Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Ilumina mi corazón. Capitulo 15 (tercera parte)

Hola,  ¿cómo están?   Yo  les traigo un capítulo  pequeño  espero que les  guste.

Capítulo 15

Sebastián   tocó  la  puerta  trasera  del  restaurante. Saludo  sin mucho afán   a   uno de sus compañeros  de  trabajo  que le  fue  abrir la puerta.  Fue  al  vestuario  para ponerse su uniforme,  aún no llegaban  los  otros  meseros.    Empezó  a  cambiarse, de  ropa,  aún pensando  en  Amelia.  Ella  había  cambiado  su  vida    de  repente,  antes  lo único que le interesaba  era  pintar  y  ni  eso llenaba su soledad.
A veces  cuando   recibía  sus mensajes   o  la miraba   se  preguntaba   ¿qué   pudo ver  Amelia  en él? A diferencia  de  su  musa;  él no tenía  un futuro prometedor  solo era un superviviente .  Sin embargo,  estaban  juntos  y  era lo  bastante    egoísta   para  no  dejarla  ir.
Le  gustaba  que siempre   deseaba  comer  chocolates,  oír  su  risa,  hasta  su terrible  gusto musical.    Adoraba ver  su rostro cuando  la  sorprendía  con  un chocolate  o  libro.  No  es pudiera  darse  el lujo  de   darle   grandes  regalos,  a diferencia   de  muchas  de sus  anteriores  parejas a  Amelia no le importaba que no tuviera  dinero  o tiempo.   Siempre    parecía  comprender sus silencios  y  sus deseos  de  estar solo  y pintar.   Le  gustaba  su  trabajo  y creía  en  él  más que el propio Sebastián.



Oyó  un  grito era  su   compañero de  trabajo Carlos .
—Sebastián.
Sebastián   miró  a  su  amigo.
— Hola, ¿cómo  vas?  
—Últimamente,  siempre  estas en las nubes. Hoy tenemos  un día  complicado  el  chef  Henri  hará  bullabesa de  nuevo.
—¿Se  volvió a pelear  con su esposa?
Carlos  asintió  mientras    se quitaba  la  camisa.
—¿Por qué?
—El paseo  anual   a  Pululahua,  o  ¿quién sabe?  Desde  que está a dieta  ,  el  chef es insoportable.
—Su esposa , lo puso   a dieta de orden del médico
Carlos  se miró  a  un pequeño  espejo que  tenía en  su casillero.
—No entiendo  como  un  hombre  exitoso con el  chef  Henri  se  deja  mangonear   por una mujer. Yo  la dejaba  y me  buscaba otra.
En otra  época  Sebastián le  hubiera dado la razón,  pero  había algo especial  en el  amor  del chef  Henri  y su  esposa. Estaban  casados por  más  de  30  años     Nunca  se  había puesto a pensar  en eso,  pero  Amelia  cambió  su percepción  de las  cosas. Le  hizo darse  cuenta  de los pequeños  detalles  que  hacen   que la vida  sea  mejor.
Carlos    lo  miró  con  asco.
—¿Estás  pensando  en  Amaya?
Sebastián  se ató  la  correa  de  su  zapato izquierdo.
—Se llama  Amelia    ¿ a ti que  te importa?
Carlos   dejó  su espejo en el casillero .



—Eres   el último de mis   amigos  que   no  estaba  enamorado.  Ahora   vas a estar  en  manos de  tu chica.  Pronto   vas a empezar a comprarle  cosas  y  luego hasta  queras  ir  al  paseo  anual con  tu chica,
Sebastián miró  a  Carlos   algo molesto y sorprendido.  Su amigo era  tan  alto como él, de  cabello castaño  y ojos  del mismo color. Tenía  un rostro agraciado  y  siempre estaba  sonriente lo que hacía   que  siempre le den buenas  propinas.      
—¿Que  me  reclamas  si eres  casado?
Carlos  sonrió  mostrando  su  sonrisa  perfecta.  
—Estoy casado,  pero no soy  el hombre  de una  sola mujer.  Mi esposa  ,  mi amante y mi novia  saben  su lugar.
Sebastián  puso los ojos blancos,  en ese preciso momento  entró el chef Henri.  Estaba  mal encarado,  demacrado  con  la  camisa   y mandil    arrugados.
—¿Ya  terminaron  los  chismes, chicas?
—  Si  señor—. Los  dos  se  quedaron mirando  a su jefe. — ¿Que  esperan  una  invitación? Gars qui travaillent ( a trabajar  chicos)
Fueron  a un pequeña  oficina en   donde  se les  daba  instrucciones   a los  camareros  y  se hablaba  sobre  el menú y sus  cambios. Sebastián  daba  las gracias  ,  que no le tocaba  estar  todo el tiempo  en la cocina   su  jefe   gritaba  a todo el mundo.  Paso como  15 minutos  insultando  a un aprendiz  sobre  cómo pelar  papas.
Para  colmos  estaban  llenos  de   gente  y  uno  de los nuevos  camareros    se  torció  el pie  al bajar  las  escaleras. 


Como  caída  del cielo  llegó  Marion  la esposa  del chef y se puso  hacer  de anfitriona   para ayudar a  los atareados  meseros. El tiempo paso  volando 
 Sebastián   estaba  pidiendo  una  orden  de  sopa  de  cebolla, cuando  una   de las sous  chef   le preguntó  —¿Es  cierto que esta  la esposa   del  chef Henri está ayudando?
Sebastián   miró a  todos  lados  antes de contestar, no quería que lo pillara   su jefe.
—Llegó  hace  15  minutos.
—Pensé, que se iban a divorciar ,  ella  se  fue anoche.  Luego  de una pelea  horrible. Ella ...
El  chef  Henri  se acercó  como si fuera  un toro embravecido. — Merde, que font-ils? (  Mierda,  ¿Qué hacen?)
Sara  se puso  nerviosa y regó    parte  de la  sopa  al piso.  El  chef   se  puso    morado  y   gesticulaba    palabras que   Sebastián  no pudo entender. Sebastián  tomó   un trapo, limpió  el plato    que estaba  sucio y  salió corriendo de  la cocina.  Mientras podía oír los gritos del  chef,  casi chocó  con  Marión.
—Disculpe.

Marión no  dijo nada.  Ella  como siempre  estaba  hermosa  con  su   cabello  claro y   rostro  altivo.  Sebastián nunca entendió porque una mujer  con clase  ,  bella y con mucho  dinero  como  Marión  se  casó  con   in  hombre  salvaje,  maleducado y avaro   como era el  chef  Henri.
—Sigue enfadado,  a este paso le  va a dar  otro  ataque.
Sebastián  no respondió nada   a  la esposa  del  chef.
Ella   lo miró  cansada y  susurró  Será mejor que volvamos al trabajo.
Sebastián    hizo lo que le pidió la esposa  de su  jefe. La noche pasó  volando ni tiempo tuvo , para mandar  un mensaje  a  Amelia. A  veces , cuando regresaba  de la cocina   Marion lo interrogaba  sobre  ¿cómo estaba  su esposo? 
Ya  cuando  casi no había  clientes  Marión se fue  a su jardín.  Sebastián estaba   con  ganas  de  irse  a dormir.  Se  alegró  el momento  que el  restaurante cerró,  con presura  y evitando  a sus  compañeros  se  fue  a  cambiar  de  ropa.  
 Se  marchó por  el jardín para  no  tener  que llevar  a  Carlos. No tenía paciencia para escuchar  sus  chistes machistas  y   su pose  de  galán.  Fue  cuando  vio llegar  al chef  Henri  con    una  taza de  té  de jazmín .  Su  esposa  lloraba, mientras  miraba las rosas. Sebastián    con miedo  que  empezaran  a pelear  siguió  al  chef.  Sin  embargo, la pareja  no  se puso  a gritar. Sebastián  se  acercó para oír  mejor.
—Ten, debes estar  cansada. Hace  frío  aquí.
Marión se  secó las  lágrimas  con  la mano —. ¿Cómo supiste  que estaba en el  restaurante?
—  Los meseros   trabajan mejor  cuando estás.  Me  convierto en otra persona,  cuando  estás a mi lado.  Tú sacas  lo mejor  de mí.  No puedo imaginar    el  mundo sin ti. Je t'aime enconre ... (  Yo  te  amo, incluso)
—Siéntate.
El  chef   hizo como ella le pidió , con timidez  él  le dio el té.  Marion   dejó      en el suelo    la  taza  de porcelana. 
 — ¿Que  voy  hacer  contigo  Henri?
El  chef     abrazó a su  esposa  con   desesperación. 
— Lo que quieras ,  pero  no me dejes.  Hasta  haré esa  estúpida  dieta.  Aprenderé  amar  la lechuga.
 Marion  se  rió  y  luego  lo  beso   con pasión. Parecían  una pareja  de enamorados más  que un  matrimonio  de  30 años. Sebastián  se fue para  no ser  descubierto  y sintió  algo de envidia   por  su jefe  . Él  deseaba  construir   una relación   así  de  duradera.  Sintió una  vibración en su pantalón;  era un mensaje  de  Amelia.
Mientras    tecleaba  una  respuesta  se prometió que haría lo que fuera  por   ella  y  por  permanecer  como su pareja mucho  tiempo.  Inclusive  ocultarle  su  pasado.  Siempre  se  arrepintió  de lo que tuvo que hacer para  sobrevivir,  nadie    conocía  todo lo que  tuvo que pasar.  Las  noches     en la calle  comiendo  basura   ,  robando.  Pero  , era  otro ahora  tenía  un  trabajo  y   por  primera  vez pensó  que   tenía un futuro junto  a  su musa. 

Espero que les  haya  gustado el capítulo  y  les deseo un buen fin de semana  


18 comentarios:

Nena Kosta dijo...

Muy bonito capítulo JP, me gusta la ternura que se ve en la pareja formada por el chef Henry y Marión cuando están a solas. Un matrimonio de tantos años, con sus más y menos, pero que se aman. Y me hacen gracia las exclamaciones francesas del chef.
El amigo de Sebastian, Carlos, ya se ve por dónde respira: un machito del tres al cuarto que, desde luego, no tiene ni idea de lo que es amar ni lo que significa la palabra compromiso.
Sebastian suspira por su musa, espero que la relación llegue a buen puerto.
Besitos.

Laura Peñafiel Manzanares dijo...

Hola Citu.
¡Me ha encantado el capítulo! Desde luego, el chef y Marion forman una pareja muy atípica. Los polos opuestos se atraen en el amor y en lo sentimental. Carlos y Sebastian no tienen nada en común y son amigos.
Sebastian tiene a Amelia en su pensamiento y en su corazón. ¡Me gustan los hombres así!
¡Deseando saber qué va a pasar a continuación!
Un fuerte abrazo.
Cuídate mucho.

tRamos Romero dijo...

Este capítulo es intenso, habla del amor y el bien que nos hace...
de aquellas personas que no saben apreciarlo...
No es sumisión aceptar aquello que te dicen por amor, es justa correspondencia.
Me ha encantado Cytu¡¡¡

Felicidades


Besos enormes,

tRamos

LOBEZNA dijo...

El capítulo bien, pero ese plato con gambas y almejas..... me ha despistado totalmente, ja ja ja. Un abrazooo.

Mela dijo...

Hola, JP... Me ha encantado el capítulo
Creo que Carlos sería más feliz si se enamorara de verdad... tener esposa, amante y novia es desconocer lo que es el amor
Todos estaban muy nerviosos debido al mal humor del chef Henri ;-)
Me han hecho reír en varias ocasiones ;-)
Estar enamorado es una sensación maravillosa que te cambia la vida por completo... como se la ha cambiado a Sebastián que parece vivir en las nubes ;-)
Los años de matrimonio no matan al amor si te casas con la persona adecuada a ti... y así lo han demostrado Henri y Marion
También me han gustado mucho las exclamaciones francesas ;-)
He disfrutado mucho de este capítulo
Besos, y feliz finde

Sunako Chan dijo...

¡Hola, Judith! Espero que estes bien. Ha sido un capitulo muy tierno con el chef Henri y su esposa me encanta Sebastian y su amor por Amelia. Extrañaba mis viernes de lecturas. Así que toca esperar de nuevo siete días. Muy buen capítulo!

JUAN FUENTES dijo...

Amiga erscritora,en la literatura,tu eres una artista,pero en la fotografia,solo soy un viejo con fantasias
Un fuerte abrazo

Nuria Ruesta dijo...

Hola mi querida Citu, qué alegría visitar tu casita bloguera. He disfrutado mucho el capítulo de "Ilumina mi corazón"... Qué romántica historia. Te cuento mi que mi hija mayor me cuenta todo con respecto a un chico que quiere conquistarla, ya cada que lo hace me parece que escucho una romántica novela de amor. Ay, el amor, nos hace suspirar.
Lindo personaje Sebastían, también está reguapo, jijijiji.
Besos amiga y gracias por visitar mi casita.
Cariños desde Perú.

Ariel El vikingo dark dijo...

Hola Citu, buenos días,
muy interesante e ilustrativo.
Lindo final de capitulo, agradecido y tomando conciencia de lo que tiene y lo que no tuvo =(
(me asusté con eso de la vibración en el pantalón, pensé que se venía algo picante) =)
por cierto, separame una sopita de cebolla que ya me dió hambre =)

Te deseo un lindo fin de semana
un beso grande

Violeta dijo...

Hola preciosa!
No lo he leído, quiero a ver si saco un tiempito y me lo leo todo. Feliz fin de semana. Cuídate mi niña. Besotes

Lunna Gris dijo...

Excelente hermosoooooooo Citu espero no se,.. separen el chef y su esposa y que Sebastian logre un amor así de duradero con Amelia
Un besazo guapa... bellas letras muy bellas.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Me ha encantado este capítulo. Te felicito por esta historia, la he ido leyendo poco a poco y me gusta muchísisimo. Espero con ganas a ver como sigue todo, jejeje.
Besos!

Ghaaby Captor dijo...

Hola!!

waa que genial capitulo!! me mola sebastian *3*

genesis dijo...

Me encanta el ambiente y tu forma de escribir, espero hayas tenido un buen fin de semana y que tenga feliz inicio de semana

Mirian Cartagena dijo...

Por ser un blog maravilloso te he dejado un premio en:
http://puertasalaimaginacion.blogspot.com/2015/11/premio-bor-litarcihis.html
Espero te guste y lo disfrutes.
Saludos.

Laura dijo...

Un buen capitulo me hacia falta esta historia, que bueno que el chef se reconcilio con su esposa, y Sebastian loco de amor por Amelia, gracias por el capitulo!!

Lourdes dijo...

¡Hola cariño! Es el primer capi que leo después de tanto tiempo. Te extrañaba. Ya me pondré al día con el resto.
Sebastien está enamorado de Amelia y la ama esa es la diferencia con su amigo, no conoce el amor.
El chef y Marion me enternecen por ser un amor de años con sus pros y contras. Que decirte, amé el capi amiga!! gracias por compartir tu talento.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué tierno capítulo! Me ha encantado, ha sido muy lindo, aunque he de decir que pensé mal con eso de que le vibrase el pantalón XDDD

¡Un abrazo!

Related Posts with Thumbnails