Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 28 de octubre de 2016

Ilumina mi corazón Capítulo 33 ( tercera parte)

Hola  ¿cómo les  va?  Hoy  sabrán  que  va  a  pasar    con  Sebastián  y sus  aliados  y  el plan  que   van a trazar para rescatar a  Amelia y los mundos conquistados.  Ya  empieza  el contra ataque y la lucha contra Úvatar.  Espero que les  guste este  capítulo

Capítulo  33



Sebastián caminó por los  pasillos  del gran castillo  esperando no perderse y  que  Amelia  estuviera  bien.  Pensar  en ella le produjo  un  vacío en el estómago.  Dejarla  en manos  de ese monstruo   era  difícil.  Tampoco  era  algo que podría  evitar  con toda la magia  que existía  en ese  lugar   era  terrible  que  no  hubiera  una solución  sencilla para  rescatar a su amada.
Por  un momento   pudo escuchar  la voz  de  su madre —  La  vida  nunca  es  fácil  solo debes confiar  en tu corazón  y en dios.
Esperaba  que  eso  fuera suficiente. Ya  que   no confiaba  en los habitantes  del  castillo en especial  en Adremelech.   No le  sorprendió que  Firond   le  contó  que era  un demonio.  Había  algo nocivo   en ese  ser.   Por  lo menos  estaba  de su lado,  pero  Sebastián  temía  que  el  demonio los  traicionará   luego de  lograr su objetivo, que era destruir  a  Úvatar.
Por  lo menos  el demonio  le contó  que  Amelia  seguía luchando.  Existía  un  demonio que  se  ocultó  de las  fuerzas  de  Úvatar   los  ayudaba y  les  dio la información.
Sebastián   decidió  creerle   era por lo menos   un  atisbo de esperanza  que  su   amada  esté bien. Suspiró  al  ver   un gran   salón en el que entraba  gente  y  otro  bicho  raro  como dragones y  criaturas peludas.
Sebastián  iba   a  ir al  salón  cuando   alguien chocó con  él y lo tiró al suelo.  El pintor  se levantó  y  miró  a Heli  confundida y  con los ojos  rojos  por haber llorado.
—Pensé  que  estabas muerto.
Sebastián pensó en negarlo, pero para  que   lo hacía igual la información  iba a ir  en todo el castillo —.  Lo estuve  , fue  convertido en  vampiro.
Heli     abrió la  boca sorprendida  —.  Me  alegra los  vampiros  son  geniales,  mi primo Luke  es  uno de ellos.
—  Lo sé,  él me convirtió.
Heli  lo abrazó de  repente  y  Sebastián  casi se  cae  al piso  de nuevo.
— Somos  parientes,    ahora.
Sebastián     inclinó la  cabeza  sin saber qué  decir. Antes  de  que  hubiera un silencio incómodo Adremelech los interrumpió.
—  No  se queden en la puerta  hay una  reunión  que debe  comenzar.
Sebastián arrastró a  Heli  al gran salón  en donde  Ana  y ella  se pelearon. Heli  miraba  al piso para no  ver   a  su  amiga  a la  cara.  no podía  resistir ver  el rostro   desilusionado de  Ana.
Por  más que le explico que  hizo lo que puso para  informar  a  Amelia ,  Ana  no quiso  oír  sus razones  y la  tachó  de traidora. Sebastián se sentó entre  Ana  y  Heli sin saber que estaban disgustadas.
Heli iba a irse junto a su madre que acaba llegar, pero  las palabras   de  Ana la  detuvieron.
— Es mejor que  te vayas  de aquí. No quiero sentarme  junto a traidores.
Heli volvió  sentarse   sus  ojos  se  volvieron   rojos    al igual que su  rostro  Sebastián se sentó nervioso   con miedo que  ambas  mujeres  se golpearan y él tuviera   que  detenerlas.
—Me siento, en donde me  da la  gana y  no me  acuses  sin   saber los hechos. ¿Están tan segura de que   en mis  zapatos  no  harías  lo mismo?
Ana  gruñó y  se paró  como si  el aire   estuviera envenenado todos en el salón observaban la escena.
—Nunca  te  traicionaría.  Es  tu culpa que  Amelia  esta presa en las  garras  de Úvatar.
Antes que  Heli  contestara o   pudiera  lanzarse a pegar a Ana  entró  Lin  al  salón.  La anciana cojeaba y caminaba lento, pero en su porte  y su mirada  aún se  conservaba  la fiereza  de la guerrera de antaño.  Cuando  se aclaró  la garganta  todo el bullicio que  desató la pelea entre  Ana y Heli  cesó.  Era  como si la ley   fuera hablar  en ese  preciso instante.
—Estamos, aquí para   vencer  a Úvatar  y  salvar  nuestros mundos y  a  nuestros seres  queridos. Estar  viendo  de quien es la culpa   es inútil,  si quieres  acusar   a  alguien deberías empezar por todos  en  esta  sala  todos  fallamos  en la protección que  a  tu hermana  se  le  debía  dar.
La  guerra  está  a punto de declararse quien  no  sea  capaz  de pelear  por un mismo objetivo,  debe marcharse.
Ana  furiosa   se acomodó en su  asiento  y no  dijo ni una palabra más.  Heli  tuvo que hacer  de  toda su fuerza  de voluntad  para no gritar  te  lo dije.  Mientras  Sebastián se hallaba ansioso  por  oír  el plan  para  salvar  a Amelia.
Luego de   media  hora y oír  el plan. Sebastián   se quedó  sin poder   decir  alguna palabra.  Era  el plan más  descabellado  que escuchó en toda  su vida.  No era  de  extrañar  que  Úvatar  se  hubiera llevado a  Amelia y destruido  Quito y  otras ciudades.
Nadie  dijo nada  todos  estaban tan consternados como  él.  Sebastián miró a  Ana y  su rostro reflejaba la misma  desesperación que  él.  Ninguno  se  atrevió a  decir nada  ya que  temían que nos les  incluyera  en el plan.

Cuando Adremelech se  disponía  dejar  el  estrado improvisado en el que explico la situación  y el descabellado  plan  fue interrumpido por  una  voz   de  barítono.
Sebastián reconoció al  hombre  de  moreno con  barba  que le  salvó otras  veces.
A diferencia  de su encuentro anterior  Khalid estaba   sucio  con  el rostro demacrado  y  los  ojos  ardiendo en furia lenta.
—Esperas  un aplauso,  si nos  hubieras  explicado la  situación no  tendríamos que  recurrir a  medidas  tan desesperadas. Muchos  murieron por  tu silencio y mucho lo  harán esta  vez. Lo más probable  es  que  Úvatar  salga victorioso  solo hay  una  posibilidad que  ganemos  y  es  muy  remota.
Adremelech  no dijo nada su rostro era  máscara perfecta.  Era  como si nada  le importaba  ni siquiera la muerte.
— Lo sé,  vamos  a nuestra muerte.  Pero  hay una posibilidad  de   vencer  a  Úvatar solo eso necesitamos.
Khalid  quiso  golpear  ese  rostro  perfecto  y  borrar  la sonrisa  de suficiencia  que  tenía  el demonio.
—¿Esperas  que aprobemos  el plan?
Adremelech  bajo las escaleras  y caminó  hacia donde  se encontraba  su discípulo   de  tiempos  mejores.
—Si, ¿pero si tienes  un mejor  plan   dinos los   ahora?
Khalid  se  quedó sin decir  una palabra y golpeó  a  Adremelech  por  todo lo que había  callado, por  su estúpida  estrategia y por  forzarlos a tomarla .
Adremelech  recibió el golpe  sin  una  expresión de dolor.  Estoicamente  , como si  hubiera esperado esa  reacción.
El  salón   se convirtió  en un hervidero todos  hablaban  muchos   se  resisten  formar parte del plan  y parecía que antes  de  ponerse en práctica la estrategia contra  Úvatar ya  había  fracasado.
Khalid  volvió a golpear  al demonio   que    no opuso resistencia  .  Al tercer  golpe   Vanora tomó su mano.
—  Est assez. (  Ya  es suficiente).  El  que  no quiera pelear  salga  de este cuarto,  el que  tenga un plan mejor dígalo.  Yo prefiero morir   por una oportunidad  a vivir en las  sombras.
Nadie  salió  de la habitación  todos  sabía  que iban  a la muerte.





Dos  días  después.
La soledad y la oscuridad del hermoso castillo de fuego parecían  abrumar a Úvatar,  mas  no  tenía  tiempo   que  perder   en lamentos   o  en sentir miedo.  Volvió a  torturar  a  Zahra   para   que  no siga  buscando, ni  alentando a  Amelia.  Su  sombra  le alertó que se  comunicaban y  él no tenía tiempo que perder.  Así que hizo lo obvio.   Cuando dejó la  celda  Zahra   apenas  podía  respirar mucho menos hablar. Sin  embargo, ella no  se hallaba  sola  las palabras  y las  historias  una vez  creadas  y  contadas  se convierten  en seres  reales  que pueden  dar  esperanza  y  salvar  un alma.  
Amelia  y  Zahra  estaban  con las mujeres   de su linaje  .  La  recolectora   le   narró   de  una   a una la historia  de  cada   mujer  de su familia empezando por  su amada hija y  terminando  sus  relatos con la madre  de  Amelia.  Para Zahra las palabras  y  las historias   eran   armas muy  fuertes podían producir  esperanza  y   motivar a pelear. 
El  demonio  elfo,   paso  de lado ese  hecho, para  él las palabras  y las  historias  solo  eran algo pasajero que no cambia  nada. Se  dispuso por quinta o  sexta  vez  a revisar  la seguridad  tanto  del  castillo  como   de la mazmorra  en la  que estaba  encarcelada  Amelia.  Aunque  no encontró   ni la más mínima  señal que violaran el sistema  de seguridad.  Estaba seguro de que    lo que  quedaba  de la resistencia  iba a  intentar liberar a  Amelia  y los  mundos  vencidos.  Aún  no  había  capturado a  Adremelch ,  ni  al príncipe  Eru.  Por más que hirió  Amras  y mató  a Sebastián  y  Aher;  sus  enemigos  eran poderosos.
Solo una  vez,  se confió  ciegamente en su  poder   y  fue  encarcelado por mil años. Su  killing  seguía  trabajando  en  Amelia  sin descansar   solo   faltaban   tres  horas para  que  el hechizo  de  la  sombra   fuera irreversible .  Si  alguien deseaba  terminar    con  su conjuro y liberar  Amelia  debía  atacar   muy pronto. Ya  que  le  hechizo se debilitaba  justo antes  de ser  definitivo.

El ruido de unos pasos torpes hizo   que  se dirija  al  estropeado salón  del trono. Azidahaka  junto    a  varios  demonios menores  que  no fueron  convertidos  en sombras  le  trajo   un  trono  de  oro y piedras preciosas;   digno  de  su  valía .
Úvatar  no dijo nada  ni siquiera miró   a su  vasallo  que  inclinaba  la  cabeza  y no  mostrar   su  rostro  en  el que  se observaba odio  y resignación. Como si apestará  y no soportaran estar   cerca  de  él .  Lo dejaron solo entre la opulencia y  la destrucción.
Úvatar  distraído  cerró los  ojos  y  se  sentó. En los  momentos  que   solo nos  toca esperar los miedos  y los  recuerdos    se convierten  en nuestros  compañeros.
Por  un momento,    volvió al pasado cuando  solo era  un muchacho  rubio  y  flaco que odiaba  estar  en el  bosque    en medio  de la nada.  Su  padre  le enseñaba    a  tallar   para  hacer  artefactos  que puedan ser  utilizados. Paso todo el día  plantando  árboles  y    buscando troncos  viejos mientras  escuchaba  a su padre hablar  de la maravillosa  que era su vida.
Úvatar  odiaba     estar cubierto de  sudor   ,  se  sentía  aburrido  y  pensaba que  con  su intelecto estaba   hecho para  mejores  hazañas  que  recorrer los  bosques  y cuidar   de la  vegetación  y  de los animales.
Su padre  al verlo  tan fastidiado le  dijo  una  frase  que    recordó  en ese  preciso  instante  y  le  golpeó  como  si   fuera un hacha.     
—Quién  crea  ,  construye  y    cuida la  vida  da  parte de  su tiempo ,  alma  miedo y  dolor.  No importa,  si  tiene  una  vida  sencilla y solitaria ya   que   esta  será  llena y  corazón     se  colmará  de  amor y  valor.  Pero  quien como tu  busca  la  guerra  y  la  destrucción    su  vida  será  hueca   se  rodeará  de  gente   que  cante  lo alabe  y  de riquezas  porque su  corazón  estará  vació  y  con miedo.
Solo una  vez  creo algo  una  vieja  y tonta  caja  de madera que terminó regalando  a Aher.  Él pensó  que por  fin conquistaría  a la tonta y   amargada recolectora  contándole algo  de  su niñez y  dándole  un regalo de corazón.  Nunca  se dio cuenta,  cuán  peligroso  fue  abrir  su propia  alma  y  como término enamorándose  de ella.  A tal punto que estuvo  a punto de dejar  todo su afán de conquista  por  ella.  
Sin  embargo,  Aher  como toda mujer  era  puro  sentimiento  y boberías dignidad  y  el bien común.  Siempre  pensando en lo que era correcto;  cuando  se dio cuenta   de  que la  utilizó   para conocer  su  secreto de como robar  almas.  Ella lo atacó  y precipitó    la  guerra  sin fin.  Fue  culpa   de la propia  Aher  que   terminará matándola    en esa   calle  sucia del mundo de los humanos.  Se  preguntó  mirando a la oscuridad  y completamente solo ¿Por qué  pensaba en ella?¿Por qué  en  el preciso instante  que  toda   estaba  a punto de  cambiar  todavía  tenía miedo como  cuando era  un niño? Y  sobre  todo ¿dónde  estaba la  caja  que le regalo Aher  y su corazón?
Las  preguntas  quedaron sin respuestas  solo en el vacío,  ya que en ese preciso instante  Azidahaka  llegó  con la noticia   que   el  castillo   de  la  resistencia  había  sido localizado.
Solo  faltaban unas  horas para  la eterna oscuridad o   tal  vez el amanecer volvería  y traería una  nueva derrota  a Úvatar.

Esperó que les  haya  gustado el capítulo  y les deseo un buen fin de semana  





12 comentarios:

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Fantástico capítulo. Feliz fin de semana. Cuídate mi niña. Besotes

Dezazu dijo...

Maravilloso capitulo!!1beso

Laura dijo...

Espero que puedan derrotar a Uvatar!!!
Esto esta cada vez más bueno, muchas gracias por el capitulo!

Nena Kosta dijo...

Bien por la anciana Lin, si ya dicen que la edad es un grado...
A Úvatar se ve que le perdió su ambición mal entendida, "pa lo que ha quedao" jajaja. Espero que el amanecer sí le traiga una nueva derrota, es lo que merece.
Besitos JP, pasa un buen finde.

JUAN FUENTES dijo...

El romantisismo forma parte de tu personalidad

Sunako Chan dijo...

a veces Ana es idiota. Hola Citu! Espero que estés bien. Nada nuevo capítulo y yo de los nervios. Pobre Heli! No gana para disgustos. Y Sebastían y los demás planeando un ataque suicida contra Uvatar. Bueno un capítulo genial! Te leo en siete días. Un besote!

LOBEZNA dijo...

Muy chulo.
Me ha hecho gracia la frase: se cae al piso, aquí diríamos al suelo.
En cada sitio se habla de una forma distinta y es bonito ver que al final todos nos comprendemos.
Buen finde y un fuerte abrazo amiga mía.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Muy bueno el capítulo de esta semana!!
Feliz fin de semana :)
Besos!

Yessy kan dijo...

Antes que nada debo decirte que el cambio de cabecera me fascina, se ve lindisima. Siempre olvido decirtelo. Sebastián no tiene otra opción que confiar en Adremelech, espero no se vuelva contra él después de su cometido. Menos mal llego Lin sino se agarran a golpes. Cuál será el plan? Si le parece descabellado a Sebastián debe ser por algo. O quizá sea la única jugada que sorpresivamente pueda funcionar sin importar que tan absurda sea. Me parece que Uvatar está intuyendo que nada bueno le espera. Pobre Amelia espero sea rescatada pronto. Gran capitulo.
Besos y te deseo un feliz fin de semana.

Rayén dijo...

Hola paso a saludarte y a dejarte un cariñoso saludo. Ya vendré a leer tu novela que parece ser muy interesante.
Abrazos y que tengas un bonito fin de semana.

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenas tardes,
muy bien =)
casi tenemos lo que todos queremos leer eh...
a ese hijo de una gran **%ª$+**% perdido =)
debería aprender un poquito de su padre.


Te deseo un excelente inicio de semana
un beso grande

Julia L. Pomposo dijo...

Hola amiga, tu relato se vuelve más interesante e intrigante con cada capítulo.
Me gusta Lin, la veteranía es un grado.
Relato muy apropiado para el día de hoy
Besos

Related Posts with Thumbnails