Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

lunes, 17 de junio de 2019

Un genial poeta ecuatoriano para conocer y enamorarse de sus versos

Hola  ¿cómo  están?  Está  semana   quisiera    presentarles  a la mayoría  de  ustedes  un  gran poeta   ecuatoriano:  Medardo  Ángel  Silva   cuya poemas    todavía  están vigentes  a pesar  de su  muerte   ya   hace  más de  100  años.

Medardo Ángel Silva Rodas nació en Guayaquil el 8 de junio de 1898, fue hijo de Enrique Silva Valdez y de Mariana Rodas Moreira. Vivió en la casa de sus padres junto a Ángela Carrión Vallejo, con quien tuvo a su única hija, María Mercedes Cleofé Silva Carrión.
Reconocido por ser parte de la generación de ‘Los decapitados’ y autor de ‘El alma en los labios’, un poema convertido por Julio Jaramillo en uno de los pasillos más populares de mi país.



Para  que lo  conozcan  les  dejó   uno  de  sus poemas   más  conocidos.



Se va  con  al mío 

Se va con algo mío la tarde que se aleja...
mi dolor de vivir es un dolor de amar,
y al son de la garúa, en la antigua calleja,
me invade un infinito deseo de llorar.

Que son cosas de niño me dices... ¡Quién me diera,
tener una perenne inconciencia infantil,
ser del reino del día y de la primavera,
del ruiseñor que canta y del alba de abril!

¡Ah, ser pueril, ser puro, ser canoro, ser suave
trino, perfume o canto, crepúsculo o aurora;
como la flor que aroma la vida... y no lo sabe,
como el astro que alumbra las noches... y lo ignora!

Les deseo una  genial semana y  les mando un abrazo. 






jueves, 13 de junio de 2019

Lágrimas de Luna. Capítulo 29 ( Segunda Parte)

Hola  ¿cómo  están?  Hoy  les traigo un nuevo  fragmento   espero que les  guste.
Capítulo 29

El salón de baile  parecía  sacado de una película de época  por  un momento  Heli  pensó que estaba    en  la  Inglaterra  victoriana. Con el vestido  que  su mamá le regaló se sentía  como la cenicienta  queriendo  bailar  un   príncipe  azul o en  su caso un demonio.  Frunció el ceño  al pensar  en Seirim.  
No deseaba  pareja  y mucho menos  alguien que la rechazó,  fuese  cual fuese  esa  razón. 
Se topó con Sebastián y  Ana  en la puerta los  saludo con  cariño.  Ambos llevaban trajes  de  gala.  Heli sabía que el vestido  blanco que estaba  puesta Ana pertenecía  a  Yvane.
Heli volvió a preguntar por  Amelia quien se encontraba  en  mal  estado. Sebastián  estaba  de mal humor  por asistir a  la fiesta poco  antes  habló con Lin quien le convenció para que acuda a ella.
Heli dejó a  Ana y  Sebastián para ir en búsqueda de  su madre ,  a la que deseaba  agradecer  por  el vestido.  Sin embargo, no la encontró en ningún lado.  Un poco  defraudada  se encontró a  Luke,  Blake  y Sinclair que  parecían  sacados de una película de James   Bond la escoltaron de nuevo al salón.   Heli  se sentía algo rara al  ver  cómo ellos  se tomaban la responsabilidad de protegerla como si fuera una hermana  pequeña.  Siempre  quiso hermanos, no entendía  el motivo  de  que  Yvane  se quejaba  que eran  muy sobreprotectores.   


Minutos más tarde, se acercaba  Chatel  a  ella.  
— Hola,  preciosa.
Antes que  Heli pudiera decir algo   Blake  y  Luke  gruñeron.
Chatel solo les  sonrió  y luego   puso un  hueso de perro en la boca de ambos.  Blake escupió el hueso y  estuvo a punto de  saltar sobre  Chatel.  Sin embargo,  Lin se lo impidió.  
— Compórtense, estamos aquí en  una misión. 
Chatel volvió  a prestar  una  sonrisa lobuna. 
—  Solo estoy para ayudar, pensé  que tenían  hambre. 
Lin puso los ojos  en blanco y fue  a saludar     tanto a los dirigentes demoníacos como a los elfos. Heli  observó llegar a  Vanora  muy  hermosa a pesar  de su rostro  furioso.   Su  vestido celeste  rivalizaba  con   el  vestido azul  que llevaba   Heli.  Por   la expresión del rostro,  Heli estaba segura de que  Adremelech convenció a  Vanora para que haga  de espía. 
Heli volvió  a revisar  el salón  que se estaba llenando en busca de su madre y de nuevo no la encontró.  De la nada  Heli oyó  el sonido de unas gaitas   que amenizaban  el  ambiente.   La música solo duro unos minutos por  un hombre   calvo   con  cara  de tonto  y  escoltado   por tres tipos que   a  Heli le  recordaban  por lo ridículos  al equipo rocket.  Solo les  faltaba   decir   el lema con el que siempre aparecían  en  pantalla. 

A lado del hombre  calvo, se encontraba  un tipo  con  cara   de   pocos   amigos.  Luke   le  susurró que se trataba efectivamente de  Adolfo  Mercader  y   de  Billy el sangriento.  Adolfo  Mercader era un hombre  calvo, que  ocultaba su  falta de pelo  con un  horrible  tupé.  Tenía   el  rostro redondo, los ojos  pequeños  y de  color  negro  que se asemejan a los de un roedor.  Mostraba una  eterna  sonrisa  algo  fingida  que tapaba  con un  bigote tupido.   Adolfo  Mercader  aprovechando el silencio fue  a la mitad  del  salón y empezó a   dar  un discurso. 
—  Buenas noches, hermanas  y hermanos, amigas  y amigos, hechiceras y... — De repente , la  voz de  Adolfo  se silenció  y en lugar de oír  la voz del político 
Heli como los  demás asistentes   al  baile  oyeron  la  voz  de  Chatel.
— Estamos,  en esta fiesta  por  un enemigo en común.  Espero que nuestras diferencias  cesen, encontremos  la paz y  a nosotros mismos. Está  canción habla sobre  la paz  y  nuestro deseo de encontrar  el amor.  Esperó  que  todos  seamos  capaces   de hallar  la  formar    de  amar  porque haríamos  un mundo  mejor 




En la tranquila y brumosa mañana cuando la luna se ha ido a la cama, cuando los gorriones dejan de cantar y el cielo es claro y rojo. Cuando el verano deje de brillar, cuando el maíz haya pasado su apogeo, cuando la aventura haya perdido su significado, regresaré a casa a tiempo.
Atarme no al pasto; Encadéname no al arado. Déjame libre para encontrar mi vocación y te devolveré de alguna manera.
Si encuentras que soy yo, estás perdido, si esperas que regrese. Para tus pensamientos, pronto estaré escuchando, en el camino me detendré y daré vuelta. Entonces el viento me pondrá en marcha a medida que mi viaje llegue a su fin. Y el camino que recorreré cuando vuelva a casa.
La sala  se  quedó atónita.  Heli  caminó  a donde estaba   Chatel  y empezó a  cantar  junto a él esperando  encontrar  la paz  y  que  todos  sus seres queridos estén  a  salvo. 
Adolfo  molesto  por  no poder  dar  su  discurso lucirse y  ganar  algunos.  Volvió  al centro de la habitación  a  dar  su   discurso.  Luego de unos terribles  días  en prisión en el inframundo,  de tener   que hacer un pacto con un demonio y  lo peor  estar   en un  apestoso  castillo de  cambia formas .  Tenía  derecho a  brillar,  a oír  aplausos.  Además, quería realizar su preciado  sueño  de    conseguir  por  fin la  elección indefinida  para él y la de sus partidarios. Fastidiado, pensó que  por  lo menos, ese  demonio  horrible  no se puso a  cantar  Imagine  de  John Lennon
— Buenas  noches,  demonias  y demonios, elfos  y elfas, todos  y todas.  Hemos  luchado por la paz ... — Su  voz  volvió  a  fallar  y de la  nada.  Chatel   cantó  Imagine  de  John  Lennon.


— Buenas noches,  estimado presidente  del consejo de  magia y hechicería.  Su      presencia, nos  agrada mucho. Nunca pensamos que estaría  aquí   en busca  de paz.  Más allá de los prejuicios  y el odio. 
Lin al  lado  Rupert  le  dio un golpe .  Si deseaban   atrapar a Azidahaka   y  Billy  tenían  que ser  sutiles  .
Rupert   siguió hablando  sin importarle la mala  cara  de  Mercader,  ni los  golpes  de  Lin —. Solo imaginamos  un día  estar  en paz  y juntos  a pesar  de las  diferencias.  Creo que eso hemos logrado  este día.  Una  vez oí  decir a alguien que la imaginación como la esperanza son infinitas  y solo debemos  ser  lo  bastante   fuertes  y puros  para  alcanzarlas.
Todos  aplaudieron  Lin tomó a  Mercader del  brazo.  
—  Gracias, por  su presencia,  señor  Mercader.  Venga,  vamos   a  saludar   a los otros invitados. 
Adolfo solo gruñó.  Mientras  Rupert  seguía  en  medio del salón. — Doy  comienzo al  baile.   
Una  banda  empezó a  tocar    un  vals  .  Rupert  fue    en busca de su hija y empezó a  bailar  con ella.  Heli se quedó sorprendida porque  Luke  se acercó a  ella  y le pidió  bailar.  Observó  como  Sinclair  bailaba  con  Agatha  y  Blake    solo se quedaba  parado  mirando a la pista.

Heli  se sentía  feliz  en los  brazos  de  su primo.  Luke   era un  hombre  guapo .  De más  un  1, 90,  fornido con unos  inmensos  ojos  azules y  barba de candado  que le  recordaba  un poco  Iron Man.  Luke  era  todo un  galán lástima que ella lo viera   más  como un  hermano    que  como  otra cosa.  Heli estaba convencida que el  sentimiento era  recíproco.  Lo que le  gustaba  mucho ya que nunca  tuvo  hermanos.
En los  brazos  de  Luke  se sintió protegida.  Mientras   bailaban  un  vals y   Heli  se sentía  como si  estuviera en un cuento de  hadas. 
— Gracias, por  sacarme  a  bailar.
—  De  nada  el primer  vals  significa  que eres  de la  familia.  Y aunque somos primos lejanos para  mí eres  como mi hermanita.  Y  más  con lo que hiciste esta noche. 
Heli se sonrojó y casi se  tropieza  agradeció  estar en los  brazos  de  Luke. 
—  No  fue  nada, pero  me  alegré de ayudar.  Aunque me  dio mucha  que  Yvaine y sus hermanos  tengan un problema  tan grande  con  Catriona.
 Luke simplemente  frunció el ceño  y tuvo algo de náuseas.  Siempre le ocurriría al  hablar  u oír  el nombre  de  Catriona.   Esa mujer,  siempre  lo odio  e  hizo todo lo posible  para separarlo de sus mejores  amigos  :  Blake  y  Sinclair. 
Además,  Luke  no  hace poco  oyó como esa condenada   mujer  trataba  a  Lin.  Estuvo   a  punto  de  golpearla, pero su educación pudo  más que su odio. 
Aunque   no necesitaba  respirar al  ser  un  vampiro  Luke  tomó  aire — Catriona  es   en sí un problema por  decir  algo suave.  Pero no hablemos de ella para arruinar  la noche. 
Heli  asintió y por  un momento .  Heli y  Luke se quedaron callados por un momento.  Luego  Luke  le  dijo —  Sé por  Lin que  vas   a espiar  a  Billy  es un ser muy peligroso, solo quiero  decirte que si necesitas  ayuda ahí estaré.
Heli se quedó sin saber qué decir. Sin importarle  que estaban en medio  de  un  baile .  Se paró  y   abrazó a  Luke  —. Muchas gracias.
— De nada,  me serviría   decirte que es muy peligroso.  Eres peor  que  Yvane.
Heli sonrió  mientras   volvió a  bailar.  Después de pensarlo  unos minutos, decidió confiar  en  Luke.
— Tengo que contarte algo, que no le he dicho a nadie.
Luke se puso nervioso. Esperaba que no  fueran  confidencias  amorosas  ya  tenía  mucha presión  oyendo las confidencias de  Helmunt  y  Sinclair.   Se preguntó de  nuevo ¿que  te  tenía  su rostro  que   las personas  le confundían con la doctora  corazón?   Sin desearlo  le  dijo —.  Cuéntame. 
— Rin  el ave  fénix   me  ha pedido  que  lo  ayude atrapar a  Naur. Es una de las  razones  para  ir  a  Erembor.
Luke  sonrió —  Iremos juntos a  Erembor  y te  ayudaré. Naur  es una enemiga  tan feroz como Úvatar.
Heli     pisó  a  Luke    por lo distraída  que estaba   al saber que su primo iba a ayudarla. 
Luke  gimió.
—  Uy,  perdona. 
—  Tranquila, solo es  un pisotón.  Además,   me tranquilicé al  saber  que no  me ibas  a pedir  un consejo amoroso. 
Heli  se  puso  roja  como tomate.  Luke  pensó que  ella  se estaba  asfixiando. Iba  a  sacarla de la pista de  baile  cuando  Heli  habló sin mirarlo a los ojos. 
—  Bueno, si me gustaría pedirte  un  consejo. 
Luke  quiso  darse  un  golpe   en la  cabeza  contra la pared. A  pesar  de su deseo de  salir corriendo preguntó — ¿  Qué  te  ocurre  Heli?
— Me  gusta  un chico,  bueno  es  un hombre, pero...
—  No  divagues. 
—  Él me  falló,  quiso protegerme  y se alejó de mí. 
Luke   apretó   el hombro de  Heli —  No, me digas  que es Pablo ese tonto  humano. 
—  No, es  él.  
Luke  respiró  aliviado. Luego de meditarlo unos  segundos  supuso que  era  Seirim.  Había observado cómo el demonio híbrido  siempre  ponía ojos   de  tonto  cuando    Heli estaba presente. Para no cohibir  más  a  su prima. Respondió  —.  Solo escucha a tu corazón... — En eso   Heli le  dio un nuevo pisotón,  antes de responder — Creo que estoy  sorda. 
Luke hubiera querido reírse, pero  Heli  volvió a pisarlo. Se  preguntó  si  saldría  con sus pies intactos .   Bailar  con  Heli  era  tan doloroso  como   pelear   contra Úvatar.
Sin  embargo,  cuando  miró el rostro de  Heli. No le importaron los pisotones.  Solo la  tristeza  y  confusión que irradiaba. 
— Claro que no eres  sorda, solo tienes  miedo. 
Heli  se quedó  pensativa  y paró  en seco  haciendo que  Luke  casi   pierda el equilibrio.  Luke  se preguntó   ¿Cuánto más duraría esa tortura?  Casi arrastró  a  Heli   por la pista de  baile. 
— Sabes  Heli  cuando  era mitad  humano y  elfo.  Pensé   que  tenía todo el tiempo  del mundo  .  Me enamore  de  una  mujer  ella  se llamaba  Emma , pero tenía  tanto miedo  que no  me  acepte  por mis poderes que  la deje ir.  Meses después  me convertí  en  un  vampiro.  Siempre  me pregunte  que hubiera sido...
¡Ay!  
Heli  le dio un pisotón   .  Luke pensó que le  clavó   su   zapato  en  su pie.  Heli no  se dio cuenta de que  Luke  chillo   se quedó  observando a  Seirim entrar  en el baile. 
A  diferencia   de   los  otros  asistentes Seirim llevaba  un  pantalón de cuero y una camisa negra que se pegaba  a su torso.  El  cabello  rubio platino lo llevaba  recogido en una cola. Heli  pensó que estaba más  guapo que nunca.  
Heli  reaccionó al  verlo avanzar    a donde estaba  ella.  Arrastró a  Luke  que se  quejaba  de como  bailaba. Ella pensó que podría hablar con él , pero si lo hacía    en ese momento  su resolución  de   que sean amigos se iría  por  el  caño.   
Lo peor  fue  que   el  vals se acabó. 
Luke  tocó   su mejilla   y le dijo —  No  dejes que miedo  y el pasado gobiernen tu vida. —  Luego de decir eso se fue cojeando   a  donde  estaba  Blake  y  Sinclair. 

Heli  se quedó parada en medio  de la pista.   Seirim  iba   a  acercarse  cuando  Huor   la tomó  del brazo. 
Huor era un hombre alto   de  cabello negro  y  ojos  azules.  Era medio hermano  de  Seirim  y tenían los mismos ojos.  Heli  pensó que era  guapo,  pero  algo en él no le agradaba por  completo.  
— ¿Heli deseas  bailar?
—  No lo hago  muy bien  puedes   resultar herido—  dijo  Heli pensando  en  Luke  y su  cojera. 
—  Entonces  tal vez  deberíamos   caminar.  
—  Tal vez más tarde. Quisiera devolverle  a tu madre la piedra que me dio.
Huor  frunció el ceño.  Le  gustaba  Heli, pero al  parecer  ella   no  estaba  interesada  en él.  La  hermosa mestiza era  fría  aunque  educada. 
 — Mi madre estará encantada. 
—  Fue muy amable  en dármela.— Mintió  Heli— Estaba segura de que  Linwë deseaba  su muerte  aunque  no entendía de todo el motivo. 
— Sé que  tienes motivos injustificados para   tener  recelo  contra mi madre. Pero ella es  una mujer  justa. 
Heli  miró a  Huor   era  un hombre  apuesto   y no podía ser  grosera — Tendré  que conocerla para poder  juzgarla. 
Huor  tocó el hombre  de  Heli  lo que hizo  temblar a la joven.  
— Sé que apenas me conoces, pero quiero ser tu amigo  y no sería sincero  si no  te  advierto sobre    Seirim.
Heli simplemente  lanzó un suspiro.   Cuando quería  alejarse de  Seirim para pensar mejor   no podía . era nombrado por  otra persona.   Sin poder  evitarlo lo miró con  el rabillo   del ojo.  Apenas   lo miró, y  deseo   hablar  con  él.   No  sabía  qué le diría.  Estaba  dividida  en  dos partes.  La  que  solo quería ser  su amiga  y  el olvidar  el  deseo  que le carcomía cada  vez que estaba  cerca. Tenía  demasiadas  cosas    que hacer para pensar en tener  pareja.  Entre  aprender  magia,  derrotar a  Uvatar  y  Naur.  Ayudar en la  recuperación  de  Amelia.
 La  otra parte   se  burlaba de sus planes.  Le susurraba  que  se deje llevar.   A  este paso le  iba a  dar una jaqueca. 
— ¿Qué piensas  Heli?
Heli    apenas  escuchó  el nombre de  Seirim  y  divago.  Pero  debía  responder  algo — .  Es algo  que  debo pensarlo.
— Hazlo  Seirim es  un demonio  y  un ser  despreciable.  Debes  cuidarte  de  él. 
Heli  frunció el ceño.  Pero antes de  responder  llegaron donde estaba  Linwë y su esposo. Eärendur era un hombre alto, algo  fornido y   de  cabellos  blancos.  Sus hermosas  facciones    eran similares  Huor  al  igual que sus ojos.  Heli entendió porque   su mamá se enamoró  de  él. 
Heli se inclinó sin ganas. 
Eärendur se acercó y tomó  sus manos — . La hija de  Nessa no necesita inclinarse ante mí.  — Luego de decir eso  le abrazó. 
La  reina  le sonrió  a  Heli  y le dio  un abrazo.  Heli  simplemente  tuvo un escalofrío. Linwë   era  mala   lo podía  percibir.  Al abrazar a la reina  Heli  también sintió  un olor  dulzón  que le recordaba a  Naur. Podría  ser  Linwë   el disfraz  que  Naur utilizaba,  debía averiguarlo. 
Linwë  pudo leer los pensamientos  de  Heli  , debía matarla  lo antes posible. 
— Me alegro de  verte  Heli hija  de  Nessa.  Esperó que   lo que te di  haya  sido  de ayuda.
Heli  sonrió — Es  bueno  verla alteza, y le  agradezco su ayuda.  Pero en  realidad  no utilice la piedra.  Seguí el consejo de un amigo y solo use mi propio poder.

Les deseo un  genial fin de  semana  y  esperó que les   haya  agradado  este  fragmento. Les mando un gran abrazo. 







miércoles, 12 de junio de 2019

Hablemos de libros. Hates Notes de Vi Keeland y Penelope ward

Hola  ¿cómo  están?  Hoy les  traigo   un  libro  muy  entretenido  , con  toques  de comedia pero sobre todo muy romántico.  
 Hates  Notes 
Todo comenzó con una misteriosa nota azul cosida en un vestido de novia.
Algo azul.
Había ido a vender mi vestido de novia sin estrenar en una tienda de ropa vintage. Fue entonces cuando encontré el "algo viejo" de otra novia.
Cosido en el forro de un diseño fabulosamente a la moda estaba el mensaje más bonito que alguna vez yo había leído: Gracias por hacer que todos mis sueños se hagan realidad.
El nombre grabado en el papel azul: Reed Eastwood, obviamente el hombre más romántico que haya existido. También descubrí que él es el más hermoso. Ojalá mis fantasías de amor verdadero se hubieran detenido allí. Porque desde entonces he descubierto algo más sobre el señor Romántico.
Es arrogante, cínico y exigente. Que debería saber. Gracias a un giro del destino, él es mi nuevo jefe. Pero eso no me impedirá descubrir la historia detrás de su última carta de amor. Una carta de amor que no dio lugar a un felices para siempre.
Pero esa historia no es nada comparada con la que se desarrolla entre nosotros. Se está poniendo más caliente, más dulce y más sorprendente que cualquier otra cosa que pudiera haber imaginado.
Algo nuevo.
Pero no tengo idea de cómo va a terminar esto...

Opinión  personal : Es  un libro entretenido  en donde  nada es lo que parece  y  el verdadero amor   se  da con los  actos  y no las palabras.  Su protagonista a prendera a  amarse a si misma  y  a  luchar  por  lo que desea.
Les  deseo un genial  día. 







lunes, 10 de junio de 2019

Ama y cuida de tus mascotas. Ellos te darán alegría , paz y amor.

Hola  ¿cómo están?   Hace poco   fue  el día  del perro   callejero.  Es  una  realidad  que  duele  indigna  y   a mi  me parte  el corazón.
Si has  decidido  tener  una  mascota es  un compromiso que se adquiere  para  mi de por  vida .  Ellos merecen  tu  amor  y cuidado. Si no  puedes  o  no  te gusta  tener   animales  debes  tenerles  respeto  como a cualquier  vida ellos no son   objetos  que  puedas    maltratar   o  tirar  cuando  te  dejan de divertir. 

Si tienes  niños  debes   desde pequeño y  con ejemplo a como tratar  a los animales.  No solo por  ellos  sino por  ti.  Una  persona que  ama  a  los animales  y  les  trata  con respeto es  un ser  humano  más  completo y  feliz.

Les deseo  una  geneal semana y si tienen mascotas    les  mando  un abrazo  a  ellos y  a ustedes. 






viernes, 7 de junio de 2019

Lágrimas de luna . Capítulo 29 ( Primera Parte)


Hola  ¿cómo están?   Les traigo un nuevo   fragmento  de mi historia  esperó que les   agrade. 
Capítulo  29 

Pablo miró su reloj. Hace  más de  10 minutos  llamó a  Heli y ella le respondió que  ya llegaba a despedirlo.  Extraño  los buenos tiempos en  con una sola llamada  Heli  hacía lo que deseaba , sin ni  siquiera dudar.  No importaba cuantas veces la buscará  y  ni a qué horas. Heli siempre  le contestaba  de forma dulce  y lo ayudaba sin pedir nada a cambio. 
Ahora la perdió,  debía afrontar  que  Heli  apenas  lo soportaba. Como decían de  amor  al odio  hay  solo un paso.  Pablo  suspiró odiaba ese mundo mágico  y pronto su memoria sería borrada  y  el recuerdo  de  esos  días pasarían al  olvido.  Sin embargo, no  su decisión  de  olvidar  a  Heli  era firme. No era plato  de segunda mesa de nadie.  No entendió el  motivo  de  Heli para dejarlo por ese rubio desabrido con  cara  de marica.   A veces la perfección  pierde  comparada  con las  cosas  simples.  
El tipo  rubio  que iba a borrar  sus recuerdos   pateaba  el piso con impaciencia. Suspiró sintiéndose  triste por no  ver a  Heli nunca  más. Era  su  culpa  que ella lo dejara  en parte.  La ingrata de  Heli debería estar  agradecida que él se rebajó y fijó en ella.  En lugar de eso se quejaba porque  le pedía  favores o plata.  Miró de nuevo su reloj, ella no iba  a venir.  Pablo  pidió  un bolígrafo y una  hoja  de papel .  En ella  escribió un mensaje, luego  se marchó algo triste.
Minutos más tarde estaba en el mundo humano,  no se acordaba  que hacía en su  cama  oyendo   música cursi .  A él nunca le gusto  Sandro a su madre y  abuela  les encantaba  pero estaba  oyendo hace más de media  hora un  cd  con su música.  Una y otra  vez ponía  la  canción  “ Como lo hice  yo” mientras tomaba  una  botella de  cerveza. Tarareo



— : No sé si tendrías en tu vida 
quién te hizo el amor como lo hice yo, 
no sé si querrán abrazarte 
después de amarte como lo hice yo 
Su madre  con dolor  de jaqueca lo  sacó a  que  vaya    a ver  a sus  amigos.  Pablo  de  mala  gana  fue  a  ver  a  Paco.   Mientras  aún  cantaba  el coro  y   cuando  cerraba  los  ojos. Podía  ver  a  Heli. 
Miró su celular   tenía   cinco llamadas  tres de su novia Mariana y otras dos  de chicas que no se acordaba, ni siquiera como eran. Tal vez, en lugar de irse a  beber  debía   follar  a otra chica  y quitarse  esa obsesión  por  Heli.  Él nunca  fue rechazado. Su madre pensaba  que  el dolor que sentía por la pérdida  de  Heli  era  más por su orgullo que  por   su corazón. Cuando  llegó  a casa  de  Paco, estaban Hugo  y  Luis. 
Los convenció a ir  a un antro a  beber  y buscar  mujeres.  Luis   al verlo  tan triste   empezó a  molestarlo.
— Estás triste, porque  tu novia la gordita no  te hace caso.  Es  patético—. Bromeó  con  sorna. 
Pablo un poco achispado luego de beber  como 15  cervezas respondió sin intimidarse por los  dos metros y cuerpo musculoso  de  Luis. 
— Más  patético, es que andas   tan interesado en mis asuntos amorosos. ¿ Estás  celoso?   Sabes que no  me  van  los  maricas. 
Luis  se lanzó  encima de  Pablo, por  suerte entre  Hugo y  Paco los separan y los convencieron de no pelear.   Llegaron a  un local  barato  ni bien se sentaron  Pablo se puso a  beber  un aguardiente  barato.  Estaba en su segundo  vaso cuando una mujer  morena  con un cuerpo espectacular.  Se le acercó, la   fémina  tenía   el cabello negro y la piel  clara.  Su rostro era algo  redondo  y  muy  bello sus ojos violetas llamaban la atención de todo el mundo.  Estaba  vestida  con   un  top  negro y  falda de cuero negro.  Todos los hombres en el bar la devoraban  con la  mirada.  Luis  y  Paco    casi se  cayeron de sus  sillas al verla acercarse.  Pablo   a pesar de la  belleza de la mujer;  pensó que  daría  todo  por  ver a  Heli    venir a  verlo.  Bebió  todo  el contenido de  la  botella  de  una  vez. 

La mujer le sonrió y preguntó  a  todos los que estaban en la mesa — ¿  Puedo sentarme con ustedes? 
Luis     se levantó y le dio su  silla, pero ella solo tenía ojos  para  Pablo. 
— Gracias,  dijo sonriendo  — sin quitar  la  mirada de  Pablo.  
Luis  baboseaba  encima  de ella.  Lilith  con  desagrado le  pidió  — Quiero  una bebida.
—  ¿Qué deseas  reinita?
—  Sorpréndeme, dijo  Lilith a  Luis. —  Luego  volvió su atención  a  Pablo.
— ¿Cómo te llamas  guapo?
—  Pablo — respondió  y le sonrió lascivamente a la mujer.    
Luego  de unos minutos  Pablo  salió   junto a  Lilith  a un lugar íntimo para hablar.  Lilith estaba convencida que sería muy  fácil lograr  que  Pablo y  Heli  volvieran.  Seirim estaría con el corazón roto  y   a su disposición.  Todo encajaría en su lugar. 




Heli ni  bien  llegó al  castillo  tuvo  una pelea  con  su madre.  Nessa  no deseaba que su hija siga  arriesgando su  vida de esa  forma.  No  quería  ni hablar sobre el deseo de  Heli    de conservar sus poderes  y  reclamar   parte   de  su  condición  como  semi elfa.  
— Por  fin llegas, estaba  preocupada. Tenías que decirme que  te ibas a ausentar  del  castillo.
Por  suerte  Lin  medio le defendió —.  Adremelech  no citó  de  urgencia.  Quiere poner  una trampa  a  Adolfo Mercader  y  Billy.
 Nessa  frunció el  ceño  tan fuerte. Que  Heli pensó  sus  cejas  nunca volverían a la normalidad.
— ¿ Y por qué  te  cito  a ti?
— Cree  que  serán útiles mis poderes   de  anuruin, como puedo percibir los sentimientos  de las personas. 
—  Espero que  les hayas  dicho que no.  Es muy peligroso.
— Acepte,  ayudar. 
Nessa  frunció más  el ceño.  Heli se quedó  con la boca abierta  sin   saber   qué  decir para no enfadar  más  a su madre. Entendía que su  madre  temiera   lo que pudiera hacer  Linwë, ni siquiera  se  atrevió a  contarle    de  la piedra envenenada para que no tuviera más  argumentos.
Lo bueno es  que como estaban  en un pasillo del  castillo  y  en presencia  de  Lin.  Su madre  solo  le  reprendió por  no  avisar  a dónde  iba.  Heli se tragó, la  respuesta de que era  mayor  de edad  y  que podía  tomar sus  decisiones.  Pero     era lo primero  que le diría cuando llegaran  a su cuarto  en el  castillo. Estaba  harta  de ser tratada  como una   bebe. 
 Lin iba  a marcharse cuando  Heli  se  le acercó. 
— ¿Puedo ayudar en  algo?  Sé que es  muy difícil  organizar  una  fiesta en tampoco  tiempo. 
— Si  claro.
Al mirar  su madre fruncir  el ceño una  vez.  Heli no pudo contenerse  —.  Piensas  que  esto  también  es arriesgado  y  debería estar  encerrada  en una torre. 


Nessa  le lanzó  una mueca.  Tenía  ganas  de  jalar las orejas  a su hija como  cuando era una niña — ¡Cómo  si  mi opinión contará  de algo! Crees que por  una   batalla   ya  eres  toda una superheroina estás equivocada.  Te hace  falta  mucho por  aprender. 
Lin   deseaba marcharse sintiéndose  incómoda, pero no atinaba  cómo interrumpir esa escena.  Nessa    miró a  Lin.
— ¿Necesitas ayuda?
— Sí,  muchas  gracias.  Esperó   contar   con las dos.
Nessa  y  Heli asintieron. 
Minutos después Lin  les  indicaba  lo que tenían  que hacer.  Heli  junto  a  varios miembros  del  clan  MacGregor  empezó a  limpiar    el  gran salón  y  a poner  todo a punto.    Lo  bueno  de  la limpieza  es que podía alejarse   lo más posible  de su madre.
Limpió junta  Yvane  y  Gilraren.  Ellas le  enseñaron  hechizos  básicos  de limpieza.   Iban  a  dirigirse a la cocina, pero  Heli   tuvo  deseos  de  ir  al  baño.  Así  que se alejó   de  sus  amigas.   Estaba     subiendo  las  gradas   cuando miró    que  su mamá acaba de entrar  como no deseaba  otra  confrontación  se   escondió  en uno  de los pasillos de  abajo.  Oyó  un  gran  ruido como unos  golpes. Fue  a la cocina Yvane, Lin,   Gilraren,  su madre  y  otras  personas    estaban  acorraladas  por  varios  encapuchados  vestidos  negro.  Heli pensó que  eran  hombres  de  Úvatar hasta  que llegó una mujer bajita    de tez pálida  y  cabello  castaño. Estaba  vestida     con  un traje   blanco. 
Uno  de los  encapuchados.  Se acercó a  ella. 

—  Señora,  no  debería  ocultar  su rostro.
— Todos los  que  se encuentran  en esta habitación  van  a morir a  excepción de mi hija  Yvane. Ella se casa  con   Sean  Cullen lo quiera  o no.  Quiero  que  incriminen  a  Luke  Dufrew  y  Helmuth Riemelt. A  ellos  buscará  el misterio de  magia  y hechicería  cuando  asesinemos a  todos  en el castillo incluido  a  Adolfo Mercader.  
Heli se  quedó desconcertada, eso eran problemas de  diálogo   entre madre  e hija. Nunca  volvería a quejarse  de su madre.  Miró  al lugar donde  ella estaba  atada  y quiso hacer  algo para ayudar.   
La mujer  vestida  de  blanco  se  acercó a  su hija   que luchaba  por  liberarse.
—Yvane será  mejor  que  cedas.  Tú  tienes   la culpa, si fueras  mejor  hija y acataras mis ordenes.  No tendría  que hacer  esto. 
Yvane  se soltó pero  su madre la sujetó del  cabello  y le  golpeó  en la  cabeza contra la pared. 
Lin  gritó —    Catriona  déjala  en paz.  Estás  cometiendo  un terrible error. 
Catriona    dejó  que uno de los encapuchados  atara a su hija   con sogas  de  plata  que impedía  utilizar  la magia. 
Catriona  fue  a donde se encontraba   Lin —.  El único  error  fue  haber  actuado   ahora. Lo bueno es  que    vas  a pagar por  destruir    a mi  familia perra  asiática.
Te  voy a  matar con mis propias manos. 
Heli debía hacer  algo y  rápido.   Primero porque  más que nada en el mundo deseaba ir   al baño.  Solo  pensar en eso, hizo que  se retorciera de dolor. Luego   si llamaba a  alguien temía  que los    maleantes se dieran cuenta  de su presencia.       
Si se  marchaba  e  iba al  baño podrían matar a  Lin o peor  aún a su mamá. Tenía que pensar en forma  clara.  Pero  su mente estaba en  blanco. 
Cerró los ojos  y   respiró para  tranquilizarse.  Seirim la había entrenado lo mejor  posible.  Vención  en  ocasión a Úvatar  y a  Naur.  Podía   encargarse  de  una madre   loca  cambia formas. 
 Pensar en  Seirim le  recordó la lluvia.  Fue  cuando  se le ocurrió una  idea.   Los  elfos  eran capaces de conjurar lluvia mágica  si  era lo  bastante  fuerte destruirá las  sogas de plata. Pensar  en  agua hizo  que  se contorsione     con deseos  de ir    lo más pronto  al  baño.   
Conjuró   el  agua  de lluvia. 
Catriona  y los    maleantes  se  quedaron   sorprendidos  cuando una  fuerte llovizna atrapó en la cocina  .  No esperando  que  Lin y una mujer   rubia los congelara en el  acto al disolverse  sus sogas. 
Heli se  apareció por la puerta y  casi se resbala  mientras  apenas podía  caminar. 
— ¿ Están  bien?
Nessa  se acercó a su hija. —  Conjuraste lluvia mágica.  Ese es  un  hechizo difícil. 
Heli sonrió y se encogió.
—  ¿Qué te pasa hija?
—  Tengo que irme al  baño. 
—  Cuántas veces  te he dicho que  no te aguantes hasta el último minuto. 
Heli puso los ojos  en blanco.  Luego corrió como alma en pena en busca  de un baño.
Luego de  varios  minutos,  Heli volvió a la cocina.  Que  estaba    sin agua   ni  bien atravesó la puerta  Lin le abrazo. 
—  Gracias, por  salvarnos.
Heli se sonrojó. No  tuvo tiempo de decir nada  ya que Luke  e  Yvaine entraron.  —Muchas  gracias, prima—.  Gritaron  ambos  y le abrazaron haciendo  sentir  incómoda a  Heli. 
Mucha gente que no conocía le dio las gracias, pero  su mamá no estaba  en la habitación.  Heli se sintió defraudada  esperaba  que   por  haberla  salvado, su madre entienda que    podía  defenderse  y que  ya no era una niña indefensa. 
 Sin  embargo,  su mamá  ni siquiera    se encontraba  en la habitación.  Sonrió  tragándose  su decepción.  Al mirar  a  Yvaine  se  sintió  un poco mejor  por lo menos  su madre  no la  casaría a la fuerza  o trataría  de hacerle  daño a propósito. 
Luke   que en poco  tiempo se había  convertido en un gran amigo  sintió su  desilusión.      
— Nessa  fue  a  arreglarse, ya mismo empieza la  fiesta. 
—  Uy,  también debería  ir a mi habitación.  Aunque no tengo que  ponerme. 
Yvaine se acercó —  Iba a prestarte un vestido como lo hice con  Ana, pero  tu mamá dijo que  tenía la ropa  indicada para ti. 
— Gracias, será  que me  vaya a arreglar.   ¿ Necesitan más  ayuda?
—  No todo está  casi listo. 
Heli  fue  a su  habitación  escoltada por  Luke. 
—  Con  todo  el problema de  Catriona  se me olvido darte esto —.  Luke  le  dio una  nota. 
Heli la  tomó  un poco  confundida. 
—  Me la dio   Pablo. 
—  Uy, me olvide  de  él. 
—  Es mejor para los dos.  Antes, que me olvide  te recogeré  en media  hora.  Apúrate  arreglando. 
Heli  entró en su  habitación  leyó  la nota   de  Pablo  con curiosidad. Solo estaba escrito   una palabra. 
Adiós.
Vestido  de  Heli 
Heli  se sintió culpable por no despedirse, pero   no le dio  vueltas al  asunto.  Debía arreglarse lo más  rápido posible  y deseaba  hablar  con  su  madre. 
Iba a  dirigirse al cuarto de sus padres  cuando  miro una  caja    encima de la  cama.  Era  un vestido salido  de un cuento  de hadas.  
Heli sonrió  y esperó que le quedara bien.  Salió del cuarto a agradecer   a su madre, pero  solo  le  recibió  su padre ya que   su mamá estaba  bañándose. 
Su  padre la abrazó  y le dijo  —  Estoy orgulloso.  
Heli   un poco más  feliz  se  fue a cambiar.
Luke llegó puntual   pero  ella  aunque estaba  vestida ni siquiera  se había peinado o maquillado. 
—  Esperá Luke, todavía  tengo que  terminar  de arreglarme. 
—  ¿Estás  visible?
Heli  le abrió la puerta para que no moleste más.  Luke  era   su  hermano no esperado. 
— Estás linda,  deja que  Yvaine  te   ayude  a peinarte.  Pero no podía esperar para  darte esto.
Heli   casi se puso a llorar  cuando le  dio  un hermoso  collar  como   el del Titanic. 
—  Pertenece a la  familia  Dufrew  y  ahora  es  tuyo.
Heli  abrazó sin poder   decir  una sola palabra. 
Quince minutos después  iba a la  fiesta de  celebración.
Esperó que  les haya agradado , les  deseo  un  genial fin  de semana 





miércoles, 5 de junio de 2019

Hablemos de libros. Mujercitas 1 Mujercitas de Louise May Alcott

Hola  ¿cómo  están?  Hoy  les trigo un  clásico que adore  cuando era  niña.  Una  historia    que  enamora  y  siempre  es  grato leerla  o  ver  sus innumerables  versiones  tanto en el cine  como en la  televisión. 
Mujercitas  

La novela cuenta la historia de las hermanas March, cuatro jovencitas que vivían en un pueblo de Nueva Inglaterra mientras la guerra civil hacía estragos en toda América.
Han pasado casi ciento cincuenta años desde aquel lejano 1868, pero la complicidad de Meg, Beth, Amy y Jo con las demás mujeres no ha muerto. Es más, autoras de la talla de Simone de Beauvoir, Joyce Carol Oates y Patti Smith han sido admiradoras entusiastas de esas Mujercitas que en sus gestos y palabras resumen el espíritu de una época y aún hoy pueden regalarnos unas hermosas horas de lectura.
Opinión  Personal:  Es un  genial  libro que    a  pasado por  generaciones.  siempre  me enamore  de  Jo  y  de sus  hermanas  si no lo han leído les invito  a  hacerlo, lo disfrutarán.  
Le deseo un genial  día. 




lunes, 3 de junio de 2019

Comerciales Graciosos

Hola  ¿cómo están?  Hace  poco  fue  el día  del niño en mis país  . No  hay  nada  como el humor  para alegrar   a  nuestro  niño  interno  y para  alegra la semana.

Les  mando un beso  y les deseo una  genial semana



Related Posts with Thumbnails