Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 12 de febrero de 2010

Capitulo 9



Casi un beso


Capitulo 9

Casi un beso

Días después

Arik temblaba pero no de frío el contacto con Diana lo mareaba ella estaba a su lado sosteniendo su mano y le enseñaba a escribir. Se imagina que besaba su cuello, y lo chupaba como seria su piel tan suave como la imaginaba. Se concentro en seguir las indicaciones de Diana y alejar las ganas de besarla, de ver su cuerpo desnudo y hacerla suya hasta que no tuviera fuerzas.

El deseo era tan fuerte que le dolía, dejo de mirarla y se concentro en la hoja de papel Diana le dio un lápiz, con torpeza y decisión se puso a escribir. Cada vez lo hacía mejor todo se lo debía a ella.

Pasaron un buen rato escribiendo luego decidieron cambiar de actividad, se sentaron en una roca fuera de la cueva. Diana le dio un libro viejo y le dijo que empezara a leer. Arik con recelo empezó.

-La hissss

-Historia. - Dijo Diana sonriéndole.

Arik volvió a leer.

-La historia de Nuis, tiene una leyenda, se dice que antes que existieran los hechiceros había una raza de elfos y otros seres mágicos que poblaban toda tierra. Algunos aseguran que esa raza volverá a resurgir después de muchos años.

Arik callo y miro a Diana que contenta fue abrazarlo.

-Leíste de corrido, y eso en unos cuantos días. Eres un alumno genial

Él le abrazo dejando que su aroma le penetrara, sintiendo su calor. Estuvieron unos minutos o horas ninguno de los dos lo supo Diana se alejo un momento de Arik, lo observo perdiéndose en sus grandes y hermosos ojos verdes.

Arik se acerco hacia ella iba a besarla, el corazón de la chica palpitaba de la emoción y un deseo impregnaba por todo su ser en especial debajo de sus piernas. El esclavo solo podía ver esos labios que tanto soñó, pero se contuvo y la soltó dejándola sola. Fue al río, casi seco para calmar sus deseos.

Diana se quedo confundida mirando al cielo maldiciendo decidió entrar a la cueva. Guardaba sus libros cuando Arik volvió, estaba un poco mojado y con una gran sonrisa le dio una rosa roja la primera que surgía en mucho tiempo.

Ella la tomo con cuidado, percibió su olor y le sonrió con dulzura la puso entre sus libros. Sin decir nada caminaron fuera de la cueva ya anochecía y ella debía partir.


………………………
Arik camino lentamente sintiéndose triste y solitario. Había acompañado a Diana hasta las afueras de la cuidad, luego regreso a la cueva.

Se sentía tan sólo. Cada paso que daba era como un latigazo. Camino intento olvidar su olor, su sonrisa, su forma de mirarlo. Estar con ella le hacia sentirse tan especial. Se decía que tenía que alejarse de Diana antes que se enamorará perdidamente de aquella muchacha. Tenía que pensar en el futuro, sabía que eran de mundos diferentes.

Sin importarle nada. Que traicionara todo sus principios y hasta pudiera en peligro su libertad. Se paro y regreso como un perro para observarla aunque sea desde lejos.

Diana estaba feliz. Había pasado una tarde encantadora. Comieron juntos, él le contó de su vida en el campo de su trabajo con la tierra. Hasta que en un momento, le hablo de su hermano. Fue un instante antes de que su rostro se volviera de piedra y le pidiera que volviera a enseñarle a leer.

Pero lo mejor fue cuando él estuvo a punto de besarla como una tonta se dirigió a su habitación y saco la rosa que estaba apresada en uno de sus libros. Jurándose a si misma que conquistaría a Arik.

Con ese propósito y sintiéndose tan feliz que pudiera volar empezó a cocinar.

Hizo pollo aunque no le gustaba a su tía. Pelaba las papas para hacer puré, cuando vio una sombra y pensó que era él. Luego se maldijo por ser tan tonta Arik estaba en la cueva descansando.

El esclavo sintió que el viento le golpeaba el rostro y estar de pie empezaba a cansarlo, pero mirarla mientras cocinaba, reía y bailaba no tenia precio. Un momento le preocupo que ella se diera cuenta, por lo que se oculto más en las sombras.

3 comentarios:

melina dijo...

para cuando el desate de pasiones ???cituuuu!!!estoy en ascuas!!!!!Que arik le de un besito al menos!!cheee!!

Enamora de las letras dijo...

Ten paciencia pronto habra beso.

Yelania Sammet dijo...

Sí, estoy de acuerdo con Melina, queremos beso, beso, beso!!!

Citu! queremos un poco de acción entre estos dos chicos (me voy a los siguientes capis, a ver si por ahí ya hay arrumacos)

Related Posts with Thumbnails