Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Lágrimas de Luna. Capítulo 21 ( Cuarta parte)

Hola  ¿cómo están?  hoy les mando un fragmento  pequeño ya que sigo enferma, pero muchas gracias por preocuparse por mí.

Capitulo 21 


Sebastián sintió un dolor  en todo  el cuerpo   como  si le hubieran quemado  y luego    en  la carne expuesta   le  hubieran azotado.   Su cabeza y su mano derecha estaban a punto de estallar.  Percibió un fuerte  golpe   en la  cara  y  la  voz   del  curador  cara  de  ganso.
—Despierta,  Sebastián. No  te...
Sebastián  abrió  los  ojos ,   como  si  fuera una  tarea  muy pesada.  No  tenía  fuerzas para nada  y   estaba  muy preocupado  por  Amelia.

Firond  hizo  un sonido   entre graznido y risa.  Sebastián   lamentó  no  verle su rostro.  Como pronosticó el médico había quedado  ciego.   Pensó  en  Meche  que le dio   el regalo  de poder ver  y comunicarse  con Amelia.  Solo  deseo  ayudarla   en  algo.  Por  el momento, se hallaba  perdido en las  sombras  sumido en depender  de los  demás.  Se   sintió   casi  como un  inválido,  no tenía  ni  la más  mínima  idea  de  cómo  iba  a  salvar   a  Amelia.   Solo pensó  en que estaba siendo  torturada  y  de cómo  salvarla en ese momento. Ahora  qué haría   se encontraba inutilizado.  Era  un  soberbio  tonto,  le prometió   liberarla de las  garras  de  Úvatar  y sacarla  de  ese  horrible  lugar.  No esperaba  quedarse  ciego tan  pronto.




Oyó  gritar   a  Firond   de  nuevo y golpearlo   en la  cara. 
— Sebastián.
—  Estoy  ciego,  no   sordo. ¿ Qué  pasó con Amelia ?  ¿  Y la conexión ?
—  Úvatar  nos  está buscando tuvimos   que   quitar  toda actividad mágica. ¿Pudiste comunicarte  con ella?  Le diste esperanzas.  ¿ Abrió  una  grieta  en el campo de las  sombras?
Sebastián  se  recostó  cansado  en   la  cama. Tanta  pregunta lo  mareó y  no sabía  qué responder. Asumió  que   todavía  estaba  en  la   aséptica  enfermería en donde  se le colocó  los  ojos  de  dragón  de  Meche  en sus  manos. 
—  ¿ Qué pasó? —. Sebastián se dio cuenta de que  Ana  todavía  estaba   junto  a él. Sin duda  debía   tranquilizarla. — Tu  hermana está  viva.  Pude comunicarme con ella antes  de  regresar.  Sabe que  iremos  a buscarla,  pero  no  sé  si pudo romper  la barrera  que  la  tiene  prisionera.
Ana tocó el hombro de  Sebastián en señal  de apoyo.  Nunca pensó  que  el enamorado de su hermana  la quisiera  tanto para  perder la  vista. Ella confiaba  en  que él la salvaría.  También  deseaba  ayudar a  su hermana,   no  sabía cómo  pero lucharía para volver a  tener  a  Amelia a su lado.
Sebastián aún seguía   sosteniendo  la extraña  copa   de  oro.
—Toma  debes  recuperar  fuerza y  debes  beber  este preparado  cada   5  horas.
Sebastián casi suelta la copa,  mas  Ana  lo ayudó y él pudo beber  un líquido  asqueroso que  casi vomita.
—  ¿Qué  es  esta  bazofia?
—  Un preparado  de   grasa de pescado,  carne y  pollo  ,   brócoli,  zanahoria, espinacas, sangre  de elfo,  sangre humana y  sangre  de  demonio.
Ana hizo una mueca  y  Sebastián  casi  vomita.
Firond  iba  a  darle  otro   vaso más  cuando llegó  Vanora junto  a  Adremelech  y  Lin.
Sebastián  sintió  que  alguien entró  no tuvo que preguntar quién porque  en ese instante   la voz  altiva y presumida  de la princesa  de plástico lo sorprendió.
— Parece  que  estas  bien. ¿Qué pasó con  Amelia?
Sebastián no quería  repetir  ni  volver  a pensar  en las imágenes  de  Amelia siendo  torturada por  Úvatar y el sin poder hacer nada.
— Ella  aun sigue luchando.
Sebastián escuchó la voz  de un hombre que él no conocía.
— ¿ Tú lucharas  por  ella?
— Sí.
—  Es interesante,  veamos  si aguantas mi programa.   Te  voy a  entrenar  personalmente .  Vas a arriesgar  mucho más que tu vida  en  él.
Sebastián sintió   un escalofrío  en la espalda  y    supo de  inmediato que  el  hombre  no le gustaba,  pero     haría  cualquier  cosa con tal de ayudar  a  Amelia.
—Lo sé, perdí mi  vista por  salvar  a  Amelia.
— No  solo eso perderás, si  Úvatar  gana.   En unos minutos  nos  vamos  a  reunir  para  un plan  de acción  espero que  vengas  con nosotros y estés  dispuesto   a luchar

Sebastián no dijo nada,  esperó a  oír   las pisadas  de sus  visitantes  marchándose de la enfermería.  Se  preguntó ¿Cómo esperaban que luchará  sin  el recurso  de la vista?
Oyó  a  Firond  despedir  a  Ana.
— Debes ponerte  este  ungüento  en tus  manos.    Y  acabar  de tomar     el remedio que  te  di. Cuando hayas  terminado ve  al salón  gris ahí  se  celebrará la junta.
—  No  sé  dónde es  ese  lugar  y   no puedo   guiarme  voy a  tropezar  con todo.
Firond  solo  sonrió a  Sebastián  que se quedó   estupefacto  al  darse  cuenta  que podía  ver  de nuevo. Al principio fue  una mancha  borrosa, pero luego  pudo  ver  el rostro de  ganso  arrogante  del curador.
—  Pensé  que  me quedaría  ciego.
— Era  uno  de los riesgos, pero ni  Vanora, ni yo lo permitimos. Si  abusas de poder  de  adivinación   del  dragón   podría  ocurrir.
Sebastián asintió, mientras   Firond le  daba  una especie  de  celular — Es un localizador Blake  lo estaba   creando y yo lo modifique. —  Podrás  encontrar  cualquier  dirección  del castillo.
Sebastián agradeció al médico  cara  de  ganso  y  se  marchó   aliviado  de  volver   a  tener  visión.  Firond  le explico que pusieron los ojos  de  dragón en sus palmas  y  que  debería  cuidarlas y mantenerlas  suaves. Llegó   tarde    al  salón  gris por culpa  del maldito mapa.  En  el salón  se  hallaban sus nuevos  aliados.  Sebastián estaba  desesperado por   oír  el plan  para  salvar  a Amelia Ahora que  contaba  con su  doble  visión estaba preparado para  ayudar a destruir  a Úvatar.
Les mando un abrazo y les deseo un genial fin de semana 





miércoles, 14 de noviembre de 2018

Hablemos de libros. Mundo de tinta 1 . Corazón de tinta de Cornelia Funke

Hola  ¿cómo están?  Hoy les  traigo un libro  genial. Lleno de  fantasía  y amor  por los libros.
Corazón de  tinta

Quiénes son de verdad Dedo Polvoriento, Capricornio o Lengua de Brujo lo sabrá la joven Meggie por las respuestas que encuentre en un viejo pueblo de las montañas de Liguria... y también en un libro. Cuando Mo, el padre de Meggie, saluda a un extraño visitante que aparece en su casa, la niña siente que aquella persona emana un peligro, quizá una gran amenaza contra su padre... y entonces huyen al sur, a la casa de tía Elinor, propietaria de una de las más fascinantes bibliotecas que uno pueda imaginar. Meggie descubrirá que los forasteros que misteriosamente aparecen y desaparecen, como aquel visitante nocturno, llaman a su padre Lengua de Brujo, ya que tiene el don de dar vida a los personajes de los libros cuando lee en voz alta...

Opinión  Personal:  No  suelo leer libros  juveniles,  pero    este libro me enamoro desde que  vi la película y cuando lo leí  quede  atrapa  en  la historia  y su gran imaginación.  Les recomiendo   este libro  a todos,   los que nos  emociona leer  y   el mundo  de los libros  y los personajes  muy  bien escritos. 

Les  mando  un beso y   espero que  se me cuiden  mucho. 







lunes, 12 de noviembre de 2018

Buena semana

Hola  ¿cómo están?  yo  ando  enfermita  con un dolor de  cabeza  fuerte.  Así que  solo  les  deseo una  buena semana .






viernes, 9 de noviembre de 2018

Lágrimas de Luna. Capítulo 21( Tercera parte)

Hola  ¿cómo están?  Les ofrezco un nuevo capítulo.  Esperó que les agrade.
Capítulo 21 




Chatel  y los otros  entraron   a la  habitación que  Ana estaba escondida .  Ella se arrinconó  más  detrás  de la puerta  esperando  no ser  descubierta.  Firond  estaba  pálido  y con el ceño  fruncido.
— Te lo  advierto Chatel. No te acerques  a  Heli.   Quítate  la   chaqueta  y ponte  cómodo.  Voy a adecuar  la  habitación  contigua.
Chatel se quitó la  chaqueta  y luego   se  sentó  en una  silla  junto   a  una  pequeña cama y  cerró los ojos.
Seirim   se  acercó     — Te lo  advierto Chatel. No te acerques  a  Heli.
Chatel  bostezó  — ¿Si me aproximo  a ella que me  vas a hacer? 
—  Te moleré a  palos  y te destruiré.  No quiero que le hagas  daño.
— Es  imposible  que   puedas   golpearme.  Pero  te  prometo  algo no le  haré daño.  Ahora   lárgate antes  de   que  cambie  de opinión  y no ayude  a  Sebastián.  
 Seirim gruño, pero  se marchó. Ana  no  sabía  la  forma de  salir   de la habitación. 
—  Será mejor que  salgas de una  vez.  ¿  Cómo  te llamas?
— Ana.  ¿  Vas a ayudar a  Sebastián?
— Si lo  voy   a  hacer. 
Ana   respiró profundamente  antes de decir  —.  Gracias. Es  el prometido de mi hermana ella  fue  raptada por  Úvatar.  Por  favor,  señor,  ayúdenos.
— Mi nombre es  Chatel  ¿  Y el tuyo cuál es? 
— Ana —. La muchacha sonrió iba  a ir  a  la  puerta  cuando  dijo —. Le pido  otro  favor, no haga  daño a  Heli es mi amiga.
Chatel  se paró y  se aproximó a  Ana.
—  No lo haré, linda.  Tus amigos  van a estar  bien y  tu hermana será  rescatada —.  Luego le acarició la mejilla. 
Vanora entró  en la habitación — Ella no puede  quedarse  aquí.
 Firond  que entró al mismo  tiempo  también  fue de la misma  idea.  
 Ana iba a  salir del cuarto.  Esperando que  todo  salga  bien. 

Chatel miró la  cara triste  —.  Deja que  se quede no  va a molestar. Ana miró con expresión de perrito abandonado  y consiguió  quedarse, mientras  estuviera  en un rincón  y no hablara ni se moviera para nada. 



Sebastián    estaba acostado  en una    cama  junto a  él.  Se encontraba  Meche  junto a  Vanora  y  Firond .  Chatel se acercó a  Sebastián  y le  aproximo  su muñeca. Ana pensó que le  daba su  sangre. Luego  Firond  tomó  las manos  del vampiro   y le puso algo en las palmas. 
Sebastián  giro   mientras  se  revolvía  en  la  cama.  Minutos  más  tarde se quedó quieto . Ana miró como Meche  murió  y   Vanora  tomaba algo de  su corazón parecido a  una  semilla. 
Chatel  se acercó a  Ana. 
— Es el  alma de  Meche  todo lo que hemos sembrado de  bueno y malo está  allí  si  de  verdad     ha crecido  en   la  vida  ira  al cielo  sino que le tocara renacer  y volver a intentarlo y  su  forma  será  una semilla.  Los que han  hecho mucho daño se convierten  en carbón    van  al inframundo y son castigados por seres como yo.  
Ana se quedó mirando a  Sebastián 
—Tu amigo estará  bien   mi sangre  hace milagros.
— Gracias  por todo.
Chatel le sonrió sintiéndose  muy viejo  y algo triste por lo iba a hacer  con  Heli.



Sebastián  estaba  mareado  y  desorientado.   Tal  vez,  era porque se  convirtió  en un  vampiro o perdió su  vista  y ahora miraba  con    unos  extraños ojos  de  dragón .   No quiso  pensar   en que nunca más  vería  el amanecer  o los  hermosos  ojos   Amelia.  Desde que le dijeron  lo que  podría pasarle  a   ella supo  que   haría  cualquier  cosa  por  salvar a  su amada. Si no podía pintar  haría  otra  cosa  lo importante es que estaría  con  Amelia  y  solo eso deseaba.  Se  acomodó   en   la  cama   a su lado  estaba  Ana y  el doctor  cara  de  ganso.
A lo lejos podía  oír   a  Luke  y  Vanora  discutiendo. Se  escuchaba un  gran estruendo  por lo que  pudo entender   el  castillo  estaba  siendo  atacado por  Úvatar nuevamente.
Firond  de  forma prepotente  le  dio un  golpe   en la cabeza  y  le  dijo   —  Concéntrate  en  Amelia.  No nos  va a pasar  nada.  Vanora  tuvo  una buena  idea  vamos   a  dejar   que  Úvatar piense que nos  destruyó   mientras  trasladamos el  castillo a  otra   parte.  Es  genial  tener a  varios  dragones  ayudándonos.
Pudo  oír  a  Luke  hablar  con Lin
—Estás  loca,  vas a seguir la idea  que  salió en un capítulo de viaje  a las  estrellas.
Lin  asintió  —  A mí  también me  gusta la serie,  amo a  Spock.
Luke  dijo algo  que  Sebastián  no entendió.  Ya no  estaba  en la  enfermería  del castillo  se  había  trasladado a un lugar  oscuro y nauseabundo . Llamó  varias  veces  a  Amelia,  se   estaba  dando por  vencido  cuando la  observo  venir.  Su  corazón latió más  aprisa   por  verla  esos  segundos y  saber que estaba  viva    bien  merecida  esta   quedarse  ciego luego.
—Sebas, ¿éstas vivo?
— No me gustan que me llamen  así.
Amelia  suspiró   agradecida   que era  el verdadero  Sebastián,  por  un momento  creyó  que era  una  trampa  de  Úvatar.
Sebastián deseó     tocar   Amelia  reconfortarla, pero no podía  . Sólo le quedaba   animarla  con  sus palabras.  Parecía   como  hace   mil  años   que   él  se le  declaró y  le  pidió  hacer  una vida  juntos.
— No  tengo mucho tiempo.  Amelia, sigo  vivo por  ti no podía  dejarte  ir.    Lucharé hasta   mi último aliento  por   rescatarte.   Haré todo   por  sacarte  de aquí . Sin  embargo, no puedo hacerlo solo. Soy  el peor  tipo de  héroe . Necesito  que  seas  fuerte, necesito...
Amelia  gimió  se sentía  tan débil y  fea.  Lo único que deseaba era  dormir y olvidar  todo. Mas   se  quedó  mirando  a  Sebastián  y se  perdió  en sus ojos  azules .  Apenas  podía  verlo  con claridad  una  especie  de  barrera los  separaba.  El mundo  en  el que se encontraba  él   era luminoso y  fresco mientras  ella  estaba   en una  cloaca oscura  junto a  Úvatar el  demonio  de  ojos  rojos  que aún la  llamaba insistentemente   y cuando la hallará  la  torturara hasta matarla.
Se estremeció  de  solo pensarlo y  con  vergüenza  interrumpió  a  Sebastián  —. Mírame,  Sebastián soy  débil  y  frágil.  No puedo enfrentarme  a  él. Llévame  a ahora   o mátame  .  Pero no me  pidas  que   enfrente  al demonio de nuevo.
 —   Aún,  me   acuerdo  cuando me  salvaste  de ese  demonio hazlo otra  vez.  Tú  eres la heroína  de esta  historia, no yo.  Vendré  por  ti  dentro  de  tres  días,  pero tienes  que  resistir.
— No puedo hacerlo. Todo está oscuro  hasta mi alma  lo está.
— Entonces  ilumínalo,  como hiciste  con mi corazón  Hasta que  te  conocí no  creía  en nada  ,  ni siquiera en mí mismo.
Sin  ganas Amelia  sonrió,  acercó  sus manos   queriendo tocar  a  Sebastián.  Lo que más  deseaba en este mundo era  refugiarse  en sus  brazos   y olvidarse  de todo.
Ambos  se  miraron  e intentaron  tocar sus   manos,  pero   una  barrera  invisible los  separaba. A  Amelia  se le corrieron las  lágrimas por las  mejillas. Sebastián   hizo el gesto de  tocar  su rostro.
— No es  necesario que enfrentes  al demonio  , solo debes  hacer   una  grieta    en  la  bañera  algo pequeño  que  te  una  a  Zahra  y  te  recuerde  que voy a  buscarte.  No pierdas  la  fe  , ni la esperanza deja  que  tu corazón  te ilumine   y  atraviesa las sombras.  Ame  ...

Esperó que les  haya este  fragmento.   






miércoles, 7 de noviembre de 2018

Hablemos de libros la vidriera del duque de Raquel Campos.

Hola   ¿  Cómo están?  Hoy les traigo un libro que leí  hace poco y me enamoro.  Fue  genial  muy bien  documentado y   con una  hermosa   historia de  amor.
La  vidriera del duque
Granada, año del señor de 1565
A la finca de la Vidriera, un lugar aislado y fascinante, llegará un misterioso caballero que cambiará la vida de todos sus habitantes. Luchará contra las injusticias que irá descubriendo y una joven de cabellos trigueños hará que su mundo se tambalee.

Opinión  Personal: Es  un libro  hermoso  con muy  buenos  personajes  y  aventuras.  Los  enamorará. 

Si desean  adquirir  el libro les dejo el link: https://www.amazon.es/vidriera-del-duque-Raquel-Campos-ebook/dp/B07HYJDRMD/ref=sr_1_9?s=books&ie=UTF8&qid=1541364311&sr=1-9&keywords=raquel+campos

Les   deseo un genial día  y les mando un  abrazo 






lunes, 5 de noviembre de 2018

Cuenca una bella cuidad,

Hola  ¿cómo están? Hace poco  fue la independencia  de  Cuenca  y decidí mostrarles la cuidad  en este hermoso  video.

Esperó que disfruten del vídeo y les deseo una  genial semana



viernes, 2 de noviembre de 2018

Lágrimas de Luna. Capítulo 21 (Segunda parte)

Hola  ¿cómo  están?  Les  deseo  un  genial  feriado y   les mando  este  fragmento de  mi novela.


Capítulo  21 


Lin  pidió    ver  a  Meche  a  solas. Luego  fueron al  jardín. Llamó  a Vanora  y  después a Helmunt a un rincón aparte.  Sebastián   volvió a  cerrar  los  ojos  como  si   luego  de primer  sorbo de  sangre se    hubiera rendido.    Ana y  Luke  los miraban preocupados ,  sin poder  resistir  el medio elfo preguntó.
— ¿Pasa algo?  ¿Puedo ayudar?
—Sigue  dando  tu sangre, mientras  los  adultos   tomamos  decisiones.
— Ándate  a la mierda.  Pedazo  de  hijo de  p....
Lin  gruñó— Luke, sigue  con tu labor.
Helmunt  sonrió   y le  sacó la lengua. Vanora puso  los ojos  en blanco  —  No  es momento  para  berrinches.
Luke  hizo una mueca  y  trato que  el cuerpo  rígido de  Sebastián   tomará   sangre  con el mal presentimiento  que  era inútil.
Sebastián no sentía nada dejo  de  ver  a  Vanora  y  al resto  de personas  que estaba  en el hermoso invernadero. Pensó  en  Amelia ,  en  por  ella  desafiaría  a la misma  muerte y  pidió  a  dios  la  oportunidad  de  salvarla del monstruo  que la  raptó.   Nada  paso  solo la oscuridad   llenó  a  Sebastián  hasta que  él  lloró como un niño  sin  saber qué hacer.  Luego sintió  que  alguien metía  algo en su  boca  y  el  fuego  carcomió  su lengua, garganta  y  el resto  de su cuerpo.
Sebastián  grito   del  dolor pensó que  se  iba  a  quemar,  pero siguió bebiendo   deseoso  de   salvar  Amelia  sin importar   nada más.
El  fuego  se apagó poco  a poco y sintió  mucho  frío     la sangre ahora pudo identificar la sustancia de  repente  se  volvió  fría  viscosa  Sebastián quiso vomitar, pero  de nuevo pensó  en  Amelia.  El  frío lo atontó   y  sintió  que estaba  a punto  de  rendirse    solo tenía que  dejar  de  beber,  mas  siguió tomando  sabiendo  que era la única  oportunidad  de  volver  con su amor.  Sintió  que la  sangre  lo ahogaba  , sin embargo, no  dejo  de  tomar  su sabor  ácido y  podrido era más  horrible   que nunca ,  estaba  a punto de vomitar nuevamente.   Experimento dolores en todo su cuerpo su estómago protestaba, pero  siguió  bebiendo.  Hasta   que  todo cesó.   Le  dejaron de  alimentar  aún  débil abrió los  ojos   y  miró  a  Ana junto   a  doña  Caridad  y  don  Pedro .  Luke  lo  observaba más  alejado  un poco pálido.   
— Has pasado la  conversión , ya  eres un vampiro —  Dijo  Luke   acercándose  para comprobar el estado de  salud   de  Sebastián
Vanora junto  Lin,  Firond  y  Helmut también se aproximaron ninguno sonreía  más  bien  estaban preocupados.
—Esto todavía no  acaba   ven  Sebastián  tienes  que  hacer  un  último sacrificio para poder ayudar  al rescate  de  Amelia. Sin embargo,  sacrificaras algo más que tu alma  :tus ojos.  ¿Estarías  dispuesto  a  dejar  de ver  a  dejar  de pintar  por  salvar a  Amelia?
Sebastián tragó saliva, desde  siempre había  querido ser pintor. La  decisión era  fácil  lo supo en mismo instante  que   le  fue  formulada la pregunta. Con un nudo en la garganta se preparó para  responder a la princesa de plástico.
— Sí.
Fue  llevado  a  la   enfermería  junto  con Ana.




Ana tomó la mano de  Sebastián sin saber  qué  decir  o  más  bien como agradecer    el  sacrificio que  él iba a hacer por su hermana. Sebastián solo le sonrió  sin decir palabra. El silencio parecía ahogar   a  Ana.  Carraspeó para decir algo, pero  una mujer   rubia    le indicó que  saliera hacia la puerta.
Ana  de  mala   gana  se  fue    mirando por  última  vez a  Sebastián.  Sin  creo   le  hizo un  gesto  la  mano  y le deseo  suerte.
Iba   a marcharse  al corredor  cuando  oyó  al  curador,  cara de  ganso  discutir con otro  hombre y una mujer. 
— Si  hago esa operación se quedara  ciego.
— Debe  haber una opción. Sebastián  debe  ir  conmigo a  rescatar  a  Amelia.
La mujer   preguntó — ¿hay  algo que podamos hacer?
 Firond   se  frotó la cabeza  en busca  de una idea — Hay una opción, pero es  arriesgada. Una  vez  hice  algo parecido para  salvar a    una  niña.  Ella  ahora tiene   20 años  y está  bien .  Pero  si  fallo  Sebastián puede morir ¿ ustedes  deciden? 
— Hazlo. 
El doctor  cara de  ganso asintió y  con  voz apagada dijo —.   Voy  a utilizar  el mismo método. Espero que podamos  convencer a...
Anna   observó  entrar  en la  habitación a dos hombres  muy altos el uno   tenía   el cabello largo  y de  color plateado  y  el  otro  negro.  Mientras que el hombre  rubio era musculoso  el otro   era  flaco   pero muy  atractivo. 
 Oyó  gritar  a   otro hombre — Tu idea  de ayuda es darle  la  sangre  de   Chatel.
—  Sí   y no grites  en mi consultorio — Adremelech.
Ana  se acercó sigilosamente para  ver  y oír  mejor.

Chatel  el hombre atractivo gesticuló con las manos  y parecía a punto de atacar. 
 —  No tengo   tiempo para    hacer obras  de  caridad.  Me encontré  a un  viejo enemigo    en este lugar   y  deseó matarlo.
— ¿Con quién te  encontraste?
—  No es  de  tu incumbencia,  tío  cosa. Córtate las  greñas —  Señaló   el largo cabello  del hombre   rubio. 
Un  hombre  también  rubio  de  bellos ojos azules  y  barba  gritó—  Chatel, eres  nuestra  única esperanza. Si queremos  salvar  a  Amelia y  destruir  a  Úvatar
—  Entonces  están perdidos. Es mejor  que me apresure  si  se  va a acabar el mundo.
La mujer  se  acercó a  Chatel  y le  tomo  de su  brazo  — Por lo menos  escúchelos monsieur.
Chatel miró a la  bella  mujer  rubia.  — No  tengo  tiempo que perder. Sin  embargo,  por una sonrisa tuya  les doy  5   minutos. 
Vanora sonrió  con coquetería 
—Digan algo  útil o si no me  voy a  matar  a Naur.
Seirim  se  puso pálido —  ¿  Dijiste Naur? 
Chatel puso los ojos  en blanco — Es por el pelo que no puedes  oír.
 — Deja en paz mi  cabello.  ¿Dónde  viste a  Naur?
 — ¿ Por qué  deseas   saber de  Nuar?
 — Contesta  Chatel.
Chatel hizo  una mueca  y   caminó  a la  puerta  —.  Responde primero mi pregunta  o me  voy,  bestia peluda.
Seirim   soltó  un  suspiro —. Debo matarla, es    la maestra de  Úvatar  y  si  logramos  vencerla encontraremos el  camino   para  vencer  a Úvatar.   
Chatel miró a  Seirim su  semblante  se  volvió triste al  igual que su  voz —He intentado matarla por  más  de  tres mil años  Pensé que la  vencí  hace   1500 años, pero me equivoque.  Hoy la  vi   en el establo de los unicornios.  Atacaba   a    una muchacha su nombre  es  Heli.
Firond   que estaba  callado  tomo  a  Chatel  por  la  chaqueta negra  de cuero y lo zarandeó  — ¿Qué hiciste a Heli?
—¿ Qué  te pasa  solo le  salve  la  vida?   
Chatel  sonrió  en forma lobuna y se alejó  de  Firond   — ¿  ella   era  la niña  a quien   salve la  vida hace  20  años?
Seirim   preocupado  preguntó  — ¿  De qué hablan? ¿  Heli está  bien?
— De nada — mintió  Firond.  —  La niña que  salvaste era una elfa  .  Heli es mestiza y es mi protegida.
—  Heli se encuentra  bien, pero  debo  cazar  a  Naur  si me  disculpan  y  tal vez  ver  a  Heli  nuevamente   es  como  su nombre simplemente angelical.
Adremelech detuvo a  Chatel  con  una pared  de hielo  —  Si deseas agradar  a  Heli ayudaras   en esta operación.  Heli quiere mucho a  Sebastián y a  Amelia los  aprecia como si fueran su  familia. Te agradecería si  supiera  que los  ayudaste.
Chatel se aproximó   a   Firond  —  Lo haré,  les  ayudaré  solo  por  Heli. Tal  vez  consiga  un beso  suyo  de agradecimiento. 
Seirim  y  Firond  gritaron  a  Chatel    —  Aléjate  de ella.
Chatel  solo sonrió prometiéndose   no  alejarse  de  Heli.  Si estaba  en lo cierto  .  Heli  era  muy  importante para  sus  fines.  Lástima que  tuviera que morir.
—  ¿Quieren mi ayuda  o no?   
— Ve  vamos  a preparar  la operación.
Ana  se escondió  al  ver   salir    Firond  con  Chatel.




Esperó que les  guste  y les deseo un genial fin de semana






Related Posts with Thumbnails