Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 2 de marzo de 2012

El desierto de mi corazón. Capitulo 13

Bueno aquí tiene un nuevo capitulo y para Byron y cualquier otra persona que desee leer los capítulos viejos de esta historial, solo tiene que ir a la columna izquierda y ver un gadget en el que dice capítulos. Esta abajo de la portada, en este momento ya esta actualizado. Perdonen aveces soy distraída y se me olvida actualizarlo. Ahora les  un poco más de esta historia y les deseo un buen fin de semana 


 Capitulo 13 
Solo amigos 


Cuarto de Ana

 Una semana después. 

 Urian arreglaba el cuarto que sería de Ana pensando que era una locura que ella se mudara con él . Solo hace algunos días había comprado la propiedad por menos de lo que pensó. Ya había empezado transformarla en un lugar habitable nuevamente. En vez de ocuparse de la planta baja lo primero que hizo fue pintar y comprar nuevos muebles para la habitación de su empleada. Desde que supo que se mudaría, quería que estuviera lo más cómoda posible, hasta había dado el cuarto con mejor vista. Deposito una pequeña cama y un juguete para gatos. Iba ver si podía encontrar alguna flor para poner en la habitación, cuando llego Ana cargando una pequeña maleta en una mano y Harry en la otra. 

 ― Urian ― Grito. 

 Como nadie le hacia caso camino por la escalera, hasta que entró en una habitación color celeste.  

― ¿Qué haces aquí? Te dije que te iba a buscar dentro de dos horas. 

 ― No quería ser una molestia. Puedo coger un taxi no soy una inválida. Ademas, me... 

 Ana se quedo sin palabras mirando la habitación y dijo sorprendida.  Tu pieza es hermosa, amo este color. 

 ― Lo sé, pero no es mi habitación es la tuya. 

 ― ¿El mió? Pero no te debiste molestar. 

 ― Quiero que estés cómoda. 

 Ana soltó al gato y le dio un beso en la mejilla que estremeció a Urian. Él se recordó que solo eran amigos . Fue su decisión no importara cuanto la deseara, que con solo tocar su mano o percibir su aroma su miembro se pusiera duro . 

― No deberías hacerlo , no soy tan importante para que te tomaras tantas molestias. 

 Él tomó su rostro con sus manos, mientras decía con voz llena de pasión y cariño. 

 ― Silly, je importate. Als je wist dat je mijn blauwe hemel. (Tontita, eres importante. Si supieras que eres mi cielo azul.) 

 Ana se estremeció y se aproximó deseaba que la besara de nuevo. Pero, Urian solo la beso en la frente y la estrecho con cariño. El corazón de ella latía muy fuerte, sumergiéndose en su calor y cerrando los ojos para que ese momento durara el mayor tiempo posible. Dijo. 

 ― ¿Que me dijiste? 

 ― Algún día lo sabrás. 

 ― Debería aprender holandés. 

 El estómago de Ana sonó. ― Deberíamos ver que encuentro para desayunar. Odio esa la tienda de la esquina. Ana se separó de él con pesar y respondió. 

 ― Lo sé fue a buscar una caja que traía y se la dio. 

― Traje medias lunas y alfajores. Ya me puse a calentar café. 

 ― Eres un ángel ¿Qué haría sin ti? 

 Ana sonrió mientras pensaba enamórate de mí. Y luego casi se cae al piso por semejante idea. ¿Qué le estaba pasando? Minutos después alguien entraba en la habitación y gritaba. 

 ― No se coman todos los alfajores . 

 Urian como impulsado tomo uno para no darle a Diego. 

 ― ¿Qué hace él aquí? 

 ― Se ofreció ayudar. 

 Diego le sonrió mientras tomaba el último alfajor y decía . 

 ― La suerte es de los persistentes. 

 El día transcurrió limpiando y riendo Urian nunca se había sentido tan feliz cuando comenzaba algo siempre le costaba adaptarse, aunque desde que estaba con Ana su soledad había desaparecido. 

 Eran casi las dos de la mañana y como no tenía sueño como de costumbre fumo un cigarrillo y para ver si lograba cansarse fue a la planta baja a adecuar algo el restaurante.  Ana estaba durmiendo hasta que los ronquidos de Harry, la despertaron. Tomo algo de agua iba a continuar durmiendo cuando oyó unos rasguños. Con temor camino a la sala con una escoba como arma de defensa. Si la veía un ladrón más se asustaría por su facha que por la escoba pensó. No había nadie en el pasillo iba a subir cuando la voz de Urian, casi hace que se cayera de las escaleras. 

 ― ¿Qué haces levantada ¿ Te paso algo? 

 Ana intento peinarse y estaba decidiendo si se tiraba de las escaleras llevaba como pijama un gran camiseta de silvestre y piolín, como calzado utilizaba unas zapatillas de conejito rosa. Urian intento mirar a otro lado ella vistiendo tan sencilla le robaba el aliento, la deseaba tanto que le dolía en cada parte de su cuerpo. Se acercó como hipnotizado queriendo desnudarla lentamente y lamer cada parte de su cuerpo. En lugar de eso le toco la nariz dándole un pellizco y le volvió a preguntar. 

 ― ¿Qué paso? 

 ― Nada, solo oí un ruido y me desperté. 

 ― Era yo, así que ve a dormir. 

 ― Y ¿tu que vas hacer? 

 ― Trabajar un poco no tengo sueño. 

 ― Entonces, ¿te ayudo? 

 ― No, ve dormir. 

 ― No sin ti. 

 Urian se quedo mirando a Ana, mientras ella se ponía colorada y miraba al piso. 

 ― Estoy bien Ana, no duermo mucho ya estoy acostumbrado a dormir una o dos horas. 

 ― Ah. 

― Ana empezó a subir las escaleras. 

Urian suspiro y trato de quitarse el deseo ir con ella a la cama, desnudarla y enterarse profundamente en ella. 

Iba a raspar la pared nuevamente, cuando oyó bajar a Ana . 

 ― Pensé, que te ibas a dormir. 

 ― No puedo. 

 ―¿Por qué? 

 ― No puedo verte trabajar mientras yo duermo plácidamente. Si no puedes dormir ven conmigo a ver televisión y descansa un rato.

 ― Mmm. 

 ― Por favor.―Ella tomó la mano de Urian y lo llevo a su habitación que era único lugar que ya estaba acondicionado de toda la casa, lo obligo a sentarse en la cama y se pusieron a ver una capítulo repetido de la ley y el orden. 
 Ana termino acurrucada al la do de Urian mientras apenas oía lo que decían en la pantalla. Estaba muy nerviosa ya que él apagó la luz para ver si ella se dormía rápido y se escapaba de ese tormento. Se quedaron en silencio en ese momento, hasta que ella preguntó tratando de hacer conversación y distraer la sensación de deseo y miedo que llenaban todo su cuerpo. 

 ―¿Por qué tienes ese nombre tan raro? 

 ― Creo que es el nombre de mi padre o eso me contó mi abuela. La verdad solo supe que era griego y se llamaba así. 

 ― A mi me gusta. 

 ―Yo lo odio, siempre se burlaban de mí en el colegio me decía Urano y otras cosas. Además, mi nombre tiene el significado más tonto. 

 ― ¿Cuál? 

 ― Enviado del cielo. Para alguien que fue un error y su vida ha sido un desastre no hay nombre más equivocado. Ana se puso encima de Urian y lo golpeo

― No digas que eres un error, sin ti yo estaría perdida para mí en realidad eres un enviado del cielo. 

 Urian le abrazo y casi le beso en la boca tuvo que acordarse de que solo la deseaba de amigos, que no quería arriesgar lo que tenía. Se prometió que sería la última vez que veían así la televisión. El resto de la noche estuvieron contándose secretos en la oscuridad hasta que Ana se quedó dormida y Urian no pudo resistir verla su sueño. Se acomodó un momento para sentir su calor y el olor a manzana que irradiaba. Para luego quedarse dormido.



5 comentarios:

Anna Soler dijo...

Coladito por ella ¡me encanta!
Siempre logras sacarme una sonrisa y un suspiro.
Un super beso
P.D te envie un correo

mientrasleo dijo...

Precioso, como dice Anna... final de suspiro.
Algo pasará.
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupenda amiga.
Saludos.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Citu precioso capítulo, amiga, te quedó de sabor de manzana... morada, muy moradita... ja, ja... Bss...

Ariel dijo...

FELIZ NOCHE HERMOSA!!!
TE DEJO MUCHOS BESITOS!!!
QUE DESCANSES Y QUE TENGAS EL MEJOR DE LOS JUEVES!
MAS BESITOS...

Related Posts with Thumbnails