Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 24 de septiembre de 2021

En las sombras de tu corazón. Capítulo 11 ( Tercera Parte)

 Hola  ¿  cómo  están?  Hoy les  traigo  un nuevo  fragmento de  mi historia. Es  un  poco triste. Aunque el ejercicio  este  a punto de  acabarse. Aun nuestros  protagonistas  tienen  que  capturar   a  Billy   y vengar la muerte  de  Leviatán. 

Capítulo 11


Adremelech observó una  figura  traslúcida era  Leviatán    y era  un fantasma.  A su lado  estaba  Hyun uno  de  recolectores de almas que  Vanora  más  confiaba.

Leviatán  sabía que  no tenía mucho  tiempo el recolector  de  almas, le dio  el plazo de media  hora  para despedirse de sus  seres queridos. Aunque  lo había  hecho carta. No pudo  despreciar  el regalo de  ver  a  quienes amaba  una  vez  más.  Todo ser que moría tenía ese obsequio , aunque  él tuvo la oportunidad de  hablar con ellos  una  vez más. Ya  se  había  despedido de  Anazareth. Ahora le tocaba  hacerlo  de Adremelech y Chatel que se encontraban  en el mismo  mundo.

Le agrado  ver  a Vanora  tomando la mano de su muchacho, parecía  que por  fin  Adremelech  le había  dicho sobre sus sentimientos. Esperaba  que  ambos  hicieran funcionar  su relación. Ya que  Adremelech  debía  tener una  vida  además  de  sus obligaciones. Por lo que  conocía  Vanora le agradaba  a pesar de que  la muchacha  era  algo fría y reservada.

Solo pasaron unos minutos  para   que llegara  Heli  perseguida por  Chatel. Se alegró poder  despedirse  de  Heli para  él ya  era  una nieta más. Ella  le daba  paz,  amor  y compresión  a su nieto  Seirim.  Oyó una tos  era  Hyun que le recordaba  que  el tiempo pasa  y  tenía muchos  seres  de los que  despedirse.

Chatel  casi se resbaló por  alcanzar  a  Heli.  Pensaba que  por  fin lo perdono  y  salía corriendo como una  maniática.  Luego ella  paró repentinamente y se puso  a llorar.  Maldiciendo Chatel se acercó  a  Heli con miedo que   se congele.  Fue  cuando  miró  a  su  abuelo. 

Al principio  pensó que  era una alucinación luego se dio cuenta de que  estaba muerto.


 —¿ Abuelo?

— Chatel me alegra  verte  una  vez más.  Heli no llores o te congelas.

Adremelech  junto a  Vanora    caminaron unos pasos para encontrarse  con  el  fantasma  y sus  amigos. Aunque  Adremelech  tenía miedo a la  respuesta preguntó — ¿Leviatán estás muerto? 

Leviatán  quiso  respirar hondo. Extrañaría muchas  cosas de estar  vivo  — Lo  estoy...

Chatel furioso  interrumpió  a su  abuelo — Me mentiste. dijiste  que  me ibas a esperar para destruir  a  Mattut.

— No  te mentí, solo me  adelanté  un poco  al final.  Serán  ustedes  con un poco  de mi poder  y mi ayuda  quienes  destruyan  a  Mattut.

 Heli lloraba  a mares   se sentó en  el suelo helado  sin  importarle  mojarse  o congelarse. Chatel estaba  a punto  de  macharse furioso y  Adremelech estaba  tan sumido  en su dolor  que no podía mover ningún músculo . El tiempo pasaba y  Hyun  debía  llevar a  Leviatán  al cielo  azul. Sin  embargo, no se  atrevía a interrumpir  esa escena .

Fue  Vanora  la que  rompió el  silencio para impedir que    Heli  se congelase y que Chatel  se largara. El rostro  de  Leviatán   fue el  que la convención   de hacerlo. El viejo demonio se  encontraba  con  ellos por una  razón.  

— Chatel no  te  vayas y  dejes  a tu abuelo de esa  forma.  Él  está aquí porque  te quiere, desea  despedirse y tiene  algo que decirnos —.  Luego miró hacia  Leviatán —. ¿Que nos deseas  decir?

Chatel se volteó enojado, pero  se  quedó.  Luego  Vanora golpeó  a Adremelech para que le ayude  con Heli . Entre los  dos evitaron  que   ella  se  congele.

— Gracias   Vanora, miró  Adremelech, Chatel y a Heli.

A Leviatán  se  cortó  la  voz,  si  tuviera  lágrimas lloraría  por no  poder estar  con sus  niños   a los  que cuido,  con los que jugó  y  aprendió.    —. Chicos  no lloren, mientras me recuerden estaré  junto a  ustedes. Quería  decirles  tantas cosas,  pero en este  momento solo puedo  decirles que los  quiero y una parte  de mí siempre los cuidará. Sigan con sus  vidas  y sean  felices.  Matut  aunque  ahora está  encarcelado  pronto  escapará.  Cuento con ustedes para salvar al mundo. Ya lo han hecho  antes

Chatel  hizo una  mueca. Quería  gritar  a su abuelo y  estar  enfadado  con él por  dejarlo, al mismo tiempo,  comprendía  demasiado  bien a su abuelo. Él que siempre  lo apoyó  y  vio a  una mejor persona de lo que en realidad  era. Lo único que   pudo hacer  fue  decir — . Abuelo  yo también  te  quiero. Esperaba  que  conocieras a mis  hijos...

Leviatán no pudo  decir  nada, porque  él también lo deseaba,  pero  eso no les  estresaba. Chatel ahora   era feliz  y sobre todo  estaba  encontrando su  camino.

Adremelech con lágrimas  en los ojos  dijo — Gracias.

Hyun  miró a  Leviatán  y  le  dijo  es  hora  de irnos. —  Siempre  estaré  junto a  ustedes solo  tiene  que  cerrar los ojos  y  me  verán.

Leviatán se despidió de cada uno  de los presentes para luego irse a  ver  a  Seirim.


Les deseo  un  genial  fin de semana. 








miércoles, 22 de septiembre de 2021

Hablemos de libros. Xenogenesis 1. Amanecer de Octavia Butler

 Hola  ¿cómo están?  Había leído muchas  recomendaciones   en algunos  blogs  sobre esta autora  .  Así que  decidí  leer este  libro. Al principio  pensé que no  me  iba  a gustar.   Pero la  autora  me sorprendió. 

Amanecer  



Cuando Lilith Iyapo despertó ya no estaba en la Tierra. Porque la Tierra estaba muerta, y Lilith, temía, estaba viva.
Pero los terrores que atormentaban su pasado no eran nada comparados con el futuro que sus salvadores alienígenas habían elegido para ella. Los oankali, comerciantes genéticos que manipulaban el ADN, como el hombre había moldeado en sus tiempos el metal, exigían su precio por el rescate de la humanidad. Y su precio era la única herencia que la especie humana tenía por ofrecer: ¡los oankali querían a cambio la propia humanidad!
Planeaban engendrar con los humanos. Y no había forma alguna de detenerles...

Opinión  personal  Es  un  buena  novela   hay partes   muy  duras  y   la mitad  es  algo lenta  pero en si es una novela  que no hace  cuestionar muchas  cosas.  El final  es  genial. Así que  pienso  seguir  con los  otros  dos libros  de esta  trilogía. 

Les  deseo  un  genial día.





lunes, 20 de septiembre de 2021

Leyendas alrededor del mundo. ( Novena Parte)

 Hola ¿cómo  están?  El  otro  año  esta  sección  gusto mucho.  Y  a mi  me encanto conocer más  sobre  diferentes  las leyendas de todo  el mundo



Hay  leyendas   que nos producen  terror  otras  que nos   hacen  soñar  o educan pero siempre  son parte   de  nuestra historia. Y como ciudadanos  del mundo debemos conocerlas.  



El otro año  recopile  algunas leyendas  alrededor  del mundo  si  deseas  volver  a leerlas aquí  dejo  los links: 

Leyendas  de  América 

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/10/leyendas-alrededor-del-mundo-primera.html

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/10/leyendas-alrededor-del-mundo-segunda.html

Leyendas  de  Europa

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/10/leyendas-alrededor-del-mundo-tercera.html

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/10/leyendas-alrededor-del-mundo-cuarta.html

Leyendas  de  Asia 

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/11/leyendas-alrededor-del-mundo-quinta.html

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/11/leyendas-alrededor-del-mundo-parte-sexta.html

Leyendas  de  África 

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/11/leyendas-alrededor-del-mundo-parte.html

https://enamoradadelasletras.blogspot.com/2020/11/leyendas-alrededor-del-mundo-octava.html

En la próxima  entrada  les relatare  leyendas  sobre  Australia,  esperó que les  guste. Les deseo una  genial semana 






viernes, 17 de septiembre de 2021

En las sombras de tu corazón. Capítulo 11 ( Segunda parte)

 Hola  ¿cómo están?  Les cuento  que esta es la penúltima prueba que  tendrán que afrontar  Adremelech y  Vanora.  Ahora les  dejó el fragmento. 

Capítulo 11

Empezaron  a  andar  hacia  el bosque. Adremelech    estaba  aún  molesto por ir  a ese lugar.  Vanora  para aligerar  el ambiente  preguntó — ¿ Qué   más  sabes  sobre el bosque?
— Solo las leyendas  que de  niño  me  contaba  Naltucien. Cuando era niño estuve  mucho  tiempo  bajo  su  cuidado y el  de  Chatel. 
Vanora  no supo  qué decir. Desde  que conocía  a Adremelech el  casi nunca hablaba  de  su niñez. El demonio  miró  al paisaje   blanco y sin  vida  del que  se  caracterizaba  la montaña siniestra.  — Lo poco  que me contó es  que  cuando llega  al bosque  no debes desanimarte  o tener tristeza ya que   que puedes  quedar congelado.
Vanora  se estremeció al recordar que ni bien llegaron   a ese  lugar  Adremelech  quedó  congelado. El demonio siguió  hablando   el  bosque  de  la nieve  es  mucho peor.  Lo  verás  cuando lleguemos. 
Vanora suspiró  y tomó la mano  de  Adremelech  —. Por  muy  duro que  sea  si estamos juntos  lo podemos superar. Por  más dura que es  la  pena contigo  a mi lado siempre    encuentro un motivo para sonreír. 
— Te quiero. 
Vanora quiso preguntarle más sobre su niñez, pero no se  atrevió. Estaba segura de que  Adremlech  se encontraba  preocupado y  triste por lo que  podía pasar a  su  abuelo.
Caminaron hacia al sur el paisaje   desolado  blanco  y  sin  vida  de  la montaña  empezó   cambiar  hallaron unos pocos  pinos  totalmente  blancos por  el  camino,   pero   no había ni  ruido ,  ni animales.  el  cielo  era  gris  y apenas   se podía  ver  por  donde  caminaban. Nada  crecía  en ese  lugar  y  los árboles parecían  fantasmas. Eran tenebrosos  y anormales. 
Adremelech le  advirtió que los  árboles  se  alimentaban  de la  tristeza  y  desánimo.  Vanora  estuvo tentada a  cantar mis cosas  favoritas  de la novicia  rebelde.  Sin  embargo,  temía que  Adremelech le  considere loca.  Y se asuste  por  su  terrible   voz   desafinada. 
Aunque  era  algo  absurdo empezó  a reír al principio   en forma  baja y luego  con  grandes   carcajadas. Adremelech  la miró asombrado  y luego se puso  a reír  con ella  
 Para su sorpresa  el  bosque  empezó  a  cobrar  vida. el  cielo se iluminó de estrellas  y  hasta  luna   brillaba   rodeaba  por  una  luz  rosa. 
Ambos  caminaron por   ese lugar  esperando   que un poco  de risa  y   esperanza  lo  salvara  de morir  congelados.  Ni  bien   entraron  al bosque  empezó  a nevar y  fuertes vientos   apenas  les  dejaban  caminar.

Vanora  temblaba  del  frío y por más  que estuviera puesta  una chaqueta  y un  saco  grueso temió  que  pronto  se  convertiría  en  un cubito  de hielo.  Adremelech jaló su  brazo e  hizo  que siguiera  su   camino. Aunque  el también  tenía  frio.  A  Cada  paso que  daba   tristes   recuerdos se le  agolpaban.  
Por  un momento estuvo frente  a  Baal  en su estudio y  tenía  doce  años.  Podía  oler   el aroma de los puros que  Baal  consumía  cuando estaba  preocupado Su  padre adoptivo le   contaba  lo que le  ocurrió  a su madre. En ese momento se  convirtió en un hombre con una sola misión.  La soledad   y  las  obligaciones  fueron  sus  compañeras.  Tembló, con miedo observó cómo sus manos   y pies no podían moverse y  se  congelaban.
Fue  cuando  sintió  como  el  calor  de   Vanora   al apretarle  la mano y el frío  de su corazón se fue  disipando. ella  le sonrió y le dijo — Vamos, la estrella   está a  solo unos pasos.  
 Adremelech  asintió. Se dio cuenta de que no estaba  solo.  Nunca lo estuvo  ahora  tenía a  Vanora,  pero  en el pasado sus hermanos, su  padre adoptivo, su  abuelo  y hasta sus obligaciones  lo acompañaron. 
La tristeza por el destino de su madre y su terrible muerte aún le pesaba en el corazón. Siempre  quiso conocerla, reír  con ella. Pero no pudo, lo que estaba  a su alcance era derrotar a Úvatar para siempre y   a seres como Billy.    
Su abuelo contaba  con él. Si deseaba  ayudarlo  o tanto solo despedirse  de él. Debía avanzar el  frío no era   tan  fuerte  y desolador  si contaba  con su  fuerza  de voluntad , sus  sueños y el amor  por  los suyos. 
Se obligó a  caminar, a su lado  Vanora temblaba  pero  al igual que  él . No se  dejaba  doblegar  por  el bosque  nevado. 
Otro  recuerdo   llegó ante él,  tan duro como  el primero aunque más reciente.  La muerte  de  Baal    su padre  afectivo  aun  le  dolía.  Sin embargo,   esta   vez   siguió avanzando  solo necesitaba dar  tres pasos  más para  tomar  la estrella. 
No se dio cuenta de que  Vanora  lo  soltó mientras  él  iba  hacia su objetivo. Solo cuando  tocó la estrella se dio cuenta de que  la  recolectora  se encontraba  parada a punto de  congelarse.  Fue  al  lugar donde  ella  se encontraba  con la esperanza  de salvarla. 


Vanora   había estado evadiendo recuerdos    pero   la  imagen de  Livio   parecía perseguirla y hasta llamarla  asesina. Se  sintió  un poco  culpable  aunque  habían pasado  siglos   por la muerte del  capitán romano. Lo mató  para  defender  a su  pueblo y sobre todo a su hermana y  a su madre. 
— Mentirosa —  dijo  la  voz  de  Livio. 
Vanora pensó  que   su cerebro se congeló  y ya  tenía  visiones. La  visión  de  Livio  estaba  muy  clara  Vanora  solo  tenía    que estirar  sus manos  para tocar  sus   brazos anchos. Livio era  un  hombre alto  aunque   de menor estatura que ella. De  cabello negro y ojos  negros que parecían  brillar  cada  de  vez que se reía  tenían el rostro  anguloso y aunque no se  dio cuenta  al principio  su boca mostraba  una pequeña mueca que le  hacía parecer altivo y  odioso. 
Hubo una época  en  la  que  creía  que era   guapo y tímido. Era  fácil para  una  chica  que se  creía  fea  endiosar  a alguien  que  se fija  en ella. Aunque  solo sea  un  hombre ambicioso y un cobarde. 
— Aun sientes  culpa  por mi muerte.
Livio se  acercó  a  ella. Vanora  respiró  hondo y  se estremeció por  el frío. De  nada le servía mentir.
— Sí, lo siento.  pero  es  culpa por  cada  vida  que he  quitado.  No  eres  nadie  especial.
Livio se  le acercó y le tomó  el rostro  como hizo la  vez  que le apresó y  estuvo  a punto  de matarla.  Para Livio, ella  era un premio,  un objeto   torpe  pero exótico  al que doblegar y  sacarle  utilidad.  aun recordaba  lo que le  dijo  el momento  que la  apresó. Mientras esperaba que ella  traicione  a su aldea. 
— Has  dicho que me  amas.  Pero no eres  capaz de probármelo. Dime el  camino   a  tu aldea. Traiciónalos y pelea junto a mí. Podrás  tener  todo eres  una gran guerrera.  Vanora...
En  ese  momento Vanora accedió  con esperanza  de tener  un arma  y matar  a  Livio  . Mientras el le  besaba  ella lo atacó y lo mató. A pesar  de eso   su  aldea   fue atacada  y  su padre   murió defendiéndola al igual que  muchos de sus amigos. 
Miró  al rostro  de Livio contorsionarse  por  el dolor  y  la traición. 
Vanora  en  voz  baja le  dijo    —  perdón. 
La  recolectora  como en otras ocasiones cuando recordaba ese  hecho sentía que el corazón  se  le rompía en mil pedazos .  La desesperación y la  culpa la orillaron a suicidarse. Aunque  ahora  lo creía   un error,  a veces  cuando  todo parecía ir mal deseaba morir.
Sin  embargo, descubrió que tenía mucho  por lo que vivir  y  que  dios  le  dio una  nueva  oportunidad  para  remediar sus errores. Y disfrutar  todo lo bueno de la vida, como eran  el amor  y la amistad. 
Al pensar  en el amor, la imagen de  Adremelech  paso por su  cabeza. Fue  cuando   observó  a Livio levantarse  del suelo y empujarla  hacia  un árbol. 
— Vanora,  te...
Vanora respiró hondo mal o bien Livio murió su alma estuvo  en  el infierno por más  de  200  años antes  de  ir  al  cielo azul y  renacer. Ahora mismo  él vivía  en la tierra   otra  siendo soldado  pero  ahora  en el  Congo  belga. 
— Vanora  —Livio o su  fantasma  volvió a llamarla. Ella iba  a decir  algo  pero el rostro   bronceado  de  Livio  cambió  a uno  un poco más pálido y fuerte. Sus ojos  negros se volvieron  azul  cielo.
Vanora  se  abrazó al  hombre mientras susurraba  su  nombre — Adremelech.
Estuvieron  un  tiempo  así, confortándose  el uno al  otro. Adremlech  gruñó porque  debía  seguir  con  su misión.   Más  no dejo  de   acariciar  a Vanora. Ella  se apoyó en su hombro y   dijo  sin  ganas —. Será mejor que nos  vayamos. 
Él asintió y se pusieron a caminar para salir  del bosque que empezaba a  nevar
— ¿Conseguiste la estrella?
Adremelech asintió  y  abrazó más  fuerte  a  Vanora  la nieve seguía  cayendo ya  pesar  de estar   con  ropa  abrigada  estaban congelando. Los dos por  fin  salieron del  bosque.  Ambos pensaron que  era   el mejor momento para  crear    una  puerta mágica e   ir a otros  mundos.
Presionaron la puerta y esta se  abrió . Iban  a ir  a la última  prueba. Cuando  Adremelech  oyó  alguien lo llamaba  por  su nombre. Se quedó parado  buscando a  quien lo llamó. Tomó la mano de  Vanora  temiendo lo peor.
—Adremelech —. El demonio volvió a escuchar su nombre. Era  la  voz Leviatán y  si no se equivocaba, acababa de morir.

Les deseo un genial  fin de  semana y  les  mando un beso 



 



miércoles, 15 de septiembre de 2021

Hablemos de libros. La hermandad de la daga negra 2. Amante Eterno de J. R. Ward

 Hola  ¿cómo están?  Hoy les traigo el segundo libro  de  una saga  de  vampiros muy buena  que  estoy tratando de volver a retornar.

Amante Eterno


 

Dentro de la Hermandad, Rhage es el vampiro más voraz, el mejor luchador, actuando siempre a través de sus instintos más primarios... y el amante más salvaje porque en su interior arde una feroz maldición lanzada por la Virgen Escriba. Poseído por este lado oscuro, Rhage teme el momento en que el dragón que lleva dentro sea liberado, convirtiéndole en un peligro para quienes le rodean.

Mary Luce, una mujer que ha conseguido sobrevivir a una vida llena de penurias, es introducida de manera involuntaria al mundo de los vampiros. Ahora, toda su existencia depende de la protección de Rhage. Con una maldición que amenaza su propia vida, Mary no está buscando el amor. Hace mucho tiempo que dejó de creer en los milagros. Pero cuando la intensa atracción animal de Rhage se convierte en algo más emocional, él sabe que debe hacerla suya. Y, mientras los enemigos les pisan los talones, Mary luchará desesperadamente por conseguir una vida eterna junto al hombre al que ama.

Opinión  Personal: Es  un  libro  con mucha acción,  erotismo  y personajes  muy buenos. Se los  recomiendo. 

Les  deseo un  genial día


 



lunes, 13 de septiembre de 2021

Nuevo look

 Hola  ¿cómo están?  Aunque   falta para  hallowen Ya  cambie  mi look  mas  acuerdo a  otoño. Esperó que les  guste.


Les dejo este me  meme  que me pareció muy dulce 





Les deseo una  genial  semana 







viernes, 10 de septiembre de 2021

En las Sombras de tu Corazón. Capítulo 11 ( Primera Parte)

 Hola  ¿cómo  están? Hoy  les  traigo un  nuevo  fragmento de  mi  historia. ¿Vanora  podrá  salvar a  Adremelech?

Capítulo 11


Vanora  suspiró sin  saber qué hacer. Debía   llevarlo a un lugar  cálido antes  que muriera por  el frío. Volvió a  temblar  ella  también  estaba  a punto  de convertirse  en un cubo de hielo.  Lo más  rápido posible  y  con cuidado arrastró a  Adremelech   hacia  un lugar  cálido.  Por suerte  se  acordó que  estaba solo a  unos   cuantos  paso  en el campamento donde  Khalid  cuidaba a Úvatar. Rezó para que  todavía  siguiera  ahí y no lo hayan  desmantelado.   Para su suerte  el campamento  estaba  ahí. Traslado a Adremelech y casi ella mismo se congela, pero pudo  entrar a la  carpa grande que  tenía un catre,  un fogón, un montón de libros en una mesa vieja   y una  alacena  vacía.  

Luego de varios minutos  entro   en  calor  y se dispuso a ayudar  a Adremelch que  aún seguía  como cubito de hielo. Ya con el calor de la carpa empezó a descongelarse, pero  Vanora   temía  que pudiera morir. Topó su piel y  estaba muy  fría y por más que lo llamó no contestaba. 

Desesperada  busco  en la  alacena una poción  mágica que  algo le dé  calor  a Adremelch, pero no encontró nada.  Luego  de  varios minutos en el que resolvió  el contenido  de la carpa la  encontró una  sopa  mágica instantánea  de  fideos caducada  de hace  algunas  semanas. Esperaba que este  buena  aún.  Tuvo  que  forzar  a Adremelech  a tomarla.  Luego lo desnudo  entre  curiosa   por  ver  el cuerpo  del demonio  que  amaba  y preocupada  por sanarlo.  Luego  con mucho  trabajo y  alguna  maldición lo acostó en el  catre  de  Khalid  lo cubrió  de  mantas. Para entonces   el rostro pálido  del  demonio adquirió  algo de color.

Algo cansada  y  con mucho  frío se sentó  en una silla   se quitó la  ropa mojada y  la puso junto a la  de  Adremelech  a  secar  en una pequeña hoguera mágica que había encendido  ni bien llegó. Se  cubrió con otra cobija y  se acostó  a lado de  Adremelech   esperando que se encuentre  mejor.  

Estaba  preocupada  pero   también  cansada  y  aunque no lo deseaba  se quedó  dormida. 


Adremelch  se despertó, al principio se  quedó confundido al no saber  dónde estaba o qué fue  lo que ocurrió. Se dio cuenta de que estaba  en Seragon  en el refugio que le  sirvió como  cárcel a Úvatar. 

Luego  recordó sentir   mucho frío  y quedar congelado.  Se encontraba  desanimado  y por  eso  se congeló  tan rápido . Debía  darse cuenta  que estaba en Seragon   en el monte  sin nombre o  también conocido como la montaña  siniestra.  Cualquier  sentimiento  de dolor se acrecentaba y podía congelarte  en cuestión  de minutos. 

Por lo menos se hallaba   en un lugar seguro y lo más importante junto a Vanora.  Se alegró  de verla  dormida  a su lado. Ella lo salvó, como  lo había hecho  siempre. 

Agradeció a  dios  por   haber conocido a  esa mujer y que  ella sea parte  de su  vida. Vanora lucía hermosa  profundamente dormida. A pesar de que apenas  tenía  tiempo y  que  debía  salvar  a  su abuelo y a los  5 mundos. Se quedó mirando a  la  mujer que  amaba memorizando  cada parte de su cuerpo.  Pensó  que  ese momento  lo recordaría por mucho tiempo. Vanora   le daba  paz, risas  y  apoyó. 

Vanora se despertó  y lo primero  que  observó  el rostro de  Adremelch. Verlo despierto y sonriente  le quitó un peso de encima.  Lo abrazó  feliz  de estar su lado. 

Fue cuando  se dio cuenta de que cubierta por  una manta.  Al igual que  Adremelech.  Se sonrojó  cual manzana  por la  vergüenza.  No  sabía    qué hacer en esa  situación. 

Dejo  de pensar  en el momento que  el  demonio tocó su rostro y la  besó con ternura. 

 — Gracias  por  salvarme. 

 — Fue  un placer. 

 Adremelech  sabía  que  debía  irse. Tenía mundos que salvar  y villanos que atrapar.  En lugar  de eso  se refugió en los ojos  azules  de  Vanora. La jefa  de  los recolectores   de  almas se quedó mirando  al  demonio. El miedo  y la  vergüenza  se esfumaron solo existía ese momento  y  la pasión que había entre los  dos.

Vanora  abrazó a  Adremelech lo  beso con deseo. Todo  pensamiento  racional  se olvidó al  igual  que  el deber  y las  obligaciones. 


Adremelech   respondió  al  beso de  Vanora sus caricias  continuaron  por  el borde  cuello sintiendo la suavidad  de su piel.  La  recolectora  de  almas  se estremeció y sintió cosquillas  en  el interior  de su vientre.    
Rozándole el cuello con  nariz. Él bajó  centímetro a  centímetro  hasta  llegó  al borde  la  cobija que  cubría  Vanora. La  jefa de los  recolectores  de  almas  tembló. Agradeció  estar  sentada   porque  estaba segura de que  le hubieran  fallado la  rodillas.  Con un poco  de esfuerzo reprimió un gemido mientras Adremelech encontraba  el hueco  de su garganta.     
 —  Deberíamos detenernos, pero eres  adictiva  — susurro mientras  con su nariz  tocaba  la oreja  de  Vanora . Le  beso  el oído y  brevemente mordisqueó  el lóbulo. 
Vanora  tragó  saliva. Se dijo que sería por  solo unos minutos.   Desde que empezó ese  ejercicio estuvieron a punto de morir   varias  veces.  Se  merecían  estar  solos  tranquilos y  felices  por lo menos  un momento. 
 — Adremelech...
El demonio trazó con la lengua  todos los pliegues  de la oreja. Vanora  sintió  un cosquilleo  de  placer  entre las piernas.  El hambre  y el deseo llenaron  todo su ser. Toda  la mañana  o  incluso  por  meses  había  esperado ese momento. 
Adremelech  quito la cobija que  cubría   el cuerpo de  Vanora y  deslizó su mano por su estómago. Entonces   con delicadeza  tomó un  pecho  de  la recolectora.
—  Tuve  tanto  miedo de perderte. Te quiero  Vanora — dijo el demonio  en  voz  baja. Esa  voz  y  el rostro  serio de  Adremelech afectaron a  Vanora   de la misma  forma  que lo hacían sus  caricias. 
Ella apenas podía  hablar  o pensar  en algo  que no  fuera  la forma en la que  Adremelech tocaba su cuerpo.  Él extendió los dedos sobre su  seno y le acarició  el pezón   de color  rosado hasta que  se endureciera.  Vanora emitió un gemido desde el fondo  de su garganta. 
— Te deseo  tanto.
Una  ráfaga    de  viento les recordó  que el tiempo pasaba  y que  Leviatán  se enfrentaba  a la muerte. Tanto  Adremlech  como  Vanora  sabían  que  debían  ayudarlo al igual que  tenían que detener  a Matut. 
Adremelech  junto su  cabeza  con la  de  Vanora. 
— He esperado por meses para  hacerte mía. Te  deseo tanto. Te  quie...
—  Lo sé. 
Ambos  se quedaron abrazados  unos minutos unidos  más allá de la pasión que sentía  el uno por  el otro. Estaban sus obligaciones  y el amor  que  tenían para  salvar los mundos. 
Adremelch  salió de la  cama  y se fue  a vestir.  Cuando  volvió  Vanora  lo esperaba  sentado mirando  el fuego . Él se sentó  a su lado y le tomó la mano.  Lo de ellos era más que una pasión pasajera  eran compañeros y  estarían juntos por siempre. 
Luego de  varios minutos  sacaron las esferas  y las unieron con miedo que  volviera  a  pasar algo malo y fueran probados  de  nuevo.  Sin embargo, nada  raro pasó y  las esferas le indicaron  a los dos una dirección lejos  de la montaña   en un enorme  bosque  de pinos. Adremelech  maldijo —. Mierda.
Vanora lo miró preocupada — ¿ Qué pasa?
— La estrella se encuentra  en  el bosque  de nieve. 
— Y  eso  es malo — pregunto  Vanora  parándose   inquieta.
— Nadie ha podido atravesarlo sin congelarse.  En ese lugar no pueden entrar  nadie  ni siquiera los  dragones de hielo se atreven.
— Merde  — dijo  Vanora   en  francés.  Adremelch  se rio. — No  tengo idea de como  atravesar  para  tomar la estrella.   
—  Algo se nos ocurrirá. Hay que  tener  fe que la conseguiremos y  que  salvaremos a tu abuelo. 
Adremelech no tenía la misma  fe   que  Vanora. Él siempre  pensaba que  iba a pasar lo peor  y  casi siempre   acertaba. Esperaba esta  vez ,  equivocarse y que  la prueba  fuera  fácil. 
Vanora le  dio la mano  y  supo que   fuera lo fuera . Si estaba  con ella podía superar  cualquier  reto. 


Esperó  que les haya  gustado este  fragmento.  Les  deseo un  genial  fin de semana