Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

jueves, 18 de marzo de 2010

Capitulo 6


Lucius

Una propuesta interesante


Sebastián se sorprendió cuando Ameli puso sus labios encima de los suyos. Todo su cuerpo se estremeció. Hubiera podido esperar una explosión, que caigan del cielo ranas y culebras pero nunca ella lo besara.

Se separo de ella. Ameli sintió miedo no era tan experta dando besos solo había tenido un enamorado, después de unos cuantos besos y demasiadas discusiones terminaron.

Lo miro a los ojos temblando, llena de incertidumbre. Sebastián también la miro.

Ambos en su mirada tenían dudas deseo y algo que nuevo que ninguno de los dos podía explicar, se miraron nuevamente estremeciéndose aunque no por la lluvia. Ninguno de los dos hablaba. Sebastián la miro tomo su barbilla y acerco sus labios a los de ella tímidamente al principio saboreándolos, estudiándolos, como si fueran una delicada flor. Luego si poder detenerse la beso con desesperación como un adicto, que encontró una droga muy especial.

Ameli no podía creerlo era diferente sensación a los besos aguados de su ex. Con Sebastián sentía que se quemaba, sus labios eran más ricos que el chocolate, le daban una emoción extraña que ni siquiera, bailar, o otro hombre habían logrado producir.

Así se debía sentir el cielo.

Bastian necesitaba más. No solo sus labios, necesitaba estar adentro suyo. Tímidamente con su lengua hizo abriera la boca Ameli lo hizo con reserva, pero luego se perdió en la sensación y dio tanto como tomo.

Querían reducir lo espacios. Se olvidaron, que estaban en media calle, que llovía. Lo único querían era estar lo mas cerca posible el uno de otro se abrazaban y besaban con ansias como si en el momento que dejaran de besarse el mundo acabaría.

Sebastián no sabía si pudiera evitar el deseo subirla encima del carro, desnudarla y penetrarla hasta que se quedara sin aliento.Cayó un rayo enfrente de ellos se detuvieron y oyeron una voz destemplada al lo lejos

-Dale tu cuerpo alegría macarena, dale a tu cuerpoooooo…..

Con pesar Sebastián se separo de ella. Fue como si le quitaran el aire, la esperanza y hasta la vida.

Ameli con frustración se topo los labios y le sonrió.

Él le dijo.

-Será mejor que me despida Ameli dame tu numero de teléfono por favor lo necesito. Se mordió la lengua para no hablar sin sentido y decirle que lo necesitaba más que a pintar que cualquier cosa que pudiera imaginar o desear en toda una vida.

Ella se lo dio y se besaron nuevamente.

Blas llego y ellos se separaron.

-¿Dónde estaban los busque en todas partes?

-Caminando

-En medio de este clima. Ay cada loco por lo menos me divertí mucho, me encanta bailar en especial estas canciones viejas.

Blas empezó a cantar, mientras bailaba.

-Dale a tu cuerpo alegría macarenaaaaaaaaa

Mientras Sebastián y Ameli se comían con lo ojos diciéndose todo lo que no podían. Luego de unos minutos él se despidió dándole la mano a Blas y con un pequeño beso en la mejilla cerca de los labios a Ameli

Camino unas cuadras cuando alguien grito su nombre. Ella lo seguía.

-No me puedo separar de ti. De…

Antes que dijese otra palabra se besaron con pasión. Unos minutos más tarde Blas tocaba como loco el pito de su automóvil

-Te extrañare, llámame. -Después de decir eso Ameli corrió donde su primo con mala cara la esperaba nunca había sido tan atrevida se rió de su osadía.

Sebastián miraba su celular con ganas de llamarla pero no lo hizo acariciaba el teléfono como si fuera ella a quien estuviera tocando, recordando el sabor de sus labios y lo bien que se sintió tenerla en sus brazos.


Mientras volvía a la fiesta para recoger su automóvil. Un empleado lo esperaba a fuera, su abuelo quería hablarle.

Vanesa estaba hecha una furia miraba por la ventana. Cuando entro Sebastián, no quiso rebajarse y hacer una escena. Todo estaba perdido con él, bebería buscar un viejo cincuentón, barrigón y con crisis de edad y buen gusto

Con cara de asco y el estomago revuelto tomo otra copa, para sacarse el mal sabor de boca.

Un hombre rubio y con bellos ojos azules pero con aroma desagradable se le acerco.

-Querida, Vanesa

-¿Como sabes mi nombre?

Lucius en vez de decirle algo. La empujo en contra la pared. Toco su cuello bajo su mano a sus senos los apretó con deseo.

-Eres hermosa, no deberías sufrir por ese bebe. Necesitas un hombre que dé, todo lo que deseas bella Vanesa.

Vanesa a pesar suyo gimió.

Lucius sonrió.

–Un premio por eso y puso en su cuello un collar de diamantes. ¿Deseas más que eso?.

-Déjame en paz.

-No quieres que te deje. Estas temblando de deseo, te conozco Vanesa soy como tú.
Tengo una propuesta que hacerte tendrás todo el poder y el dinero que desees.

-Aja, ¿A quien tengo que matar?

-A Ameli Bonelli.

-No estas hablando enserio grito Vanesa, tan fuerte que hizo que hizo voltear a todo el salón.

-¿Es una broma?

-No lo es. Sé que es tu deseo que esa mosquita muerta pague todo lo que te debe.

-Nunca lo haré.

-Te conozco Vanesa es cuestión de tiempo nada más. Ten

Le dio una piedra negra.

Ella lo rechazo, él abrió su mano con fuerza y se puso en la palma.

-Cuando decidas llamarme solo piensa en mí y aprieta.

Diciendo eso. Se fue. No sin antes besarla en la boca y presionar sus senos una ultima vez.

Vanesa fue a la puerta apenas podía respirar, iba votar la piedra al jardín pero no lo hizo.

*************

Al otro día.

Ameli se reunió con Eli en su puerta. Unos momentos después llegaba Sebastián Eli miro con envidia a su amiga.

Era la perfecta historia de amor con la que siempre soñaba. Saludo a Bastian de un beso en la mejilla y se disculpo dejándolos solo Aunque quisieron llevarla no quería ser mal tercio ellos necesitaban tiempo juntos

Estaba contenta por su amiga, pero tenía un hueco en el corazón. Tenía 20 años y nadie la había besado. Ni siquiera le gustaba algún chico. Nunca conocería el amor siempre estaría sola pensó en Pablo que solo la buscaba para hacer sus deberes o cuando necesitaba dinero.Daría lo fuera hasta vendería su alma al diablo, para que él se interesara en ella, para que la viera como una mujer aunque fuera una sola vez.

Un hombre de cabellos rubios y ojos azules se le acerco, tenía un extraño olor.

-Hola preciosa.

Eli miro ambos lados.

-Si, te hablo a ti Elizabeth Peña, puedo hacer tu sueño realidad .Solo tiene que hacer algo por mi.


-¿Qué? Lucius sonrió.

Más tarde Lucius fue a una tienda abarrotes a ver Blasco.

Felicitándose Era una idea genial hacer que uno de sus conocidos matara a Ameli mientras ellos distraían a los hombres de Andrei. Camino en busca de Blas era unos de los candidatos para matar Ameli.

Uno minutos después de que termino de hablar con Blas alguien apretó la piedra. Ya tenia al asesino Ameli con satisfacción fue en su busca.

2 comentarios:

P@ndor@ dijo...

como puedes dejarloooooo ahi, me imagino que es Vanesa la que llamo a Lucius porque no creo que sea Eli o si???? esta increíble espero que subas el siguiente cap muy pronto

Besos

PD: Me encanto la escena de Amor entre Bastian y Ameli

Ade dijo...

Eli es su amiga y por mucho que desee conseguir a Pablo, me niego a creer que ella acepte matarla, aunque... ¿quién nos asegura que fue esa la proposición que le hizo Lucius?

Que lindo ese primer beso de Amelí y Sebastian.
Me gustó que ella se soltase la melena y corriese a sus brazos cuando él se iba.

Lo de la canción fue un puntazo jajaja.

Related Posts with Thumbnails