no duda en emplear cualquier arma para salirse con la suya. Pero no imagina que por una vez su rival es muy superior a ella, y mucho menos que su obstinado e inflexible corazón no tardará en ceder a los encantos del enemigo.
Opinión  Personal:  Es  una novela   muy  humana    en  la   que  el miedo y  el amor  se  confrontan.  además  en ella   sale aunque  de  personaje   secundario  Derek  Craven  uno  de mis personajes   favoritos  de esta  autora. 
Les  deseo    una  genial   día. 





lunes, 20 de mayo de 2019

Gracias a la vida. La historia de la canción

Hola  ¿cómo  están?   Hoy les  traigo la historia  de una  canción que es  una  de mis preferidas.  No conocía mucho  de su autora  Violeta   Parra.
Violeta del Carmen Parra Sandoval ​​ fue una cantautora, pintora, escultora, bordadora y ceramista chilena, considerada una de las principales folcloristas en América del Sur y divulgadora de la música popular de su país, a la que enriqueció con su obra.
Acá les  dejó  un  vídeo   sobre   ella  y la  su  canción más  conocida  popularizada  por   Mercedes  Sosa. 
Y  de paso les  dejo   la   está  canción   para  comenzar  la semana  con  buen  animo  y  agradeciendo  su amistad  y  visitas. 



Les  mando un beso  y les  deseo una  genial semana. 





viernes, 17 de mayo de 2019

Lágrimas de Luna. Capítulo 28 ( Segunda Parte)

Hola  ¿cómo están?  Hoy  les traigo un nuevo  fragmento  de mi novela  .  Esperó que les  agrade.
Capítulo  28


 Úvatar   estaba a  punto de   de quedar congelado  fue  cuando sintió que  Amelia  se  encontraba  al  borde  la muerte.  Se  le ocurrió una  idea  para  escapar  y  tener  a Amelia  en su poder.  Era  arriesgado, pero no  lo queda otra  si deseaba  salir  victorioso.
Se  concentró  en  Sebastián   la pareja de  Amelia  fue convertido en  vampiro.  Desde   siempre  él  había podido  controlar  fácilmente  a los  nosferatu, como los  humanos incultos les decían  por  un personaje  que ni  siquiera  fue   vampiro. Dejó de  divagar  pronto  se  quedaría   completamente  congelado era   hora   de  actuar  y   controlar  a  Sebastián   para que trajera a  Amelia  si tenía  suerte  podría posesionarse  de ella  y  terminar  lo que  su  sombra  falló.  Era una esperanza en un millón, pero  no le  tocaba  más no deseaba  ser  encerrado  de nuevo.
Sebastián acariciaba  a  Amelia   que   era  transportada   por   en una  camilla   flotante   por  Luthien,  la  curadora  también lo había  revisado y  le  devolvió la  vista luego  de  reñirlo por  no cuidar  su salud. El  vampiro le dolía la  cabeza  y  se hallaba muy  preocupado por lo que le iba  a pasar  a  Amelia. El  dolor por perderla no  lo  dejaba ni siquiera respirar.  Había sacrificado  su  alma   para que ella fuera  salvada  y  todo  fue en vano.  Ese  sentimiento   lo avasalló  por  completo. Dejó  de  acariciar  a  Amelia   y  se  detuvo,  el dolor  era  insoportable. Las  piernas  no lo soportaban  y cayó  al  piso.
Úvatar  se  encontraba  furioso ,  había  una  barrera   que  protegía  a Sebastián de  su control,  solo  pudo   causarle  dolor.   Apenas le  quedaban  fuerzas,  su plan  iba  a  fallar su cuerpo  era  un gran  bloque  de hielo.  En ese  momento observó  a  Adremelech , y  distinguió  su fuerza.  Se  imaginó  que   él estaba  protegiendo   al  amante  de  Amelia.
Si hería  a  Adremelech por  un momento este perdería  sus poderes y su  concentración.  Tal  vez,   así  él pudiera  hipnotizar  a  Sebastián  y lograr  que le lleve  a  Amelia,  tenía  que poseer  su alma  era   su  única  salida. 
Con   ese  propósito   hizo  que  sus manos  fueran   se  transformaran   en    espadas  y atravesaran  Adremelech en pecho  y de paso  a  Khalid.

El  demonio rubio  cayó  al piso  al igual que  el recolector odioso  que estropeo  muchos  de  sus planes.

Amras  y              los otros  elfos  espantados  siguieron   congelándolo   a  Úvatar eso no le importo.  Aprovecho   la distracción  para  tocar la mente  de  Sebastián que  se  retorcía  del  dolor.  Sin  el escudo   que  Adremelech   puso  en el  vampiro  fue   fácil   tomar  su mente  a pesar de que   el  pintor   se  resistía.
Tuvo que usar casi toda su fuerza, pero               Sebastián  por el momento  estaba  en su poder.
Sebastián    sentía  un gran dolor             una  fuerza  desconocida             lo tiró al piso  y  luego    lo hizo  levantarse  y  atacar  a  Yury.   Su objetivo era  raptar  a  Amelia. El vampiro trató de luchar contra el control, pero  no pudo hacer nada.   Solo mirar                cómo sus  acciones ponían en peligro a la mujer  que ama.
Golpeó por sorpresa a Yury, Zahra y Luthien quisieron frenarlo, pero ambas estaban muy débiles.  Dio  un fuerte  golpe   en la  cara  de  Luthien  y  con una  fuerza  inusitada  arrastró   a  Zahra  por  el piso, mientras  con magia  transportaba  la  camilla  en la que el cuerpo de  Amelia   que se encontraba        dormido.
Sebastián  intentó   resistirse  ,  mas  no pudo hacer  nada   .  Cuando llegó  al lugar  donde   estaba  Úvatar  siendo  atacado     tomo     a las  dos mujeres  en  brazos    y  fue    a la  roca  congelada       donde  el  demonio elfo  estaba                completamente  cubierto de  nieve.
El  momento que  depositó  a  Amelia  en hielo, este se tornó negro y  rojo.
—  Rompe   solo un  poco   de hielo  y deja que  tome  a  Amelia.
Sebastián oyó gritar su nombre a la princesa de plástico, pero  no podía hacer nada por más  que luchaba  para  obtener  el control de su cuerpo  solo obtenía  dolor.
Oyó  gruñir  a  un  dragón que lo matarán  y prefería  ese destino  que liberar  a  Úvatar.   Sin desearlo con sus manos creo  fuego para   descongelar   a  su  más  gran enemigo.
El calor hizo  que   Amelia  también recobre  el  sentido y despertará    con horror   observó a  Sebastián   a punto  de entregarla  a  ella  y  a Zahra.  Sebastián  tenía el rostro  pálido  y  sus   ojos  eran completamente  rojos  y estaban  fuera  de sí.
A lo lejos  escuchaba  como        los  elfos  y los otros seres  que  se encontraban alrededor        desean  matar  a  Sebastián.
Adremelech  por fin  reaccionó.               Estuvo inconsciente  por  su herida  un  momento     no se sorprendió al ver   a  Sebastián poseído por  Úvatar.
—  Mierda.  No toquen a  ninguno de ellos.  —  Gritó  cuando  Erú  y  Amras  se  disponían  a     matar  a  Sebastián.
Amelia  dejó  de prestar atención  a  Adremelech           y             se arrastró para  tocar  a  Sebastián  que la empujo.
— Sebastián  no lo hagas.
El  vampiro  no le  hizo  caso y siguió  con su labor.          
Úvatar  se sintió satisfecho  estaba a  punto  de   poder ejercer  control  de  Amelia  solo  necesitaba que  hielo  se desprenda  lo suficiente   para   poder  tocar  el alma de  Amelia    su  sombra    infectó parte  de su cuerpo.  Lo único que  requería  era  tocarla.
Amelia  volvió  gritar
— Sebastián,  por  favor.
El  vampiro   se  quedó parado  y se acercó con sus ojos rojos  y  su   rostro enloquecido              a  lugar donde   se encontraba  Amelia.  Ella    volvió  a  gritar  y a  suplicar.
—  Sebastián , no lo hagas.
Amelia  oía  como     Adremelech  no dejaba  que hicieran  daño a  Sebastián.  Sin  embargo, le sorprendió que el demonio rubio   le gritará
—  Amelia  tú puedes      eliminar  el control  que  tiene  Úvatar  de  Sebastián,  recuérdale  quien es.
Amelia  hizo una  mueca    y se preguntó  ¿cómo  diablos  lograba  eso?:  Miró  al hombre  que  amaba.  Podía ni siquiera  recordar  su nombre,  pero  ciertas   partes  de su pasado  volvían con  solo observar  a  Sebastián.
Su nombre era  como  un escudo.  Tocó sus  hombros  y lo miró  fijamente para  luego decir  su nombre —.  Sebastián.
Cerró los ojos  con miedo   de  caer  al vació  y que  el demonio de los ojos  rojos  le  volviera hacerle daño.  Mas  nada  de eso ocurrió  Sebastián  la depositó  a un lado     de la  grieta que él mismo  abrió.
Oyó a  Úvatar  gritar — Lánzala.  Necesito   tocarla.
Sebastián  gritó   y  cayó de rodillas por el intenso  dolor  — No.
Amelia  sostuvo su mano.  Adramelech  junto  a  Khalid   se acercaron  a la  roca  y les dieron  un  arma.
—  Congelen a  Úvatar.
Sebastián  con ayuda  de  Amelia ambos              apenas se sostenían en pie        pero  los  tomaron el arma  y  congelaron a  Úvatar mientras el demonio  elfo  clamaba  por  venganza.

Esperó que les  haya  agradado esté  capítulo y les  deseo un genial  fin  de semana  




miércoles, 15 de mayo de 2019

Hablemos de libros. : Un mundo gira ( Diario de una enfermedad) de Tamara Villanueva

Hola  ¿cómo  están? Hoy les traigo  el libro de una    amiga y  una  gran escritora  que ha luchado   con    su enfermedad. 

   Un  mundo  gira  (  Diario  de una  enfermedad)
“Es tan difícil superar cada día cuando el mundo da vueltas, te levantas dando vueltas y con esa sensación de que el día será igual al anterior, te sentirás mal, nunca volverás a oír el silencio, tal vez ni siquiera volveré a escuchar las voces” ¿Qué es lo que usted quiere y el cansancio físico y mental?


Opinión  Personal: Es  un libro muy humano escrito  por  un mujer  valiente  que lucha  cada  día  contra su enfermedad.  Y  trata  de  ver    el lado  bueno positivo    de  su mundo  aunque  este  haya  cambiado.






lunes, 13 de mayo de 2019

Un nuevo look

Hola  ¿cómo están?  Decidí  cambiar   de  look esperó que les  guste.  Como  ya  es  verano   cambie  algo   alegre  y divertido.

Les deseo  una   genial  semana



viernes, 10 de mayo de 2019

Lágrimas de Luna. Capítulo 28 ( Primera parte)

Hola ¿cómo están?  Hoy les traigo un nuevo  episodio de mi novela.  Esperó que les  agrade. 
Capítulo  28

Amelia  estaba  confundida  debía   sentirse  feliz   por  terminar  con la sombra  que  tanto daño le hizo,  pero   no era  así.
Las lágrimas  caían en su  rostro y   se sentía  contaminada.  La  sombra  ganó a pesar,  de  todo era  una asesina. Sebastián  le acarició  el rostro y con   preocupación  preguntó.
—¿Qué  te pasa?
Amelia  quiso  zafarse  de  su agarre,  no era  buena  para  él.  Era  una  basura  igual  que  Úvatar  tenía  el alma  impura.  Sebastián  no  le  dejó  y volvió  a preguntar.
—  ¿Qué  te pasa?  ¿ Estás  herida?
Amelia  no  dijo nada  ,  no  tenía palabras  para  expresar  su  dolor. Adremelech  que     se acercó,   adivinaba  cómo se sentía  Amelia.  Nunca era  fácil matar  no importaba que fueras  humano  o  demonio.  Terminar  con la vida  de  alguien  era  anti natural.
Miró  a  Amelia  fijándose  que a pesar  de  ser torturada  y  haber   sufrido una  batalla.  Era  hermosa   con  sus  ojos negros   llenos  de dolor  y  su  alma   luminosa.   Demasiado  para    no  ser una tentación  para  un demonio como él.
—Ella, está  bien   a pesar  de los  golpes.  Solo lamenta  haber  terminado con la vida del  killing  de  Úvatar. 
Amelia lloró  más  fuerte.  Mientras  Sebastián  gruñó  porque  Adremelech  entendió los sentimientos  de su pareja y  él no. Además,  por más que el  demonio rubio, pareciera  frío.  Sebastián percibió una mirada de  deseo hacia  Amelia.  Lo único que  pudo  hacer  fue  abrazarla  más  fuerte y cubrirla con su  cuerpo lo mejor posible.
Sin embargo,  Amelia  seguía  llorando    confundida   por sus sentimientos.

Adremelech   fue  hacia la puerta.
—  Será mejor  que nos marchemos.  Este sitio  no  es seguro.  Si bien  las sombras  están siendo  eliminadas.  Hay miles de demonios  pequeños  y otros entes  con deseo de sangre y   almas  puras.  Amelia  es  un  arma  grandiosa,   todos  la desearan para obtener  su poder.
Amelia  miró  a  Adremelech  con atención por primera  vez.
El  demonio  era  un tipo normal  algo atractivo, pero sus   fríos ojos  azules  le atemorizaban.
—Solo soy eso un  arma.
Adremelech   no  contesto solo puso los ojos  en  blanco.   Aunque  entendía  el dolor  de  Amelia  no  tenía tiempo para  crisis  de  identidad.
—Eres más que eso, pero  este no es  el lugar para discutir.
Amelia  bufó  , pisó  a  Sebastián  y  de libro de su agarre. Fue  directo  donde  se encontraba  el  demonio  rubio.
— Me he ganado el derecho  de  sentir  dolor y  si quiero  discutir  lo haré. Te  crees  gran cosa,  porque no sabes lo que es  ser  un arma .  Existir  sólo para  destruir.  Ya no sé  quién  soy,  Amelia  dejó  de este mundo y ahora yo ocupo  su lugar.
Adremelech   se acercó  Amelia rápidamente. Prácticamente  podía  besarla de lo cerca  que estaba de ella.   Tocó  su barbilla  y ella  tembló por  su contacto.
— Sé exactamente lo que sientes.  Fue  concebido  con una  de las armas que destruirá a  Úvatar.  No eres  única,  pero   eres  fuerte  y  con un poder  que no comprendes.  En   lugar  de quejarte  y llorar   deberías  agradecer que sigues viva y amada.
Adremelech  soltó a  Amelia   se  fue a la puerta  y  siguió  con su trabajo.  Ya  que  habían  puesto  un   campo de  fuerza  para  evitar   que   salieran.  
Amelia  seguía llorando,   estaba  tan concentrada  en su  dolor que no se dio cuenta de que Sebastián  llegó  a su lado y   le abrazó  con  ternura.
—  Eres mi  Amelia, aunque  tu no lo  creas  y  tengas miedo sigues  siendo  ella.
—  No lo soy,  déjame  Sebastián  puedo hacerte  daño.
—  El único  daño que  podrías hacerme es  si te  alejas  de mí.
— Yo...
Sebastián a tientas  tocó su boca   para  hacerla callar.
—Escúchame, solo un momento. Si   podrías  viajar  en el tiempo  y  evitar matar   a  esa  sombra  repugnante  lo harías.  Dejaría  que  te mate, elimine  a tu hermana ,   no  sé cuántos  y me  mate a mí.
Amelia   negó  con la cabeza.
—Contesta.
—Tenía que destruirla.  Debo  que  salvar     a mis  seres  queridos.
—  Sé  cuánto duele , pero  a veces  debemos  hacer  cosas  que aunque no queramos   son  lo mejor para quienes  amamos y para nosotros  mismos.  No  te reproches  que sigas  a mi lado y  no  te  encierres  en la culpa. Ven  junto a mi  Amelia  te  necesito.
Amelia no tenía  fuerzas, estaba  harta  de llorar  y aunque  se sentía impura  y temía hacerle  daño a  Sebastián,  pero   era muy débil para  no estar  junto a  él.
Adremelech miró con fastidio a la pareja 
— Si ya  dejaron de   hacerse mimos,  es mejor  salir  de  aquí.  Necesito  tu ayuda  Sebastián.


De  mala  gana  el vampiro se  separó  de  Amelia  y  caminó a  tientas   a  donde se  encontraba   el demonio rubio.  Amelia lo ayudó y por primera  vez  desde  que  peleo   con la  sombra  se preocupó   por  alguien  más que su  dolor   o sus miedos.
—Deja que  te ayude.
— No  soy un inválido.
— No  lo eres , pero  necesito que  te apoyes  en mí.  Tanto  como tu apoyo.
Adremelech  hizo  un  gesto de  asco — Si ya dejaron las cursilerías  vengan requiero su ayuda.
Amelia  se paralizó y  casi  hace  caer  a  Sebastián.
—No podemos  salir  estoy  casi desnuda.
La  chompa de  Sebastián  apenas  le  cubría. Adremelech   lanzó  una maldición  y tronó los dedos.  De la nada  un traje de  cuero  tapó el  cuerpo de  Amelia.
Ella  aliviada  le dio las  gracias , mientras  Sebastián  gruñía.
Iban a ayudar   a  Adremlech  con el campo  de  fuerza, pero la pared  explotó.  Sebastián  tuvo  solo segundos  para  cubrir   a  Amelia para  que  no recibiera el impacto.  Ya que a pesar  de  estar ciego sus otros  sentidos   se agudizaron. Apretó a  Amelia con  su  cuerpo al sentir  un olor  nauseabundo  en el ambiente.
Azidahaka  liberó  a  Adolfo  Mercader  y   Billy, pero   deseaba   tener  un as  bajo la manga.  Pensó  que  Amelia  estaría    débil  y sola para poderla tomar  y  utilizarla  luego.
Una   bola  de fuego    le indicó lo contrario.  Su mala suerte se encontraba  presente.  Adremelech  lo atacó sin piedad,  para   colmo  de males oyó  que  alguien llegaba   por  atrás. Era  Idris  y   Yury.  Furioso   corrió  y  fue  perseguido  por  Idris  a quien   hirió en un encuentro anterior.
—  Me diste, por muerto estúpido traidor.  Hoy  verás  tu merecido.
Azidahaka   ni siquiera  respondió se  desvaneció   a  un destino desconocido.
Amelia  y  Sebastián  se pararon  y  fueron  a saludar al  recolector.   Aliviados que pronto  saldrían de ese  horrible  lugar.
Zahra   y  Luthien  gritaron desde  el otro lado  .   Cuando  ellas  huyeron con  Amelia  se quedaron encerradas en otra  celda  por  más  que   gritaron e  intentaron escapar   no lo consiguieron  .
Fue  Adremelech  quien  las  ayudó a  salir   las  dos mujeres  apenas les dieron las  gracias  salieron corriendo  al  lugar  donde se encontraba  Amelia.
—  ¿Estás  bien?
Amelia asintió  sin mirar a  Zahra  ya que todavía se sentía  culpable por intentar matarla.
Zahra abrazó  con  mucho  cariño. Adivinando  sus pensamientos
— no lo hiciste  luchaste   contra  él.
Amelia  quiso  zafarse  de su abrazo  sin   conseguirlo. Sebastián  al ver  a su pareja  tan indefensa   atrajo la atención del  grupo.
—  Será  mejor   que salgamos de  aquí.


Zahra    abrazó  con  mucho  cariño. Adivinando  sus pensamientos
— no lo hiciste  luchaste   contra  él.
Amelia  quiso  zafarse  de su abrazo  sin   conseguirlo. Sebastián  al ver  a su pareja  tan indefensa   atrajo la atención del  grupo.
—  Será  mejor   que      salgamos de  aquí.
Zahra   dejó  de  abrazar  a  Amelia  quien respiró aliviada.   Salieron de   la  celda             destruida            y  el aire puro  hizo  que   Amelia  se sintiera               extraña.
De  repente       sus  fuerzas  fallaron y empezó a  convulsionar.
Adremlech   y  Sebastián  se acercaron   a   la joven.
—  ¿Qué le pasa?  —  preguntó el vampiro  angustiado.
Adremelech con la tez  cetrina respondió  — Se está muriendo,  cuando   Úvatar  la puso  en  la bañera de las  sombras  esperaba  que  su espíritu  muera y en parte  fue  así.  Ahora  que  Heli y los  jinetes   de  las  aves  fénix  sanean el lugar   matan  a  Amelia que  casi sobrevive   gracias    las  sombras.
Sebastián acarició a  Amelia        sin saber  que hacer  o como ayudarla.  Luthien  se aproximó a  ellos.
— Deja que la  vea  soy curadora.
Luthien  congeló  a  Amelia.
—  Por el momento estará estable.  Debemos traer  a  Firond  tal vez  él  pueda ayudarle no lo garantizo.
Sebastián sintió que las piernas  le  flaqueaban  Amelia no podía morir.  No  después  de todo lo que había vivido.
Todos  caminaron en silencio sin muchas  esperanzas   sobre la recuperación  de  Amelia.
Mientras  que  Amelia,  Sebastián y  el  resto de  sus  amigos  se dirigían   al castillo   de  Luke.  Adremelech       se  alejó  de ellos  y fue   al lugar donde   Khalid    junto  cientos de  dragones y elfos congelaban a  Úvatar para  congelarlo en una prisión temporal .


Les deseo un genial  fin  de semana 









miércoles, 8 de mayo de 2019

Hablemos de libros. Saga , Las razas viejas1 . El beso del dragón de Thea Harrison

Hola  ¿cómo están'  Hoy les t raigo un libro    de romance  paranormal  que me encanto.
El  beso  del  dragón


Medio humana y medio Wyr, Pia Giovanni pasó su vida manteniendo un perfil bajo entre los Wyr y evitando el continuo conflicto entre ellos y sus enemigos las Hadas Oscuras. Pero después de haber sido chantajeada para robar una moneda del tesoro de un dragón, Pia se encuentra siendo el objetivo de uno de los más poderosos y apasionados de las Razas Antiguas.
Como el más temido y respetado de la especie Wyr, Dragos Cuelebre no puede creer que alguien haya tenido la osadía de robarle, mucho menos de tener éxito. Y cuando atrapa al ladrón, Dragos le perdona la vida, reclamándola como propia para fomentar la exploración del deseo que se ha encendido entre ellos.

Opinión  Personal:  Es  una  novela  con   mucha acción romance  y  grandes  personajes.  Se  divertirán  cuando  la lean. 
Les deseo un  genial  día  




Related Posts with Thumbnails