Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 12 de febrero de 2016

Ilumina mu corazón . Capítulo 20 ( Segunda parte)

Hola,  ¿cómo  están .  hoy les traigo un capítulo  cortito, pero bien romantico.  Aprovechando  que estamos   casi por  el 14 de  febrero.  Espero  que les guste.

Capítulo  20


Sebastián  tardó  un minuto  en reaccionar  , para  luego  seguir  a  Amelia.  Casi  se  tropieza  y  se  cae.  Cerró los  ojos  para  no ver  la  caída ,  pero no  resbaló . Alguien lo sostuvo,  supo que  se trataba  de  Amelia por  su  aroma  limón  y chocolate.
—Pensé,  que  te  marchaste.
—No  pude, dejarte  caer. Soy  tan tonta, quiero alejarme  de  ti.  Debo hacerlo y no puedo.
Sebastián  con   su dedo índice   recogió  una lágrima  de  Amelia.
—  No  me  dejes,  Amelia Perdóname,  Amelia Siempre  te pido, que confíes  en mí  y  yo  no lo hago.  Tengo  tanto  miedo  a  depender    de alguien  a  que  a descubran   que  no soy  tan fuerte   o bueno  y  se alejen  de mí.  
Amelia  lo   abrazó  sin  decir  nada, minutos  después   empezó  a llover.  Ambos  seguían parados  en medio de la lluvia como  si esperaran  una  señal.


Ramoncito    estaba  conduciendo su viejo  carro  de color tomate  a su  casa  cuando  observó  a Amelia  y  su pareja      parados   en medio  de la lluvia.  Estacionó su  automóvil en frente  de ellos y  y les preguntó —. ¿Los llevo?
Amelia   asintió  y  ambos  fueron   al departamento  de la muchacha. Ramoncito  los miró  de reojo mientras  sorteaba  el tráfico .  La pareja  estaba  callada abrazándose   como si  el rato que  lo hicieran    la magia  se perdería. Ramoncito se  sentía incómodo  y no  paraba de  hablar  aunque nadie  parecía  escucharlo.   Suspiro  de  alegría    cuando  por  fin  llegaron  a  su  destino .
Amelia  ayudó  a  entrar  a  Sebastián   a su casa.  Ana  oyó  la puerta   y  se acercó   a  saludarlos para luego   dejarles  hablar  en  privado. Por  la  expresión   del  rostro  de  Amelia   y  la  cara   de pocos amigos  de  su pareja,  lo necesitaban  mucho. Aunque  tenía  ganas  de oírlos y  saber el motivo de la pena   de su hermana y   de  las lesiones  de  Sebastián   no lo hizo.  Cerró la puerta de su  cuarto y  se puso a  oír música.


 Amelia  y  Sebastián  se quedaron  a  oscuras  sin  decir  ni una  palabra.  Sentados  juntos , pero sin tocarse.  Ambos  sintieron  que  estaban   a   un  montón  de millas  de  distancia y  que  lo  que  hablaran esa  tarde   podía  destruir  o  afianzar  su  relación.     Sebastián  estaba   nervioso   y  con miedo  ; las palabras  se  negaban  a  salir  de  su boca.
Amelia    miró  al techo  y  se  aclaró la  garganta  uno  de  los  dos  debía  hablar.  Ella  se  estremeció al  sentir      el  codo  de   Sebastián  sobre  su pierna.  Recordó  la  forma  en  que  hace  unos  días   él  le  acarició  y  la amo.  Ahora  todo parecía  un sueño. Sebastián  miró  aquellos  ojos  negros   que   le  devolvieron   la  esperanza.  Con una  voz   temblorosa que apenas  reconocía  hablo  grabando  el  rostro  Amelia   en su  alma a  pesar  de la penumbra
—Amelia,  ¿qué  vamos a hacer?  No quiero perderte,  pero  me  es  difícil  hablar  sobre  mí.  Enséñame  a  abrir  mi corazón, por   favor  ilumina  mi corazón.
Amelia   tocó  su mano  y luego lo besó  .  Fue  una  caricia  cargada  de emoción  y  pasión.  Cuando  Sebastián   se  separó   de  Amelia    se  sentía  más  seguro.
—¿Quieres   que  te  cuente   lo que me ha pasado  estos  días?
Amelia  asintió.

 —El accidente,  en  el que me   atropellaron  fue   porque estaba  muy borracho.
—Pero, a ti  no  te gusta   beber mucho.
— A veces bebes  para  olvidar   el  dolor.  
Amelia    lo  miró    casi  sin poder  respirar sin  atreverse  a  preguntar     lo que   deseaba con  toda  su  alma. Sebastián  leyó sus pensamientos  porque le preguntó — ¿ Deseas   saber  que  lo causó? Amelia  asintió, sintiéndose algo nerviosa y  con   miedo  al  ver   los ojos  de  Sebastián  tan apagados  y  ausentes.  
—Una  vez  me  contaste  que  si  vieras a  tu padre  en la  calle no lo reconocerías.  En eso  somos  muy diferentes, por  lo  general  yo  tengo pesadillas  con  el mío.   
Amelia  no  dijo nada  solo  lo miró  sabiendo lo duro que era para  Sebastián hablar. Él  continuó  su  relato con  voz  apagada  
—Fui  una  decepción  para  mi  padre  desde  que   concibieron.  Mi madre  estuvo a punto  de  morir    por  mi culpa  desde  los  primeros  días  de su embarazo.  Mi padre  que  siempre  se  había dado  de  ferviente católico deseaba  que mi  madre  aborte.  Pero,  ella no lo hizo,  casi  mi madre  y yo no sobrevivimos.  
Lo  único  que  César  Contreras  ama es a mi madre y  el dinero .  Al  principio  apenas  le  importaba  yo  era  un  niño enfermizo  que sobrevivió a  todo pronóstico.   Cuando    puso  atención  en   mí, yo  ya  era un caso perdido.  Un niño   débil,  demasiado  sensible  y al  que  le  gustaba pintar.  Mi padre  quiso  sacarme  a  golpes  el deseo  de pintar,  ya que pensaba  que era un hábito de maricas. Me  fugué  a los  16  y pensé  en  no  verlo  jamás.  Hasta  hace  unos  días  creí  que lo había superado,  pero  no  fue  así.  
—¿Qué  desea?
— Mi madre,  está  enferma y  me  ofreció dinero  por   ir  a  verla.
—Es  un bastardo, perdona  es  tu papá.
Sebastián  se dio cuenta de que  ella lo miraba   con amor  sin lástima  aversión.  Supo  que la amaba más a cada   segundo que pasaba  junto a  ella.
—Tienes  razón.
Él  tocó  su    barbilla .
—Amelia...
— No tienes  que decir nada, iremos poco a poco. La confianza  es algo  que  se   da sin  darse  cuenta  como  el amor.
Sebastián    besó  a  Amelia  agradeciendo  tenerla   a su lado.

Espero que les haya  gustado el capítulo y  les  deseo  un  genial  finde semana.  Y  un hermoso  día  de  San  valentin




15 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Si hay un momento más íntimo que el del sexo, ese es el momento de abrir el corazón a otra persona; de la confidencia, de la confianza en el otro. Creo que esto une mucho más que el sexo, aunque todo en conjunto, complemente al amor. Sebastián ha dado un gran paso, dado su carácter reservado. En una cosa está equivocado: puede que el bastardo de su padre ame el dinero, eso no lo pongo en duda. De lo que estoy segura es que a su madre no la quiere nada, o es un amor tan mal entendido que no puede llamarse amor.
Dulce capi para San Valentín.
Un beso y buennnn finde.

Violeta dijo...

Hola guapa!
Genial como siempre. Que tengas un lindo fin de semana. Cuídate mi niña. Besotes

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que momento más bonito cuando le cuenta todo lo que ha pasado. Me ha gustado mucho y espero que entre ellos todo vaya genial. No nos hagas sufrir más!! jajaja.
Besos!

Mela dijo...

Hola, JP... Me ha encantado este capítulo para San Valentín... y creo que a él también le habrá gustado ;-)
Imaginaba que Sebastián y Amelia se reconciliarían porque el amor que les une parece que sea el verdadero
He disfrutado mucho de la escena con ellos, y la lluvia... muy romántico
Ella se estremece solo con sentir el codo de Sebastián sobre su pierna... sí, solo con un roce basta para estremecerte cuando el amor está ahí
Sebastián le ha pedido a Amelia "Ilumina mi corazón"... y la novela se titula así... creo que ya tengo muy claro el título de esta genial novela
Gracias por este estupendo capítulo... disfruta del finde
Besos

JUAN FUENTES dijo...

Tu eres uba profesional en las letras,pero en las fotografias solo llego a una coma

Lourdes dijo...

¡Hola1 Aquí otra vez con el placer de leerte. Había una razón después de todo aunque no la justifique. Pienso que los dos se aman y que es importante para salvar escollos. Una pareja se arma de varios ingredientes y a veces el tiempo ayuda. Es una linda pareja la de Sebastian y Amelia. Gracias amiga, me ha encantado y deseo que pases un lindo dia de San Valentin

Fantasía Y Realidad dijo...

Hola Citu,de nuevo de vuelta niña a ver lo que duro esta vez.
No he podio leer este capitulo hoy pero lo haré mañana con más tiempo.
Muchos besos preciosa y cuídate mucho:)

Genesis Garcia dijo...

Ufff que capitulazo!!
Lo comparto :D

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Hoy necesitaba un capítulo tan lindo. Que lindos Sebastían y Amelia! Ahora de vuelta a sufrir hasta dentro de una semana, no soporto al padre de Sebastían. Muchas Gracias,por ser constante! Un besote guapa!

Laura dijo...

Un capitulo que Sebastian le dijo Amelia un poco de su vida pasada, no me rindió el capitulo por corto jaja, pero estuvo bueno, gracias y que pasas un buen fin de semana!!

Mirian Cartagena dijo...

Que tengas un feliz día del amor. Me agradó la reconciliación de la pareja, lo bueno fue que le contó a Amelia lo del accidente. Parece que Sebastian debe olvidar un poco su pasado y disfrutar de sus talentos artísticos.
Cariñosssss.

CRISTINA dijo...

Hola Citu, hacen una hermosa pareja la de Sebastian y Amelia, es un capitulo muy bello. Feliz día del amor.
Besitos.

María Pilar dijo...

Hola Citu, momentazo el de tu capítulo bien traído por la festividad que se celebra. Besos

Yessy kan dijo...

¡Wow! Que romántico capitulo, me gusto ese aroma a limón y chocolate.
Cuanto me alegra saber que Sebastián y Amelia se reconciliaron. Buen detalle, poco a poco ir abriendo el corazón para que, de paso a la absoluta confianza. Fue sorprende la historia de Sebastián, ahora comprendo porque no lo puede ver ni en el café.
Un retrasado feliz de San Valentín, te envió también un abrazo.

Maite dijo...

Hola Citu,me he pasado por tu blog para conocerlo,estás hecha toda una escritora muy dulce el capítulo .Quería comentarte si ibas a participar en el reto propuesto en el Rincón de mis amigas pues no estaba claro.
Soy Maite del Rincón de la imaginación y la que ha propuesto este mes el paso a paso.
Un abrazo

Related Posts with Thumbnails