Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 20 de julio de 2018

Lágrimas de luna . Capítulo 16. ( Segunda Parte)

Hola ¿cómo están? Hoy les traigo un nuevo fragmento de mi historia. Esperó que
les guste. Ya que el episodio tiene mucha acción. A los que detestarona Adolfo van
un poco más de ese hombre.


Capítulo 16



El plan de  Úvatar fue  un éxito. Quito  y Londres  estaban   totalmente en tinieblas   casi la  totalidad  de sus habitantes  , los animales y hasta los seres inanimados  se convirtieron en tinieblas.
Amelia  corría  por la  calle seguida de  Sebastián  y  Zhara.  A  cada  paso que  daba   las sombras  ganan terreno.  Todo parecía perdido.
 Amelia  apenas pudo  respirar. Sintió    un dolor en todo el  cuerpo. Sebastián y ella huyeron  de las sombras , pero por más camino que   recorrieran no podían escapar la oscuridad los  rodeaba y acechaba a lo lejos oía gritar su nombre  al demonio de ojos rojos.
Por  estar  distraída  se tropezó  y estuvo a punto  de ser contaminada   por las sombras. Sebastián    no dejó que le pase nada la levantó  y le sonrió para tranquilizarla del peligro  que les amenazaba.
Zahra  gritó —  no pierdan el  tiempo. Úvatar viene  por nosotros.
Volvieron  a correr Zahra  estaba desesperada  su arma apenas tenía  energía y las sombras le rodeaban.   No sabía si sus amigos iban a buscarlos. Presionó  su piedra y rezó para que Khalid fuera en su ayuda. Todo estaba  negro apenas vislumbraba algo . Solo había un silencio aterrador   que ponía más nerviosa a la recolectora. No podía detenerse y por correr  sin ver casi cayó al vació en donde unos horribles ojos rojos iluminaron  el vació e impidieron que caiga.
— No deseo  que te infectes.  Querida, Zahra, tu  muerte va a ser en manos  de quien tanto proteges. Deseo  que sientas mucho dolor.
Amelia  que estaba  al lado de Zahra   toco su hombro en señal  de apoyo y luego gritó — ¿Por qué me  persigues?

Varios  rayos rojos iluminaron el  ambiente. Por lo que Sebastián encontró  un árbol sin ser infectado. Hizo subir a  Amelia y a Zahra, ya que se dio cuenta de que el piso estaba plagado    de varias serpientes y arañas rojas.
Los truenos   retumbaban haciendo  temblar a Amelia que intentaba  subir al árbol con miedo que este sea alcanzado por la tormenta    generada por el demonio.
— Me  gusta tu miedo Amelia  me alimenta. Te voy a responder lo que todos  te han ocultado. Te persigo por culpa de la mujer  que te ayuda. Empújala al vació y te dejaré libre. Podrás irte  con el tonto de tu amante.
Zahra  tembló al mirar  a Amelia. Su tataranieta solo tenía  que alargar la mano No había nadie que  les condene. Zahra cerró los ojos esperando  lo peor. No pasó nada los truenos seguía  retumbando y uno rozó el árbol en el que estaban   trepadas.
— Prefiero la muerte   a darte gusto. Ella  no me ha hecho daño tú sí. Me  has perseguido, aterrorizado y  aburrido . Lárgate cobarde, que no puedes  matar por sí mismo.
Un  trueno  enorme se  dirigió a Sebastián    a punto de atravesarle el corazón. — Pagaras por  eso. Verás morir a tu amante.
Sebastián   pensó que iba a morir  en ese instante, cuando       desafiando a todo pronóstico un carro  rojo llegó al rescate. Eran Luke , Kahlid,  Sinclair y Niebla que  venían a salvarlos.
Al otro lado de la ciudad Heli   había  puesto su celular  en  vibración  ya  que estaba  en una librería  gastando  sus ahorros.   Sin embargo, no  se  sentía  culpable por  ello.   Miró  de  nuevo  todos los libros que  compró .  Colocó  en su  bolso la trilogía    del  siglo  de  Ken Follet,   el   cuarto  arcano  de  Florencia  Bonelli  y  sus secuelas   que  sería  el regalo  de   cumpleaños   de    Amelia.
Salió  de la librería  más  pobre  ,  pero  feliz .  Su alegría  duró poco,  ella   había  ido a la   universidad para  tomar  su última  clase  del día .   Estaba  en   el patio de  su facultad,  cuando  observó  a  Pablo     acercarse  a  ella.    Hizo  una mueca ,   de desagrado ;  lo  que  antes   sintió por    Pablo murió   en estos  meses.  Le  había  perdido  el respeto  y todo  el cariño  que    tuvo  por  él se  convirtió  en desilusión y  luego en indiferencia.  Al  principio  detestaba   a su  ex amor platónico  hasta   que le  dio lástima  y  rabia como la buscaba  porque  necesitaba  algo  de  ella.  Su último encuentro  fue   terrible,  discutieron  en plena   calle.  Heli   recordó  con  vergüenza  todos lo insultos que le  dijo a  Pablo.
Debía admirar  que  él  seguía  buscándola en lugar  de molestarle  tanto.
—Hola,  Heli ¿cómo  estas?

— Hola,  Pablo —  Heli entró   en  la  facultad  y  se   dirigió al subsuelo donde  estaba la biblioteca.  Faltaba  todavía  media  hora para  su próxima  clase.
—Quiero  hablar  contigo  Heli.
—Pensé que todo   quedó  aclarado   desde  nuestra última  charla.
—  Nada   quedó aclarado. Solo  sé   que  ahora me  odias  y ni siquiera  sé el motivo    —.  La  voz  de  Pablo  resultaba  dolida  al  igual que  su rostro.
Heli no podía  negar   que era un hombre  atractivo alto  de    tez  trigueña  y hermosos  ojos negros.  Siempre   cuidando  su   cuerpo  era muy músculo sin llegar  a ser   ofensivo.  A  Heli  antes  al   observar a  su    amigo    hacía que lata  su  corazón a mil por  hora.  Esta  vez     no le produjo ninguna emoción.
— No  deseo, pelear  Pablo.
—Escúchame    solo  5 minutos.   No puedes  desechar  una amistad  de  años.  Por habladurías.
Heli tuvo que morderse  la lengua  para   no gritarle  que ella  lo  escuchó de sus labios.
—Bien  voy  a la  biblioteca,  quiero  revisar   mi  deber  para  el profesor  Valle.
—Vamos  a  una mesa alejada.
Pablo  le sonrió    con intención la mayoría  de mujeres se perdían  con  ese  gesto. Heli ni  siquiera  le prestó atención   El último mes  fue   fatal  Heli  siempre   estuvo enamorada  de  él  y ahora  cambió   de  repente.  Lo peor  es que la extrañaba, no  pudo dejar  de pensar  en ella  desde  que  se alejó   de su vida  . Ninguna mujer  lo había  abandonado  y Heli no sería la primera.  La  conquistaría aunque   tuviera   que  usar  todo su  arsenal.  Observó  su  rostro por   el reflejo  de la  ventana ¿Qué mujer    rechazaría   a   un hombre  tan  atractivo?
Heli  le condujo  a una mesa al fondo del  salón  unos estantes  de libros   lo  rodeaban. Se sentaron y estuvieron  unos minutos en silencio embarazoso.  Heli  sintió  que  su  celular  vibraba de  forma intensa.
—Me puedes  esperar,  tengo una llamada importante.  
Pablo   asintió  y le  dio otra  de sus sonrisas arrebatadoras.  Heli  vio  a lo lejos   a dos  chicas  mirar  a  su  amigo  y   coquetear con descaro.  Ella   alzó  los  hombros indiferente a su encanto.  Fue  al pasillo  y llamó    a su madre.
—Hola,  mamá.
—Por  fin, contestas.
—  ¿Qué  pasó?
Oyó  un suspiro  de   cansancio.  La  voz  de su madre parecía  fatigada  y  con  miedo.   Heli  se estremeció  e intuyo que algo  malo estaba  pasando.   Un  fuerte  olor   a azufre inunda  el pasillo.
—¿ Qué  ocurre mamá?
—  Úvatar   atacó nuevamente,  pero  ahora   a todo el mundo.  Estás  en peligro,  las  sombras infernales   se  han despertado.    
—¿Mamá está bien?  ¿ Papá?  ¿Amelia?
— Nosotros  estamos  bien.  Escucha  con  atención ,  las sombras  pueden   infectarte    si las  tocas. Debes  congelarlas.  si  sientes  un  olor  azufre,  es tan  cerca  de materializarse y  atacar  el lugar  en el que estas.
Heli  respiró  con  dificultad.  El aire estaba  viciado,  pero  parecía no pasar  nada.  Aunque  el corredor  estaba  vacío.  Con miedo  preguntó  —¿Cómo ?  Si no tengo poderes. ¡ Mamá  contesta!
En lugar  de  oír  la  voz   de su madre   escucho  un  grito  Luisa la  madre de  Ramoncito  —.  Eres  una  bruja  lo  sabía.  Hay quemarte para  que  todo  vuelva  a la  normalidad.
El cuerpo de Heli   se  estremeció de miedo  —¡Mamá!
Luego de  varios minutos  en  los  que corazón de Heli  latió como un  caballo  desbocado  su madre  le respondió.
—Estoy  bien,   la  madre  de  Ramoncito nos encontró  cuando  íbamos  a  casa  de  Amelia  para  hacer  un portal  para  ir  a buscarte y  llevarte   a   un lugar  seguro. Pero  la  esa  vieja   idiota   se alteró  al ver  mis poderes.  La noquee...
—Mamá.— Heli miró  asustada  como la   escalera   se  volvió  una  masa   negra
—Ya  voy  al grano. Piensa  en  hielo   siente    el   hielo y  grita    Eldanár. ¿Entiendes?
Heli no respondió a su madre, pero hizo lo que le  indicaba para  frenar  a  las sombras .  Luego de  tres  intentos lo logró.
—  Lo hice .
—  Bien,  elige  un lugar  seguro  Y  congela  las  entradas.  Cuando  lo hayas  hecho me llamas.
Heli  estaba  feliz   fue  corriendo  para    tomar sus libros  y alertar    a las personas que  se encontraban  en  la  biblioteca.  Cuando llegó encontró a  Pablo rebuscando su  bolso  en busca  de  su  trabajo para  el profesor    Valle.
Lo único que  deseaba  era   golpearlo con todas  sus  fuerzas.  De  la  nada   miles de libros  cayeron  a  su   amigo.
Heli miró  alrededor y  se dio cuenta de que las  sombras  la  rodeaban.  Con   molestia  fue   hacia Pablo que era el único en la sala  además  de ella que no  se infectó.    Con miedo congeló   la  mesa y el sitio donde  estaba  su amigo.  Esperaba  con ansias que su madre  llegue  pronto.



Adolfo   corrió   su oficina   junto a  Billy.  Había llamado a  Azidahaka ,  tenía  un pacto con él.  Le daría toda la información y cuándo  Úvatar  fuera  vencido   haría como si  fuera  un  logro  de su gobierno.  Si bien cuándo  Úvatar  desapareció hizo  que la prensa  lo publicará como un logro más  .  Aún recordaba  con  alegría como empezó a subir  su popularidad.  
Ahora con su  cruzada para  elección  indefinida  y para  su reelección  estaban  en  cubo de  basura.   Lo peor  de  todo   es  que  si  el mundo sobrevivía  Maximilian  Rochester  iba a  tener  una victoria política y más   poder. Ya  como estaban las  cosas  era  un  grano  en  el  culo.  
El teléfono no dejaba de sonar   y  sobrevivió  gracias  a  Billy.  Pero según  su  lacayo tenían pocas posibilidades para  resistir  mucho  tiempo.    Las llamó sombras  demoníacas  o algo así.  Iba a preguntarle de nuevo cuando   por  fin   vino  Azidahaka   escoltado por un uniformado que  salió de la oficina minutos  después. 
 El demonio de tres cabezas  se encontraba en su forma humana   transformado en un hombre de  casi dos metros   de  ojos azules  y rasgos  fuertes. Sin embargo,   su  arrogancia, algo en su mirada  y  su extraño  olor  alteraban a  Adolfo  Mercader. Estaba  vestido  con pantalones y  chaqueta  de  cuero . Parecía  un  criminal  común  y corriente,   Solo   su   deseo por   mantenerse en el poder   había  hecho  que acepte a  ese  extraño  aliado. 
Azidahaka  bostezo como si  estar  en la presencia    de su socio   fuera aburrido. Azidahaka se encontraba  cansado, furioso  y no tenía  tiempo para lidiar  con   sosos  humanos.   Si bien  capturó a  Luthien , dejó escapar a  Seirim  y  ahora    los  trece  guerreros  sabían del ataque  de las  sombras.  Úvatar le mandó a capturar a Ana, pero  en lugar  de  ello estaba  perdiendo su tiempo con  Mercader.   
— ¿  Me llamaste?
Adolfo se recostó   en  su  gran silla de cuero.  Aparentado estar cómodo mientras   esperaba  el  momento  preciso para   presionar un botón  y alertar  a  Billy.  
—  Me dijiste  , que no había problema  con  el  asunto  de  no poder  acceder  a los portales . 
— Mentí. 
Adolfo se  puso rojo como  un  tomate mientras  gritaba  — Ahora  resulta  que es una invasión de  Úvatar y las sombras   van a destruir   mi mundo.  Debes hacer algo  te  di...
—  No me digas qué hacer.  No eres  mi  jefe  solo mi aliado  y si no te apreciara   un poco  dejaría que las sombras   te conviertan  en  nada.  

Azidahaka  estaba   recostado contra la  pared.   De la nada  se incorporó  y  sacó  un    frasco    pequeño en él había una pequeña mancha  negra que  rebotaba  en las paredes  de  cristal.  
Adolfo  sintió una  gota de sudor  deslizarse por su mejilla.  Respiró profundo antes  de presionar  el  botón y alertar  a  Billy.
Su ayudante llegó   solo segundos  luego de su llamada  con  dos  uniformados. Azidahaka   puso los ojos  en  blanco —.  No tengo  tiempo para esto.   Soltó el frasco  de  cristal. En cuestión de segundos    el escritorio y el piso  de madera    eran   sombras  negras  que  Billy  congeló. Los dos uniformados se pusieron detrás  de  de su hombre  confianza. 
— Firma  esto.  Es  tu rendición   a  Úvatar  tanto tú y tu mundo nos pertenecen.
Adolfo   se puso pálido  y sintió que  se iba a desmayar.  Fue  Billy  el  que habló  —  No nos rendiremos.  
Azidahaka   congeló a  Billy en un minuto.  Los  uniformados   que estaban atrás  dispararon uno  de ellos  fue  absorbido  por las sombras mientras  el otro  aún se mantenía peleando. 
— Si deseas   seguir  con vida  firmaras. 
Adolfo   tomó el papel.    — No  tengo  ni  pluma  y   mucho menos un lugar para  firmar.  
 Azidahaka  creó una pequeña  mesa  y le dio un bolígrafo  de negro.  Adolfo   firmó  varios papeles sin ni siquiera leerlos. Azidahaka   los  guardó en su  chaqueta de cuero .   
—  Será  mejor  que  vengas conmigo. 
Adolfo  quiso  correr, pero fue congelado  al igual que  Billy  y luego  trasladado  a  una   prisión en el inframundo.

Les deseo un genial fin de semana 





10 comentarios:

Ignacio Alfonso dijo...

Pablo es un poco creído o me quedo corto! Me temo que Adolfo y Billy se descongelarán y escaparán de su prisión.
Bso

J.P. Alexander dijo...

Pablo es un tonto, y si es narcisista y egolatra

JUAN FUENTES dijo...

Tu vives en un mundo irreal,rodeada con los personajes de tus novela.aunque eres una persona muy censata

Lourdes dijo...

¡Hola citu! Tienes razón, mucha acción hubo en el capi. Esas sombras que lo cubrían todo y ellos tratando de escapar. Me tienes intrigada, no tengo idea como lograrán vencer al mal. Un besazo reina, y muchas gracias por compartir tu talento.

Lujan Fraix dijo...

Hola Citu.
Buenas noches amiga, estamos igual presentando capítulos.
Te felicito amiga por tus fieles lectores y por tu incansable talento.

Un abrazo.

Ramón Berenguer dijo...

Mucha accion y me ha gustado que Amelia se enfrente a Uvatar y no tire a Zahra.Sigue muy interesante.Besos.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! Úvatar sí que está atacando con todo >.< Me gusta que Amelia no ceda, aunque se lo está poniendo sumamente difícil.
Pablo me cae mal, encima, se hace el desentendido >.> Heli tendría que haberlo echado, no darle posibilidad de hablar.
¡Un abrazo!

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. Bueno gran capítulo con mucha acción. No obstante, espero que Heli no se vuelva a acercar al payaso de Pablo. Bastante la hizo sufrir. Lo de el señor Mercader se veía venir como puede confirar en Azidahaka, aunque los odiosos se juntan. Espero el siguiente capítulo pronto. Buena semana! un besote!

ANNA dijo...

Muchas gracias es un placer que pases por mi blog y dejes tu huella en ell.

Besos

Yessy kan dijo...


Un capítulo muy intenso que te mantiene en ascuas.
Veo Uvatar sigue haciendo de las suyas.. Me encanta la valentía y el razonar de Amelia cuando se le enfrenta a ese demonio. Cuando llegara el dia en que Pablo y Heli hagan las paces. Vaya suspenso nos dejas, que sera de Pablo y Billy?
Abrazo!

Related Posts with Thumbnails