Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 21 de abril de 2017

Ilumina mi corazón. Capítulo 44 ( primera parte)

Hola,  ¿cómo les  va?  Hoy   sabrán que  ocurre  con  el  viaje  de  Amelia  espero que les  guste  este  fragmento.

Capítulo 44


Amelia  siguió a  Naltucien  por  un pasillo  estrecho  de madera    caminaron unos segundos por  el corredor  hasta  que la anciana    abrió  una puerta que estaba  a su izquierda  señaló    la  recamara  vecina.
— El cuarto contiguo   es mi recamara.  Si necesitas  algo solo tienes  que llamar.
Amelia  asintió,  y prosiguió  a entrar  a un   cuarto enorme  con una   gran  cama  de  madera  y dosel como las  que había  visto en los cuentos  de  hadas.  El cuarto  tenía    una    mesa  pequeña  y  dos sillas  además   de  dos  veladores.  En la  mesa   se encontraba  unas  rosas  blancas.  Al fondo estaba  un   gran  armario  también de madera.
Amelia preocupada  por la comodidad  del cuarto preguntó — ¿Cuánto  tiempo   durará el viaje a  Seragon?
— Esta noche llegaremos,  pero  queremos  que estés lo más cómoda  posible.  ¿Deseas  comer  algo?
Amelia   hizo una mueca de desagrado apenas  tenía hambre  desde que  Úvatar   la  raptó.  — No  gracias.
—  Descansa  un poco.
—  ¿Puedo  ver   como zarpamos? ¿ Estamos en el ministerio?
— Aún seguimos en el mundo humano, pero   ya estamos en  rumbo a  altamar. Contamos  con hechizo   que hace que las personas    sin poderes de tu mundo   no nos  puedan  ver, ni sus máquinas  nos pueden  detectar.  Sígueme, ya no hay peligro  que  los hombres   del ministerio   se den cuenta de que estas  con nosotros.
Amelia sonrió estaba  harta   de estar  escondida  entre  cuatro  paredes. Nunca antes   ella  estuvo   en un  barco  mágico y  deseaba   divertirse  un poco.  Cuando estuvo  arriba  y miró el mar recordó su  viaje  con  Sebastián  cuando  ambos  disfrazados  bailaron y se  besaron a la luz  de la luna.
Un gruñido le  hizo  ver que pasaba en su entorno.
A  su lado estaba  Naltucien  en su forma humana   vestida  con una  capa  blanca  protegiendo  su  corto  cabello plateado.  Su   rostro arrugado y   su expresión alegre  a  Amelia le  recordaban a  una lechuza.   A su lado estaba  un joven alto  de    por lo menos  15  años  con el pelo  rojo  y  la  cara  llena  de  granos.    El muchacho parecía molesto   de  estar  en el barco   y  sobre todo en el mundo humano.
— Este  lugar es  horrible  y nauseabundo.

Amelia   miró  alrededor   aún  seguían en  Támesis  a los lejos  se podía  ver  el  Big Ben  y el palacio de  Westminster.
—Estás  equivocado, es un  hermoso  lugar.
El muchacho le  gruñó  — Humana  que  vas   a saber de  gustos.  Ustedes  se regodean en el sufrimiento.
Antes  que  Amelia pudiera contestar .  Naltucien   interrumpió  la  discusión.
—  No todos los humanos  son así.  Lólindir  te presentó a  Amelia, nuestra protegida  e  invitada.
Amelia   se sintió como si  apestara por  la expresión  de  asco   del  joven.
Tratando de  hacer conversación  — Es una hermosa nave,¿  quién la maneja?
— Ignorante.  Estamos en una  ballena  de madera ,  es una nave  mágica   que  nos  lleva .  A  cambio  de  que le dejemos  existir  tranquila.  Eso no podría ocurrir  en tu mundo que  tortura animales para divertirse.
Amelia   respiró  fuerte para no contestar  nada  grosero al chico  con  granos  y nombre   gracioso .
— Lólinder,  no   te  vanaglories  de lo que  conoces.  Los mundos  son  muy  bastos  y  sabes menos   mucho menos  de lo que  crees.
Lólinder   miró en forma despectiva  a  Naltucien. 



Amelia pasó un buen rato mirando  como    la costa se perdía por completo y entraba  en el mar.  Tenía muchas  dudas  en la  cabeza  por   la operación que  iban a realizarle  dentro  de días.
No pudo  evitar    a  Naltucien  cuando  la invitó a  que coma  algo.  Sin  ganas  fueron  a un pequeño   comedor .  Estaban  unos minutos  a solas cuando  se les unió una mujer con el  cabello morado.  
Amelia  tomó un poco de agua  y algo  de  fruta.  Mientras  disfrutaba  de la conversación  de  Gilraren.  La  joven dragona  era  muy divertida  y dulce.  Luego de comer  fue   a su  cuarto   a  tratar  de dormir ,  pero    como no pudo  decidió leer  un poco.  
Estaba  a punto de  terminar    el libro  cuando   oyó  como el viento   golpeaba  el casco del  barco.  Iba a levantarse a  ver qué pasaba  cuando  miró    hacia la  ventana.  El  rostro    lúgubre  y asqueroso  de  Úvatar  le sonrió 
— No  puedes  huir  de mí.  Tu alma  será  mía. 
 —  Nunca  — gritó  Amelia  y  lanzó  la  tableta a la  ventana
Gilraren  golpeó la puerta.
Amelia  le hizo pasar a  su recamara.
—  ¿Qué ocurre?  Oí un  grito.
Amelia sin querer  dar  explicaciones  mintió  — solo tuve una pesadilla  y se  me  cayo  mi tableta.
Gilraren   no le  creyó,  pero no dijo nada  Se acercó  al artefacto  y  lo  reparo.   —  Vamos   a ir  al mar   de los  elfos.  Quieres  ir  a  verlo o deseas   seguir  descansando.
Amelia  prefirió   salir  de la  habitación  así que  asintió. 
Caminaron  por   el pasillo angosto mientras   Giraren  hablaba  —   Las puertas naturales     se atraviesan por medio del  agua.  A Veces los humanos  han llegado a  nuestro mundo  por ese medio. 
 Amelia    se puso rígida  y  dejó de  caminar.  Desde que le dijeron que podía estallar  si pasaba     una puerta mágica  temía   ir  a   otros mundos.
Gilraren  no dijo nada  y solo tomó su mano.    Una  gran  tormenta se  veía  en el horizonte   mientras el  barco se mecía  de un lado al otro.  La  tormenta  se hizo cada  vez más  fuerte.  Amelia lamentó   haber comido.  Ella  y  Gilraren  se encontraban totalmente  mojadas  .  Ambas se sostenían  de  un pasamanos  Por  un momento  Amelia  creyó  que el  barco  se  iba a voltear  cuando   todo  se puso  en calma.  Un aroma  a pino  y rosas  inundó el ambiente  
— Hemos llegado   al mar cristalino, deseas  ver el mundo  elfo.  Todavía  falta  una hora y media para llegar  al palacio de las rosas.  Luego de  atravesarlo estaremos en  Seragon  
— Bueno, caminemos un poco, aunque aun sigo algo mareada, pero  el    viento  fresco me hará  bien.  



Amelia no estaba  preparada  para    ver  un mar cristalino  y un  exuberante  bosque.  A medida que  avanzaban podía  ver algunos palacios   a los lejos.  Nada  le preparó  para  ver     a lo lejos un enorme  palacio    con  5  torres llenas  de rosas. La primera  torre tenía rosas  azules    y   la nieve  cubría sus paredes.  La torre  de al  lado  tenía  la  rosas  blancas    y   las paredes   eran lisas  y hermosas.  La torre que le seguía tenía    rosas  amarillas , naranjas  y  rosas   y  sus   paredes  eran   verdes.  La otra  torre   era   de  paredes  rojas algo agrietadas  y  rosas    muy rojas que parecían a punto de arder  y por último   había una torre   con rosas  negras  y las paredes  del mismo  color. Antes que ella  preguntará sobre el castillo.
La  voz molesta  de  Lólindir   la asustó,
—  Estamos llegando al palacio   de las rosas  la sede  del consejo  élfico  y los  5  mundos  que la gobiernan.  Palantir  o  el  bosque  de hielo   con  sus  grandes  bosques  in  de  nieve,   Erembor o  bosque  blanco y  sus  aguas   claras  y diáfanas.  Tuclakelumë o  también conocido  como   el bosque sombrío  con  sus  enormes  bosques.  Ciryatan   o  también conocido  como  el bosque ardiente   mi lugar  preferido entre  los  mundos  élficos  y por último Inglorion  o  el bosque   negro  con su mundo salvaje que está  en el límite con  Seragon.
Amelia miró por última   vez   el palacio   mientras  se alejaban  de mundo élfico e   iban  a  por  un mar  cada   vez  más  y  salvaje
Llegaron  a  una  costa   exuberante   de  árboles  rojos   , verdes  y   morados.  Amelia  nunca estuvo  en   lugar  tan  bello  y  misterioso.
Lolindir   alegre  se convirtió  en  un inmenso  dragón  rojo mientras   dijo  alegremente
— Hemos llegado a  Seragón


Días  más  tarde

Sebastián    caminaba  cansado  por un inmenso  bosque  de  color  rojo .  Llegó   a  Seragon  hace unas horas.  Tomó algo de agua     que tenía en su mochila    y  se alejó  bastante  de  Firond  y su continua cháchara sobre los bosques.
Heli  parecía    extasiada  y   grababa  todo   en su celular .  Mientras    Luke     bostezaba    y  casi se  caía dormido encima de él.  Sebastián estaba  harto  de  caminar ,  de la naturaleza  y  sobre  todo  de  extrañar   a Amelia.
Partió   de  Londres    hace  3  días por   un pasadizo secreto   y    esperando    no ser detectado  por  el ministerio.  Creyó que  caminar  por el corredor secreto junto  a  Agatha  fue   aburrido y arduo.  No supo  lo que esperaba.  Partió del mundo humano en una  barca   frágil en la que  casi  se ahoga. De ahí espero      unas  horas  en la orilla del mundo  élfico  hasta que  Firond  llegue con suministros  y lo guíe a su destino. No esperaba  que  Heli y Luke  estuvieran   con Firond.  Ellos   se  fueron unos  días  antes  a mundo elfo  para  tener el permiso  del  consejo  élfico y de poder  para  seguir con sus poderes. El  consejo   luego de  una  gran reunión  y   que tuvieron que  pedir   el consejo  de  Amnras   el  líder  de  Seragon . Por  influencia del dragón  se  dio la resolución   que  Luke y  Heli    si lograban   pasar   5   retos    de los   5  reinos elfos  podían   ser llamados elfos y utilizar  su poder sin restricción.
Firond   fue el   encargado  de  enseñarles su mundo  y   cómo utilizar  sus incipientes poderes  antes   de  ir a  realizar las  pruebas de los  5  reinos.  Por esa razón  en lugar  de ir  en  bote  como esperaba   Sebastián  fueron  caminando mientras   Firond les  enseñaba  el   entorno.
Cuando llegaron a  un bosque  que   cambiaba  de  hojas  cada  hora  Sebastián estaba  a punto  de  gritar   a  Firond.  No quería  esperar más para   ver  a su novia  y  creía que ella debía ser  operada lo antes posible.
Como  si  leyera los pensamientos  de  Sebastián.  Firond    tocó una flauta  de la nada  apareció  un  dragón rojo que  Sebastián reconoció  como  Lólindir.  Aunque  le  tenía antipatía  al  dragón se alegró  de verlo.
Luego de unos minutos  Lolindir    los acogió  en su lomo  y  los   llevo  dentro  del  bosque cambiante . Sebastián temió que  iban  a estrellarse    sobre  la  arboleda  de   color   blanco  cuando   Lolindir  se  posó    en un gran árbol  adentro  estaba    el   hogar  de  Firond  en Seragon.
casa de Firond
Sebastián al principio pensó que estaba  en un cuento  de  hadas .  El   árbol parecido a un gran  nogal    albergaba    una casa   hecha  con paredes  negras  y blancas.  Del domicilio  salió  Amelia   seguida  por   Naltucien  y  Kelly  la  ayudante  del  curador.
Sebastián    se sorprendió al ver a  Amelia un poco más  flaca  pero   con  el rostro   menos  tenso que  cuando  estaba  escondida en  Londres.  El  pintor  corrió abrazarla  se sumergió en su olor a  chocolate con limón  y  en su  calor.   Por  un momento   todos lo que los  acompañaban  desaparecieron  y  los  dos  encontraron  la  paz  y felicidad  que tanto  añoraron.
Firond rompió la magia   del momento  el rato que   fue  a saludar  a  Amelia y comprobar  cómo se  encontraba.
Amelia   de mala  gana  fue  a   su habitación en donde   Firond   le  examino.  El curador   decretó que la muchacha  estaba   fuerte para ser  operada.
Y que   se haría  a la medianoche del día  siguiente.  Amelia espera  ese momento  con miedo y  esperanza  a la  vez.
Luego que  Firond le  dejó  y  fue    a  descansar    después  del  arduo viaje   Sebastián  le  abrazo  ninguno  de los  dos  dijo nada  solo mirando hacia  el bosque esperando  que ella  pudiera sobrevivir  a la operación  y  ellos  retomaran una  vida  normal.
A la  mañana  siguiente  Amelia  despertó   muy  temprano apenas  pudo  dormir.  Tuvo terribles pesadillas   a  su  lado  estaba  Sebastián  dormido en un enorme  sillón orejero de  color  blanco.   Amelia  se lo toco dulcemente  esperando no despertarlo mientras  examinaba su rostro. Habían pasado mucho  tiempo   solo comunicándose    por  teléfono.  Extrañaba sentir  su piel  ,  su  olor, abrazarlo y  sentirse  segura.
Amelia  casi  chillo  cuando   se abrió la puerta .  Sebastián  estuvo a punto  de caer    del  sillón.  Kelly entró  y  le sonrió a  Sebastián.

—  Buenos  días.
— Buenos días  respondió la pareja al unísono.
Kelly  sonrió a  Sebastián.  A Amelia no le gusto que parecía a punto de  saltarle encima.
—  Sebastián, puedes  salir un momento  voy a  examinar a  Amelia.  Si deseas puedes ir  a desayunar  Heli  y  Luke se encuentra  allí.
Sebastián se marchó  sin  ganas   .  Primero fue  al  baño y luego   al comedor  en donde  Heli  y  Luke   tomaban  el desayuno.  Se sorprendió  al    ver  que en la casa de  Firond   a pesar  de estar  en plena  selva  tenía   luz  eléctrica   hecha por paneles solares  y  conexión al internet  y  cable mágico.
Luke  tomaba   un poco de jugo de naranja    mientras Heli    untaba  un poco  de mermelada  de mora  en un  pan  .  Sebastián  no  tenía hambre  ,  pero no deseaba     oír   el sermón  de  Luke  sobre   beber  sangre  así  que  fue     a  tomar  una  bolsa de  transfusión    y le hinco el  diente en la cocina.
Firond   sonrió al ver  que  Sebastián estaba apropiadamente  alimentándose  como  vampiro.
— Buenos  días.
Sebastián terminó de beber  la sangre  de la bolsa para responder.
—  Buenos  días.
—  Acompáñame al comedor  .  Aunque  comiste   sangre  debes  tomar  también otros  alimentos .  Gastaste  mucho  sangre  y energía  en el bosque.
Sebastián se mordió la lengua para no contestar lo que se merecía .  Sin  ganas   tomó  un poco té  de hierbas  esperando  complacer  al  médico.  Por  suerte minutos  después  llegó  Amelia  junto  con  Kelly.
Cuando  Amelia  se sentó,  cuando   iba a  tomar  un pan.
Firond   se lo quitó.
—  Hoy  comerás   una dieta  especial.
Le dieron  agua  del  bosque  negro   y  frutos   del   bosque  ardiente entre otras  cosas.
Amelia  estaba  nerviosa  y  apenas  tenía hambre.  Luego del desayuno   Firond    en una comitiva en la que estaba  Naltucien ,  Kelly  Luke, Heli,  Lorindir,  Sebastián  y  Gilraren  fueron a la cascada  de plata.  En donde  Firond  haría un ritual de  purificación  para   Amelia  y  la operaría  ahí mismo  a la medianoche. Sebastián no estaba muy convencido  sobre  la   sanidad  de la operación  y le  gusto menos la  idea  cuando  Adramelech  e  Is  llegaron  a la  cascada. En la  que   procederán  a  operar  a Amelia  que  temblaba  por miedo  a que  todo saliera mal.  
Espero que les haya  gustado este  capítulo y  les deseo un buen fin de semana






13 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que interesante ha quedado todo, quiero seguir leyendo y no parar, jejeje.
Besos!

Mela dijo...

Hola, JP... Me ha gustado el viaje a Seragon... Han pasado por lugares maravillosos e increíbles
También me ha encantado el recuerdo que ha tenido Amelia mirando el mar... el recuerdo de su viaje con Sebastián
El rostro de Úvatar, por la ventana, ha sobresaltado a Amelia... y a mí también, no me lo esperaba ;-)
Bueno, Sebastián y Amelia han podido estar un rato juntos
Ya se aproxima la operación... mis mejores deseos para Amelia ;-)
Feliz finde, y besos

Laura dijo...

Me asustó que el rostro de Uvatar estuviera por la ventana, también asustó a Amelia, yo no me lo espere, esa sombra no la va a dejar en paz, gracias por el capitulo!

JUAN FUENTES dijo...

Al leer los relatos de tus personajesd,me hacen entrar en divagaciones

Sunako Chan dijo...

Hola! Espero que estés bien. Menudo viajecito en barco, pobre Amelia! Menos mal que no estalló en llamas, que miedo. Y lo de Sebastian siendo torturado por Firond me ha hecho sonreír. Y Heli en plan turístico. La verdad ha sido un capítulo interesante. Esperemos que el próximo Amelia se libre del peligro. Te leo en siete días. Un besote!

LOBEZNA dijo...

Buen capítulo!!!
Me ha gustado lo de ballena de madera, qué chocante.
Buen finde y un abrazo.

Ariel dijo...

Hola Citu, buenos días,

ha sido un capítulo fantástico!

feliz fin de semana
un abrazo a la distancia

Nena Kosta dijo...

Un viaje de ensueño, si no fuera por las circunstancias que impiden a Amelia disfrutarlo a tope. Debe ser maravilloso un bosque que cambia las hojas cada hora y gloriosos el resto de los mundos de colores.
Ahora solo queda esperar que la operación de Amelia salga bien Atenciones y apoyo no le van a faltar.
Un beso y buen finde.

Lourdes dijo...

¡Hola Ju! He leído tres capis y aunque debía hacer algunas cosas en casa no pude con mi curiosidad y ya estoy al día. ¿Qué decirte? Ahora quiero el próximo capi jajaja.
Uvatar me ha sorprendido, tengo mis temores. Me ha gustado mucho la descripción del viaje, maravilloso. Y en cuanto a Sebastian y Amelia al menos han podido estar juntos. Gracias cariño por tu talento. Un beso muy grande y buena semana.

José Ramón dijo...

Interesante su narración Saludos

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Genial capítulo! Cuídate mi niña. Besotes

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Te he nominado a un tag. Puedes verlo http://sonandounodetussuenos.blogspot.com.ar/2017/04/booktag-manias-literarias.html

¡Un abrazo!

Yessy kan dijo...

Ay, qué pedante ese chiquillo de Lólindir. Pero esta en la razón lo que dice de los animales. Me imagino lo fantástico de ese viaje, pobre de Amelia que va enferma, y no lo va disfrutando.
Y llegaron a Seragón, me encanto como lo anunció Lólindir transformándose en dragón. El viaje de Sebastián fue más agotador. Menos mal llegó también a su destino. Me da gusto saber que ya están juntos, y listos para la operación de Amelia con todos sus amigos.
Me encanto este capitulo.
Te envío un abrazo

Related Posts with Thumbnails