Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

domingo, 9 de agosto de 2015

Aviso, no se cuanto tiempo me ausentare del blog.



Hola  ,  ¿cómo les  va?  Les cuento que mi padre esta muy mal en el hospital   así  que  ni idea  cuando volveré.  Se me cuidan mucho.

viernes, 7 de agosto de 2015

Ilumina mi corazón . Capítulo 15 ( Segunda parte)

Hola,  ¿cómo les  va?   La  verdad  yo ando  algo  decaída  entre    el  terrible   calor que ha hecho  en estos  días  y  que  Cleo  anda  algo   malita. Como  ya  tiene   diez años  sé  que  no  me  queda mucho tiempo con ella


Pero  uno  debe  seguir  así  que  les   mando un nuevo  capítulo   que  tiene   algo  de  escenas  subidas  y que muestra  como  sigue  creciendo la  relación  de  Amelia  y  Sebastián  espero  que   este  fragmento  sea  de  su  agrado.



Capítulo 15


Un  mes después

Amelia se  acostó   luego  de  terminar  de  mandar  un mensaje  a  Sebastián. Sonrió  a releer  el  mensaje.
Espero que  descanses  y  sueñes  conmigo.
Amelia  ya  estaba  en su cama  ,  se imaginaba  que    su  hermana  estaba  ya dormida en su habitación .  Antes  de apagar la luz  mandó  un  mensaje  a  Heli  no  había sabido nada  de ella desde   el viernes. Se acomodó  en su cama como muchas noches  no  podía  dormir. Aunque  lo intentará el  demonio  que   le  asustaba  se aparecía  todavía  en  sus sueños. A veces  lo  veía matar  a su hermana, a  Heli o  a Sebastián.   Por  más  que  se  dijera  que  venció  a  ese  demonio,  en  el   fondo estaba  convencida que lo  volvería a  ver. 
Cerró los  ojos  en  lugar  de   pensar   en  el monstruo de ojos rojos   se  concentró  en el rostro  de Sebastián,  en  la forma  en  que la  besaba y  la  hacía  sonreír. Él  le quitaba  la  tristeza y la  desesperanza  con solo ver su rostro .  Le  daba  fuerzas con  solo  leer  sus  mensajes  o  escuchar  su voz. Cuando la  tocaba  solo  podía sentir  la  fuerza  de sus caricias  y  sus problemas  se alejaban de  su vida.   Con  cada latido  de  su  corazón  y con  cada bocanada  de aire  que  compartían  eran  mucho  más  que dos.


Mientras  se  quedaba  dormida  y   la oscuridad  le  rodeaba   completamente.  Sintió como  unas  manos    la  sujetaban  y no la dejaban moverse.   Un desconocido estaba encima  de ella.  Amelia  tenía miedo e  intentó luchar,  pero las  manos   que  le apretaban  eran muy  fuertes.   
—Suéltame,  maldito.
— No, tengas  miedo. Abre, los  ojos   Amelia.
Amelia   con  curiosidad  y con  gran temor  hizo lo que le  dijo la voz. Sorprendida miró  hacia   unos  ojos  azules  que lograron que  su  corazón  lata  más  fuerte  y  su miedo desaparezca por  completo.
—¿Sebastián qué haces  aquí?
—Silencio — dijo  mientras  su  dedo  delineaba  los  labios  de  Amelia y  su mano izquierda   aún la tenía  cautiva,
Amelia  tragó  saliva sin entender  qué  hacía  Sebastián  en su  habitación.  
—Sé  que esto  es una locura,  pero necesitaba  verte.  Cada  día  me  vuelvo   más adicto a  ti.
Beso   ligeramente  a  Amelia   que le  devolvió  su  caricia  con pasión.

Mientras las manos  de  Sebastián  hurgaban a través  la  vieja  camiseta de Snoopy que   Amelia  utilizaba  de  pijama.
—Dime  que me detenga —susurró mientras    la miraba    intensamente.
Amelia  tragó  saliva,  para luego responder — No lo hagas,  yo  también  te  deseo. Estoy harta  de esperar.
Sebastián la  besó  con pasión .  Mordisqueó  sus  labios mientras   que  con su lengua    penetraba  su boca.  Su mano  izquierda  tocaba   el seno de  Amelia  sobre la  fina tela   de la  de  camiseta.  
Amelia   se estremeció   al  sentir  la  caricia  que  inflamó   la  sangre  de sus  venas.  Luego  le  dio ligeros    besos  por  su mandíbula ,  cuello,  sobre  el nacimiento  de su seno.  Encima de  la camiseta     mordió   su pezón  haciendo que  su  amada  diera  un  gemido.
Amelia   quiso  tocar  a Sebastián, pero él no se lo permitió.
—Primero quiero  verte  desnuda .  Deseo  sumergirme  en ti y nunca  más  salir   de  tu cuerpo.     
Antes que ella  proteste,  él  la  besó  mientras   profundamente  por  unos minutos.  Amelia  se le olvido todo,  solo se concentró  en  dar  y  recibir  caricias. Deseaba   estar   unida   a  Sebastián  sentir  su  piel, oír  como latía  su corazón, unir  su  cuerpo  y  alma   a  él.
Él le quitó  la   camiseta   y  Amelia  tembló  ante su escrutinio.  Los  ojos de  Sebastián  se oscurecieron   por  el deseo contenido.  No pudo  pronunciar ninguna  palabra . Tocó   el rostro de  Amelia con ternura y luego la  besó  diciendo  lo que no pudo  expresar  con palabras. Las  manos  de  Sebastián recorrieron    su cuerpo hasta llegar  su centro. Amelia  sintió  como sus   dedos  se  aventuraban donde ningún otro  hombre  había estado  antes.  Gimió al  sentir   como  su amante apretaba su botón  mientras un dedo travieso entraba en ella.
—Amelia te  am...
Amelia  gruñó al oír un horrible pitido.  Descubrió  con pesar  que estaba  sola  en la cama y que  la alarma  le anunciaba    un nuevo día.
Frustrada  fue   al  baño  para  quitarse el  deseo insatisfecho.  Ana  su hermana saludó  alegre y le ofreció  un vaso  de jugo de naranja. Amelia  puso a hervir  agua mientras su hermana  tomaba   cereal con leche. Iba a tomar  una taza de  café, cuando recibió una llamada de   Nessa  la mamá  de Heli.  La madre de su amiga estaba  muy preocupada   por  Heli  desde  el sábado por la noche , no quería  salir  de su habitación  y  hoy le dijo que  iba  a dejar la facultad y se encerró de nuevo.      
Amelia le dijo que hablaría con su amiga, preocupada  dejó  a su hermana y en lugar de ir a  clases  fue  a  la casa  de Heli.

Cuando  fue  a la  casa  de su amiga nadie le  respondió iba  a irse,  pero Heli  le  abrió la puerta.  Su  amiga  estaba   demacrada con los ojos  rojos  y  muy despeinada. Amelia  quiso  besarla  en la  mejilla,  mas  Heli no la  dejo.
—Pasa  de una  vez. Vaya  verme   el vecino y   lo asustó de muerte.
—¿Qué pasó?
—Nada,  solo que  no deseo  hablar.  Ya  me  viste  puedes  ir.
—¿Dime  qué pasó?
—Ando  triste.
Amelia  frunció  el ceño  y  se plantó en el vestíbulo —. No me iré, hasta que me digas ¿ qué pasó?
—Tu  ganas.
Heli   la llevó  a la  sala  y  le indicó con la mano  a su amiga que  se siente.
—Mamá,  te vino con el cuento.
—Está muy preocupada.
Heli no dijo nada  se tapó con los  brazos  el rostro y  se quedó en silencio unos minutos.  
Sin quererlo  se puso de nuevo a llorar  cuando  recordó  lo que le  ocurrió la  tarde  del  sábado cuando iba  a dejar  a Pablo unos apuntes de  semiótica.
Iba  a acercarse a casa de Pablo  cuando lo observó  beber  con unos  amigos en la acera.  Iba a  marcharse , pero oyó  su nombre.
—Milagro, que Heli  no  está  aquí. Pensé que te iba  a dejar  unos apuntes.
—Gracias a Dios, que no  vino esa  vaca  gorda.



Sus amigos  se rieron,  mientras  Heli  se puso pálida y  se  aproximó  un poco más para oír  el resto de la conversación.
—No,  es tan fea.  Tiene  buenas  tetas.
Pablo   escupió un poco  de  cerveza — estas ciego, Paco.  Yo  solo la soporto porque el  cerebrito,  me hace las  tareas  y me  presta  plata de  vez  en cuando. Debería  cobrarle a  esa  ballena  apestosa por respirar el mismo aire que yo...
Heli no  oyó más  de esa conversación, salió llorando sin rumbo fijo. Ni  se dio cuenta  como regreso  a su casa.
Amelia  le  abrazó  y Heli  se  refugió en sus  brazos y lloró por  un buen rato.
—¿Qué te pasó?
Secándose  las lágrimas  Heli  balbuceó  — Pablo.
—¿Qué te hizo ese idiota?
—Solo,  se acercó  a mí, porque  me necesita.  Me desprecia, quisiera ser  tan linda como tú. Por más dietas que hago, siempre  seré una gorda patética.
Amelia  abrazó a  Heli  
—No hables, así tú eres  muy  especial.  
—En un universo paralelo. 
—Heli , eres  hermosa no solo en cuerpo  sino en tu alma.
Heli  miró   escondido   a uno  de  los  guardianes  que estaba  a cargo de la seguridad  de  Amelia.  Solo le  falta  eso  que  el  tipo parecido a  Sessumaru  la viera  en esas  fachas y oyera  lo patética que era.
— Pronto  te darás cuenta de que eres   un tesoro.   No importa, lo que piense ese  patán.
—¿Perdón?
Amelia la miró con cariño.
—Que pronto te  darás cuenta  de lo hermosa que eres.
—Debes,  estar ciega.  
—Eres  hermosa  Heli.
—No lo soy, tú eres la  linda, flaca y perfecta.
Amelia puso los ojos en blanco.
— No  soy perfecta  y  si te acuerdas  una  vez  el imbécil de  Pablo me dijo que parecía un zancudo. Yo no  sé  qué le  ves  a  ese  tipo  es  igualito   a  un cavernícola.
Heli  rio —. Si me acuerdo , luego intentó besarte.
—Así me  gusta por lo menos  te saque una sonrisa.
—Podrías  traerme un poco  de   chocolate caliente. Mientras, me lavo  la  cara.
Cuando  se  fue  Amelia a la cocina.  Heli  se  acercó al otro extremo de la sala; donde no parecía  haber nadie
—Sé, que estás  aquí.

Un hombre rubio alto y muy  atractivo se materializó en la sala.
—No,  deberías contactarme. Tu amiga, puede venir  de  improviso.
—Entonces, no escuches lo que  no te importa ¿dónde están los otros?
—Vigilando el perímetro.
—Mejor.  Ustedes  están , aquí para cuidar  de  Amelia no para meterse  en mi vida privada.
Sei  asintió  sin decir una palabra.
Heli  se estaba    alejando a la cocina cuando  el demonio habló.
— No, debería meterme, pero eres una  estúpida.
— ¿Cómo te  atreves  a insultarme?
— No  deberías llorar,  por  ese  hombre sin valor.
— No lloró por  él.  Es  terrible   ser  rechazado, que  se burlen de  ti por  lo que eres.
Seirim se  acercó   a  Heli   y  la miró profundamente.  La muchacha apenas podía  respirar.
— No  eres la única  que  te ha sido rechazada.  Sé lo que  es  sentirse   un extraño en todas partes. Soy híbrido  odiado por  las razas a las que pertenezco .  No  te digo eso para   que  sientas  lástima.
—¿ Entonces,  por  qué  me lo dices?
—Tienes  dos opciones  dejás que él   gane y  te haga sentir  inferior  o   sigues tu camino y luchas  por lo que  desees.   
—No, tengo  que  oir  tus  estúpidos consejos.
Seirim  tomó  la  barbilla  de  Heli  y  la  miró  furioso.
— No lo hagas.
Heli   se alejó  de  él, temblando.
Amelia   se  fue  dos horas  más  tarde.  Estaba  aliviada, porque  pudo  convencer  a  Heli de  no  dejar  la  universidad  y  de no matar   a  Pablo.
Sin  embargo,  se sintió  algo  melancólica. Odiaba  que  alguien le hiciera   daño   a sus  seres  queridos.  Llegó  diez  minutos  antes de  su  cita  de los lunes.  Desde que  empezó a  salir con  Sebastián  se   veían todo  los  lunes   en el parque el ejido.  El  resto de la semana  estaba  sujeto  al  complicado horario  de  los  dos.

Amelia  caminó   por   la arboleda.  Estaba  sumergida  en sus pensamientos  cuando llegó  Sebastián  y  la  sorprendió  por  detrás,  el corazón  de la  joven latió con fuerza  y  por  primera vez  desde  que  supo  lo Heli  se sintió  en paz.
En  el  refugio de  sus  brazos  la crueldad   del mundo  desapareció.
Sebastián  sintió  que algo le afectaba a  Amelia,   pero  no dijo nada  solo  le  abrazó más  fuerte. Por  el tiempo  que  llevaba  conociendo  a   su musa,  sabía  que  cuando   esta lista   le contaría lo que   le entristeció esa mañana. Luego de  besarla  con pasión  le  dio  un  chocolate Ferrero —pensé  que esto  endulzará  tu día.
Amelia  sonrió complacida
—Tú  endulzas  mi vida.
Sebastián  le  acarició la mejilla . Amelia  se dio cuenta de que él la entendía  y  que  se estaba   enamorando  de  él.  

Espero que les haya gusta el capítulo y les deseo un buen fin de semana



lunes, 3 de agosto de 2015

Un nuevo día , una nueva esperanza.

Hola, ¿cómo les  va?  aunque  yo  ando  algo  triste y con preocupaciones.  Toca  seguir   y  aferrarse   aun  nuevo día   y  a la  esperanza  de hacer  las  cosas  bien .  Ser feliz  y  trata de  hacer  feliz  a los que  te rodean.  Yo  creo  que uno  debe  olvidar  rencores,  miedos   e  intentar  disfrutar  de   todo lo  que nos  rodea.

Les  dejo  unas  frases  que me  han  gustado  y les deseo una linda  semana.










Les deseo una linda  semana







martes, 28 de julio de 2015

Aviso

Hola,  ¿cómo  están?  Por motivos  familiares  esta  semana    no pasare por  sus blogs   ni publicare.  Les  mando  un beso.


lunes, 27 de julio de 2015

Leyenda de Posorja.

Hola, ¿cómo  estas?  En mi país   en estos  días   se  celebra  las  fiestas  de  fundación  de  Guayaquil

 



Con  motivo  de  esas   fiestas  hubo un desfile  náutico  muy  lindo.  Cuyo  tema  era   la leyenda  de Posorja



Me intrigo conocer  esa leyenda que no conocía y  como me gusto  quise   transmitirlas   a  ustedes.

La  leyenda  de  Posorja 




Nombre de una célebre pitonisa huancavilca. La leyenda de Posorja muy popular en la colonia y a inicios de la vida republicana, cuenta que la vidente apareció de pronto frente a las costas de la península de Santa. Elena, precisamente en el sitio en el que actualmente se ubica la población del mismo nombre. Llegó en un pequeña nave de madera más liviana que la balsa cuando era solamente una criatura. La niña era de rasgos blancos y venía envuelta en unas finas mantas de algodón que tenían estampados unos intrincados jeroglíficos; llevaba además en su pecho, como colgante un caracol pequeño y finamente labrado. 




Adoptada por los huancavilcas, creció hasta hacerse mujer. Fue entonces que empezó a vaticinar los sucesos más trágicos del pueblo que la adoptó, cobrando fama de gran visionaria en toda la región. Por esta razón llegaron hasta su aldea Huayna Capac y después Atahualpa, a quines predijo los trágicos desenlaces de sus reinados. Cuando Huayna Capac llegó a la península de Sta. Elena, vio en Posorja a una enviada del dios Pachacamac y le pidió que le vaticinará su porvenir, viendo en los ojos de la pitonisa su muerte en Tomebamba y la guerra fatricida entre Atahualpa y Huáscar.








Después cuando Atahualpa le pidió que revelase su futuro, pronosticó su triunfo sobre Huáscar y el breve tiempo que duraría su victoria por último, pronóstico que habría de llegar unos hombres blancos y barbados que matarían al inca luego de tomarlo prisionero en Cajamarca. Cuando Posorja terminó esta revelación declaró que su misión en la tierra había terminado, puesto que aquella había sido su última predestinación. Luego de su declaración se dirigió al mar, soplo su caracol y una ola se la llevó.

Bueno luego de  relatar   la leyenda  les   mando  un abrazo y les deseo una buena  semana.





viernes, 24 de julio de 2015

Ilumina mi corazón . Capítulo 15 Primera Parte

Hola,  ¿cómo  les  va? Hoy  les  traigo un nuevo  fragmento  de  mi historia  es  algo largo.   Revelare  un  misterio  en él y les presentare  a un personaje  que  simplemente me enamoro.   Espero  que  les  guste  y les deseo un  buen  fin  de  semana .

Capítulo  15 


Sebastián  siguió  besando  a  Amelia ,  le encantaba  sentir  sus  labios, el aroma de su piel y  como su corazón  latía más   fuerte   a medida  que  tocaba cualquier parte de su cuerpo.  Quiso perderse en esa sensación  por  más que su cabeza le dijo que debía  terminar  el beso.  No  podía  dejar  de  acariciarla  aunque  dejó  de besar  su boca;  sus  labios  se dirigieron  a  su cuello  mientras  sus manos recorrían su espalda.  Se imaginaba sacando  su saco  de color  rojo y empujándola en la pared mientras la desnudaba  en media  calle y le hacía  el  amor   en ese instante,  pero desea  más  que un polvo  ligero. En  lugar de eso,  se separó   de Amelia  y  le  abrazo  muy fuerte mientras  le dijo  a su oído.
— Te  deseo,  tanto que mi piel parece  a punto  de  quemarse.
Amelia  no respondió nada ya que  se encontraba  con el mismo sentimiento . Sebastián  le acarició la mejilla.
—Será mejor que  entres a tu casa. Antes,  de  que  no  quede  me  quede  ni una pizca  de cordura.
Amelia  le sonrió   de  forma tentadora y en voz  baja  dijo—. Nos  vemos , mañana.
—Claro, que sí. Es mi única esperanza de que mi corazón vuelva a latir.
Amelia sonrió un poco cohibida y le dio un beso rápido en la boca, para luego abrir la puerta de su casa.
Sebastián observó a Amelia entrar  y se quedó pensando en ella  aun sentía  su olor, su calor y  recordó la forma en la que lo beso.  Solo habían pasado unos minutos  y ya la extrañaba mucho.   Miró  a su  ventana   la luz  de ella  estaba   prendida.  Por  un momento quiso  trepar   por  su balcón  con un Romeo  del siglo 21. Horrorizado por sus pensamientos  se dio cuenta de que alguien lo miraba de lejos  era un hombre  con de  cabellos negros.  Pero cuando parpadeó él ya no estaba en  la calle .

Khalid suspiró  de alivio, casi lo descubren  de  nuevo.  Estaba  incómodo de  espiar la  vida  privada  de otras  personas.    Por un momento sintió  la presencia del demonio elfo, mas fue una alarma infundada. Había  examinado la seguridad   del exterior de la casa,  mientras  Zahra lo hacía  en el  en las habitaciones  de   sus chicas para luego irse  a descansar.  Seirim  ya  había  hecho un campo de  fuerza  y estaba  en  la sala . Ana estaba dormida  y  Amelia     mandaba  mensajes  a  Heli  mientras   se  disponía  a  acostarse  en  su  cama.
Zahra  fue  a la  cocina a  despedirse  de  Lin  que   hacía preparaba algo de  té . De  la nada  apareció  Aher.   La  recolectora   se  puso  nerviosa  al mirar   el rostro  blanco y  demacrado  de  su jefa.  Aher siempre era  fría y altiva, pero hoy  estaba    llorando   nunca la había   visto de ese modo.
—¿Qué pasó? —  preguntó  Lin  mientras    dejaba  la  tetera  en   en un  mesón. 
Aher  se sentó  en  una  silla  sin ni siquiera  recibir  invitación.  Pasaron  unos  minutos  antes que  ella dijera  alguna palabra.
—He  fallado, te  prometí  defender  a  tus niñas y vencer  a  Úvatar,  pero  parece  todo tan lejos. Tengo que ir  a una  reunión de emergencia  del consejo.  Van   a  terminar  con los  trece  guerreros  y    Adolfo  Mercader  desea  quedarse  con las  ánforas   que  apresaron a  Úvatar.
Zahra  se sentó junto a ella, quiso   tranquilizarla de   alguna manera , pero no sabía  la  forma de hacer eso. Aher  sacó  un pequeño relicario.  Zahra  lo había visto algunas  veces a lo largo de los años.
—Te  falle  a ti y a  mí ...
Fue  en ese momento que  apareció  Khalid  a  Aher  se le iluminaron los ojos  por  un segundo y  tocó   con  más  fuerza  el relicario. Luego fingió indiferencia  como siempre.   
—Sabes,  Zahra  no eres  la única  que pelea por  alguien  que ama, aunque este nunca lo sepa. Ni siquiera ,  ¿sé porqué estoy aquí?.  
Zahra por  fin comprendió el dolor  de  su jefa  ,  mejor que  cualquier  otra  persona  ya  que  ello  sintió  algo similar  al  dejar   a su  hija.  Miró  a  Khalid y  dijo — Nuestra Señora, vino  a comunicarnos  que  van a disolver   a los  13  guerreros y  quieren llevarse las urnas.
Aher no respondió nada   guardó  su relicario  y miró  hacia  Zahra.
—Áxel,  esta haciendo lo posible para no tener que  dar las  ánforas. Aunque nos  toque pelear  solos no vamos  a dejar  de luchar contra  Úvatar.
—No sé, preocupe  señora. Nosotros siempre   la apoyaremos.
Lin tocó   el hombro  de  Aher  
—El  clan  Macgregor también  te  apoya.
—Gracias  Lin.
Aher miró por un minuto  a  Khalid,  antes  de  irse  a    la  junta  del consejo sobrenatural.

A  la mañana  siguiente  no fue  sorpresa ,  el  mensaje   de   consejo sobrenatural disolviendo a los  trece    guerreros.  Billy  el sangriento quien  era  la   mano derecha del  presidente  del  consejo  fue  el encargado  de   darles el mensaje  y   obtener  las ánforas  que  destruyeron  a Úvatar.  Zahra  lo    miró  brevemente   en  día  que se reunió  el  consejo  sobrenatural y  le  pareció  un   hombre  desagradable  y  cruel.
Era  alto ,  flaco y su rostro producían  escalofríos.  Escucho  muchos  rumores sobre la  crueldad. En lo único en que estaban  de acuerdo los   cambiapieles y vampiros  era  odiar   a  ese personaje y  su secuela  muertes  .
Billy   entró  sin importar  las  miradas  de  reprobación o  de  los  de los que le rodeaban,  estaba  acostumbrado a  eso.  También  a  que le dijeran  el  perro  del consejo,  nada  de eso  era  verdad.   Él era  quien  manejaba  al consejo y el que tenía  todo el poder  detrás  de la  fachada  patética  de  Adolfo
A  Billy no le  importaba  Úvatar,  pensaba  que era  historia  antigua,  pero deseaba las ánforas.  Si las  tenía  y  Úvatar  en  verdad  era  tan poderoso  siempre había una forma  de  dominarlo y  obtener   lo que necesite de  él.
Ya  había perdido  mucho  tiempo , estaba  junto  a dos hechiceros  que  verificarán si las urnas  eran  las auténticas.
Pateaba   el piso  con deseo de irse   pronto  con su nuevo tesoro.  La  casa  de los trece guerreros  era  un caos    la  mayoría  de  los  integrantes  estaban empacando sus cosas .
La  estúpida  jefe  de los  recolectores   consiguió permiso para    seguir  protegiendo a  las  hermanas  Bolaños .  Los miembros que   de los  trece  guerreros  que  deseen seguir  ayudando  tenían permiso del consejo.  Había  varios recolectores  de  almas cargando  cajas.  
Los    dos   hechiceros  que  trajo   se le  acercaron  y  verificaron que  eran  las urnas correctas.  Hizo  que  empaquen  su  nueva arma  de  inmediato en una gran  caja negra con seguridades especiales.  Los  hechiceros  eran  observados   por  un hombre  lobo   que estaba  preparado a   lanzarse encima. A Billy, no le importo ya estaban a punto de irse  cuando  llegó  un  recolector    muy viejo y  extraño.



Khalid  no   entendió  qué le pasó por la  cabeza  a Aher.   Adoraba a  Brom,  él  viejo recolector le enseñó a leer  y  siempre  había sido un buen amigo,  pero dudaba  que fuera de utilidad.
Brom era   un  anciano  de  cabellos  blancos   con rizos, era muy  robusto y cojeaba un poco. Tenía unos  expresivos  y  enormes  ojos  verdes.  Casi siempre  estaba  sonriendo y  ayudando  a alguien.  Todos   los  recolectores  en  el  cielo  azul  lo   apreciaban.
A diferencia  de la  mayoría  de recolectores  de  almas  Brom   estaba   castigado a  enseñar  a  los   nuevos  reclutas  y  nunca pisar   el  mundo  humano.
El   viejo  maestro temblaba  como  cuando  era   un  niño  e  hizo  su primer  robo  para  salvar  la  investigación  de  su  padre.  Había pasado mucho tiempo  desde   Venecia y  tenía  que controlarse si deseaba  ayudar  a  vencer  a Uvatar. Nunca pensó  que  Aher  le perdonara  por  robar    los libros  prohibidos  del inframundo.  No  se  hubiera  enterado  de  no  ser  porque  dejó descuidadamente  uno  de los libros    en  su  cuarto. Por  ese  hecho  fue  condenado a   estar  toda  eternidad  en el cielo  azul  y   envejecer.  Se  sorprendió     que  la misma  Aher  que lo condenópor eso  le pidió  que volviera a robar.  Dejó  de pensar  en   el  pasado  tenía  una misión que cumplir.
Sintió  que el  corazón,  le  iba a  explotar.  Tal  vez  iba a  tener  un  ataque al corazón y morir  de  nuevo. No podía  hacer  eso,  nunca había  visto a  Aher  y  Áxel  tan preocupados  era  algo nuevo que le pidieran ayuda. Solo  eran   los  rollitos  de  canela  que  tomó  en desayuno , se  dijo.  Era  el momento de  actuar y probar que todavía  el  toque.
Miró  a  Billy el  sangriento,  con indiferencia e  intentando no temblar.
—Disculpe,  señor.  
Billy lo  observó  con desagrado al otro extremo del laboratiorio.
—¿Qué  desea?
Brom   camino  lento y  con dificultad hacia  el  delegado del consejo que estaba  al  otro lado  de la habitación. Brom llevaba  un  enorme   caja  de madera.  Khalid  y  Luke  quisieron ayudar  al anciano,  pero él se los impidió.  
—¿Qué  desea?
—Disculpe,  no lo oigo.  
Billy  furioso  gritó  — ¿Qué desea?
Brom  siguió  caminando, algo  agotado y sin aliento  respondió —Espere  ya  voy  donde  usted .
El  sangriento  impaciente   se  dirigió   a los  dos hechiceros    que  trajo para   examinar  su arma — Carguen  las  ánforas.
—No puede  hacerlo.
—¿Qué?
Brom  se  paró para  respirar.


—Espere , ya llegó.
Billy  se  acercó  furioso  hacia  el anciano.
—Maldita  sea,  ¿qué  desea?
Brom   hizo una mueca.
—No debería,  utilizar ese  lenguaje.
—Grandísimo imbécil,   yo hablo como me  da  la  gana. Ahora dígame de una puta  vez,  ¿qué  desea?
Brom hizo una mueca y con  el dedo hizo una  señal de  negación.  
—Ahora, no quiero  responder  nada.
Billy  puso  ojos   de  color  rojo y  saco sus  colmillos. Zahra   que  acaba  de entrar  en  laboratorio gimió mientras  Luke,  Khalid  y  Blake  pensaron que  iba  a  atacar   al  anciano y  se disponían  a  protegerlo. Sin  embargo, Brom  fue  más  rápido y le  dio  un bastonazo  a  Billy.
El  sangriento,  cayó  al suelo  mientras  el  recolector  anciano  se  dirigía   a  las  cajas donde  estaban   las  ánforas y   cansado  se  recostó  en ellas. Los  dos hechiceros   quisieron decir algo, pero estaban muy sorprendidos
Billy se levantó  furioso  y como  si fuera  un  toro  fue  corriendo  donde   estaba  recostado  Brom .
Luke   puso  un  campo de  fuerza para  proteger  al  anciano   que estaba  distraído  comiendo  un  chocolate perugina.
—No,  se  recueste   en las  cajas son  muy delicadas.
Brom se  paró  de mala  gana.
—Parece  que no conoce el poder   de ellas.    Vine  por  orden  de  Aher   a  que  garantice  que   se  llevó las ánforas  correctas.
Billy con el rostro morado  y  la  vena  de  sus  sienes  latiendo  gritó —Ya  fueron revisadas.
—No  estaba  ahí,  si quiere llevar  las  urnas  .  Tendré  que  ver  si  son las auténticas  y  me deberá  firmar  un documento.
  —Hágalo  de  una maldita  vez.
Bron  con dificultad   dejó  a  un lado la  caja que  cargaba con  tanto  afán.  Dejo que los  hechiceros  del  ministerio  abrieran las  cajas  en donde  fueron guardadas las urnas. Luego de examinar  minuciosamente   las  ánforas  Brom  dio el visto bueno.
—Ahora,  debe  firmar  los papeles   que  certifican esto.
—Deme  los papeles.
Brom   se  puso    a  buscar  la  caja que  llevaba  por  algunos minutos. Ignoro a Billy  que  golpeaba el piso impaciente.  Halló  la  caja y  la  abrió.  Estaba  llena  de papeles, con parsimonia   se  puso  a buscar  el documento que  debería   firma  Billy.
—Espere,  está por  aquí.
Siguió  buscando por  varios minutos  los papeles,  mientras  Billy se puso de color morado por la furia contenida.
—Por  fin, lo encontré .

Billy  se acercó a firmar  y recibió  un chocolate.  
—Tenga  ese  le mejorará el carácter,  son deliciosos y tiene  pensamientos que  puedan enriquecer  su alma.
Billy  tiró  el chocolate  al suelo.  
—No  sea  desagradecido.
—Va a darme de una maldita  vez,  los papeles.
—Si,  vuelve  a  gritarme  . No, lo haré.
Billy   furioso    camino por la habitación , luego de unos minutos  Brom  le  dio  el papel  que  fue  firmado   a  mala  gana. Ni  bien  hizo  eso  se marchó con su nueva arma.
Brom   dejó  la  caja   de papeles en el piso y se sentó  en un cómodo sillón.  Estaba exhausto,  Khalid  preocupado  se acercó.
—Estás  bien.
—Algo,  cansado.    Bambino, podrías    darme  un poco de  agua  o mejor un  refresco de  cereza.
Zahra  fue  a buscar  la  bebida,  para   el recolector anciano. Blake  frustrado  empacó sus    investigaciones. Blake  frustrado  empaco sus    investigaciones. Blake  frustrado  empaco sus    investigaciones —. Debemos,  ver la forma   de  recuperar las ánforas.
Brom exhaló un suspiro.
—¿Recuperar  qué? Las ánforas  siguen  aquí.  Las  cambien,  puedes  verlas muchacho.
Blake  se acercó  a la gran  caja de madera  y comprobó  que las  ánforas  eran las genuinas.
Todos lo que  estaban en la habitación  celebraron que aún tenían armas     para luchar  contra  Úvatar.  
Les deseo un genial fin de semana y se me cuidan mucho.










B

Related Posts with Thumbnails