Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 1 de abril de 2016

Ilumina mi corazón . Capítulo 22 (Tercera parte)

Hola, ¿cómo están?  Hoy  verán un poco  de la relación de  Amelia  y Sebastián ninguno  sabe el peligro que se enfrenta.   También  veremos  si  Seirim  será  capaz  de  avisar  a sus  amigos.  Ademáa,  conocerán un poco más a  Vanora.

Capítulo 22






Veinte minutos  antes
Amelia por  fin salió de  la  clase.  Tenía  dolor  de  cabeza y   calor.  Lo único que  le animaba  era  que  tenía  una  cita  con  Sebastián.   Hablaron  muy poco  en la mañana y  su pareja parecía nerviosa.  Amelia estaba preocupada  por  la llamada  de  Sebastián  en la madrugada.  Él le contó que solo fue una pesadilla  ,  pero   ella pensaba  que  le ocultaba   algo.  Un   presentimiento  le  decía que  se trataba  del  demonio  de los  ojos  rojos.  Sebastián no era  el único  que  tenía  pesadillas sobre  que  algo malo iba a  pasar.  A  diferencia   de las primeras   en las  que   veía al demonio rojo torturando o  tentándola para  que   se  vaya  con  él.  Estos  sueños   parecían advertencias  en las  que  aparecían    su madre otras veces  de su abuela.   Ambas mujeres   siempre  repetían la misma  frase
— Las sombras  se alzaran.  No pierdas la luz  de tu corazón, escucha a Zahra .
Amelia  tembló al recordar, esa premonición. Sintió  que alguien le observaba  se había  quedado  en  un pasillo   oscuro.  La mayoría  de sus compañeros    se fueron dejando desolado el  oscuro pasillo. Ella  caminó  con miedo   a  mirar    por  el rabillo   del ojo. Un  frío en la espalda le indicaba  que el  demonio  de los ojos  rojos  estaba  cerca. Se  forzó  a  caminar .   Cuando  llegó  al patio  estaba   lleno  de estudiantes que iban a  sus diferentes  clases. Iba a bajar las  gradas , pero  alguien le tocó  el brazo  .
Amelia   dio  un grito, pensando  que  era  el  demonio de los ojos  rojos mas  solo  era  Mario.   Amelia  quiso  golpear   su  rostro    cínico que  sonreía  con suficiencia burlándose    por asustarla.


— Esa actitud,   demuestra  que tienes  mucho  estrés.  Capaz que necesitas una vida  sexual más  activa.
Verónica  una de sus amigas le   había advertido que le gustaba a  Mario, hasta  hace unos minutos  Amelia no  creía  eso. Sintió  un mal sabor  de boca. Mario le  caía   mal con  su actitud de  sabelotodo y  que siempre  estaba  adulando a los profesores.
— Hola, Mario.  No deberías  acechar a la  gente en los pasillos. Cualquiera pensará que eres  un pervertido.
— Te llamé  tres  veces, pero estabas  tan distraída  que no me oíste.
Amelia   bajó las  escaleras y miró  el hermoso  atardecer  anaranjado.  Nada  podría estar mal cuando  uno  observaba  ese  bello paisaje.  
— Estaba pensando  en    mi proyecto para la tesis.  Debo presentarlo  en  quince  días.
Mario  volvió a  sonreír y  se peinó con las manos   su frondosa   cabellera de  rizos  negros, como  si fuera  un  galán.
—Yo pensaba lo mismo.  Tal vez podríamos  hablar    del tema y otras  cosas  más  en una  cena esta noche.
Amelia  buscó a lo lejos  a Sebastián, esperaba que llegara  pronto.
— Estoy  ocupada, esta noche.  Lo más  probable   es que haga mi tesis  sola.
Mario no se amilanó, por  el rechazo  de la chica.
— Mírame, Amelia.
Ella  lo hizo — La soledad, no  es  buena  y menos  para una mujer  como tú.
Amelia  se alejó  un paso.
—  Estaba  hablando  ,  sobre  mi tesis.  Me gusta trabajar  sola,  además no tengo mucho  tiempo entre mi hermana  , la  pasantía  que   quiero  sacar  y  mi pareja.
Mario  hizo  una mueca —. ¿Aún sales  con  ese    mesero?
— Sí.
— Deberías  , pensar  mejor en tu futuro.  Es un  chico  atractivo,  pero  eso   se esfuma. La  educación  y la  seguridad financiera se anteponen.
Amelia  frunció el rostro.   Pensando   qué  diablos  le importaba   a  Mario con quien   estuviera y lo que hiciera.
—  Estoy  seriamente  comprometida con  Sebastián.
—¿ Sebastián?  
—  Mi pareja.
— El mesero.
— Si, ¿pensé que  salias  con Dolores?
Mario   la miró con fastidio —.  Un hombre de mi intelecto   no puede comprometerse  con una sola  mujer.
— Pensaba que  el  compromiso, era signo de  madurez.
— No, necesariamente. Disculpa,  tengo que   hablar  con el profesor    Terán,  además ahí viene   tu chico.

Amelia    corrió   para  recibir  a  Sebastián. Él la  besó  con pasión ,  y   caminaron  por  el patio   para  irse  en  la moto de  Sebastián.  Cuando llegaron  Amelia  miró  a Sebastián —. Pareces cansado — dijo  Amelia   tocando la  mejilla.
— Un poco, para ser  un día a  mitad  de la semana,  el restaurante estaba  lleno .  Lo malo es que me toca ,  volver  esta noche.
Amelia  lo abrazo — cambia  de turno. Sé que teníamos planes,  pero...
— No,  prefiero tener  el  sábado libre.  Será la primera  vez  que  celebre  tu cumpleaños  contigo, no  me  lo perdería por nada.
—  ¿Qué me vas a  dar  por mí cumple?
— Por  centésima  vez, no te lo diré.
Sebastián  besó  a  Amelia. para silenciar  sus  preguntas.
La hizo subir   a la moto.  
— Te tengo una sorpresa. Te invito a comer  en mi  sitio  favorito. 
Ninguno de  los  dos  sintió que  Úvatar  los seguía  y estaba a punto de arruinar   su  velada . 

París  Francia
10 minutos  más  tarde. 


Vanora  no  conciliaba  el sueño,  había momentos  en  los que  sentía  que alguien la espiaba escondido   en la  oscuridad.   Se acomodó  en su  cama    aliviada  de estar  en  su  casa. Lo único  bueno  de  que  se disolvió  a los  trece  guerreros  fue  que   pudieron  marcharse  a su hogar   .  Luke  y algunos otros   aún seguían  cuidando  a las  hermanas  Bolaños.  Ella   también      tenía  que  tomar turnos para  cuidar  a  las   chicas,   pero  pudo elegir  entre  quedarse  en Ecuador  o  ir   a  vivir en  su propio hogar.
Oyó  un ruido  raro.  Se  asustó  y   tomó  una  de  las  hachas  que  tenía  debajo de la cama  junto  a su espada. Debía  ser  su imaginación  se  acostó  eran  como  las  2  de la madrugada y le  saldrían ojeras.  Se preguntó ¿ a quién diablos le importarían?    Por  más que  se  cuidaba   y  la imagen  del  espejo  reflejaba   a una hermosa   y seductora mujer  de  cabellos  dorados .  Ella  se  sentía  fea  y torpe.  Aún  era detrás de su  fachada era  Bleu  como la  llamaba  su  padre.  La  princesa   senona, que era  una  gran  guerrera   fuerte  con el hacha y mortal  con la espada.   Todo  hombre  que la conocía la  temía , pero ninguno la  deseaba  por  lo hombruna y  desagradable que era.  Debía  ser  por la   fecha   ella  odiaba    celebrar  ese  día.   Casi siempre  se quedaba   en su  casa  llorando.   Odiaba   pensar  en Libio    aquel apuesto soldado romano  que   volteó  su mundo al revés  y la traicionó   hasta llevarla a la  muerte  a ella y  a su aldea.
 Vanora  cerró los  ojos  y lamentó   que  se acabó  su helado de  chocolate.  Oyó  de  nuevo  un ruido  y  sin titubear    tiro   su  hacha  a la pared   dejando  apresado   a quien le espiaba.
Seirim  aún estaba  mareado    por  el  viaje   el portal  estaba mal calibrado y  aún estaba  débil  por  el  veneno.  No espero que   Vanora  lo atacase  con un hacha.  Tampoco  verla  en  ese  estado.  La  princesa  de  plástico,   estaba   mal peinada, con la  cara hinchada, se encontraba   vestida  con  un pijama rosa de  Hello  Kitty  manchado en la  pechera   con helado  de  chocolate y  tenía una espada  en  su mano derecha y  un hacha  en la mano izquierda.
— Merde.  ( mierda) No  te  muevas, maldito pervertido.   O  te   corto la cabeza.
Seirim,  quiso vomitar ,  pero no lo hizo.  Respiró profundo intentando   dialogar  con  Vanora  y maldiciendo a  Adremelech por  haberlo mandado  a ese  lugar.
—Vanora,    cálmate.   Esto no es  lo que parece.
Vanora,  se acercó  con la espada  y   con   expresión  psicótica  en el rostro.
—¿Qu'est-ce que? (¿Qué  es? ) Tienes  5 minutos  antes    que   te  mate,  maldito  pervertido.
Seirim  solo puso los ojos  en  blanco.
—Vanora  se  razonable.
Vanora   acercó la punta  de la espada  al cuello de  Seirim — No oigo ,  ninguna  explicación.
Seirim   miró  su reloj  exasperado —Úvatar   va a atacar  en  menos  9 minutos. ¿Quieres perder  el tiempo?
Vanora  apretó la  espada — Dame  pruebas, diable maudit ( maldito  demonio).
—  Utiliza  tu piedra  e intenta    comunicarte  con alguien.
Vanora  sin dejar  de  vigilar  al  demonio tomó su piedra de poder  y esta no cambió.
—   Va a ver  un ataque.  Vanora, créeme.
Vanora    lo pensó un momento y  luego   se acercó  a  Seirim.  El demonio   le  quitó  el  hacha y la espada dejándolas   en el suelo —.  Cuéntame  más. Espero no arrepentirme.
Seirim    se movió    más  tranquilo.  

— Úvatar, creó un  ejército de sombras.
Por la expresión  de  Vanora. Seirim  continuó hablando —.  Las sombras,  son demonios  creados por un maleficio prohibido. Toman la oscuridad  de una persona ,  objetos y animal   hasta  hacerla   un  ser  sin pensamiento  que  solo desea infectar.  
—  Como zombis.
—  Más o menos  a los  zombis les  vuelas  la  cabeza  y  terminas  con ellos.  Los zombis solo afectan a    seres  vivos   matándolos y convirtiéndolos en zombis.  Las sombras  afectan  a cualquier objeto.
—  ¿Cómo se los  destruye?
—  Solo hay una forma el hechizo  de la esperanza.
— Merde  ( mierda) —. Vanora tomó  del suelo su hacha   jugó con ella como si fuera  a  lanzarla  contra  el demonio.
— Lo sé,  los elementos como el aire   el agua,  la tierra y el fuego   pueden detener  a las sombras menores. Qué son las  que se crean el primer y segundo día  de contagio  al tercer día  es imposible contenerlas.  Si no las  detenemos contaminaran todo.
Vanora movió el hacha y  fue  por la espada —¿Entonces porque pierdes el tiempo?
Seirim quiso arrojar  un rayo  a la  recolectora.
— Te comunique  la  noticia  a ti. Tengo  que ir  los otros mundos    en especial  al mundo salvaje. Debo  recolectar   por los  menos  5 aves  fénix
— Si no  te has dado cuenta.  A  ninguno  de los trece guerreros les simpatizo.  Me consideran una boba. No me  creerán nada.  ¿  Además, como  puedo comunicarme  con ellos?
—Es tu problema,  tengo que irme.

Vanora   le  lanzó  el hacha  a Seirim.  — Ni se  te ocurra irte.   Se me ocurrió una idea. — Vanera fue directo  al velador  abrió un cajón.
—  Llama  a Sinclair, él no dios  el teléfono en caso de emergencia. Por favor.
Seirim   la miró  con lástima ,  Vanora  era algo tonta, pero  era buena.
—  No sé utilizarlo.  
— Yo marco  el número.
Mientras  Seirim  hablaba  con    Sinclair  Vanora  buscaba un libro   en  su biblioteca.
—Debo irme, ya he perdido tiempo.
—Gracias, por  llamar.
—Yo  también  voy  al cielo azul.  Así te ahorro,  tiempo. Me  acorde  que hay una forma  de activar las   piedras de poder   sin magia  es  con sangre en caso de emergencia.
Vanora   se  hizo una herida  en la mano izquierda.  — Antes que te  vayas  .
— ¿Dime?   
— Nos  vemos  en 5  horas Niet Point. Luke tiene    castillo  en ese lugar.
— Gracias.
— Vanora  espera...

Vanora  se fue , sin ni siquiera  cambiarse  su ridículo  pijama. Seirim  volvió  a encender el   portal. Aunque pensaba que poco  podía hacer solo faltaban 5 minutos para  el ataque    y  él apenas  tenía poderes.  Se preguntó  ¿ cómo diablos  vencerían a las  sombras?





11 comentarios:

Yessy kan dijo...

Hola, J.P.
Por la tarde te visito para leerte con tranquilidad. Si?
Beso

Mela dijo...

Hola, JP... "Las sombras se alzarán, no pierdas la luz de tu corazón", me ha encantado esta frase y creo que puede servir para enfrentar la vida cuando en ocasiones se oscurece
¡Qué buen susto le ha dado Mario a Amelia!
Creo que Mario es tonto por creer que el trabajo de una persona puede enamorar o desenamorar a alguien
Estoy con Amelia... un atardecer anaranjado es un bello paisaje
Úvatar sigue a Sebastián y a Amelia... creo que sí les va a estropear la velada
¡Menudo recibimiento ha tenido Seirim por parte de Vanora!
Pero lo importante es que haya logrado hablar con ella
Ha estado muy interesante, te felicito
Besos

JUAN FUENTES dijo...

Los sentimientos de los personajes de tu novela,son tan humanos como los de la escritora

Laura dijo...

Ahh Uvatar les va arruinar la cita a Sebastian y Amelia!!!
esperemos que no les haga nada malo porque algo planea y es bien serio, ja que figura la de Vanora con la pijama, gracias por el capitulo me gusto mucho!

My favorites things dijo...

Hola Citu: Que buen capi! LA verdad que esta vez no puedo dejar de comentarte alguito >_o
¡Qué buen susto le ha dado Mario a Amelia! La verdad que los sentimientos y reacciones que describes son tan... de nosotros =)
LA verdad que Vanora no ha recibido woooaaauuu a Seirim pero bueno por lo menos hablaron =D Estaré pendiente del próximo capi para ver como continúa...
Besitos >.<

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Te he dicho que me encanta Sebastian y Amelia. Pero este capítulo era el preludio que estaba esperando por tanto tiempo. Por fin, un poco de acción adoro a Seirim pero sobre todo a Vanora y su actitud espero que cierto personaje se de cuenta de que ellas algo más que una percha bonita. Por lo demás, un buen capítulo. Espero más. Que tengas un buen finde!

Nena Kosta dijo...

Hola JP, ha estado interesante el capítulo. Mario es un cretino, no se le puede decir otra cosa. La visión de Vanora espeluznada, con la cara hinchada y el ridículo pijama manchado de chocolate, patética. Menos mal que decidió escuchar a Seirim, a pesar de sus recelos. Poco tiempo le queda a él para cumplir su cometido, no sé si a Sebastian y a Amelia les van a librar de un ataque en toda regla, lo que parece claro es que su velada no se presenta tan idílica como imaginan.
Un beso, guapa.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que tonto y que mal me cae Mario. No soporto a la gente así. Muy buen capítulo, como siempre.
Besos!

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Ya sabes que tengo pendiente ponerme con ella desde el principio, por lo que la entrada no la he leído. Te deseo que pases un feliz domingo. Cuidate mi niña. Besotes

Yessy kan dijo...

Que pesado y engreído es Mario. Jejeje los hombres intelectuales eso se creen, inconquistables por un solo corazón. Espero Seirim y Vanora puedan destruir las sombras. Oh dios, pero que suspenso nos dejas.
Beso amiga.

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenas tardes,
alguien anda necesitando una vida sexual mas activa? te pasas eh!

mmmm ese Úvatar otra vez metiendo la cola =(
y... merde, un ejercito de sombras también? wow, le estás poniendo de todo a la historia.

bien lograda!

Te deseo un excelente inicio de semana
un beso grande

Related Posts with Thumbnails