Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 24 de marzo de 2017

Ilumina mi corazón. Capítulo 42 ( segunda parte)

Hola  ¿cómo están  .  Hoy  es traigo un capítulo emocionante.  Amelia  sigue  huyendo ,  esperemos que  le  vaya bien.  Les dejo este  fragmento .
Capítulo  42


Sebastián   abrazó  a  Amelia mientras ella se quedaba   dormida.  Él  estaba  intranquilo  por   el viaje a  Londres.  Mil  cosas    podían  salir  mal. A pesar de que participaba  en   el  viaje  no estaba  deacuerdo en hacer pasar  por  muerta a  Amelia.  Sin embargo, por  el momento  no  había otra  salida.
Amelia     se  movió para acomodarse  mejor y él  la besó  en la  frente  .  Mientras ella le susurraba    — Duerme.
Sebastián cerró los  ojos intentándolo,    pero  el miedo  a  perderla estaba latente.  Aún  podía  ver  a  Úvatar    secuestrándola  o cuando  casi  muere  en sus manos. Se  prometió que  no  iba  a dejar que  nada le  pase   aunque  le   cueste  la vida.
Sin darse  cuenta  se  quedó  dormido debido  a la presión  de los últimos  días.  A  la mañana  siguiente    un  golpe  en la puerta despertó tanto a  Amelia  como a  Sebastián que  casi se  cae de la  cama y estuvo a punto  de  gritar  al mirar  su  reloj.
— Bajen a  desayunar,   pronto el bus se dirigirá  hacia  Invers.
— Ya  bajamos.
Amelia  ya estaba  en  el aseándose,  mientras  él  bostezaba  y  sacaba   la  ropa  que   iban a usar.   Sebastián y Amelia  se  vistieron  y disfrazaron  rápidamente  aunque  tardaron  varios minutos más  de lo previsto. Hasta  fue a  buscarlos   la entrometida  Sissel  que  casi los descubre   maquillándose. Amelia    la  sacó  a  empujones   mientras  Sebastián terminaba  de colocarse   su falso  rostro.
Vestidos    y simulando  ser  los  Ericson  fueron   al desayunar. Amelia  se sentía nerviosa   y  algo enferma por  la mañana. Por  lo que  casi no  desayuno.  Apenas  podía  caminar  y  tenía  una mañana  dura  por  enfrentar y  Sissel   no ayudaba  para nada.
Ni  bien  tomaron  el desayuno   salieron  corriendo al autobús  para llegar  al aeropuerto. Amelia  sintió que la  cabeza  le  iba a estallar.  Sebastián le  advirtió que  había mecanismos mágicos  en los  aeropuertos para   evitar   que algún mago   emigre ilegalmente.    Ella se imaginó  que  cuando fuera abordar  el  avión  iban a terminar   explotando  la  cabeza  como   Arnold Schwarzenegger en  la película Total  Recall. Se estremeció al imaginarlo  y   no  amortiguaba  su dolor   los  continuos  quejidos  de  Sissel.  Sobre     lo injusto que era    que ella  no  fuera  Inglaterra  y que  los  Erison   lo hagan.  Sissel repetía que una y otra  vez le negaron  su  participación en el sorteo.


Por  suerte  la  guía  terminó  con la pataleta   a mitad  del camino.
—Sra  Hansen  como todos  en  tour   se  le dio un cuestionario ,  el cual  casi no lleno.  Cuando le  pregunté si necesitaba  ayuda me  dijo  que   odia leer cualquier  tipo de novela  en especial  las  de  Jane  Austen y  no deseaba   ir  a  un país tan aburrido.
—  Ya me  acuerdo , cierto leer  no trae nada  bueno.  Es  un incordio.
— En este  caso  — dijo sonriendo  la    guía  —  El conocimiento sobre las novelas  de  Austen  permitió  a  los  Ericson  ir  gratis en el tour.
Sissel  hizo una mueca.  La  guía siguió hablando encanta  de poner   a la señora  Hansen  en su lugar después  de  soportar  varios  días  sus  quejas. Sabiendo lo tacaña  que era.  Hasta   las  propinas    que  dejaron  los otros  turistas  en los hoteles las  hurtó cuando  no la miraba nadie.   Dudaba  que  deseara  viajar  a  Inglaterra  si le costaba  un  centavo .
—  Sin embargo,   tour  de  Jane  Austen   tiene  cupos  si lo desea  puede  ir  con los  Ericson.
Sissel  se puso pálida  y  luego verde.  Amelia pensó que  iba a vomitar.
— No,  gracias  No  gastó  mi dinero  en tonterías.   Si fuera  un destino interesante  como Mónaco y  sus  casinos. Pero, ir  a  ver  casas  viejas ya lo hice en este  horrible  viaje. Que  mis nietos  me  regalaron en lugar  de mandarme  a un país  con clase.
Sissel  se   fue  insultado  a  Escocia  el  resto del  camino.   Amelia    apenas le  tomó en cuenta.  Se quedó mirando el paisaje  y deseando conocer más  de esa  bella  tierra.
Sebastián  presintiendo sus pensamientos  tocó  su  mano izquierda  y la estrecho .
— Un día  volveremos  y pasearemos   por aquí.
—Aveces, siento  que  nunca nos libraremos  de Úvatar y   Billy  o seres  similares.
—  Siempre  tendremos , enemigos.   Mientras  estemos unidos   saldremos victoriosos.
Sebastián le dio  una argolla  — Ten  elimina     cualquier señal mágica .  Blake  me  recomendó  que  te  la  pongas    un media  hora antes  de     que abordemos.
Amelia  lo hizo llegaron al aeropuerto   Invers  y pasaron   la aduana  sin problemas.   Luego  tomaron el avión  a  Londres  con los demás miembros  del tour  a  Londres.
Sebastián  hizo  bajar  a Amelia lo más  rápido posible   ,  ni siquiera le dio  tiempo a  Sissel  de  seguirlos.  En el aeropuerto de  Londres  la arrastró al  baño  de  caballeros   en las que  un  hombre mayor,   calvo  flaco y con lentes   estaba  apoyado.
—Ya  era  hora  los  verdaderos  Ericsson      están  en el aeropuerto.
—El  vuelo se atrasó unos  15  minutos.
Amelia   sorprendida  preguntó —  ¿Helmunt ?
Helmunt   hizo una reverencia. Sebastián metió a  Amelia  al baño.
— Cámbiate  deprisa  le  dio una pequeña maleta  y  una  fotografía  de  un anciano  que le recordaba a Sean Connery .
Amelia    se apoyó  en  la pared.  Estaba cansada  y sin aliento. Respiró profundo    solo  debía      seguir  con la pantomima  un  poco  más.   Sebastián  golpeó la puerta del  baño.  Al no recibir   contestación la abrió.  
— ¿Está  bien?
— Solo algo cansada. Ya se me pasará,  es  el viaje y los nervios.
—  ¿Te ayudo?
Amelia  sonrió — bueno,  el disfraz  te  sienta  bien.
Sebastián  estaba  disfrazado  de un hombre  calvo   más pequeño   y  gordo  que Helmunt  a   Amelia  le  recordó   a  Dany  de Vito.
Luego de  unos  15  minutos     el trío  de ancianos  calvos   salió  del aeropuerto  sin ser  detectado por los hombres  del ministerio de hechicería . Tomaron un taxi     y  fueron    a  High  Park.   Luego que los  dejaron   allí.  esperaron unos minutos  hasta que  un   automóvil  viejo  de  color  verde los  recogió.     En ella  había  dos ancianos  más  también  calvos los  esperaban.
—  ¿Cómo les  fue?
—  Sin novedades, salvo   una  turista entrometida.
Amelia  se sentó  junto a   Sebastián tenía   algo de  sueño  y ya no soportaba más  el dolor. Sin embargo, fingió para  no preocupar   a  ninguno de sus amigos.
—  Pronto llegaremos  a  casa de  Agatha.
Amelia  un poco confundida  miró  al hombre  calvo que le  sonreía  y le  recordaba  a  Bruce  Willis  más  gordo y  feo.
— ¿Por qué estamos  todos   calvos?
—  Vamos   a un edificio  de apartamentos  de  humanos que no tienen  poderes. Agatha  vive  allí  desde  hace  años.
Blake  que estaba  junto a   su hermano    puso los ojos  en  blanco. Mientras  Helmunt   se rascaba  la nariz y  comentaba — Ve  al grano  Lassie.
Sinclair  suspiró —. Como  te decía, tenemos  miedo  que desde  el ministerio  nos esté  vigilando,  así que  vamos  disfrazados.
— ¿Sigo sin entender  porque nos disfrazamos de hombres   mayores  y  calvos?
Blake contestó antes que su hermano  — Uno  de los vecinos  de  Agatha,  tiene  un club  de juego ilegal  en donde  todos los miembros deben ser  calvos  y mayores  de  60  años.  Se  reúnen   los lunes ,  miércoles  y viernes.  
Transitaron por  varias  calles   antes  de  llegar  a su destino. Cuando  por  fin llegaron  Amelia  miró alrededor   sintió que alguien le  observaba.  Sebastián   le ayudó   a   salir  del automóvil.
—¿Está  bien?
—  Solo  sentí  que alguien me observaba.
Blake  miró    hacia  un árbol.
—  Son los  guardias  de  Billy—. Señaló  a un cuervo —    ves  ese  pájaro.  Están disfrazados,  pero cualquiera  con poder mágico los  siente.
Sebastián golpeó  cariñosamente al hombro  de  Amelia —  Tranquila,  no dejaremos que  te pase  nada.
—Gracias.
Tocaron el timbre  Amelia miraba  hacia  el piso   temiendo  que  en cualquier  momento  los  intercepten    alguien.  Pasaron  unos minutos  antes, que la puerta  se  abra.   El  conserje  les  miró aburrido  y  les  dijo con desazón  — Buenos  días.
— Buenos  días — respondieron  en coro.  Luego se dirigieron al  ascensor.  A Amelia  le  gusto   el   edificio  era antiguo  y tenía  clase. Se sintió  como si estuviera en una película  vieja.  Se  subieron a  un ascensor  antiguo  y subieron    3   pisos  luego  Agatha  y  un hombre con el mismo  aspecto a  ella subieron.
—  Hola,  Amelia,  en el próximo piso   nos  bajamos  las dos.

Amelia    asintió a  una  mujer   de  cabello negro y  tez  bronceada muy  hermosa  a la que apenas  conocía.   Amelia  abrazó  a  Sebastián  para despedirse sintiendo  un nudo en el estomago. 
—  Gracias, por su ayuda.
Helmunt  contestó  — Siempre estaremos para  ti  preciosa.  Ahora  ve  a descansar.
Amelia salió con  Agatha  y  fueron  lo más  rápido posible   al apartamento  de  la  hechicera.
—  Por  fin llegamos.
Agatha    ayudó a  entrar  a  Amelia  que    ya no pudo  fingir más  y  se sentó agotada  en un gran sillón de color  negro  que  adornaba  la hermosa    sala  de  Agatha.  La  hechicera  se acercó preocupada  —  ¿Estás bien?
—  Solo cansada.
—  ¿Quieres algo beber?
—  Un poco  de agua.
Agatha  fue  a la  cocina.  Amelia  observó   el   apartamento  de  la hechicera   era  más  grande  de lo que  ella  creía  con muebles    antiguos    de  madera  que le daban  un toque sotisficado.
La hechicera  entró  a la sala  con una  bandeja y un  vaso de  agua.  Cuando  oyeron    un  golpe  a la puerta.
—Escóndete.
Amelia    fue  a  la cocina  mientras   Agatha    abre la puerta.  Para  su sorpresa   era  Billy  el sangriento.  
Agatha estaba  aterrada,  pero intentó no mostrar  su miedo. Entre abrió  la  puerta  , esperando  que  Billy  no  se le  ocurriera  entrar. Intentó tranquilizarse  pensando que  si supiera   que estaba  Amelia  hubiera  interrumpido a la fuerza  y no tocando la puerta.  Miró  el  rostro avinagrado del  jefe  de seguridad  del ministerio.  Sus   fríos  ojos  azules  solo  mostraban desprecio  por  la  hechicera.
—¿Qué deseas  Billy?
Billy    en lugar  de  decir  algo   apretó  el cuello de  Agatha — Para  ti,  zorra .  Soy  el  señor  Gurt.
Espero  a  que  Agatha  casi se desmaye  para soltarla  .  Ella  casi se  desplomó  en la puerta.  Con  dificultad    volvió a preguntar   —¿Qué deseas  Billy?
Billy  furioso   tomó a la  hechicera por  el cuello y  lo apretó hasta que se pusiera morada.
— Si   me  faltas al  respecto    marcaré  tu lindo  rostro.
Agatha tembló mientras  caía    al piso  sin fuerza.  Tragándose  su orgullo y con miedo que  Billy   entre  al apartamento  dijo  — ¿Qué  desea?  ¿Quiere  pasar a la casa?
Agatha  se  encontraba  en  el suelo.  Las lágrimas  rodaban por  su  rostro mientras   miraba al piso  para  no atacar  a  su siniestra  visita.  Billy   tomó el  cabello  de  Agatha a  la  fuerza  y le  forzó  a mirarlo.
—  Eso  está mejor,   puta.
Sonrió  al ver  el miedo en sus  ojos.
—  Si no me diera asco   respirar el mismo  aire que  tú.  Entrará,  deberías pedir  disculpas  por  ser  una  basura.
Amelia miraba la escena  con asco  estaba  a punto de  defender   a  Agatha  se  acercó      a la sala. La  hechicera  pudo  oír  los pasos   de  Amelia.  Con miedo de  que  le descubran  con la fugitiva  hizo  un  hechizo  para  que  Amelia   no  pudiera moverse y  en voz  baja    dijo  —. Perdón.

Billy  agarró  su  cabello  más fuerte.   —  Dilo más  alto.
—Perdón.
Billy se rio  —.  Me alegra  que  sepas  tu lugar.   Mis  hombres  aseguran  que  el  curador  Firond  Amandil  , te tiene  miedo.  Deseo que lo presiones  para que me deje  ver  a  Amelia  a  solas.
Amelia  intentó  caminar   sin  conseguirlo, solo podía    ser  espectadora  del abuso al que sometía  a su amiga.  Se  prometió  algún  día   terminar  con el reinado   de  hombres  como  Billy y   Úvatar.
Billy jaló  nuevamente  el pelo de la hechicera.  Por  si no fuera  poco  estrelló la  cara de  Agatha  contra la puerta.    —¿Entendiste?
Agatha   con dolor  y  la  con  sangre en la  nariz    bañando su  rostro contestó  —  Sí, señor.
—  Espero   ver  Amelia   lo más  pronto posible  si no  te   volveré a visitar  y no  seré  educado.
Agatha pensó  que  eso   sería  todo,  pero el siniestro visitante  seguía   en la puerta.  Sus  ojos  cambiaron a un  color  rojo  su  rostro  se  contrajo  marcando  sus    huesos  y una  especie  pústulas      sangrantes    salieron  de  su  piel.  Agatha  tembló  había  oído  sobre la  forma   que  Billy se alimentaba  de  hechiceros  y  cambia formas  pero nunca   se  le ocurrió  que  fuera   así  de  macabra  y asquerosa.
Las  manos   de  Billy  se  convirtieron  en  garras   y  cuando  abrió las palmas  una  especie    de  boca  con   varios dientes   asomó.  El   empleado del ministerio  tomó  el  cuello  de  Agatha y  absorbió  parte  de  su  vida  y de su magia.
—   Si  avisas a  alguien  de mi visita  tomaré  tu vida  y tu poder — . Luego de   decir  eso  se marchó evitando  el ascensor para  no toparse  con  unos  ancianos desagradables.

Agatha  se  desmayó  en  la puerta.  Amelia  por fin  pudo moverse  y  fue  ayudar  a  su  amiga.  Sin mucha  fuerza arrastró  a  Agatha    a la  sala.  La  colocó  sobre una  alfombra  mullida  de  color  crema.  Luego  fue   a la  cocina  por  un trapo  para  limpiar  su  rostro  ensangrentado  y  las marcas  de  sangre    que  había  en su  cuello.
Fue   cuando  oyó  un ruido   del  dormitorio  de  Agatha  dejó los  trapos  en el mesón  de la  cocina  y   tomó  una sartén    para  atacar   al intruso  temiendo que  sea  Billy.
Se  sorprendió  al  ver  a  Sebastián ,  junto  con  Blake  y  Sinclair en la habitación.  Los  cuatro  hablaron al mismo  tiempo.
— ¿Están  bien?
— ¿ Cómo llegaron  aquí?
Sebastián  se acercó  a Amelia  y  ella  casi le  da  un golpe  con  la sartén. El  vampiro   abrazó  a  su novia.  Mientras  ella  lloraba.
—  ¿Estás  bien?
—   Si, pero Agatha está  herida. Billy   la  golpeó  e  hizo  algo  asqueroso ,   creo que  tomó su poder.
Sinclair   fue  corriendo a  la  sala  y  encontró a  Agatha  en  el piso    con ternura   la  depositó  en un  sillón  .  Mientras  maldecía  en voz  baja. Blake  temió  que  su hermano  salga  disparado  a  matar  a  Billy .  Casi   no pudieron contenerlo  cuando lo vieron  ir  al apartamento  de  Agatha.   Fue   idea  de  Helmunt  utilizar  el pasaje  mágico que tenían   en   la  casa  de  Luke. A  diferencia  de   puertas  mágicas.  Los pasajes  elficos  eran una magia  antigua   y prohibida.   Ningún  hechicero  sabía hacerla   bien y  pocos elfos   se  aventuran.  Lo  bueno   es  que  era  indetectable  para  las sondas del ministerio.  Por  lo  que podían  visitar a  Amelia  sin   que   Mercarder  o  Billy  lo supieran.
El  pasaje  elfico  que  Luke   poseía  era muy   viejo.  Fue utilizado luego de  cientos  de  años inactividad  para poder  ir  a  visitar  a  Amelia  sin  problemas.
Blake  dejó de meditar   cuando  oyó a  Amelia  y  Sebastián  salir  del dormitorio. Fue  con ellos  a la  sala  donde  su hermano   limpiaba  el rostro de  Agatha  con   las  compresas   que  Amelia     dejó en el mesón de la  cocina.
— Voy  a  matar    Billy  con  mis propias  manos.
Antes que  Blake  dijera algo  Agatha  despertó.
—  Ni se  te ocurra,  Sinclair.
—Ese  cerdo,  debe pagar lo que te hizo.
Agatha  sonrió   — Lo hará.   Hay una  cámara  filmando    mi entrada.  La puse  cuando  me  atacaron  Mercader  y su perro  rabioso.  Voy a  llevar   su ataque  al  consejo.
Sinclair   aun  abrazando a Agatha  dijo —.  Eso ,  es  tonto.  Él volverá  atacarte.
—Curtis  Rosenberg miembro  del consejo de  hechiceros  está  investigando casos de  corrupción  contra Mercader. Él me ayudará,  si  le muestro  la  grabación.
— Los políticos siempre son corruptos.
Luke,  Khalid  y  Helmunt  se aparecieron   en la  casa de  Agatha.
Todos los que se encontraban   en el departamento  dijeron al uniso  — Bienvenidos.
Khalid  que estaba  fastidiado de  hacer  de transporte  solo saludó  con la mano. Mientras que  Luke  fue  a  mirar a la  herida.
Agatha se quiso parar, pero  su  amigo  no le dejó.  —  Esto parece una  fiesta.  ¿alguien quiere  té?
—No te pares.  Blake  puede ir a hacerlo.
Blake  hizo una mueca  —. ¿Por qué tengo que  ir  a preparar  el  té?
—Hazlo.


— No es necesario. — Dijo Khalid, nosotros nos vamos enseguida. — ¿Qué te pasó Agatha? — Billy me atacó para que convenza a Firond de dejarlo solo con Amelia. Amelia que había estado en un rincón se acercó , para preguntar — ¿ Por qué no lo dejas? — Ella tiene razón — dijo Sinclair. —A Mercader le dará conmoción si estalla el castillo por culpa de Billy . Ahora los cambia formas somos héroes en especial Amelia. Será un golpe a su campaña electoral y además así no podría culparnos de la supuesta muerte Amelia. Luego de varios minutos se trazó un esbozo para engañar a Billy. Sin embargo, la reunión se canceló cuando llegó Naltucien. Y ordenó dejar a Amelia y Agatha bajo su cuidado.



Espero que les  haya  gustado el  capítulo  y   pronto  sabrán que  va a pasar  con  Amelia.  Tengan un buen  fin de semana  




8 comentarios:

Laura dijo...

Uy si ya quiero saber que sucede con Amelia!...gracias por el capitulo!

Mela dijo...

Hola, JP... A Sebastián no le gusta el plan de que Amelia se haga pasar por muerta, y lo entiendo
Sissel insultando a Escocia... pues a mí me parece el lugar más bello del mundo
Lo que más me ha impresionado de este capítulo es como ha maltratado Billy a Agatha
Por un momento pensé que iba a descubrir a Amelia, menos mal que no ha sido así... y Amelia sigue demostrando su fuerza y valentía... hubiera ayudado a Agatha si Agatha no la llega a inmovilizar
Me parece lógico que Sinclar quiera acabar con Billy... realmente, Billy, es un canalla
Me ha gustado el capítulo, pero me has hecho sufrir bastante
Feliz finde
Besos

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Me ha encantado!! Como siempre, con ganas de seguir :)
Besos!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien.¡Vaya capítulo! Sin tiempo para respirar me encanta la idea de usar esos disfraces mágicos. Ahora intrigada con la llegada de Naltucien, que pasará con Amelia y Sebastian. La pobre Agatha lo que tiene que aguantar, espero que el tan Billy reciba su castigo. Un capítulo muy interesante que hace que quiera que pasen los días volando. Te leo en siete días. Un besote!

Nena Kosta dijo...

Billy es tan ruín que parece multiplicarse, estoy deseando que reciba su merecido, ¡qué forma de maltratar a Agatha! y sus manos... ¡qué asco! Por suerte no ha descubierto a Amelia o el plan de hacerla pasar por muerta ya no tendría lugar. Sissel es una malencarada, pero no puedo evitar que me haga gracia leer sus salidas de tono, aunque no estoy de acuerdo con su opinión sobre Escocia, un lugar, junto con Irlanda, que me encantaría conocer. Buen capítulo.
Besos

JUAN FUENTES dijo...

Tu mente siempre siempre esta emn ebullición

Un fuerte abrazo

Mientras Leo dijo...

Me encanta Amelia, es un personaje que sigue creciendo en cada capítulo!
Besos

Yessy kan dijo...

Qué travesía emocionante, aunque sea peligrosa. Que fastidiosa la tal Sissi, eh? Que hilarante eso de que en los aeropuertos cuiden de que no entren magos inmigrantes, so funny, pero buen detalle para el argumento.
Me encanto ese club de los calvos.
!Pobre de Agatha! ojala Amelia pronto destruya a ese par de monstruos y todos sus súbditos.
Un beso y buena semana, cuidate.

Related Posts with Thumbnails