Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 13 de octubre de 2017

Lágrimas de Luna. Prologo (primera parte)

Hola  ¿cómo están?  Hoy les traigo    la primera parte   del prologo  de  mi nueva  novela .  Esperó que  les guste.
La  acción   se  desarrolla  antes   del  encape  de  Úvatar.   En  en  esta  parte  de  la historia  conocerán  un poco a  Baal  ,  Agni  y a  Seirim.
Les dejó  con mi historia.


Prologo 

Inframundo
Baal  miró  sin emoción  a 5  las mujeres que  se encontraba    sobre  su lecho.  No recordaba  ni sus nombres  y su  deseo por ellas   pasó tan rápido como el vuelo de  una mariposa.  Tenía poder,  riqueza  y todo lo que la mente  de  cualquiera pudiera imaginar.  Desde la  muerte  de  su esposa la soledad  lo  dominaba   por más  de mil  años. Un sentimiento de pérdida controlaba  sus deseos  hasta    tal punto que esperaba   la  muerte. Mas la  venganza   prevalecía  en  una lucha constante  que  rasgaba el corazón del  rey  de los demonios. Si cerraba los ojos  aún  podía    ver  el rostro de su amada esposa. Tamit fue  asesinada por Úvatar.  Aunque   Baal   lo confinó  a  una prisión  eterna ,   sabía  que   el demonio elfo  escaparía   por  ayuda  de  uno de sus  descendientes.  Era  su maldición por  su arrogancia.  Su propia sangre  y  carne  lo traicionaría y liberaría   a su enemigo  que  tendría  más fuerza  y poder  de lo que   nadie   era  capaz  de  imaginar.
Su mejor   amiga  y  consejera  Apepi  le  advirtió, pero  en esa  época  él  fue  muy tonto para no  creer  en su palabra.  Ahora  era  demasiado tarde.
Tronó los dedos.  De las sombras   salió   un hombre  bajito, flaco,   calvo   con algunas  canas  desafiando su redonda  coronilla.  Tenía lentes  y  barba negra con mechas  blancas.   Puso  los  ojos  en blanco  al ver  a las  mujeres  que compartían el lecho de su  amo.  Mas  no dijo ni una palabra.   — Ramiel, podrías    deshacerte  de  ellas   —. Dijo  Baal   sin ni siquiera mirar  a las  mujeres   que   acompañaron  su lecho la pasada  noche.

Ramiel atravesó  el piso  de mármol sin mirar  los   elegantes muebles de madera. Mientras  Baal  se transformaba en un humano de nuevo. Minutos antes  era  un enorme  monstruo   de tres metros  de largo con  grandes  cuernos  y    piel  negra satinada.  Los rasgos de  su  rostro  eran duros y  sus ojos    eran rojos.  A  pesar  de   que  cualquiera  pudiera  temerle   sin remedio.  Había algo   dulce  y bueno  en su mirada que  daba una falsa  confianza, Baal  siempre pensó  que lo que más  hería  podía  ser  dulzura  y la bondad.
Camino desnudo,  en forma de un hombre de dos metros  de  cabellos negros  y cuerpo musculoso.    Su  rostro  se  hizo más  suave  y sus ojos  se  volvieron azules  y una ligera  barba  estilo candado  rodeo   su   faz.  Aunque no lo necesitaba    adoraba  bañarse  en  agua  cristalina.  Iba a hacerlo  cuando  la  voz de  Remiel   hizo   que  detuviera su paso.
—Señor,   no creo que  deba perder  el tiempo  en  un baño largo.  Se   avecinan  problemas.
Baal  miró  a su   empleado.   Lo que le  gustaba  de  Remiel  era  que estaba   al tanto de  todo lo que ocurría en el inframundo  y que su lealtad  hacia   él  era indiscutible.
— ¿Qué  ocurre  ahora? 
Ramiel suspiró   para hacer   más  dramático el momento. Baal  gruñó como respuesta.  Minutos después  pudo oír  que  Agni  uno  de sus  hijos  lo buscaba  y  se encontraba  furioso.
—  ¿Dime lo que ocurre  o te herviré en aceite?
Ramiel ni siquiera  tembló,  sabía que  era una promesa  vana.  Baal   confiaba   en  él y en su honestidad.  Lo  cual era un sentimiento recíproco ya que  Ramiel  daría su  vida  por  su  señor.  Odiaba la mentira  y traición.    El motivo que     fue  condenado al inframundo  fue   el de la muerte  de su  esposa  y su amante.  Él  aún no se  arrepentía     de haberlos matado  y    destruido en mil pedazos.  
Ramiel  hizo un sonido con su  garganta antes   de  hablar  —.  Lo  que  oí   ,  fue  que  atacaron...
No consiguió decir  ni una palabra.  Ya que  la  recamara  de  Baal  fue  invadida  por  su  hijo  Agni que traía  arrastrando   de sus cabellos  a su hermano  Seirim.  Agni era  un   enorme  demonio    de  casi tres metros, era  robusto  e imponente.  Los  músculos de  su  cuerpo estaban  cubiertos   de piedra  volcánica    y de  todo su  ser    salían llamas,   capaces  de matar  a cualquier  ser humano. En  el suelo  conteniendo    su rabia   y su poder  estaba    el medio   hermano  de  Agni.  Seirim  era un hombre  alto   de  cabellos plateados y rasgos   afilados.   Sus  ojos  azules  y su expresión   triste lo hacían parecer  un ángel  caído.  


Baal  furioso  observó  a sus  dos hijos   entrar  en sus  habitaciones  privadas.  De la nada     se   oyeron  truenos   como si   estuviera a punto de  caer  una  terrible tormenta  y  el piso de mármol se  abrió.
—  ¿Qué  hacen    aquí?
Agni a  pesar  del miedo que  tenía     hacia  su padre  cuando este  se ponía  furioso.  No  se inmutó, se  encontraba  demasiado  furioso  para  tener  sentido común  o pensar  en algo más  que   venganza.
—  Mi  clan  ha  sido  atacado.    Quisieron   matar    nuestros  demonios   más  pequeños   y    violar  a nuestras mujeres.  Exijo...
   El discurso de  Agni   fue interrumpido  por    nuevamente  por     los  truenos   y  lluvia    ácida   hizo  estremecer     al demonio de  fuego.  Agni      a pesar   del terrible  dolor  no  dijo nada.  Sin embargo,  bajo  la mirada  y  soltó a  su hermano.
Seirim  se  levantó del piso y  a pesar  de sus  heridas  tampoco hizo  ningún  gesto.  El    demonio mestizo había  sido  atacado  sin haber  cometido ningún  crimen.  Era algo  poco  común  a pesar  del   desprecio  por  casi  todos los  demonios  y sus  clanes.  Seirim era  muy temido  por   su   habilidad para luchar  y poder sin igual. 
Miró a  Baal en un  acto   rebeldía.   Su  padre  se  volvió  a  transformar  en    enorme   demonio con  cuernos. El  rey del inframundo  cerró los ojos   para  apaciguar   su ira.  Luego  dijo  sin  emoción  —. En mis  habitaciones  y en ninguna  parte  de mi reino  se  me exige nada.  Si  deseas   hablar  conmigo  iras  y me pedirás  audiencia.  No me importan cuantos daños    han hecho   a  tu clan. No puedes  faltarme al respeto.  Lárguense   los  veo    dentro  de  5 minutos  en el  salón del trono.

Agni tuvo   el buen criterio  de    no decir  ninguna palabra.  Iba   a volver  a  tomar  a  Seirim     por  su larga   cabellera  plateada ,  pero    este  no se  dejó capturar.  El  demonio mestizo   se  movió  rápidamente  hacia  el fondo  de la habitación.


Seirim miró  con desprecio  a su hermano    —  Iré   contigo al  salón del trono, por mi propio pie.    Soy inocente  de lo que me  acusas.  Es   fácil odiarme  solo porque  no soy un  demonio   completo  y  acusarme   de  todo  cuanto  te molesta.
—Fuiste  visto en los  alrededores. 
Un  rayo  cayó  a los pies  de  Agni.  El demonio  de  fuego miró a  su padre.  Baal  gruñó  — Cualquier  discusión  será en el salón  del trono.
Ambos  hijos   de  Baal   salieron  sin  decir nada.  Agni   apretaba los puños   y   se mordía la lengua para no  protestar por la injusticia  del  trato  de su padre.
Cuando se  fueron    sus  hijos  Baal  volvió  a su  forma  humana.   Ramiel    seguía  a su lado   sin decir  una palabra    al mirar  a su  amo lo encontró    algo   cansado y  molesto.
Remiel   caminó hacia   la  gran  cama,   pero   la  orden de su amo  lo hizo  detenerse  de improviso.  
 —  Remiel   busca  Adremelech   y   al  ejecutor.  Deseo  conocer   todo  sobre el ataque.
Remiel    simplemente   se  fue   al  oír   la orden de  su amo.  Dejando  solo a   Baal. 
El  rey  del  inframundo  chasqueó los  dedos   y    su  cuerpo     se  cubrió con una armadura  roja.   Golpeo  el piso  con  su pie   izquierdo   y una  gran escalera   se  formó,  él  descendió  por  varios  pisos.  Hasta llegar  a un pasillo  llevándolo    oscuro.
Cuando  estuvo   en  él  los  recuerdos  y  la culpa lo asoló.  Al fondo   se encontraban las  habitaciones  de Apepi.  En lugar de  irse  a   encontrar con sus hijos   fue   a  la  guarida  de su  mejor  amiga.  
Apepi  fue    una  demonia  serpiente.  Un  ser    parte animal, parte  de humano y parte  demonio.  Además   de  ser una  gran luchadora     tenía  un don que no se  daba  mucho entre los   seres  de  5  mundos.  Poseyó la capacidad   de  ver  el futuro.  Era  capaz de   retroceder en el tiempo  y  cambiar  el destino.   La mayoría de sus presas  eran  humanas  y terminaban siendo sus  esclavos.
A pesar de que se encontraba    dentro de la  tierra    el paisaje    cambió   mientras    avanzaba su  camino.  El entorno  se  volvió   selvático   el piso  algo lodoso  a medida que avanzaba  Baal  podía oír      el  cantar  de  los  pájaros , los zumbidos     de mosquitos  y hasta  miró a  un mono     asustarse al verlo.   Los  animales  fueron  en su mayoría  humanos    que  hicieron un trato con  Apepi   y perdieron su  alma.     
 El  corazón de  Baal  latió más  fuerte   al mirar  un  pequeño  palacio en medio de la  selva.  Ese    fue  el hogar  de su  amiga, ahora  era  su tumba. 
Cuando entró en el palacio  como   tantas  veces.  Revivió    la imagen de  encontrar   a  Apepi  seriamente   herida en el suelo  junto a  un pequeño  demonio  recién  nacido  de  ojos  azules  que lloraba  a su lado.     

La  culpa  nuevamente  lo   embargó de  forma  profunda  como un  golpe   en  medio del estómago.  Fue  su orgullo   lo que  originó  todos  los   hechos que  vinieron después. Un extraño presentimiento recorrió    el cuerpo de  Baal. Algo  iba a pesar.  Temía que  Úvatar por  fin se libere.   

Les  deseo un genial  fin de semana .  





10 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que ganas tenía de empezar esta historia!!! Me ha gustado mucho y ahora tengo muchas ganas de seguir leyendo, jejeje.
Besos!

JUAN FUENTES dijo...

Amiga escritora.,en tus novelas se reflejan todas las inquietudes de tu gran personalidad

Nena Kosta dijo...

Se presenta un Baal ligeramente atormentado y a sus dos hijos enfrentados. A Remiel, sirviente fiel, y a Apepi, la demonio serpiente, amiga de Baal, que mora en un palacio bajo tierra, si no he entendido mal. Al parecer Apepi tuvo un hijo, pero algo que hizo Baal (o que no hizo y debiera haber hecho) provocó acontecimientos que son, quizá, por lo que el palacio de Apepi es ahora su tumba. Puede que muriera su hijo... no sé, conjeturas.
Y por algún lugar Úvatar está pronto a liberarse... Si mató a la esposa de Baal... ¿Qué habrá que hacer para aniquilarle definitivamente?
Ya ves que tengo algunas incógnitas, cosa normal porque acabamos de empezar. Tengo ya curiosidad por Apepi... Es decir, que ya estoy intrigada.
Bsssssss

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Cuanto tiempo y no es un reproche. Comienzo de historia y ya veo a un viejo conocido Seirim. Bueno por ahora me mantengo expectante para ver como continúa la historia pero si Úvatar están en medio se desatará el infierno. Espero que no le pasara nada al niño que está junto a Apepi. Me alegro que estés de vuelta. Te leo en siete días. Un besote!

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué buen inicio! Mucha acción y desazón de parte de Baal desde el comienzo. Me gusta mucho. Por cierto '— ¿Dime lo que ocurre o te herviré en aceite?' ahí deberías quitarle los signos de pregunta, porque lo está amenazando, no es como si tuviera elección, pierde efectividad la amenaza.

Espero el próximo capítulo.

¡Un abrazo!

Lujan Fraix dijo...

Hola querida amiga.
Este libro es la continuación del otro que me regaste supongo porque veo que todos conocen los personajes y yo algo leí del otro.
Mucha acción en la trama y los personajes altamente potenciados por ella.
Me gustan mucho las descripciones porque permiten que uno pueda imaginar y ubicarse en el contexto.
Te felicito por tu gran imaginación.
Un beso.

Laura dijo...

Muy bueno el prologo quiero saber mas, gracias!

Mirian Cartagena dijo...

Por ser un maravilloso blog te he dejado un reconocimiento en:
https://puertasalaimaginacion.blogspot.com/2017/10/reconocimiento-bloguero.html
Espero te guste y motive.
Un abrazo.

Mirian Cartagena dijo...

Por ser un maravilloso blog te he dejado un reconocimiento en:
https://puertasalaimaginacion.blogspot.com/2017/10/reconocimiento-bloguero.html
Espero te guste y motive.
Un abrazo.

Yessy kan dijo...

!Buen inicio de prologo!
Ese enfrentamiento entre hermanos debe ser devastador para Baal. Agni parece estar confabulando en contra de Seirim, espero que Ramiel sepa algo y logre ayudarlo.
Encantador, me gusto mucho la intensidad de la narración.
Abrazo y hasta el próximo!

Related Posts with Thumbnails